Tres días de Kvothe
Últimos temas
» II Concursos de minirelatos 2017
por Sciacere Hoy a las 2:07 pm

» Hola a todos
por Thétalo Hoy a las 1:46 am

» Duelo de portadas
por Gwynbelidd Hoy a las 12:52 am

» Elige la mejor canción
por Netalia Ayer a las 9:28 pm

» Clue (versión Temerant).
por Edeus Ayer a las 10:06 am

» ¿Qué estás escuchando?
por Rhasent Ayer a las 12:32 am

» Volar. Me gusta volar.
por AtitRuh Sáb Nov 18, 2017 9:35 am

» Serie sobre El Señor de los Anillos
por szao Vie Nov 17, 2017 11:02 pm

» Ya tenemos fecha de lanzamiento para la edición décimo aniversario de El nombre del viento
por Bluecat Vie Nov 17, 2017 12:24 pm

» Titula la novela a partir de la imagen
por Krismaril Jue Nov 16, 2017 11:22 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Twitter
Twitter

Duelo literario III

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Duelo literario III

Mensaje por Netalia el Lun Jun 13, 2016 9:43 am

Acérquense todos a ver, damas y caballeros, niños y niñas, a ver batirse a tan valientes duelistas que se enfrentarán por un poco de honor y gloria

Llegó la hora. Veamos, los duelos se dividirán en dos rondas:

Primera: fase eliminatoria.
Ya sabéis como funciona. Se asignan parejas mediante un programa al azar, quien gane pasa a la siguiente ronda y quien pierda queda fuera. Y las batallas tendrán lugar entre:
Spoiler:


Feren y Títere

Spoiler:

Expo y Skul

Spoiler:
Sciacere y Medieval por descarte.

Segunda: Todos contra todos
Los tres finalistas se batirán entre sí pero por separado, así que cada uno tendrá que escribir dos relatos. Ya daremos más información cuando llegue el momento.

¿Y cuál es la diferencia? Esta vez, hemos querido limitar de más a menos la longitud de los relatos, pues creemos que cualquiera puede escribir mucho sobre algo pero narrar en menos palabras requiere más maestría. Así que en la primera ronda hemos decidido poner un mínimo de una caras de word (más o menos con letra calibri 11, lo típico) y un máximo de dos caras. En la segunda ronda se reducirá, ya os informaremos debidamente. Tenéis 7 días para mandarnos los relatos por privado a ambas, hasta las 23:59 del domingo que viene, hora española.

Así que, sin más dilación: ¡que comiencen los duelos!

Ah, y cuidadito con las faltas de ortografía, Ali puede que sea más indulgente pero yo no tengo piedad.
avatar
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Expo el Lun Jun 13, 2016 12:33 pm

Me resulta interesante la idea de ir de más a menos; tiene bastante sentido.

Me ha tocado un muy duro contrincante, finalista totalmente merecido en el 2º duelo literario. Que sea un gran duelo, Skul; lucharé con uñas y dientes para no caer en la primera ronda.
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Aliethz el Lun Jun 13, 2016 12:36 pm

Mucha suerte a todos!!
avatar
Aliethz
Leyenda
Leyenda


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Títere el Lun Jun 13, 2016 1:17 pm

Oh, Feren, amijo, nos volvemos a ver las caras. No tendré piedad para con el señor Ferrosa, será una batalla épica y eterna a partes iguales.

Que gane el mejor sargento


Luego tenemos un Duelo entre los dos más listos del foro, o al menos los dos que mejor lo aparentan xD Sí, hablo de vosotros, Skul, Expo...

Y Filonegro tendrá que enfrentarse a Hjalmar. Me alegro Twisted Evil


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
avatar
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Skulduggery el Lun Jun 13, 2016 2:32 pm

Suerte a todos, incluso para mi ¡y que gane el mejor relato!
avatar
Skulduggery
Guíler
Guíler


Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Old Medie el Mar Jun 14, 2016 5:42 am

Es una lástima detener el férreo avance del gentil Vashiir, pero qué se le va a hacer.


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Old Medie el Sáb Jun 18, 2016 6:44 am

Mi relato está listo Cool


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Aliethz el Sáb Jun 18, 2016 3:10 pm

Se recuerda que mañana es el último día para enviar los relatos, quien no cumpla con el plazo será descalificado.
avatar
Aliethz
Leyenda
Leyenda


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Títere el Sáb Jun 18, 2016 10:15 pm

Mi relato está escrito, falta que me ponga, lo relea, lo corrija y lo envíe.

Vamos F, no quiero pasar por descalificación.


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
avatar
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Expo el Dom Jun 19, 2016 2:19 pm

Por mi parte solo queda la revisión final.

