Tres días de Kvothe
Últimos temas
» 10 libros que tengan...
por Edeus Hoy a las 12:21 pm

» Teléfono Gráfico: Electric Boogaloo
por Edeus Hoy a las 12:18 pm

» Duelo de portadas [ed. II]
por Dalcenti Hoy a las 6:15 am

» El juego de las Gavias
por Dalcenti Hoy a las 6:12 am

» ¿Qué estás escuchando?
por Durzo Mar Oct 16, 2018 12:49 am

» III Concurso de minirrelatos 2018
por Edeus Lun Oct 15, 2018 5:25 pm

» El Club de los Martes
por Edeus Dom Oct 14, 2018 11:09 pm

» Elige tu aventura
por Exez Dom Oct 14, 2018 9:01 pm

» Chaenball
por AtitRuh Sáb Oct 13, 2018 7:03 pm

» La que tiene complejos de Kvothe [...]
por Edeus Sáb Oct 13, 2018 6:04 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

51% 51% [ 466 ]
19% 19% [ 172 ]
2% 2% [ 14 ]
16% 16% [ 145 ]
5% 5% [ 42 ]
2% 2% [ 17 ]
6% 6% [ 55 ]

Votos Totales : 911

Twitter
Twitter

Un final alternativo para Kvothe

Ir abajo

Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Albertet el Lun Nov 26, 2012 1:59 pm

Ahí os dejo una idea que se me ocurrió mientras leía los libros de Kvothe, era una idea que varias veces se me ha pasado por la cabeza pero que no había tomado forma hasta hoy, que como me sentía inspirado decidí echarla para adelante.

Es un final alternativo, un cómo podría acabar la historia de Kvothe si las cosas diesen un giro sorprendente.



..........................................


UN ENCUENTRO REVELADOR.


La noche caía sobre las tierras de la Mancomunidad. Kvothe y Bast caminaban rápido para seguir hacia el siguiente pueblo, donde podrían encontrar algún alojamiento y algo de comida, aunque fueran las sobras de todo el día. No querían dormir en las posadas que encontraban a lo largo del camino, pues Kvothe era un proscrito, y cualquiera podría denunciarles a la Ley del Hierro.

Hacía pocas semanas que habían dejado la posada y Kvothe había abandonado la vida de posadero. Fue por casualidad (o eso creía él) que un hombre les encontró, Cronista, y a lo largo de tres días había ido recogiendo la historia de su vida. Al principio, cuando el escritor le propuso empezar a hablar mientras él registraba sus palabras con esa escritura inventada pensó que sería como un juego, algo en lo que tener entretenida la mente, pero poco a poco y con la ayuda de Bast fue recordando quien era. Ya nunca más sería Kote, el posadero. Y allí estaban los dos amigos, recorriendo los cuatro rincones de la civilización con el objetivo de arreglar sus errores y cumplir el gran objetivo de su vida: matar a los Chandrian.

Pero algo tenía todavía en el interior de su mente, algo que luchaba por salir.

Pasaron junto a un itinolito, y siguieron andando por un camino que a Kvothe le resultaba demasiado familiar, hasta que llegaron a un claro.

Kvothe se paró, miró a Bast con tristeza.

- Reshi, ¿qué te ocurre?, dijo Bast.

- De entre todos los caminos cercanos a Tarbean, ¿por qué tuvimos que escoger éste? Aquí mataron a mis padres.

Bast miró a su compañero. Sus ojos no reflejaban lástima sino la dureza que sólo un fata puede tener. – Acabaremos con ellos algún día- dijo. – Cuando atravieses con tu espada a ese Ceniza yo estaré a tu lado-

Kvothe miraba fijamente el claro. Sabía que ese había sido el lugar, pero algo no encajaba. Alguien había quitado los restos de los carromatos, desenterrado las tumbas de sus padres, allí parecía que no hubiese ocurrido nada. No se lo dijo a Bast, pero ese era un misterio que tenía que investigar. ¿Qué ocurrió cuando él se fue a Tarbean? Y lo más importante, pensó: ¿Qué destino me ha llevado hasta aquí?



....................




Entrada la noche llegaron a una pequeña granja a dos o tres kilómetros del fatídico lugar. Una mujer salió a la puerta. Tenía la cara cansada y arrugada, cojeaba de una pierna y caminaba apoyada en un bastón.

