Tres días de Kvothe
Últimos temas
» La historia de Sam
por Samuel Odem Hoy a las 3:16 am

» Du
por szao Hoy a las 12:54 am

» ¿Qué estás escuchando?
por Bóreas Ayer a las 11:10 pm

» Me presento!
por Bóreas Ayer a las 10:56 pm

» Soy la 'Bastian' de esta historia y Rothfuss va a matarme
por Bóreas Ayer a las 10:50 pm

» Duelo de portadas
por Knessa Ayer a las 10:39 pm

» Clue (versión Temerant).
por Dalcenti Ayer a las 7:43 pm

» Figuras LEGO de Kvothe y Denna
por AtitRuh Ayer a las 4:42 am

» ¿Qué te gustaría ver en la serie?
por Lerias Ayer a las 1:54 am

» El Secreto del Esqueleto
por szao Lun Dic 11, 2017 1:19 am

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Twitter
Twitter

Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Foxen el Mar Feb 02, 2016 9:21 pm

La historia de Laniel la rejuvenecida es una historia corta que Pat aún no ha publicado ni tampoco tiene fecha, aunque ya está terminada (Y no la publica el maldito barbudo). En 2014 leyó él mismo en un evento para todos los asistentes el prólogo de esta historia. Este prólogo no ha sido publicado de forma escrita, lo único que hay es este vídeo.



Leído y escrito me manejo medianamente bien con el inglés, pero escucharlo y entenderlo por completo es otra historia. Nadie había transcrito este relato antes, ni siquiera en inglés, y yo quería traducirlo, compartirlo con vosotros y leerlo también, así que después de una pequeña odisea aquí está, traducido medianamente como se ha podido. Ya os adelanto que la novela tiene ese lenguaje vago e impreciso como el de La música del silencio y parece no haber un solo diálogo. El chaval que me lo ha trascrito advirtió de que es muy malo con los signos de puntuación y la ortografía (de hecho encontré varios fallos garrafales que me sangraron los ojos) y los nombres propios no son los oficiales. Algunas palabras ni él mismo sabe lo que dice Pat exactamente. Pero es mejor que nada, para que nos hagamos una idea de lo que está por venir.

Sobre cómo lo he conseguido:
Tengo algunos amigos con los que hablo en inglés pero muy pocos nativos que dominen al 100% el idioma para transcribir bien el libro (de hecho el nativo que lo hizo ni siquiera lo puede hacer al 100%). Tenía un buen amigo al que le pedí que me hiciera el favor pero no estuvo interesado, y lo borré, he dicho tenía. Fui dispuesto a pagar un par de dólares por las molestias y encontré a alguien decidido a hacer el favor por unos pocos dólares, pero por lo visto solo traducía textos, no vídeos, y quería cobrarme más por esa molestia.



Así que le eché un poco de cara y fui al foro yankee por excelencia, me cree un usuario con nombre de chica y pedí que por favor que alguien me transcribiera el relato, pues "soy sorda" y no puedo disfrutarlo como el resto al no estar siquiera transcrito en ninguna parte. Me ahorré decir que lo quería traducir al español porque se ponen racistas y es entonces cuando no hacen una mierda por ti. Está feo engañar a la gente fingiendo una discapacidad tan seria pero si alguien que creía un amigo y me debía un favor no lo hace no puedo esperar que un extraño lo haga si no apelo a su condición de héroe salvador o su alma caritativa. Me lo han trascrito, lo he traducido como he podido, y aquí lo tenéis.


Prólogo en español:
La historia de Laniel la rejuvenecida, por Patrick Rothfuss

Todos vosotros sabéis sobre Laniel. Todas sus historias, todos sus nombres. Llamada Madre, llamada la rejuvenecida. Llamada Laniel la sonriente, Laniel la solitaria. Has oído cientos de historias sobre ella. Sobre esos que ella cazó, o esos a los que ella ayudó. La sangre que derramó, los dioses que desafió, o cómo sostuvo el mundo dentro de su ojo. Pero sentaos y escuchad porque voy a cantar la canción más peculiar, la canción que vino antes. De cuando ella no tenía nombre más que uno. Un nombre tan simple como una semilla,  por el que todos deben empezar y que fue meramente Laniel.

Prólogo

Una vez, hace años y a muchas millas de distancia había una chica que amaba a un chico. Eso de por sí no era nada nuevo o inesperado. Laniel había conocido a Tam desde antes de que ella pudiera tranzar su propio pelo. Desde el principio, ellos ya jugaban juntos. Más tarde, cuando tenían edad suficiente para darse cuenta de que pertenecían a tribus en una guerra sin fin  de chicos y chicas ella llamó al chico por sus nombres y él le lanzó manzanas podridas a ella.

