Tres días de Kvothe
Últimos temas
» II Concursos de minirelatos 2017
por Sciacere Hoy a las 2:07 pm

» Hola a todos
por Thétalo Hoy a las 1:46 am

» Duelo de portadas
por Gwynbelidd Hoy a las 12:52 am

» Elige la mejor canción
por Netalia Ayer a las 9:28 pm

» Clue (versión Temerant).
por Edeus Ayer a las 10:06 am

» ¿Qué estás escuchando?
por Rhasent Ayer a las 12:32 am

» Volar. Me gusta volar.
por AtitRuh Sáb Nov 18, 2017 9:35 am

» Serie sobre El Señor de los Anillos
por szao Vie Nov 17, 2017 11:02 pm

» Ya tenemos fecha de lanzamiento para la edición décimo aniversario de El nombre del viento
por Bluecat Vie Nov 17, 2017 12:24 pm

» Titula la novela a partir de la imagen
por Krismaril Jue Nov 16, 2017 11:22 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Twitter
Twitter

Una historia que he empezado de Code Geass

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una historia que he empezado de Code Geass

Mensaje por Feren el Jue Jul 16, 2015 10:12 pm

Mi infinito frikismo me ha llevado a comenzar esto. Dado que estoy atascado con mi intento de novela, tengo curiosidad por saber hasta donde llegaré.




2019 a.t.b.- Centro de Europa


Se dirigió hacia él una vez más con otra propuesta. Esta vez sus ojos brillaban más de costumbre y su cuerpo se encontraba más decidido que nunca. Elevó su mano derecha hacia él y pronunció una simple palabra:
-Oswell.
De repente, el chico sintió como si una mágica fuerza entrara en sí mismo y su ser se apagara, léntamente.
Sintió el despertar de un poder que podría doblegar la voluntad de cualquiera. Sintió el despertar de un poder llamado Geass.



I
Reconstrucción



Ha pasado un año desde que el tirano Lelouch Vi Britannia fue asesinado por el héroe Zero. El Imperio de Britannia ha colapsado y el sistema de estados soberanos ha vuelto. Sin embargo, en la Unión Europea todo es diferente… de nuevo. La gran confederación de países bajo una misma bandera, ideología y sistema ha vuelto a emerger, simulando la situación que existía cuando Britannia seguía en el poder.
Sin embargo, el modelo de imperios, confederaciones, reinos y otros sistemas políticos de una envergadura superior a la normal está obsoleto, ya que con el sistema económico, militar y social actual no se puede mantener a flote. Un ejemplo fue Britannia o la UE durante la guerra.
-¿Qué lees ahora, hermano?- le miró con la dulzura propia de un niño de su corta edad. Una mirada ingenua.
-Esto, querido Lucio, es la verdad del mundo- le miró sonriendo y le puso la mano en la cabeza.
-¿La verdad?
-Aquí no hay mentiras. ¿Comprendes?
-Pero papá dice que no debes pensar así. Dice que no debes pensar en el mundo, si no en lo que tienes cerca… o algo así- le sonrió.
-¿Como tú?- le devolvió la sonrisa.
-Si lo dice papá…
-...será cierto-le hizo una mueca.- Lucio, deberías empezar a pensar por ti mismo. En fin, debo irme.
-¿Otra vez?- se quejó Lucio.- Ya será la segunda vez hoy.
-Mi deber es mi deber- le abrazó- duerme. Estaré aquí antes que te des cuenta.

