Tres días de Kvothe
Últimos temas
» ¿Qué estás escuchando?
por szao Hoy a las 1:25 am

» Figuras LEGO de Kvothe y Denna
por szao Hoy a las 1:21 am

» El Secreto del Esqueleto
por szao Hoy a las 1:19 am

» Clue (versión Temerant).
por Kayren Hoy a las 12:39 am

» Soy la 'Bastian' de esta historia y Rothfuss va a matarme
por Tindalos Ayer a las 12:42 am

» Mapa de la Subrealidad
por Expo Sáb Dic 09, 2017 3:28 pm

» Un primer vistazo a la nueva edición de El nombre del viento
por sergisala Vie Dic 08, 2017 10:44 pm

» ¿Qué te gustaría ver en la serie?
por AtitRuh Vie Dic 08, 2017 7:23 am

» Bast y Kvothe
por Invitado Jue Dic 07, 2017 11:33 pm

» ¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?
por Invitado Jue Dic 07, 2017 11:10 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Twitter
Twitter

II Concursos de minirelatos 2017

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Skulduggery el Dom Oct 01, 2017 11:27 pm

Ah, vale, vale. Gracias por la aclaración, ya me parecía raro xD
avatar
Skulduggery
Guíler
Guíler


Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Netalia el Lun Oct 02, 2017 9:11 pm

Gracias por aclarárselo Expo Feliz 2

Mañana actualizaré el primer post con la lista de todas las condiciones y, a no ser que surja algún imprevisto, comenzamos el miércoles!!


"Conoces a una muchacha tímida y sencilla. Si le dices que es hermosa, ella pensará que eres simpático pero no te creerá. [...] Existe una manera mejor de hacerlo. Le demuestras que es hermosa. Conviertes tus ojos en espejos, tus manos en plegarias cuando la acaricias. Es difícil, muy difícil, pero cuando ella se convence de que le dices la verdad... de pronto la historia que ella se cuenta a sí misma cambia. Se transforma. Ya no la ven hermosa. Es hermosa, y la ven "
avatar
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Gwynbelidd el Lun Oct 02, 2017 9:48 pm

Spoiler:


Vá Fáil:


—¡Me has encontrado! ¡Oh, Geralt! ¡Estuve esperando todo el tiempo! ¡Tan terriblemente…! Estaremos ya juntos, ¿verdad? Ahora estaremos juntos, ¿sí? ¡Dilo, Geralt! ¡Para siempre! ¡Dilo!
—Para siempre, Ciri.
—¡Tal y como dijeron! ¡Geralt! ¡Tal y como dijeron…! ¿Soy tu destino? ¡Di! ¿Soy tu destino?
Yurga vio los ojos del brujo. Y se asombró mucho. Escuchaba el mudo llanto de Doradita, sentía el temblor de sus brazos. Miró al brujo y esperó, completamente tenso, a que respondiera.
Sabía que no iba a entender esta respuesta, pero la esperó. Y la oyó.
—Eres algo más, Ciri. Algo más.


“Con el amor es como con la pera. La pera es dulce y tiene forma. Intentad definir la forma de la pera."
—Jaskier, Medio siglo de poesía.
avatar
Gwynbelidd
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo: Hombre
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Rhasent el Lun Oct 02, 2017 10:02 pm

Muchísima suerte a todos los participantes, yo igual puede que me apunte al siguiente, quizás.

Requerimento: El uso de una amplia gama de recursos estilísticos en el relato. (Ej, Metáforas, antítesis, hipérboles etc...)

Me parece una buena idea a la hora de valorar la calidad del relato para los demás participantes.
 
Ubicación: Severen.

Prohibición: El uso de oraciones pasivas en el relato. (Se admiten  las oraciones pasivas-reflejas e impersonales).
avatar
Rhasent
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Hoja de Personaje
Nombre: Rhasent Igneus
Sexo: Hombre
Edad: 18

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Netalia el Miér Oct 04, 2017 1:29 am

CONCURSO MINIRELATOS:


¡Queda oficialmente inaugurada la Segunda Edición del Concurso de Minirelatos!
El concurso constará de dos rondas, la primera eliminatoria, el número de relatos que pasen a la final dependerá de las personas que participen. En la segunda etapa se conservará la mitad de los puntos ganados en la primera. Recuerdo también que en la ronda final se acorta la extensión.  


FECHAS:

La fecha límite para enviarme los relatos por mensaje privado es el domingo 15 de octubre.