Espero que los demás puedan decir lo mismo. No molaría sufrir de la pérdida de un duelo.
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Aliethz el Dom Jun 19, 2016 10:56 pm

Chicos, cuidado con apurar hasta el final solo queda una hora.
avatar
Aliethz
Leyenda
Leyenda


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Feren el Dom Jun 19, 2016 10:56 pm

@Aliethz escribió:Chicos, cuidado con apurar hasta el final solo queda una hora.
confío en que te ha llegado


Spoiler:
avatar
Feren
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Títere el Dom Jun 19, 2016 10:58 pm

Malas noticias gente, he releído mi duelo, no me ha gustado, lo he borrado, he intentado volverlo a escribir, y me he hartado, así que sintiéndolo mucho y aunque no me guste irme así, debo hacerlo.
Me rindo, admito mi derrota sargento


A parte de eso, y como algunos ya sabréis, estoy de mudanza, y mañana me cambio ya definitivamente de casa. El problema es que las cosas no han salido como debieran y voy a estar sin luz ni  agua y mucho menos internet por un tiempo indefinido. Así que intentaré seguir los duelos racaneando el wifi de los vecinos, pero no prometo nada.

Eso es todo, enhorabuena F Very Happy


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
avatar
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Feren el Dom Jun 19, 2016 10:59 pm

@Títere escribió:Malas noticias gente, he releído mi duelo, no me ha gustado, lo he borrado, he intentado volverlo a escribir, y me he hartado, así que sintiéndolo mucho y aunque no me guste irme así, debo hacerlo.
Me rindo, admito mi derrota sargento


A parte de eso, y como algunos ya sabréis, estoy de mudanza, y mañana me cambio ya definitivamente de casa. El problema es que las cosas no han salido como debieran y voy a estar sin luz ni  agua y mucho menos internet por un tiempo indefinido. Así que intentaré seguir los duelos racaneando el wifi de los vecinos, pero no prometo nada.

Eso es todo, enhorabuena F   Very Happy
Maldita sea Tit, sé que no es tu culpa, pero no quiero pasar así Mad


Spoiler:
avatar
Feren
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Expo el Lun Jun 20, 2016 12:00 am

@Títere escribió:Malas noticias gente, he releído mi duelo, no me ha gustado, lo he borrado, he intentado volverlo a escribir, y me he hartado, así que sintiéndolo mucho y aunque no me guste irme así, debo hacerlo.
Me rindo, admito mi derrota sargento


A parte de eso, y como algunos ya sabréis, estoy de mudanza, y mañana me cambio ya definitivamente de casa. El problema es que las cosas no han salido como debieran y voy a estar sin luz ni  agua y mucho menos internet por un tiempo indefinido. Así que intentaré seguir los duelos racaneando el wifi de los vecinos, pero no prometo nada.

Eso es todo, enhorabuena F   Very Happy

¡Cobarde!

Nah, da igual. Una pena.
Esperamos verte pronto.

Acabo de enviar mi duelo. ¿Por qué hacerlo a última hora si puede ser a último minuto?

PD: Feren, usa mi técnica del duelo literario 2 del año pasado. Duelo extraoficial incoming.


Última edición por ExpoX7 el Lun Jun 20, 2016 12:01 am, editado 1 vez
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Skulduggery el Lun Jun 20, 2016 12:01 am

Yo aviso ya, que a las 23:59 no me da tiempo. Circunstancias fuera de mi alcance y un mal uso del tiempo que tenía asegurado son las causantes, lo enviaré esta noche cuando lo acabe. Si quedo descalificado lo comprenderé, pues no he cumplido el plazo.
avatar
Skulduggery
Guíler
Guíler


Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Expo el Lun Jun 20, 2016 12:03 am

@Skulduggery escribió:Yo aviso ya, que a las 23:59 no me da tiempo. Circunstancias fuera de mi alcance y un mal uso del tiempo que tenía asegurado son las causantes, lo enviaré esta noche cuando lo acabe. Si quedo descalificado lo comprenderé, pues no he cumplido el plazo.

Como seas descalificado toda mi ira caerá sobre Ali.

Que no importará mucho, porque no tengo poderes en el foro y vivimos a varios cientos de kilómetros y tal. Pero la miraré mal metafóricamente. Muy mal.
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Skulduggery el Lun Jun 20, 2016 12:10 am

Gracias por el apoyo, Expo, pero no sé si esta vez estaré a la altura. Demasiadas ideas rondando en mi cabeza. bounce

EDITO: Enviado con cierto retraso pale
avatar
Skulduggery
Guíler
Guíler


Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Expo el Lun Jun 20, 2016 2:01 am

Me gustaría decir que he escrito el duelo en word, usando el tabulador en cada nuevo párrafo, y que al copypastear y enviar el mensaje se han perdido todos.
No creo que importe mucho, pero quería realizar el apunte.

¿Cuándo se publicarán los duelos, por cierto? ¿Y los ganadores? Espero que al menos un día después de lo primero y no al mismo tiempo. Siempre mola comentar los duelos antes de saber quién ha ganado.
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Aliethz el Lun Jun 20, 2016 2:38 am

El martes se publicarán los duelos y los resultados de la primera ronda.
También se anunciarán las pautas para la ronda final y el tiempo que tendréis para escribir los relatos.