Se marchó de su casa no sin antes coger su abrigo y un dispositivo que solía usar. Este artefacto era usado por los de su clase para comunicarse como ellos, y a diferencia de un telçefono móvil, lo llevaba en su muñeca.
En el centro de Roma se veía únicamente la esperanza y el trabajo en la reconstrucción. Luego de la gran guerra entre la Confederación y Britannia todo había quedado en una ruina. Millones de vidas se pagaron a cambio de un mundo más justo, uno, que desgraciadamente, no había llegado aún.  
Los de su clase se encargaban de eso, de hacer un mundo más justo. Desde su punto de vista no era así, claro, e intentaban arreglarlo de cualquier manera posible. Normalmente actuaban en lo cotidiano, en lo que estaba a su alcance.
A pesar de ser pocos, tenían el espíritu de un millón de personas, tenían la voluntad de miles y la esperanza de muchos. Se autodenominaban “liberadores” y su tarea a fin de cuentas consistía en eso.
-¡Dominic! ¡Llegas justo a tiempo!- le saludó un hombre llamado Marco, de mediana edad, no muy alto, moreno y con una cicatriz marcada en su moflete derecho. Este le miró con cierto sosiego.
-Como siempre. ¿Y Lucas?
Lucas era el mejor amigo de Dominic, y el que le unió a ese “movimiento”.
-No tardará en llegar, le he mandado a hacer unos recados. Y veo, por cierto, que traes algo- le dijo señalando el libro que traía en su abrigo.
Dominic no destacaba por su belleza, ni por su fuerza ni por su cuerpo en general. Con su descuidado pelo oscuro con una  pequeña coleta y sus ojos verdes que podrían atraparte era un simple joven más, de 23 años. Lo llamaban inteligente o visionario, a él, sin embargo, le gustaba denominarse idealista y realista. Una extraña mezcla en un extraño hombre.
-Así es- dijo enseñándoselo- es uno de los manuscritos que traen desde el este.
-Ya veo ya- lo inspeccionó- son unos libros curiosos. Cuentan lo que los gobiernos no se atreven a contar, sobretodo después de la guerra.
- Me gustaría que me ayudaras. ¿Ves este párrafo?- le señaló el último párrafo de la página 21- al final hay una inscripción que no entiendo.
En la susodicha inscripción aparecía dibujada a toda prisa una forma muy extraña. Se trataba de una V con ambos laterales muy exagerados. Abajo ponía algo muy extraño:

Los que disparan deben estar preparados para ser disparados


-Me dices que te diga que significa, pero me temo que yo tampoco lo entiendo. Lo siento.
-No pasa nada- recogió el libro- por cierto, creo que allí está Lucas.
Un joven de una edad similar a Dominic apareció por un callejón de aquella “base”. Aquel lugar era una antigua fábrica de una zona abandonada, usada por los maleantes y ellos. Desde la guerra ese distrito dejó de habitarse (oficialmente).
-Está todo listo- saludó a los presentes con unas gotas de sudor en la frente.- Por fin.
-¿Qué pasa? ¿Qué está listo?- preguntó Dominic confundido.
-¿No lo sabes?- le extrañó a Marco- da igual. Sígueme- le invitó a entrar en la sala principal de aquel lugar. En el centro se encontraba una mesa con un mapa de la ciudad y Dominic se percató de que habían marcado un sector específico.
-El ejército está trayendo de contrabando armas de destrucción masiva ilegalmente, sin que el gobierno lo reconozca- empezó a explicar Marco.
-Fleija…
-No, se habría filtrado- añadió Lucas- es otro tipo de arma. Se estima que peor.
-Lo único que sabemos es su nombre en clave: Centurion.
-¿Y dónde están?
Marco se dirigió al mapa y le señaló un par de lugares.
-Alrededor de Trevi y Sant'Angelo. Los muchachos están buscando la localización exacta.
-Ya veo, ya veo.


Dominic meditó durante unos instantes hasta que decidió marchar él mismo al lugar a investigar y volver con las localizaciones exactas de las armas guardadas.
Dominic lo hacía no por amor a su patria, ni por amor a la gente, solamente quería procurar su supervivencia y detrás de eso de cualquier manera u otra y (desgraciadamente), se encontraba la estabilidad. Y para la estabilidad se necesitaba la reconstrucción. Y Dominic iba a encargarse de asegurarla.


Spoiler:
avatar
Feren
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia que he empezado de Code Geass

Mensaje por Feren el Miér Jul 29, 2015 10:24 pm

II
Sociedad parte uno
-Dicen que no eres humano.
-Soy inteligente.
-Te llaman despistado.
-Soy un pensador.
-Y egocéntrico.
-Realista.
-Y además dicen que no haces bien tu papel.
-¿Quién dice eso?
-Un viejo conocido.