NORMAS:


  • Las obras deben ser propias del autor, los plagios serán debidamente sancionados.
  • Cada persona podrá enviar sólo un minirelato por ronda.
  • Se admite cualquier género narrativo en prosa (queda excluido escribir en verso).
  • Las historias deben transcurrir en Temerant.

  • Las obras se publicarán de manera anónima. Nadie puede revelar su autoría hasta después de las votaciones, aunque sí está permitido votarse a sí mismo.
  • Extensión máxima de 1.200 palabras.  



Aviso: los minirelatos que no cumplan los apartados anteriores serán descalificados, así que por favor leedlas bien y sed cuidadosos.

¡Y ojo! Tened cuidado con las faltas de ortografía por favor. No pasa nada si os olvidáis alguna tilde, pero revisad bien las más gordotas.

VOTACIONES:

Las votaciones se concederán en base a puntos: 3 puntos, 2 puntos y 1 punto. Durarán una semana desde la publicación de los mini relatos. Os recuerdo que podéis votaros a vosotros mismos.
Podéis valorar los relatos como queráis: uno por uno, comentar sólo los que os han gustado, con párrafos inmensos o unas pocas líneas. Os lo dejo a vuestra elección, aunque siempre es de agradecer que se justifique un poco lo que te lleva a votar a ese u a otro. Los autores os lo agradecerán.

PREMIO:

El ganador obtendrá la medalla del caramillo de plata.

_______________________________________________________________________

CONDICIONES DE LA PRIMERA RONDA

Requerimiento: La trama debe estar centrada en un objeto de poder
Ubicación: Bosque de Eld
Prohibición: El protagonista no puede ser un alumno de la Universidad

Ea, mucho ánimo a todos!


Última edición por Netalia el Jue Oct 26, 2017 12:54 am, editado 2 veces


"Conoces a una muchacha tímida y sencilla. Si le dices que es hermosa, ella pensará que eres simpático pero no te creerá. [...] Existe una manera mejor de hacerlo. Le demuestras que es hermosa. Conviertes tus ojos en espejos, tus manos en plegarias cuando la acaricias. Es difícil, muy difícil, pero cuando ella se convence de que le dices la verdad... de pronto la historia que ella se cuenta a sí misma cambia. Se transforma. Ya no la ven hermosa. Es hermosa, y la ven "
avatar
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Skulduggery el Miér Oct 04, 2017 1:32 am

MiniPOLE

Me gusta, me gusta. Le veo futuro.
avatar
Skulduggery
Guíler
Guíler


Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Títere el Jue Oct 05, 2017 8:10 pm

@Netalia escribió:CONDICIONES DE LA PRIMERA RONDA

Escena: La trama debe estar centrada en un objeto de poder
Ubicación: Bosque de Eld
Prohibición: El protagonista no puede ser un alumno de la Universidad

Vale, lo tengo:

Tres Anillos para los Reyes Fatas bajo el cielo del Eld.
Siete para los Señores Ceáldimos en palacios de piedra que están en el Eld.
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir en algún rincón del Eld.
Uno para el Señor Ambroso, sobre el trono oscuro
en la Tierra de Vintas donde se extienden los Vinos.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas

en la Tierra de Kubote, que para nada es alumno de la Unieversidad.





Superadlo.


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
avatar
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Bóreas el Jue Oct 05, 2017 8:18 pm

Muy bueno Tít , muy bueno
avatar
Bóreas
Guíler
Guíler


Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Sciacere el Jue Oct 05, 2017 10:56 pm

¿ Normalmente que hacen los grandes escritores para buscar inspiración, y escribir sus grandes obras ?

Ummmm, puede que un cigarrillo a la luz de la luna ayudará....
avatar
Sciacere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Gwynbelidd el Sáb Oct 07, 2017 12:57 am

@Sciacere escribió:¿ Normalmente que hacen los grandes escritores para buscar inspiración, y escribir sus grandes obras ?

Ummmm, puede que un cigarrillo a la luz de la luna ayudará....

Haber dicho el secreto antes Scia necesito urgentemente algo. Con esto creo que será suficiente.

Spoiler:


Vá Fáil:


—¡Me has encontrado! ¡Oh, Geralt! ¡Estuve esperando todo el tiempo! ¡Tan terriblemente…! Estaremos ya juntos, ¿verdad? Ahora estaremos juntos, ¿sí? ¡Dilo, Geralt! ¡Para siempre! ¡Dilo!
—Para siempre, Ciri.
—¡Tal y como dijeron! ¡Geralt! ¡Tal y como dijeron…! ¿Soy tu destino? ¡Di! ¿Soy tu destino?
Yurga vio los ojos del brujo. Y se asombró mucho. Escuchaba el mudo llanto de Doradita, sentía el temblor de sus brazos. Miró al brujo y esperó, completamente tenso, a que respondiera.
Sabía que no iba a entender esta respuesta, pero la esperó. Y la oyó.
—Eres algo más, Ciri. Algo más.


