Tres días de Kvothe
Últimos temas
» Favores [Grupal] [Narrativo]
por Durzo Hoy a las 12:06 am

» hola a todos
por M. Dimas Ayer a las 11:50 pm

» El juego de las Gavias
por Edeus Ayer a las 10:17 pm

» Los secretos del Arcano [JUEGO]
por Edeus Ayer a las 10:11 pm

» Duelos Literarios V - Comentarios
por Szao Ayer a las 11:15 am

» ¿Qué estás escuchando?
por Exez Ayer a las 4:10 am

» ¿Qué sorpresa hay en la caja?
por Exez Ayer a las 4:07 am

» Hola me presento
por PrincessAzulaMoroni Ayer a las 1:35 am

» Palabras Encadenadas
por PrincessAzulaMoroni Ayer a las 1:32 am

» Duelos Literarios V [RELATOS]
por Glimmer Sáb Jul 14, 2018 5:17 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

51% 51% [ 457 ]
19% 19% [ 171 ]
2% 2% [ 14 ]
16% 16% [ 143 ]
5% 5% [ 41 ]
2% 2% [ 17 ]
6% 6% [ 54 ]

Votos Totales : 897

Twitter
Twitter

Principios que son finales [individual] [narrativo]

Ir abajo

Principios que son finales [individual] [narrativo]

Mensaje por Glimmer el Miér Mar 08, 2017 6:14 pm

Con los ojos cerrados, un ser con forma de hombre tomó aire y lo mantuvo en su pecho, disfrutándolo, saboreándolo.
Al liberarlo, de él también salió el susurro de un quejido que transmitía cierta pena y nostalgia, como el de alguien que se despide de un viejo amigo.

Abrió los ojos y ante él se desveló un paisaje de colores cálidos.
En el cielo, de color anaranjado, podían distinguirse ya las arrugas de un día que pronto iría a tocar a su fin.
Delante suya se alzaba, impertérrito, un itinolito antiguo, poderoso.
-Un buen sitio para un descanso, ¿no te parece, Shady? -dijo, mientras bajaba de su yegua blanca "Shaed". No pudo reprimir que el aleteo de una sonrisa traviesa bailase sobre la propia de felicidad que ya tenía porque, simplemente, se encontraba de buen humor. Su anterior dueño la llamaba "Bianca", y ese no era su nombre, era demasiado común, demasiado simple, demasiado aburrido.

Tras pisar el suelo, le quitó el amarre del pequeño carromato del que esta tiraba y le dio una palmada en el lomo al equino:
-Pues aquí tienes, buffet libre. Pasta a placer, tú que puedes.
Lo cierto es que era un buen lugar para cualquier tipo de herbívoro: un prado verde salpicado de rocas más y menos grandes a la izquierda y espigas doradas a la derecha. Estas últimas, acariciadas por la brisa y el sol, parecían a lo lejos una extensión de este último. Glimmer sonrió contemplando la metáfora del paisaje en la que un anciano sol se despedía de sus nietos. Despedidas... eso era algo de lo que Glimmer no quería hablar.
Desvió su mirada y pensamientos al itinolito, que dividía el camino en dos pasos diferentes, erigido también en una explanada de césped verde.

-Brbrrr
El resoplar de su yegua lo sacó de su ensoñación.
-¿Qué paaasa?.- preguntó, no sin cierta pesadez, pero sin enfado, mientras ponía los ojos en blanco.
Cuando llegó al lado de su compañera animal, vio que esta estaba mirando fijamente una planta. Glimmer comprobó su hocico:
-Por lo que veo, vas aprendiendo, no te lo has llevado a la boca, así nos ahorrarás problemas. Muy bien.-le acarició el lomo.
Se puso los guantes de artificero y arrancó la ortiga y otras más que encontró. Dejó a Shaed seguir pastando y fue a la sombra del itinolito, con algunas ortigas en la mano izquierda.