Dominic caminaba calle abajo hacia el paradero oculto de esas armas. Sus colegas insistieron en acompañarle por su seguridad, pero él argumentó que ellos solo le retrasarían. Siempre hacían caso a Dominic.
Llegó a la zona donde se supone que se guardaban. Lo primero que vió más llegar fue la cantidad de camiones militares que se movían, de un lugar a otro, para asegurar que la mercancía llegaba a su destino a salvo.
Aprovechó la falta de luz al ser ya de noche y se coló sin pensarlo dos veces por el hueco menos vigilado que encontró. Tuvo que adentrarse por un almacén vacío y usarlo a modo de puerta para entrar en aquel complejo. Detrás del almacén era cuando empezaba de verdad aquel distrito plagado de soldados y camiones. No había ningún rincón sin cubrir, para evitar gamberros, pensó.
Podía intentar distraer a uno, neutralizarlo y vestirse con su uniforme. No, era demasiado arriesgado. Podía actuar para que le llevaran a…
-¡Detenedlo!- gritó un guarda.
“Mierda”, pensó. Le habían pillado antes de siquiera adentrarse profundamente. Iba a empezar a correr cuando divisó una figura en medio de todas las luces que le apuntaban.
Iba vestido con un traje oscuro, con franjas doradas, con un casco en forma de óvalo con varias puntas y una capa.
-Es…¡ A todas las unidades, detened a Zero!
El corazón se le detuvo por unos instantes a Dominic. No podía ser, Zero estaba muerto. Desde hacía medio año que no se sabía de él, unos meses tras la muerte del Emperador. Se decía que había muerto en un atentado terrorista pro-Lelouch.
Pero, sin embargo, allí se encontraba, plantado en medio de todos los focos que le apuntaban, erguido y con la capa rodeándole  todo el cuerpo. Empezó a hablar, con el distorsionador de voz que le caracterizaba.
-¡Yo soy Zero! ¡Y vengo a reclamar esas armas que lleváis, las Centurion!
Un soldado se acercó a Zero y empezó a gritarle, nervioso.
-¡Quieres las armas para ti mismo!
Zero, al oír eso, sacó su mano derecha de la capa y la agitó.
-¡Qué pena! ¡Qué pena! ¡Zero no lucha por una causa egoísta! ¡Yo, Zero, lucho por la paz mundial, por la justicia y la estabilidad! ¡Y voy a requisar y destruir esas armas!
-¡Pues haremos otras!-dijo otro.
-¡No creo, pulsando este botón- enseñó una consola que llevaba en la mano izquierda- las autoridades estarán aquí en dos minutos, tres a lo sumo! ¡Seréis todos encarcelados!
Y antes de que pudiera acabar de hablar, empezaron a dispararle. Sin embargo, en vez de recibir los disparos, Zero se tiró hacia atrás, cayendo al vacío. Y al instante apareció encima de un Knightmare Frame, de color negro y dorado.
-¡Sentid la justicia!- gritó Zero y al instante aparecieron otros cinco Knightmare Frames voladores, estos grises.
Dominic, mientras, había logrado colarse en un almacén donde guardaban un misil Centurion. El misil era blanco, de unos 3 metros de largo y medio metro de ancho, en punta y acabando en varias alas. En ella tenía un símbolo grabado. Era una especie de pájaro sujetando un extraño objeto con el pico.
Fuera del almacén empezaron a oírse disparos y se oyeron a los Knightmares luchar. Dominic se sorprendió porque al parecer habían Knightmares enemigos, pero le quitó importancia ya que estaba fascinado. Hizo fotos y escribió varios textos descriptivos cortos. Su cara era plena felicidad.
-Es más impresionante de lo que pensaba, a este paso…
Hubo un portazo y varios soldados vestidos de negro entraron en un instante con las armas en alto.
-Un hostil-dijo uno.
-Eliminadlo-contestó el líder.
-No soy uno de ellos, escuchad…
Hubo un disparo, reinó el silencio.