Durante una de las muchas treguas que salpicaban su guerra sin fin, ellos se deslizaron escabulleron fuera de la empalizada y se desnudaron en la relativa privacidad de un pequeño agujero en una los altos acantidalos de piedra. Fue allí, bajo la luz de los árboles, donde compararon sus diferencias. Ninguno de ellos había alcanzado aun los ocho años. Se vieron obligados a sacar su propias conclusiones. Tam tenía un apéndice adicional el cual era muy práctico, pues le permitía orinar de pie. Así lo demostró y Laniel quedó debidamente impresionada.

Por un lado Tam confesó que sus frutos eran algo así como una desventaja cuando peleaba con los otros niños. Al final decidieron que Laniel parecía haber tenido mejor suerte pues ella no tenía frutos y era más alta que Tam, casi la mitad de una mano.

Años más tarde, durante otra tregua, se besaron. Se habían besado antes, por supuesto, si la ocasión lo requería, pero sabían que habían otros tipos de besos. Los besos que ocurrían en las historias. Así que se besaron y, aunque era interesante, estaban de acuerdo en que no podrían seguir viendo todo ese alboroto. Laniel sugirió que ellos no sabían la manera apropiada de detenerlo y Tam estuvo de acuerdo. Poco después decidieron que no podían soportar soportar la vista el uno del otro, en algún momento después de que se besaran de nuevo y encontraran la experiencia mucho más de su agrado.

Vivían en lo más profundo de unos árboles ancestrales interminables al sur de Modeg. Su ciudad era llamada Wittle y descansaba en las selvas occidentales de la historia de Lord Bareth. No era una ciudad importante, ni tan grande como Capcayen. Realmente no era como todas esas ciudades en absoluto. Ni podía considerarse una gran ciudad. De hecho había solo dos cosas que impedían a Wittle ser un pueblo atrasado sin nada que ofrecer a su señor salvo cebada, maíz y cuero.

El primero era su alto dios. Era fuerte, y alto, y blanco, y sabio. El segundo era el rio Aria. El Aria era demasiado rocoso y bravo para los botes o barcazas, sin embargo se doblaba para cepillar el extremo norte de la ciudad. Era fuerte y constante. El rio corre por la gran rueda de madera que hace funcionar el fuelle. Más adelante se convierte en tres ruedas mas pequeñas unidas al gran molino de piedra.

Bobinas de hilo vienen a parar a Wittle y donde se tejen en hojas sábanas de seda. Carbón, y cal, y barras de hierro vienen a la ciudad para ser transformadas en lingotes de acero. Tres veces al año el señor Bareth vino el mismo a parar a Wittle con regalos de tela, vino y especias. Trajo plata para sus campanas y sal para aguantar todo el invierno. Cuando se fue, tomó la seda, la harina y la armadura. El cuero y las pieles eran como justa causa. Estaba contento con ese arreglo y como era generoso con la sal habló hablo cortésmente a sus dioses sobre sus temas. De modo que la ciudad floreció.

Hubo años de vacas flacas, pero incluso las más delgada de ellas no era tan mala. En sus buenos años los niños estaban gordos y todo el mundo tenía suficiente para compartir y descansar un rato.

Esta fue la ciudad donde crecieron Laniel y Tam. Nada próximo a ciudad. Nada como Capcayen, ni siquiera Vashanti. Pero este no es un pueblo cualquiera y prospera, a su manera. Su casa de Sivel no era grande ni lujosa pero tenía dos pisos de altura, enteramente de piedra. Su empalizada era alta y estaba cubierta de alquitrán para mantener la ????. Su dios era fuerte y sabio, sus altas ramas llegaban al cielo. Y cuando las campas sonaron había lámparas de aceite que necesitaban su dosis, así como las antorchas y las velas.

La mayoría de la gente se apresuró a cerrar las ventanas de cristal y cubrir los plateados espejos con un viejos paños oscuros para mantenerlos a salvo. Aún así, Wittle era lo suficientemente pequeña cuando Laniel y Tam comenzaron a verse, nadie estaba terriblemente sorprendido. Ellos se casaron y tuvieron tres hijos. Un chico, una chica y uno que habría sido un niño de haber llegado a vivir.