Mucha suerte a todos!!
avatar
Aliethz
Leyenda
Leyenda


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Old Medie el Mar Jun 21, 2016 5:05 pm

ES MARTES!!! dónde están los duelos!!? Shocked


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Expo el Mar Jun 21, 2016 7:30 pm

Medieval escribió:ES MARTES!!! dónde están los duelos!!? Shocked

¡Eso!
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Netalia el Miér Jun 22, 2016 12:00 am

Tranquilidad, que está todo bajo control (?) Hemos tenido unos pequeños problemillas así que no nos es posible comunicaros los ganadores hasta mañana. Pero bueno, sé que muchos preferís echarles un vistazo antes de saber el veredicto

*Redoble de tambores*

Expox7 vs Skulduggery

Expo:
Fui rematadamente imbécil.
Me gustaría alegar que aquel tipo, el tal Viari Hardgrit, tenía una perspicacia fuera de lo habitual; que sus ojos se sumergían en todo lo que se encontraba en su camino como si la tierra, los árboles o incluso el viento estuvieran desnudos, y que no me percaté de ello hasta que fue demasiado tarde. Me gustaría justificarme aclarando que era la primera vez que aceptaba un trabajo de esta naturaleza, y además por parte de una desconocida que solo me ofrece un nombre, una vaga descripción física y me dice que queda un día para que mi objetivo prosiga su viaje; un solo día para poder realizar un mínimo trabajo de investigación y preparación. Me gustaría declarar que no tenía dinero para comprarme los ropajes más adecuados para satisfacer mis intenciones aquella nublada tarde. Me gustaría decir que tenía prisa por diversas razones personales, y que un hombre que viajaba solo, sin armas y sin caballo no podía ser más que un idiota que no había salido de su ciudad en la vida.
La realidad es que, cuando quieres emboscar a alguien en los caminos y, varios metros antes de llegar a tu posición, te piden con afilada educación que te muestres, lo único que puedes hacer es mantenerte serena, salir de tu patético escondrijo, e intentar aparentar toda la dignidad que un mortal sea capaz de mantener en tales circunstancias.
–Si tu intención es vivir del bandidaje, permíteme decirte que hay un par de puntos en tu metodología que requieren pronta mejora –Viari me observaba con el detenimiento de un tasador realizando un importante encargo. Me dio la impresión de que cada uno de los elementos que componían mi persona estaban siendo, en ese momento, minuciosamente analizados. Mi cuerpo debía de hacer emerger mil hipótesis sobre mi modo de vida; mi postura y la forma en la que agarraba la lanza probablemente ya le hubieran indicado cómo era capaz de utilizarla.
Cuando me miró directamente a los ojos su rostro se alteró ligeramente; nació una pequeña y sutil sonrisa en él que al principio no supe traducir, y sus ojos se entrecerraron. Sentí la ira nacer dentro de mí; ese cabronazo me tenía compasión.
Salté a por él como una loba hambrienta.
Nos encontrábamos frente a frente en el camino que parecía cortar aquel bosque en dos, y la distancia que nos separaba era suficientemente corta como para que mi velocidad y la longitud de mi lanza pudiesen acabar rápido con alguien desarmado. O eso pensaba.
–Tierra –dijo.
Fue como si una especie de bomba estallase frente a él, desde el suelo. Un montón de polvo cubrió el espacio en el que nos encontrábamos, me vi obligada a parar en seco y antes de que me diese cuenta recibí un potente codazo en el rostro que me rompió la nariz. Intenté equilibrarme, obligándome a no pensar en lo que acababa de ocurrir, pero él, con elogiable agilidad, se situó a centímetros de mi cuerpo, me bloqueó el brazo de la lanza y realizó un agarre de tal forma que me dejó claro su objetivo; rompérmelo.
Por suerte, no hay nada mejor que una buena pelea para sacar lo mejor de mí. Instantes después de aquella extraña explosión, mi brazo izquierdo ya estaba sacando la navaja que tenía guardada en el cinto, y para cuando me agarró, ya me encontraba a punto de clavárselo en las costillas.
Lo evitó torciendo velozmente el tronco. Una parte de mi mente halagó la exactitud con la que todos sus movimientos estaban medidos, pero la acallé rápidamente, al mismo tiempo que aprovechaba su esquiva para asestarle una patada que lo empujase hacia atrás. Profirió un pequeño grito y se vio obligado a soltarme el brazo. Sin perder el tiempo, procuré una estocada con intención de acabar con él, pero bloqueó por completo mi ataque con el brazal de su brazo izquierdo y saltó hacia atrás. Me pregunté de qué material estaba hecho aquello.
Iba a proseguir mi ofensiva, pero de nuevo aquella palabra salió de sus labios. Tierra.
En ese momento me percaté de lo que estaba ocurriendo. La persona a la que estaba intentando asesinar sabía el nombre de la tierra en el sentido en el que Táborlin el Grande lo sabía. Las historias eran reales. La tierra estaba bajo su control. La magia existía y estaba enfrentándome a alguien que conocía sus secretos. Era más probable que consiguiese volverme esposa de un noble a que saliera viva de allí.
Jamás había estado tan emocionada.
El suelo empezó a abrirse bajo mis pies, y solo me salvé gracias a mis entrenadas piernas, que me llevaron fuera del camino, hacia el bosque, antes siquiera de que pudiera pensar en algo más que en lo maravilloso que era pelear contra alguien que conocía los nombres de las cosas.
Seguí corriendo entre los árboles, intentando no alejarme demasiado, al mismo tiempo que evitaba ponerme en su punto de mira. Mi mente funcionaba a toda velocidad mientras mi contrincante seguía el sonido de mis pisadas con el movimiento de su cuerpo, probablemente pensando en qué hacer a continuación. Su actitud a la defensiva jugaba a mi favor.
Me descubrí entre los voluminosos troncos mientras murmuraba un vínculo y acto seguido le lancé mi navaja. Como esperaba, la esquivó, pero las decenas de segundo de distracción que eso supusieron fueron claves. Para cuando se posicionó correctamente, yo ya estaba prácticamente a su lado.
La consternación que mostró su rostro antes de ser su estómago atravesado por una estocada es algo que no olvidaré en toda mi vida.
Quizá esto requiera de una pequeña explicación. Yo sabía, por mi contratante, que Viari había estudiado en la Universidad y conocía la simpatía, por lo que necesitaba acabar con él antes de que fuera capaz de contrarrestar mi alar. Si lo hubiese podido intentar, quizá habría logrado romper el vínculo que realicé entre mi mandíbula y la suya. Necesitaba ser rápida, y el juego del movimiento entre los árboles y el lanzamiento del cuchillo me permitieron alcanzar la situación que más me favorecía; Viari no se percató de lo que había hecho hasta que fue demasiado tarde.
En conclusión, no tuve que arriesgarme a perder un duelo simpático, y mi contrincante se dio cuenta de primera mano de una cruda verdad: de nada servía saber los nombres de las cosas si no eras capaz de pronunciarlos.
Aquella noche recibí completo mi merecido pago, me arreglé el estropicio de la nariz como pude y vi marcharse a aquella mujer preguntándome qué habría hecho aquel joven Táborlin para que quisieran matarlo. Parecía una persona respetable, aunque muchos malnacidos lo parecen.
Pero, sobre todo, pensé en la Universidad. No tuve jamás interés alguno por las matemáticas, la química o la retórica, pues no aprecié ni aprecio en ese tipo de estudios ninguna utilidad real para mí. Pero ese hombre podía utilizar magia, la magia que tanto me había maravillado en las historias.
Y si había algún lugar donde aprenderla, ese era la Universidad. Sonreí.