Spoiler:
avatar
Feren
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia que he empezado de Code Geass

Mensaje por kronnye el Jue Jul 30, 2015 12:05 am

Buena narrativa aunque todavía falta. Me gusto, aunque es raro leer una historia de code geass no slash. Todo tiene una primera vez.
avatar
kronnye
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia que he empezado de Code Geass

Mensaje por Feren el Jue Jul 30, 2015 10:53 pm

III
Sociedad parte dos

Se despertó bruscamente a causa de una pesadilla. En aquel sueño, un hombre de pelo oscuro, con rasgos afilados y vestido de un extraño traje oscuro con casco y capa le hablaba. Le decía que le había fallado. Antes de que pudiera decirle nada, ya había desaparecido, dejándole una sensación extraña, como de frío.

“No eres ni la sombra de lo que fue”.

Avanzaba, siempre, hacia la luz. Sin embargo, nunca hallaba nada, solo oscuridad. Tenía la sensación de caer al vacío, pero siempre una mano le agarraba. No era una persona, sino una armadura, que le recordaba su deber, y lo vacío que era por dentro.

“Nunca entendiste su causa”.

Siempre lloraba pensando lo que pudo ser y lo que fue. Aquel trauma estaba presente en cada noche, en cada pensamiento, en cada respiración, desde hacía casi un año. Se estaba volviendo loco, pero le aliviaba saber que al final tenía algo en común con él: sabía actuar.
Seguramente no le hubieran dejado ser Zero si supieran todo esto.

“No podrás seguir viviendo como Suzaku, ese es tu castigo, y tu sentencia”.

Al final, su existencia desde aquel momento no había sido más de lamentar en silencio, y ponerse un traje para aparentar algo que no era. Ese era su geass.

-Despierta- le dijo una voz mientras se hallaba entre sudores y lágrimas- la operación comenzará en una hora.
Volvió al mundo real. Él es Zero, un justiciero sin rostro que reparte justicia por todo el mundo. Y Los Caballeros Negros (o el remanente) son son su escudo y espada contra sus enemigos.
-Kallen- se sentó en su cama- siento mucho haberte obligado a venir aquí.
Kallen, cabello carmesí y de mirada decidida se dio la vuelta y antes de salir de la sala añadió:
-Estoy aquí por Gino.
Se preparó y partió hacia una sala donde estaban unos hombres a lo largo de una mesa redonda, debatiendo sobre el plan que había que llevar a cabo, o al menos, de sus detalles.
-Suzaku- le llamó un hombre de unos 40 años, de semblante serio, vestido para la ocasión.
-¿Todou? No es por faltarle el respeto- prosiguió seriamente- ¿pero qué hace usted aquí? Primero Kallen y luego usted. ¿De qué va toda esta operación?
-Eso, amigo mío- le advirtió un hombre mayor- es confidencial. Tú debes hacer lo que te ordenen, y punto.
Suzaku estaba la mayor parte del tiempo lamentando las diferencias entre él y el antiguo Zero. Pero irónicamente no se daba cuenta de la mayor diferencia de todas: el Zero original era el líder y el actual era el mandado, el subordinado.
-¿Seguimos con el plan actual?- preguntó Suzaku.
-En efecto. Tú irás y los distraerás mientras nosotros les quitamos todo el cargamento delante de sus narices sin que se den la menor cuenta.
Suzaku asintió y salió de la sala haciendo los últimos ajustes a su traje. Solamente un número reducido de personas conocía su identidad, y por razones vitales debería seguir así hasta un momento definido.
Uno de los detalles más significativos que le había molestado era que hubieran modificado al Lancelot al punto de que dejara de parecerse a él, obviando sus capacidades. El nombre también había sido cambiado con cierta ironía. Ahora se llamaba  Round Zero, en honor al piloto “caído” Suzaku Kururugi.
Se infiltró en la base con poca dificultad dada a su veteranía y gracias a sus capacidades físicas.
-Allá vamos- pronunció antes de empezar la operación. No iba a ser una noche muy fácil.



Solo falta la última parte de sociedad que haré entre mañana y pasado.


Spoiler:
avatar
Feren
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.