Tam afanaba en el molino, Laniel hilaba la seda, trabajaba el huerto y mantenía la casa. Con el tiempo caminaron y hablaron y jugaron y crecieron hasta que pensaron que besarse fue más que meramente interesante. Llegados a este punto la mayoría de historias son conducidas a un final agradable. Salpicadas aquí y allá con la dulcura de un nieto o la amarga muerte de un viejo amigo. Para muchas personas aquella sería toda la historia, y sería una buena historia también. Pero Laniel era diferente.


Transcripción del inglés:
Tale of Laniel Young-Again by Patrick Rothfuss
“You all All know of Laniel. Of all her stories, of all her names. Called Mother, called young again. Called Laniel Laughing, Laniel Alone. you’ve heard the hundred tales of her. Of those she hunted, of those she helped. The blood she spilled, the gods she did defy, of how she held the world within her eye. but sit and listen for I will sing a rarer song, the song that comes before. Of when she had no name but one, one name as simple as a seed, thus all must begin and thus she was mere Laniel."
Prologue, the whole story
"Once years and miles away there was a girl who loved a boy. That by itself was nothing new or unexpected. Laniel had known Tam since before she could braid her own hair. Early on, they played together. Later, when they were old enough to realize they belonged to the endlessly warring tribes of boy and girl she called him names and he threw rotten apples at her
During one of the many truces that punctuated their endless war, they slipped outside the palacade and stripped naked in the relative privacy in a small hallow in one of the tall stone bluffs. It was there, under the light of the trees that they compared their differences. As neither of them were yet 8 years old. They were forced to draw their own conclusions. “Tam” had an extra appendage which was convenient as he could piss while standing. Thus he demonstrated and Laniel was appropriately impressed. On the other hand Tam confessed that his fruits were somewhat of a liability when wrestling with the other children. In the end they decided that Laniel seems to have come off with the better end of the deal as she had no fruits and was taller than Tam by nearly half a hand. Years later, during another truce, they kissed. They had kissed before of course, mothers and fathers and relatives as the occasion demanded, but they knew there were other kinds of kissing. Kissing that happened in stories. Kissing of the sort that happened in the Sivel house. So they kissed and while it was interesting, they agreed that they couldn’t see what all the fuss was about. Laniel suggested that they didn’t know the proper way and Tam agreed. Soon afterward they decided that they couldn’t stand the sight of one another. Sometime after that they kissed again and found the experience much more to their liking. They lived deep in the endless ancient trees of southern Modeg. Their town was called Wittle (sp?) and it rested in the western wilds of Lord Bareth’s sted. It wasn’t an important city, like CenCayen or large. It wasn’t any sort of city at all, really. Hardly even a large town. In fact there were only 2 things that kept Wittle from being a backwards village with nothing to offer its lord but barley, corn and leather. The first, was their tall god. He was strong and tall and white and wise. The second thing was the Aria river. The Aria was too rocky and wild for boats or barges, but where it bent to brush the northern edge of town, it was strong and steady. It poured over the great wooden wheel that worked the bellows and gear age over Rinnery (? -I think that’s what he said). Further on it turned three smaller wheels attached to the great stone mill. Spools of thread came to Wittle and were woven into sheets of silk. Coal and Lyme and bars of iron came to town and transformed into ingots of steel. Three times a Lord Bareth, himself, came through Wittle with gifts of cloth and wine and spice. He brought silver for their bells and salt to last them through the winter. When he left he took silk and rim (no idea what he said) and flour and armor. Leather and fur as was his rightful due. He was pleased with this arrangement and as he was generous with his salt and spoke courteously to their gods his subjects liked him well enough. So the town flourished. There were lean years, but even the leanest of these was not so bad and in the good years the children were fat and everyone had enough to share and lay a little aside. This was the town were Laniel and Tam grew up. Nothing near a city. Nothing like Capcayen to the north or even Vashanti. But not a village either and prosperous, in its own way. Their Sivel house wasn’t large or lavish but it was two stories tall, all fitted stone. Their palisade was tall and topped with tar to keep the tension (no idea what he said) out. Their god was strong and wise, his branches reaching high into the sky. And when the bells rang there were oil lamps that needed dosing as well as reed lights and candles. Most folks hurried to shutter glass windows too and they wrapped silvered mirrors with thick dark cloth to keep them safe. Still, Wittle was small enough that when Laniel and Tam started courting no one was terribly surprised. They married and Laniel had three children: One Boy, One Girl and One that would have been a boy if he had lived. Tam lived in the mill, Laniel spun silk and gardened and kept house. In time, they walked and talked and played and grew until they thought that kissing was more than merely interesting. At this point most folk’s stories would be sliding toward a comfortable end. Punctuated here and there with the soft sweetness of a grandchild or the bitter death of an old friend. For many people that would be the whole story and it would be a good story too. But Laniel was different."