Kvothe le dijo: somos dos viajeros cansados, se nos ha hecho de noche en mitad del camino, y buscamos un granero donde poder dormir, y algo de comida, si queda. Yo soy Kote, y él es mi compañero Bast. Todo esto fue dicho con su mejor sonrisa de Edena Ruh.
Tras pensarlo un poco la mujer accedió. Pasad –dijo- si traeis una buena historia…

En la habitación había tres hombres más. Kvothe enseguida adivinó que el hombre que estaba tumbado en una especie de lecho era el marido de la mujer que les había abierto la puerta; era también viejo y tenía una profunda cicatriz a un lado de la cara. Los otros dos eran más jóvenes, seguramente serían trabajadores de la granja. Cuando vieron pasar a Kvothe y Bast se sobresaltaron.

- ¿Quiénes son estos hombres? Gritó el viejo.

- Son dos viajeros. Sólo quieren descansar esta noche, respondió la mujer.

- No me gustan los desconocidos. Dijo él girandose hacia Kvothe y Bast. Podéis quedaros, pero si haceis algo que no me guste, le diré a Bob y Cob que os echen fuera, a dormir en los caminos.

- Déjalos que se queden -dijo Cob- hace una noche muy fría. Además dentro de una hora vendrán los demás.

- Hoy es una noche especial -dijo Bob- Es la fiesta del solsticio. Varios vecinos nos reunimos y contamos historias. ¿Por qué no os presentais y contais alguna?

Kvothe y Bast se presentaron como Kote y Bast, y contaron historias de Taborlín el grande y Oren Velciter. Todos quedaron asombrados con las historias. Bob contó otra sobre Felurian que había oído en algún sitio. Y mientras hablaban, la mujer les sacó lo que quedaba del asado que había hecho la noche anterior. Todo iba bien y los invitados fueron cogiendo confianza. Hasta que el viejo le dijo a Kvothe.

- Ahora los caminos son más seguros, y podéis viajar por la noche sin problemas, pero hace años, cuando era más joven, esto estaba lleno de ladrones Ruh.

- Kvothe y Bast se miraron con preocupación, pero disimuladamente

- ¿Y qué pasó con ellos? –dijo Kvothe con una voz completamente seria. Recordaba lo que había visto hace unas horas.

- Tenían una banda muy cerca de estas tierras, se vestían con los colores de barón Greyfallow, pero esto era un truco para que no sospecharan de ellos. Iban por los caminos robando y asesinando. Primero hacían juegos y obras de teatro, pero cuando se iban de las granjas y las aldeas, robaban y se llevaban a las mujeres. Arlinden era su jefe, y siempre iba con un amigo suyo arcanista renegado…

- Kvothe se levantó y gritó con fuerza: ¡Mientes! Yo conocí a esta troupe, y te digo que todo eso es mentira.

Al instante todos se levantaron, todos menos el viejo. Había mucha tensión en la sala. En un instante se olvidaron todos los cuentos y todas las historias. Ahora los dos extraños eran posibles enemigos.

- ¡No miento!, gritó el viejo, mirando a Kvothe a los ojos. A mí también me robaron, y Arlinden en persona me golpeó las piernas, dejandome tullido. A mí mujer también la molió a palos, y a mi hija se la llevaron, como a la mujer de los Lackless. ¡Gracias a Tehlu que la guardia del barón Greyfallow consiguió detenerles y ajusticiarles!

- Eso que dices no es verdad- dijo Kvothe pero mientras lo decía una puerta se estaba abriendo en su mente, y por allí iban saliendo recuerdos muy desagradables, recuerdos que no eran sólo de obras de teatro y de canciones, de cuando estaba en el carromato de Abenthy y fuera se oían gritos, gritos de mujeres. Recordó cuando su padre le ordenaba con voz seria, métete en la tienda, Kvothe.

- ¡Quién si no me hizo esta cicatriz en la cara! ¡Fue Arlinden mismo! ¡Si tú le conociste entonces no eres bienvenido en esta sala! ¡Fuera los dos, amigos de los Ruh!

Salieron de casa. Kvothe estaba conmocionado, casi no podía hablar. Bast estaba preocupado por él. ¡Reshi!, le gritó. ¡Reacciona! ¡Obligaremos a estos pueblerinos a comerse sus insultos! ¡Quemaremos la granja hasta sus cenizas! Y sacó su espada.

-Quieto, Bast. Tienen razón –dijo Kvothe- De niño me inventé una historia, pero intuía la verdad, pensaba que mis padres eran buenos, que los Edena Ruh no hacían daño a nadie a pesar de que todos decían que eran unos liantes. Prefería no pensar en ello. Mi mente lo apartó a un rincón oscuro. Incluso cuando volví a la corte del Maer después de entrenarme en la lucha con los Adem maté a unos artistas Ruh. En aquel momento pensé que eran falsos Ruh. ¡No lo entiendes Bast! Quería creer que eran falsos Ruh, que en realidad eran unos bandidos que imitaban a los Ruh ¡quería creerlo!