Contemplando la enorme roca, preguntó en voz alta:
-¿Puedo?.
Como no obtuvo respuesta, se sentó.
Allí encontró un sombrero negro cubierto de algo de tierra, polvo y briznas de verde. Lo sacudió un poco, comprobó que no tuviera ningún inquilino y se lo puso.
Cogió una ortiga y, aún con los guantes, la acarició, pidiéndole también permiso. Acto seguido, le quitó dos hojas, con las que se quedó en las manos.
Las puso sobre su palma, una junto a la otra, y las tapó con su otra mano ahuecada, sin tocarlas. Mientras susurraba unas palabras, cerró los ojos y se concentró.
Pasados unos instantes en los que el tiempo pareció detenerse, los abrió y se vio como un destello azulado se apagaba en estos.
-Has envidiado al viento y ahora puedes volar.
Despegó sus manos y una mariposa verde de alas extrañas salió volando de estas y se posó en su sombrero. Sonrió.

Se quedó relajado mirando a su izquierda, con una mirada en la que sentimientos humanos y no humanos se entremezclaban en su ensimismamiento. Pensando cosas en las que no quería pensar y sin embargo era necesario hacerlo. Contemplando la explanada dorada.
Contemplando la despedida del sol y sus rayos en el joven dorado que se extendía hasta el horizonte. Una despedida eterna.
… como una expiración infinita
avatar
Glimmer
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Hoja de Personaje
Nombre: Glimmer
Sexo: Hombre
Edad: Aparenta 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Principios que son finales [individual] [narrativo]

Mensaje por Glimmer el Jue Mar 16, 2017 8:44 pm

[Principios que son finales II, primer fragmento]
Spoiler:
Aquí narro el inicio de un combate narrativo contra NPCs que continuaré en uno o dos posts más, pero me gusta considerar que, artísticamente, el final de cada una de las 3 partes de las que va a consistir este rol sea cuando ponga "...como una expiración infinita".

El sujeto que parecía humano estaba con los ojos cerrados, descansando, apoyando su espalda en la gran roca que soportaba su peso.
Sin embargo, la sombra que el conjunto proyectaba se asemejaba más a la de un viajero que llevaba una pesada carga. Quizá, en este momento, las alargadas sombras fuesen más sinceras que la brillante realidad.

-¿Crees que puedes esconderte en mis sombras? - dijo el sujeto que parecía. Su voz sonó ronca y quebrada, pues llevaba tiempo sin hablar. Sonrió bajo la penumbra de su nuevo viejo sombrero. Era el efecto que deseaba, y ni siquiera había necesitado hacer trampas de actor ni trucos de fata.
Levantando levemente su párpado derecho, mirando a la agachada silueta que estaba ligeramente detrás suya. El recorrido de su mano había sido paralizado por la voz del sujeto.
-Vamos, vamos. No te cortes, hombre.- añadió con ironía mientras abría ya mejor ambos ojos e inclinaba la cabeza para mirarle mejor. Un flash verde pasó por su rabillo del ojo.- Toma, disfrútalo.

Glimmer, volviendo a cerrar sus ojos grises, sopesó una bolsa de monedas en su mano, le ajustó la lazada palpando el nudo y la lanzó a las manos del ladrón, con el consiguiente repiqueteo metálico.

Cuando abrió sus ojos ahora azules, pudo distinguir dos figuras más a parte de la que se encontraba a su lado.
-Así es mucho más fácil. ¿Ves, Mike?. Los idiotas que se paran en este pedrusco son mucho más generosos y amables. ¡Vaya cómo pesa!- rebuscó en sus bolsillos- Ten, para que te compres algo bonito jajaja.- le lanzó un penique de hierro que cayó en la tierra sin que Glimmer se inmutase.- ¡Pero qué raro es este tío!.
Se quedó callado un momento, mirando extrañado la bolsa en sus manos.
-Esto pesa demasiado...- deshizo el nudo y, al hacerlo, todo sonido metálico que esta pudiera haber tenido quedó extinguido.

Mientras este miraba atónito a su interior, Glimmer levantó violéntamente su mano izquierda y una piedra salió propulsada a la cara del ladrón, chocando con su nariz, arrastrándose hasta sus ojos, rasgándolo todo a su paso.
En el gesto instintivo de llevarse las manos a la cara, dejó caer la daga que llevaba en una de ellas, así como una bolsa llena de guijarros.
avatar
Glimmer
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Hoja de Personaje
Nombre: Glimmer
Sexo: Hombre
Edad: Aparenta 27

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.