Skul:
El viento soplaba suave, meciendo lentamente las hojas de los árboles que bordeaban el camino. Una joven frente a un hombre. Ambos con el pelo negro como el azabache. Miraban fijamente al otro. Sin perderse un solo movimiento.

-No pienso darte nada – dijo él en actitud tranquila.
-Perfecto, si lo hicieras habría sido una mañana muy aburrida –le respondió con una fina sonrisa.- Me gusta ganarme el sueldo honradamente.
-Ya veo, ¿Y no has pensado en trabajar en algo que no implique asaltar personas? Tal vez te guste. Puede resultar más gratificante que robar a inocentes.
-Vaya, no pensarás que puedes enderezar mi descarrilada vida… Convencerme para buscar un trabajo “honrado”, un buen hombre que me quiera… Tener hijos, ser una ciudadana ejemplar… –dijo con sorna- . O convertirme en una de esas mujeres que van buscando el favor de los hombres para que les hagan regalos y halagos. De taberna en taberna, de brazo en brazo. De boca en boca.-su voz destilaba odio- Si hablamos de honra, en mi trabajo hay mucho más honor que en todo eso. Sin mentiras, sin engaños. Sólo la verdad del filo de las armas y de la habilidad conseguida con duro entrenamiento.
-Sólo pretendía que no cometieras un error, muchos han intentado asaltarme y en fin, no les fue muy bien.
-¿Te preocupas por alguien que no conoces? No entiendo cómo has sobrevivido tanto tiempo en este mundo.
-Algo de suerte y de “habilidad conseguida con duro entrenamiento”.
-Muy gracioso. Ja. Ja. No me hagas perder el tiempo y dame tu bolsa.
-Ven a buscarla.- le retó.

Tres metros de arena les separaban. Tres metros que recortó la joven con un ágil movimiento, ayudada por la lanza que hacía unos instantes portaba a la espalda. Sus dos primeros golpes fueron al estómago y a la pierna izquierda. El hombre de la capa desvió ambos con los antebrazos, con la misma fluidez con la que apartarías una cortina para ver algo de interés que se ocultase tras ella. Un golpe rápido, seco y calculado.

La joven no esperaba herirle, simplemente estaba probando a su enemigo. Al igual que él, pudo esquivar los dos golpes que recibió como contrataque. A tiempo para retirarse de nuevo a una distancia segura. Los dos habían descubierto habilidades del enemigo: La chica era ágil y rápida, el hombre sabía defenderse y no era menos veloz. La lanza volvió a recortar el camino hasta el estómago del hombre. Rápida como una flecha. Él volvió a defenderse, retrocediendo.

-No lo haces mal. –Reconoció él- Ya sabes, para ser una mujer.