Una voz les interrumpió. Un hombre viejo pero con una espada al cinto, acompañado de otro que debería ser su hijo acudió corriendo desde un camino cercano. ¿Qué ocurre?, he oído gritos. ¿Quiénes sois?

Al oir la voz Kvothe se quedó como paralizado. Esa voz le golpeó con más fuerza que si hubieran pronunciado su nombre, le atravesó tan profundo que ni el maestro Elodin hubiera podido calmarle. Por fin las puertas de la mente estaban definitivamente abiertas.

Se dio la vuelta y le vio y recordó perfectamente aquella cara y aquella voz, que él, en su fantasía infantil había atribuido a Haliax. “Déjale, este no ha hecho nada”. La verdad duele, duele como cuando te clavan una espada. Éste era el hombre que había mandado matar a sus padres y a toda la troupe por orden del barón Greyfallow igual que él había asesinado a los bandidos del Eld cuando estaba al servicio del Maer. El resto, los Chandrian, los Amyr, las revelaciones del Ctaeh, todo eran historias que se había contado a sí mismo para protegerse a partir de los cuentos que le contaba Abenthy. Pero detrás de todas las historias está la verdad.

Al oir la voz sacó la espada. Las palabras tanto tiempo esperadas retumbaron en su mente: “Mi nombre es Kvothe, hijo de Arliden. Tú mataste a mi padre, prepárate a morir”, pero esas palabras no llegaron a decirse. ¿Qué derecho tenía él a matar a aquel hombre, cuando Kvothe también había cazado bandidos que se dedicaban, igual que su troupe, a robar y violar?

No ocurre nada - le dijo al viejo soldado - Hemos discutido con el dueño de la granja sobre si una historia era así o de la otra manera. He sacado mi espada porque tu voz me ha sobresaltado. Pero ya nos vamos.



…………………

Caminaron en mitad de la noche. Era una noche de luna llena, una noche como aquella en que Kvothe vio a Felurian en el claro del bosque. Iban en silencio, sin hablar. Bast pensaba que de este golpe su maestro no se recuperaría jamás, que volvería a la vida de posadero triste y abatido que había llevado durante los últimos tiempos. Que justo ahora que había recordado quién era podrían los dos ir por los viejos caminos viviendo aventuras, haciendo lo posible por solucionar la guerra, que Kvothe volvería a ser aquel del que hablan las leyendas. Pero esto lo había destruido todo por completo.

Y sin previo aviso Kvothe paró y se echó a reir. Y era su risa clara y limpia, no una risa de loco, ni de desesperación, sino una risa sencilla, que demostraba verdadera alegría.

Bast, –dijo- durante todo este tiempo, desde que mataron a mis padres, el recuerdo me ha transtornado. Mi mente no podía aceptarlo e inventó una historia para mí, la idea de que unos monstruos sobrenaturales los habían asesinado por cantar una canción y decir sus nombres. Eso me liberó del dolor, pero también me empujó a querer ser arcanista, a buscar a los Amyr y ante todo, a buscar venganza.

No podía hacer otra cosa que vengarme, ese era el sentido de mi vida. Internamente sufría por no poder vengarme, por ser incapaz de asumir su pérdida. Idealicé a mis padres y a mi maestro.

Cuando amé y me traicionaron después de dejar la universidad, caí en un mal profundo, mi mente se cerró de nuevo y yo me refugié en el interior de una posada. Sólo Cronista, haciendome contar todo otra vez pudo sacarme del interior de mí mismo, pero no había salido todo.

Ahora que he descubierto la verdad y todas las puertas de mi mente se han abierto, me siento libre. Ya no tengo que perseguir a los Chandrian, ni vengar la muerte de mi troupe. Tampoco tengo que defender en todas partes que los Edena Ruh eran injustamente acusados. Ya no soy ese hombre que espera la muerte, me siento liberado de una pesada carga.

Ahora puedo dedicarme a parar la guerra, buscar a Denna y ser feliz con ella. Puedo ser arcanista, o crear mi propia troupe de artistas, o tener un taller de sigaldría donde hacer mis propias piezas, puedo buscar escrales o cambiantes de piel para liberar al mundo de esos monstruos. Mi destino está abierto y puedo hacer lo que quiera.

- Y yo iré contigo, Reshi- dijo Bast- Juntos podemos hacer cualquier cosa.