“Con el amor es como con la pera. La pera es dulce y tiene forma. Intentad definir la forma de la pera."
—Jaskier, Medio siglo de poesía.
avatar
Gwynbelidd
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo: Hombre
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Netalia el Lun Oct 09, 2017 4:01 pm

@Títere escribió:

Vale, lo tengo:

Tres Anillos para los Reyes Fatas bajo el cielo del Eld.
Siete para los Señores Ceáldimos en palacios de piedra que están en el Eld.
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir en algún rincón del Eld.
Uno para el Señor Ambroso, sobre el trono oscuro
en la Tierra de Vintas donde se extienden los Vinos.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas

en la Tierra de Kubote, que para nada es alumno de la Unieversidad.






Superadlo.

Uy, uy, uy... Alguien no está respetando el anonimato..

Venga chicos, todavía os quedan 6 días! Espero que ya haya ideas esbozadas...


"Conoces a una muchacha tímida y sencilla. Si le dices que es hermosa, ella pensará que eres simpático pero no te creerá. [...] Existe una manera mejor de hacerlo. Le demuestras que es hermosa. Conviertes tus ojos en espejos, tus manos en plegarias cuando la acaricias. Es difícil, muy difícil, pero cuando ella se convence de que le dices la verdad... de pronto la historia que ella se cuenta a sí misma cambia. Se transforma. Ya no la ven hermosa. Es hermosa, y la ven "
avatar
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Títere el Miér Oct 11, 2017 10:59 pm

@Netalia escribió:FECHAS:

La fecha límite para enviarme los relatos por mensaje privado es el domingo 15 de octubre.

Estamos a una hora de que sea 12 de Octubre. Llevo escritas 40 palabras...



Triste 10 Triste 10 Triste 10 Triste 10 Triste 10 Triste 10


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
avatar
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Expo el Miér Oct 11, 2017 11:57 pm

Yo llevo escritas 0 palabras y voy a estar 4 días sin poder escribir salvo en ratos muy eventuales.

Veo un pequeño problema.

PD: En mi defensa, hay unas 700 palabras explicándome a mí mismo lo que voy a escribir con bastante detalle, así que solo queda realizar la narración como tal y que quede bonito, XD

PD2: Sí, probablemente acabe necesitando un díita más. #Sorry
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Gwynbelidd el Jue Oct 12, 2017 12:15 am

Curro de 12 a 14 horas diarias, de lunes a lunes, además estoy yendo a la universidad día sí día no y tengo el relato listo desde el lunes por la tarde, 1200 palabras ni una más ni una menos, no tenéis excusa. vagos. Enfadado 7

Es bromi xd, si hace falta un día más me da igual prácticamente, a la final cuanto más participen mejor Feliz 3 Feliz 4


Vá Fáil:


—¡Me has encontrado! ¡Oh, Geralt! ¡Estuve esperando todo el tiempo! ¡Tan terriblemente…! Estaremos ya juntos, ¿verdad? Ahora estaremos juntos, ¿sí? ¡Dilo, Geralt! ¡Para siempre! ¡Dilo!
—Para siempre, Ciri.
—¡Tal y como dijeron! ¡Geralt! ¡Tal y como dijeron…! ¿Soy tu destino? ¡Di! ¿Soy tu destino?
Yurga vio los ojos del brujo. Y se asombró mucho. Escuchaba el mudo llanto de Doradita, sentía el temblor de sus brazos. Miró al brujo y esperó, completamente tenso, a que respondiera.
Sabía que no iba a entender esta respuesta, pero la esperó. Y la oyó.
—Eres algo más, Ciri. Algo más.


“Con el amor es como con la pera. La pera es dulce y tiene forma. Intentad definir la forma de la pera."
—Jaskier, Medio siglo de poesía.
avatar
Gwynbelidd
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo: Hombre
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Netalia el Dom Oct 15, 2017 11:20 am

Último día y tan solo tengo un minirelato... 

Poneos las pilas, chicos! 