No respondió. No con palabras al menos. La lanza apuntó esta vez a tres puntos vitales: Primero a la garganta, esquivada de nuevo retrocediendo. Después al pecho, desviada con las dos manos. Finalmente, al vientre, lo que le obligó a apartarse hacia la derecha. La chica tenía gran experiencia, con un giro de muñeca desvió la última lanzada hacia su izquierda, atravesando el chaleco y la ropa de viaje para dejar una fina línea de sangre en su costado.

-Sangras bastante bien. Ya sabes, para ser hombre.-dijo ella de forma sarcástica.

No pudo evitar sonreír, se lo merecía, pero ahora sabía que era impulsiva y algo más rápida que él: Tenía que librarse de su lanza.

-Gracias. Se hace lo que se puede.

La mujer estaba a sólo dos metros. Con un impulso y un breve salto a una pierna, lanzó una patada a sus costillas. Esta se defendió con su lanza, aprovechando para atacar con ella a la altura del cuello de su contrincante, tal y como él esperaba. Adelantándose consiguió a duras penas rodear la lanza con su capa, agarrarla con fuerza y usar el impulso para darle una patada de espaldas, como si fuera una coz, directa al pecho. La mujer consiguió esquivarla por centímetros a cambio de soltar la lanza, que voló por los aires junto a la capa, para parar a varios metros de distancia, en un movimiento ensayado miles de veces.

-Aún estás a tiempo de rendirte, ladrona.
-No, no creo que lo haga.
-Cómo quieras. –dijo dejando caer la bolsa por detrás, preparado para seguir combatiendo.

La mujer se lanzó contra él, con los puños preparados para suplir a su lanza. Un metro los separaba cuando el hombre dio un pequeño paso hacia delante y le soltó una patada frontal hacía la boca del estómago. Previsora, la esquivó y le sacudió un fuerte golpe por debajo de las costillas, a la altura de su reciente herida. El golpeado retrocedió rápidamente varios metros para recuperar el aliento. El dolor era insoportable y la joven volvía al ataque. Con dificultad nombró a la tierra y la tierra del camino le escuchó, dejando clavada en el sitio a la mujer. Sus zapatos estaban duramente pegados al suelo.

Intentando concentrarse para entrar “Bajo la cascada”, como lo llamaba su maestro. Un estado mental que le permitía soportar el dolor en mayor medida. Realmente era parte concentración y parte duro entrenamiento. Saber que posiciones adoptar y cuales no para mitigar el dolor. Eso era lo importante. El nombre rimbombante sólo servía para ayudar a comprender el concepto.

La joven había decidió quitarse las botas al no poder separarlos del suelo y volvía al ataque. Esta vez no cargó contra él, sabía que había tenido algo de suerte al esquivar su patada y no quería jugársela de nuevo. Por suerte para ella, conocía cómo defenderse sin armas y a veces intercalaba entre sus ataques con la lanza otros con las piernas y los puños. Se posicionó para defenderse de una patada a la altura del pecho, que bloqueó con los codos para contratacar rápidamente con un giro de cadera y una patada a la cabeza. Pero no fue suficiente, el hombre paró la patada con su brazo izquierdo y giró rápidamente para dar de nuevo una coz. La mujer ya lo había visto antes, la esquivó y justo cuando tenía preparado su siguiente golpe, su contrincante recogió el pie con gran velocidad y le sacudió una patada en la mandíbula haciéndole perder la consciencia.

No era bonito ni impresionante, ni tampoco los bardos cantarían como su agudo ingenio le había sacado del apuro, pero era efectivo. Los caminos no estaban hechos para coreografías de bailarinas, ni espectáculos de Ruhs.

La mujer se recuperaría en unos minutos, por lo que el hombre se dio prisa en recoger sus cosas y seguir su camino. Aún le quedaba un buen trecho hasta atravesar el Eld.

Feren vs Títere

Feren:
Rodrick disfrutaba de la agradable compañía de unas doncellas que se le habían acercado a la taberna en la que estaba. La música sonaba y la gente bailaba. Juraba que había visto ya a media docena de parejas irse de aquel espectáculo para ejercer uno propio.

Le preguntaron por quién era, qué hacía y finalmente que si quería ir a un lugar más apartado. En cuanto salieron de la taberna, aquellas jovencitas se alejaron corriendo y de la oscuridad apareció un hombre de negros ropajes. Aun así, el rostro de aquel muchacho era invisible para Rodrick.

-Bella encrucijada, la del destino –comenzó el hombre- ¿no crees?
Rodrick al instante entendió lo que ocurría y sin más dilación, desenvainó su mandoble y se dispuso para el combate. Llevaba la armadura puesta a excepción del yelmo. Iba a luchar en circunstancias muy extrañas, contra un oponente muy extraño y por una causa muy extraña.
-Acabemos ya con esto- le dijo Rodrick fríamente antes de lanzar el primer ataque con su mandoble.