"El que tira un rompecabezas porque no sabe resolverlo ha abandonado el Lethani. Yo no soy así."
Vashet - El temor de un hombre sabio.
avatar
Foxen
Rector
Rector


Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Aliethz el Miér Feb 03, 2016 12:23 am

Gracias por el trabajo Foxen, a mi me has alegrado la noche.
Me ha encantado el prólogo, quiero saber más y más sobre Laniel, presiento que me va a gustar muchísimo.
avatar
Aliethz
Leyenda
Leyenda


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Foxen el Miér Feb 03, 2016 12:25 am

Feren y yo no pensamos lo mismo, no hay una sola línea de diálogo, va a parecer como un cuento, a mí me molaba más estilo Bast y el árbol relámpago ese. Me intriga lo de los tres hijos que tuvieron, lo de la guerra y más le vale hablar sobre los dioses huecos.


"El que tira un rompecabezas porque no sabe resolverlo ha abandonado el Lethani. Yo no soy así."
Vashet - El temor de un hombre sabio.
avatar
Foxen
Rector
Rector


Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Aleu el Miér Feb 03, 2016 12:50 am

¡Gracias Foxen!

A mí me ha gustado el prologo, no es tan atractivo como quisiera pero eso no quita que me guste. Además, hay partes que resultan inquietantes. Quiero leer la historia completa.

=(
avatar
Aleu
Re'lar Secretario
Re'lar Secretario


Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Old Medie el Miér Feb 03, 2016 7:05 am

Fui escuchando a Pat a medida que leía la parte en inglés, y creo que está todo en orden.
El prologo me ha parecido algo alejado a todo lo anterior que he leído de él, si bien sigue manteniendo ese aire de oda al relatar, siento que estoy leyendo desde otro punto de vista el mundo de Kvothe. Seguramente será un gran relato el de Laniel.


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Xania el Miér Feb 03, 2016 11:05 am

gracias Foxen! te lo has currado mucho. Parece interesante...
avatar
Xania
E'lir Novicio
E'lir Novicio


Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por pixtol el Miér Feb 03, 2016 11:14 am

Muchas gracias!!Aunque se bastante ingles es muy difícil entender a Patrick la verdad...

Patrick siempre dijo que lanzaría 3 relatos cortos antes del 3 libro,o sea que este no tiene fecha y tiene que salir antes que el tercero...pffff!que largo es esto!
avatar
pixtol
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Foxen el Miér Feb 03, 2016 6:37 pm

Si tuviéramos a nuestro pequeño Alra la traducción hubiera sido mejor, pero si no se molesta nadie aunque mi inglés no sea perfecto pues me lanzo a intentarlo. En el post donde fue publicada la trascripción en inglés ya hay gente corriendo al autor ... joder qué le costaba a Pat publicarlo en su blog si ya lo ha leído en público?


"El que tira un rompecabezas porque no sabe resolverlo ha abandonado el Lethani. Yo no soy así."
Vashet - El temor de un hombre sabio.
avatar
Foxen
Rector
Rector


Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Aliethz el Miér Feb 03, 2016 7:09 pm

Sin duda habría sido mucho más cómodo cara a todos nosotros porque a veces el inglés no se entiende una mierda, aunque que voy a decir yo.
Ahora me has dejado con otro gusanillo más, ojalá que este año caiga este relato y ya para el 2017 (inserta aquí fecha exacta de la conspiración) tenemos el tercer libro.
avatar
Aliethz
Leyenda
Leyenda


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Xania el Jue Feb 04, 2016 9:33 am

el año es joven! yo tengo fe (jajajajajajajajajajajajajajaja) de que caigan los dos este año... la esperanza es lo último que se pierde ¿no?

en fin, yo no tengo ni papa de inglés así que por mi parte estoy muy muy agradecida, sino jamás lo habría podido entender...
avatar
Xania
E'lir Novicio
E'lir Novicio


Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Sigma76 el Mar Jul 18, 2017 6:05 am

¡Muchas gracias!
avatar
Sigma76
Postulante sin carta de presentación
Postulante sin carta de presentación


Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Loeclos el Mar Jul 18, 2017 6:02 pm

Buen trabajo tioo

Yo creo que caen los dos este año,como Xania,pero a saberajjaj
avatar
Loeclos
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Hoja de Personaje
Nombre: Andres
Sexo: Hombre
Edad: 16

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Laniel la rejuvenecida en español

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.