(En el tiempo que os queda podríais escribir hasta dos)


"Conoces a una muchacha tímida y sencilla. Si le dices que es hermosa, ella pensará que eres simpático pero no te creerá. [...] Existe una manera mejor de hacerlo. Le demuestras que es hermosa. Conviertes tus ojos en espejos, tus manos en plegarias cuando la acaricias. Es difícil, muy difícil, pero cuando ella se convence de que le dices la verdad... de pronto la historia que ella se cuenta a sí misma cambia. Se transforma. Ya no la ven hermosa. Es hermosa, y la ven "
avatar
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Netalia el Dom Oct 15, 2017 10:31 pm

Visto lo visto, me obligáis a hacer doblepost para alargar el plazo. 

Tenéis hasta el martes 17 a las 23:59. 


"Conoces a una muchacha tímida y sencilla. Si le dices que es hermosa, ella pensará que eres simpático pero no te creerá. [...] Existe una manera mejor de hacerlo. Le demuestras que es hermosa. Conviertes tus ojos en espejos, tus manos en plegarias cuando la acaricias. Es difícil, muy difícil, pero cuando ella se convence de que le dices la verdad... de pronto la historia que ella se cuenta a sí misma cambia. Se transforma. Ya no la ven hermosa. Es hermosa, y la ven "
avatar
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Títere el Dom Oct 15, 2017 10:41 pm

Muy mal Nat.



Por el doble-post, no por alargar el plazo. Estás despedida.


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
avatar
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Netalia el Miér Oct 18, 2017 8:40 pm

Primera ronda







Me alegra mucho poder anunciar que este año hay más obras que en la edición anterior, lo que hace que no me arrepienta de haber tenido que aplazar las votaciones unos días. Nada más y nada menos que 7 minirelatos, un bonito número.
No os voy a hacer esperar más, así que aquí os los dejo, ¡disfrutadlos!

Anillo de Oro:
Mierda, mierda, mierda… He disparado mi flecha favorita. Estoy asqueado y quiero parar para recogerla. ¡Pensaba que era una flecha normal! Mis compañeros, Grenbad, Lauro y Mhur insisten en que prosigamos. Imbéciles.

Está en lo alto del gran árbol enfrente de mí. Mierda, mierda mierda. Esa flecha tiene muchos años y no la quiero perder. Les digo que será solo un minuto. Acceden. Me acerco al árbol.

El tronco es muy grueso y le sale ramas por muchos lados. Algunas parecen gruesas, será seguro subir. Apoyo mi pie derecho sobre una rama, aguanta mi peso, bien. Me agarro con mi mano izquierda a otra rama. Mi arco está en el suelo. No hay viento. Empiezo a subir poco a poco el árbol.

La flecha tiene una punta de oro y está bastante gastada por la edad. Es muy elegante y a veces la llamo Anillo, otras veces Flecha y algunas veces nada. Está cinco metros encima de mi actual posición. Qué fastidio.

Mis colegas empiezan a reírse. Olvidan que ellos también están perdidos en el bosque de Eld. Me río también.

Mientras tanto, sigo subiendo. Agarro otra rama con mi mano derecha y se rompe. Calculé mal su grosor, casi me caigo. Miro al suelo. Desde esa altura no me mataría, pero me rompería los huesos. Vuelvo a mirar a mis compañeros. Me dejarían ahí.

La flecha está a tres metros. No veo casi nada por las hojas. Desde esa altura puedo ver otros árboles. Me gusta el bosque, pero me gusta más mi flecha. La miro: está tiesa y agarrada con miedo al árbol.

Finalmente puedo tocar la flecha con mi mano. Intento agarrarla. Pierdo el  equilibrio y me caigo. Mientras caigo veo la flecha. Sigue en el árbol pero falta la mitad. Curioso. Un golpe seco, mis amigos se sorprenden. Me miran durante un instante y luego se van. Veo que  tengo algo agarrado con mi mano derecha. Media flecha. Mierda, mierda, mierda.

Crisaor:
—No tenías otro puto lugar donde meter la polla, no.
Hamon resopló.
—Mira; si usases una mínima parte del esfuerzo que gastas en repetirme la misma mierda una y otra vez para ayudarme, igual hasta nos acabábamos llevando algo a la jodida boca.
—¿Sabes cuándo nos llevábamos algo a la jodida boca? Cuando estábamos con Crowd y aún no te habías follado a su mujer.
—Recuérdame por qué no te he metido ya el puñal por la tráquea.
—Porque yo tengo otro. Y lo uso mejor que tú.

Los dos bandidos avanzaban entre los árboles, cerca del camino, pero sin exponerse. Habían escuchado voces en la lejanía, así que se adentraron un poco más en la espesura y avanzaron agachados, camuflándose gracias a los troncos y la hierba alta. La experiencia les permitió avanzar sin hacer demasiado ruido.