El misterioso muchacho puso al descubierto un escudo de madera y una espada corta, que parecía muy afilada. El golpe impactó directamente al escudo, y a pesar de que un objeto pesado, muy afilado y con mucha fuerza golpeó contra el escudo, no sufrió ningún daño, ni siquiera un rasguño.
Justo antes de que pudiera darse cuenta de que iba a golpearle, el muchacho desapareció para lanzarle una estocada justo en la espalda. Gracias a la armadura, solamente obtuvo un corte superficial que pudo ignorar el resto del duelo.
El hombre que se hacía llamar Cohërn, como si de un pájaro se tratara, surcó brevemente los cielos para aparecer enfrente de él.  Rodrick cogió la espada con un ángulo horizontal y lanzó otro ataque, que impactó en el escudo, pero, para su suerte, también en la espada corta que portaba su contrario, haciendo que esta cayera hacia el suelo. De nuevo pudo notar una ráfaga de viento, que sólo hizo que se  desequilibrara unas fracciones de segundo. Insuficiente para que retrocediera.
El caballero le golpeó directamente en el brazo con el que sujetaba aquel extraño escudo con el mango. Pronto aquel muchacho se quedó desarmado, sin oportunidad alguna de luchar. Demasiado asustado como para formular palabra alguna.

Rodrick soltó el mandoble y agarró con ambos brazos a Cohërn de la ropa, haciendo que se levantara.
-El destino es una forma de que la muerte te persiga, la encrucijada se centra en la relación de la muerte con el de la persona. Mi mandoble es la espada del destino, y el destino tiene dos filos: una es la muerte, y la otra eres tú.
Le arreó un puñetazo en la cara y lo lanzó al suelo. Seguidamente agarró de nuevo el mandoble con ambas manos. Lo último que vio Cohërn fue el reflejo del fuego de las lámparas de aquella aldea en los ojos de Rodrick, y entonces comprendió que las personas no son más que emisarias de la muerte.

Pronto la oscuridad de la muerte le abrazó. No eran más que roles, en una función denominada destino, en el que el final de la obra se determina al crear rivalidades.

Títere:
Nada por aquí, nada por allá...

Medieval vs Sciacere

Medie:
No existían buenas razones para matar a Vashiir Filonegro, pero Hjalmar Brockson tampoco las necesitaba. En cuanto vio al mercenario de aire altanero y ojos de pedernal supo de inmediato que en el mundo no había suficiente espacio para los dos.

Sin perder el tiempo lo primero que hizo fue herir su orgullo, de pie, uno frente a otro, se mecían como leones a punto de saltar. Vashiir gustaba de caminar con garbo, pero no se preocupaba de mirar el suelo pues prefería no apartar los ojos del enemigo, Hjal se aprovechó de aquello y movió una piedra de buen tamaño entre sus pies, el mercenario trastabilló pero demostró su agilidad colocando una mano antes de caer y giró con gracia para quedar de nuevo de pie casi sin problemas. Con su rostro algo congestionado miró a su oponente con ese aire de falsa dignidad que adoptan los gatos después de alguna actuación particularmente inepta. Algo así como: «Eso es lo que pretendía hacer desde un principio.» Una ominosa risa por parte del ex soldado terminó por embarrar su orgullo. Sacó sus dagas de las vainas y con una en cada mano el mercenario decidió que era hora de terminar con ello.

—¿Listo para morir? —preguntó Hjalmar al ver las dagas capturar el brillo del sol—. Esto será un bonito espectáculo para el mundo. Dos nominadores, dos almas libres que se despojarán los ojos en una lucha sin parangón, que dichoso día.

Comenzaron a girar el uno al rededor del otro en círculos cada vez más pequeños. La tarde caía en las afueras de la ciudad, las paredes altas se manchaban del cansino sol.

—Mi martillo tañe mi amigo. Sí, amigo. Hoy estaremos tan cerca el uno del otro que nos conoceremos mejor de lo que nos llegó a conocer nuestra madre.

El suelo de tierra tenía algunas manchas de pasto. Grandes rocas decoraban el lugar, eran trozos de un itinolito que hace mucho tiempo se había derrumbado como un gigante y se había partido en tres.

—Voy a ser como tu hermano, un reflejo de ti. Cuando pise tus entrañas y me beba tu sangre casi seré tú. Cuando aplaste tu último hueso bajo mi mano de piedra nadie podrá diferenciarnos el uno del otro…

Se detuvieron. Hjal desenvainó Enlutada, la espada que le había acompañado por tantos años. La hiedra había estallado en la roca de guía, los pájaros gorjeaban en el cielo. El sol era un cuenco que daba su último chorro de luz.

—¿No dirás nada?

—Prefiero hablar con la voz metálica de mis armas.

Saltó al ex soldado como humo, una figura borrosa, una pantera negra con dientes de hierro. Sus dagas soltaron chispas contra Enlutada, sus movimientos eran cada uno más letal que el anterior, Hjalmar apenas y mantenía el ritmo, necesitaba apartarlo para ganar terreno. Usó el largo de su espada y acometió, lanzó un buen estoque al pecho y luego una diagonal con el filo de su arma rondando las piernas. El mercenario se alejó y sin perder el tiempo tomó una de sus dagas al revés y la lanzó. Hjalmar agitó su espada para desviar la hoja pero el torbellino de metal hizo una parábola imposible y se fue directo al pecho del ex soldado.