Salieron ambos a través de los caminos de la Mancomunidad. Los pájaros comenzaron a trinar en sus nidos y los grillos nocturnos se iban poco a poco callando. A sus espaldas empezaba a amanecer.
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Admin el Lun Nov 26, 2012 7:43 pm

La redacción está muy bien, pero no me gusta nada la historia. Mad
¿Qué los Edena Ruh son ladrones y delincuentes? No. No lo creo.
Y defenderé la honra de mi familia. knight
Aunque Kvothe sea libre... Aunque todo acabe bien... Las cosas no son así. Mad


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Dinael el Lun Nov 26, 2012 9:34 pm

a mi me parece muy buena pero odio los finales abiertos...
puede ser que acabe asi y que nos hallas hecho un pedazo de spoiler xD
avatar
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Albertet el Miér Nov 28, 2012 9:57 am

Kvothe, eres tremendamente sincero, aunque ya sabía que el cuento era bastante polémico.

Dinael, me alegro de que te parezca buena la historia aunque el final sea un poco abierto... Aunque si es abierto otro puede continuarlo.

Esta es una sección del foro, o así la entiendo yo, para jugar con los textos de Rothfuss, para inventarse nuevos personajes o cambiar la historia original. Yo, al menos, me he divertido mucho pensando qué pasaría si toda la historia de los Chandrian fuese una fantasía que Kvothe se inventa para poder afrontar la muerte de sus padres.

También se me ocurrió qué pasaría si el encuentro con Felurian fuese todo inventado por Kvothe para ocultarse a sí mismo la frustración de su primera experiencia sexual... pero decidí no escribirlo.
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Dinael el Miér Nov 28, 2012 3:43 pm

OOooooooooooooooooooooooooooooooooooooh por dios escribe eso XDDDDDDDDDDD
avatar
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Admin el Miér Nov 28, 2012 6:11 pm

jajajajaja
Si escribes eso Albertet, debes avisar que es para mayores de 18 años y ponerlo en spoiler. Tampoco puedes ser demasiado descriptivo o nos echarán del foro a todos XD


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Dinael el Miér Nov 28, 2012 6:47 pm

porfi porfi porfi porfi escribelo aunque sea como ha dicho kvothe XD
avatar
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Old Medie el Lun Mar 17, 2014 5:00 pm

Hahaha! Al, me has volado la mente. Es el mejor relato que he leído sobre Kvothe. Te llevas mi respeto.


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Feren el Mar Abr 01, 2014 7:50 pm

Buenísimo, pero si es un spoiler de las puertas de piedra, te juro que te abriré en canal, me haré un violín con tus tripas y te obligaré a tocarlo mientras bailo. hacha 
O algo así Razz
avatar
Feren
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Caleb Ranerus
Sexo: Hombre
Edad: 31

Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Albertet el Jue Abr 03, 2014 1:48 pm

Me alegro de que te guste, Feren. Mi idea es reescribirlo porque quiero alargarlo un poco más.
En realidad sólo sabemos de la historia lo que el propio Kvothe cuenta a Bast y Cronista, y Kvothe podría no decir toda la verdad. No tan exagerado como en este relato, pero Rothfuss puede sorprendernos con algo de esto en el tercer libro.

avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Feren el Jue Abr 03, 2014 2:23 pm

cierto, no sabemos prácticamente nada de Kvothe
avatar
Feren
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Caleb Ranerus
Sexo: Hombre
Edad: 31

Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Títere el Jue Abr 03, 2014 4:43 pm

Buenísimo el relato Al, aunque espero de todo corazón que Rothfuss no termine así la trilogía, sería muy trágico  Sad 

Además, no creo que en el original Kvothe esté mintiendo al contar su historia, no sé, es que me parece un hombre de palabra...

Una pregunta, ¿qué tenemos que hacer para que escribas la historia de Felurian?  Very Happy Very Happy Very Happy 


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
avatar
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Albertet el Jue Abr 03, 2014 5:11 pm

No tan trágico, si la trilogía terminara así Kvothe se quitaría un buen peso de encima. El tener que vengarte de los Chandrian es una responsabilidad difícil de llevar. En ese sentido mi relato acaba bien para Kvothe.

Pensandolo mejor, no creo que Kvothe mienta, ya que él mismo le dice a Bast "tú y yo sabemos que de vez en cuando pongo algún aderezo. Pero esta historia es diferente. Esta es mi oportunidad para que quede registrada toda la verdad". De todas formas la historia la cuenta Kvothe desde su punto de vista, por lo que es posible que la cosas no sean como las cuenta no porque mienta a propósito, sino porque lo interpreta todo desde su forma de ver el mundo. Esa es la clave del malentendido constante que tiene con Denna.


Y lo de Felurian era una coña, pero ahora que lo dices si reescribo el cuento igual hago alguna alusión  Twisted Evil . O quizás en el fic.
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Feren el Vie Abr 04, 2014 9:29 pm

Albertet sigue con la trama a ver que pasa xD
avatar
Feren
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Caleb Ranerus
Sexo: Hombre
Edad: 31

Volver arriba Ir abajo

Re: Un final alternativo para Kvothe

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.