Enlutada quedó plantada en el aire, el viento de la tarde pasó entre ella. La daga de Vashiir era una flor en el pecho de Hjalmar, traspasó buena parte de su armadura y unos dos o tres centímetros mordieron su piel. Se la desclavó, susurró un nombre y un ancho trozo del itinolito se levantó unos centímetros del suelo, la lanzó debajo.
De pronto costaba demasiado respirar. Por suerte la herida había sido al otro lado del corazón.
El ex soldado atacó, llamando a la piedra los dos sendos trozos de roca restantes cabalgaron a su enemigo. La agilidad del mercenario lo libró de la primera, pero la segunda rozó su hombro izquierdo, le arrancó piel y ropa, una nube purpurea llenó su costado y lo hizo trastabillar. El martillo de Hjal apareció en su mano al oír el llamado de su dueño, lo blandió como lo hace el leñador con su hacha, su furia era comparable a un oso, su zarpa de roca hizo retroceder al mercenario, el bloque de imponente roca se plantó en el suelo como los cimientos de un castillo. Vashiir se llevó la mano de la daga al brazo herido. Miró su cuchillo y lo lanzó sin miramientos. Ahora Hjal estaba preparado, en vez de intentar detenerlo llamó a la piedra y su martillo estalló. Las pequeñas piedras silbaron por el aire, golpeando el rostro y el cuerpo de su dueño, pero unos cuantos moratones eran mejor que una daga en el corazón. El arma de Vashiir también había sido golpeada por la lluvia de piedra y ahora yacía abatida en el suelo. La sangre se derramaba desde su labio por el mentón, el estallido le dejó varias condiciones. Miró a su oponente, Vashiir estaba impresionado por la ferocidad de su enemigo, abrió la boca para llamar a su arma, pero el ex soldado brincó a él con Enlutada por delante.

La sangre fluía por su pecho, el pulmón perforado le quitaba potencia, pero ahora sin ninguna daga Vashiir no podía hacer más que esquivar a Enlutada. El mercenario retrocedió hasta que su espalda tocó el frío muro. El sol le llegó en la cara, sus ojos entrecerrados hicieron un esfuerzo por enfocar a su inevitable asesino, Vashiir estuvo a punto de sentir el sabor del metal en el pecho, pero en el último instante agarró la espada con ambas manos, nombró al hierro y deshizo a Enlutada como si se tratase de agua. Hjal gritó, los puños ensangrentados de Filonegro cayeron sobre él, su respiración era imposible, el pecho tenía un charco de sangre bajo la armadura. Hjalmar bramó un nombre, el muro se volvió arena, una ola cayó sobre la espalda de Vashiir, quien solo pudo gritar mientras quedaba sepultado junto con su oponente.
El viento de la tarde sopló sobre el túmulo, el polvo era barrido por la brisa, los pájaros seguían cantando sus letanías.

Una mano asomó de la tumba, Hjalmar surgió de la arena, renacido. El mundo olvidaría pronto a Vashiir Filonegro. Hjal cogió la otra daga, seria un bonito recuerdo.

Scia:
Vashiir abrió los ojos, estiró sus músculos entre los matorrales, bostezó como si hubiese dormido todo un invierno, y se levantó cubierto de hojas y ramas. De camino al estanque, se llevó las manos a la cintura, una vieja costumbre para asegurarse de que sus viejas amigas aún seguían ahí. El tacto frío del hierro le hizo sonreír.
Al llegar al agua se despojó de sus ropas y se sumergió hasta el cuello, se zambulló completamente durante varios segundos, y después estuvo nadando hasta que finalmente se sentó, completamente desnudo, sobre una larga piedra afuera del estanque.
Con la mente ya serena y, aprovechando el momento de paz y tranquilidad, empezó a cavilar sobre donde podría estar ese maldito lobo. Lomo gris, como le llamaban en el pueblo, era la última piel que necesitaba para ganar el torneo de cazadores organizado por el duque Morgan con motivo a la llegada del solsticio de verano. Hacía ya cuatro días que había partido hacia las montañas junto con otros cazadores que buscaban el ansiado trofeo. Ya había desollado a la gacela parda de las praderas y después de una ardua batalla que le valió varias cicatrices, logró dar fin al oso negro del bosque umbrío. Ahora se dirigía hacia las montañas nevadas, en busca de lomo gris.
Después de unos largos e introspectivos minutos decidió que debería internarse de a lleno en la montaña, pues ya había explorado hasta el último rincón de la zona en que se hallaba. Recogió los pocos bártulos que llevaba consigo, preparó varias hojas molidas de tinazilla en su cachimba, y partió rumbo a un lugar jamás explorado.

Para lograr acercarse a las montañas tuvo que abrirse paso a través de una espesa y amplísima maleza que rodeada la gran cordillera a modo de muralla protectora. Luego se internó en un bosque desconocido, poblado por gruesos y colosales árboles, que servían de amparo a la fauna. Halló dos cuevas, pero por desgracia, solo viejas y hambrientas hienas fue lo que encontró. Les dio fin, esas bestias nunca han sido de su agrado.
Estuvo toda la mañana dando giros y vueltas dentro del bosque, a ratos jugueteaba con sus dagas negras cazando liebres salvajes o jabalíes osados. A ratos, trepaba en los árboles más altos para orientarse, y buscar el camino correcto hacia la ladera más cercana. Finalmente tuvo que vadear un río que rodeaba la cordillera para escapar de aquel bosque, pero no sin antes darse un chapuzón, y pescar varias truchas.

Al llegar a la ladera de la montaña se encontró con un gran y alto problema. No había forma de subirla, pues no había un camino hecho, y mucho menos algún acceso a través de cuevas y túneles. Solo quedaba una solución; escalar.
Vashiir cerró los ojos, y se llevó las dagas a los labios, le murmuró algo al frío hierro, y el metal cambió de forma. Ahora empuñaba dos garfios, oscuros y grandes como las garras de un Draccus. Entonces, escaló.
Al cabo de varias horas llegó a la cumbre de la montaña. Tenía los músculos tensos y la respiración entrecortada, le dolían los nudillos de las manos de agarrar fuertemente los garfios, y la ropa se ha había rasgado en varios lugares. Fuera de eso, estaba vivo.
El clima en la corona de la montaña era muy frío, y nevaba levemente; aun cuando había comenzado la estación veraniega. Comenzó a recorrer e inspeccionar el terreno rocoso minuciosamente, y a medida que avanzaba, una ligera e incómoda sensación empezó a martillarle la mente. Le daba la impresión de que alguien lo observaba, y le seguía. Cada diez pasos se detenía, y miraba a su alrededor intentando avistar al acosador.
Se hizo de noche, la nevada arreció, y el frío le puso las cosas más difíciles. Se había olvidado completamente del lobo lomo gris, tenía la barba cubierta de escarcha y sus ropas raídas daban fácil acceso a los vientos gélidos que le azotaban. Lo peor, es que todavía creía que alguien lo observaba.
Resolvió terminar con aquella locura, pues estaba convencido que había alguien tras las rocas.
- ¡SAL, QUIEN QUIERA QUE SEAS!- gritó.
Nada ocurrió. Estaba muy oscuro y la media luna del cielo cooperaba bien poco. De repente, una cabeza enorme de lobo con ojos amarillentos se asomó entre las piedras.
- Finalmente- dijo Filonegro, como si le hablara al animal.
La cabeza del lobo comenzó a tomar una altura ridículamente desproporcionada para un animal, de su cuerpo salieron dos brazos, y se sostenía sobre un par de piernas. La cabeza del supuesto lomo gris cayó hacia atrás, y una sonrisa más animal aún se dibujó en la oscuridad.
A Vashiir le tomó un largo rato entender lo que sucedía. Era un humano, vestido con la piel completa de lomo gris. El sujeto tenía aspecto amenazador, llevaba un mazo de piedra, y no paraba de sonreírle desde aquel semblante de pesadilla.
Filonegro frunció el ceño, hasta casi partírsele el entrecejo, estaba cabreadísimo, y dispuesto a cobrarse la vida de aquel engendro.
Lo atacó con la furia de un huracán, pero el hombre de las montañas estaba preparado. Alcanzó a darle un corte ligero en el brazo, y en contribución, el ermitaño le asestó dos mazazos en su anatomía.
Filonegro se alejó varios pasos para ganar distancia. Los puntos donde le había golpeado con la piedra dolían de una forma extraña y sentía sus músculos desgarrados. Al parecer, aquel hombre era mucho más de lo que aparentaba. Comenzaron a caminarse en círculos, como dos fieras. El enorme martillo de piedra danzaba en los dedos del ermitaño de una forma muy inusual. Vashiir decidió terminarlo todo en el próximo ataque, y le sonrió con la seguridad de alguien que nunca ha perdido una pelea.
Se atacaron al unísono. Intercambiaron varios golpes, chocó el hierro con la piedra, y empezó a derramarse la sangre sobre la nieve. Filonegro vió el martillo descender sobre su cráneo y danzó hacia un lado como una sombra, clavó sus hierros en la espalda del hombre de las montañas atravesando la piel lobuna, y con un hálito, murmuro algo. Ya había ganado.
El cadáver de aquel ser abominable cayó sobre la nieve manchada de rojo. Filonegro extrajo las dagas de la carne ya muerta, y le arrebató la piel de lomo gris como trofeo.
Después, simplemente se marchó ladera abajo, sin mirar atrás. Cubierto de heridas y bajo el frío de la montaña. Se alejó silbando, con su encantadora y segura sonrisa, cubierto de pieles, y de gloria.

PD: Según mi ordenador lo he enviado a las 23:59 Razz
avatar
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Elthor el Miér Jun 22, 2016 12:40 am

Nunca he estado en estos duelos y tengo unas dudillas...
La temática es libre? ¿Quién decide los ganadores?
avatar
Elthor
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Duelo literario III

Mensaje por Old Medie el Miér Jun 22, 2016 4:04 am

Enhorabuena, me han encantado los relatos. Scia, esta la veo difícil. Que gane el mejor.

Elthor, la temática quedó este año dentro se los Cuatro Rincones, pero es a elección. Y los ganadores los deciden los jueves; este año son Ali y Neti


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.