—…duelo? ¿Es una especie de broma?
Una joven mujer, vestida completamente de rojo, se encontraba frente a frente con un musculoso hombre que sostenía una espada bastarda. Su higiene y su ropa bien podrían haberle permitido pasar por uno de los dos bandidos que observaban la escena, pero a Hamon no le pasó desapercibida la bolsa que llevaba atada al pantalón.
—No estoy bromeando; deseo tener un duelo a muerte contigo. ¿Aceptas mi reto?
La mujer dejó escapar una sonora carcajada que contrastó con el inexpresivo semblante que mantenía anteriormente.
—Por favor, apártate. —Colocó su mano sobre la empuñadura de la espada que tenía atada al cinturón—. No tengo ningún interés en luchar contigo.
El hombre entrecerró los ojos.
—¿Le tienes miedo a un bárbaro al que ni siquiera eres capaz de hablar en adémico? ¿Rechazarme no va en contra del Lethani?
La mano izquierda de Elia realizó unos extraños movimientos. Parecía estar tensando mucho los músculos.
—¿Qué sabes tú del Lethani? —Respondió con una voz sosegada, casi robótica. Hamon no se extrañó; ya había visto a otros adem antes. Los suficientes para saber que ella era peligrosa.
Elia avanzó con paso firme, ignorando la espada que la esperaba a pocos metros.
—Apártate.
—No. —El hombre mostró una mirada decidida y adoptó una postura de combate demasiado elegante para lo que parecía un mero bandido como ellos.
—Ese sabe lo que está haciendo… —susurró Hamon.
—Cállate. Esos adem tienen un oído acojonante.
La mujer se situó a centímetros de la hoja. Su expresión permaneció inmóvil. Su mano seguía agarrada a la empuñadura.
«Cuando hay armas de por medio, con que uno busque pelea basta», pensó Hamon, agarrándose la cicatriz de su brazo derecho.

Nunca había visto a nadie desenvainar tan rápido. Antes de que pudiera ver nada, las dos hojas chocaron provocando un chasquido metálico. Elia dio un pequeño salto hacia atrás, esquivando el tajo automáticamente posterior de su oponente.
El hombre la miró con furia. Sus manos apretaban con fuerza la empuñadura de su espada.
—¿Sabes? Encontré esto tirado en un campamento de bandidos. Estaban todos muertos. —Casi pareció escupir las palabras.
—Parece apropiado —dijo Elia, con la misma voz apagada e invariante que parecía utilizar siempre.
Él respondió con un grito, para acto seguido acometer contra ella. Ambas espadas chocaron de nuevo, pero esta vez Elia aprovechó su movimiento para desviar la espada de su oponente, y este tropezó por su propio peso. Aun así, fue capaz de esquivar el siguiente ataque girando con agilidad y aprovechó la inercia para empujar su propia espada hacia arriba, obligando a Elia a volver a alejarse.
A partir de aquí, todo comenzó a desarrollarse con demasiada velocidad como para que Hamon pudiese seguir el combate. Aquel loco se volvió cada vez más agresivo, pero la mujer parecía tenerle controlado en todo momento. Era como si ambos siguiesen una compleja coreografía, donde cada movimiento había sido perfectamente estudiado, aunque se sucediesen uno detrás de otro a una velocidad casi imperceptible.
Pasados unos segundos, Elia recibió una patada en el torso que la lanzó hacia atrás. El hombre estaba colérico.
—¡Crisaor es MÍA!
El tajo, de nuevo, fue demasiado rápido como para verlo. Aprovechando la desafortunada frase, Elia dio un gran paso hacia delante y atacó a las piernas de su oponente. La sangre empezó a manar de ellas, y él no pudo evitar caer de rodillas. Sin perder un instante, le devolvió la patada, tirándole al suelo. Seguidamente, pateó la espada bastarda para alejarla de él y colocó la punta de su espada en su cuello.

—Siempre he ganado nuestros combates, Reden.
Las lágrimas empezaron a brotar de los ojos del hombre, que permaneció callado casi medio minuto. Elia no alteró su postura un ápice.
Finalmente, él habló.
—¿Conseguiste curarte?
—Sí.
Más silencio.
—Es como si me estuvieran gastando una broma pesada. Me expulsan de la escuela. Me repudian. Me hacen entregar mi espada, y con ella todo lo que represento para ademre. Me extirpan mi propio nombre. —Comenzó a reincorporarse, obligando a Elia a echarse hacia atrás para no atravesarle el cuello—. Y te ofrecen la misma espada que me robaron.
Elia volvió a realizar extraños movimientos con los dedos de la mano izquierda.
—Nadie te robó nada. Tú mismo perdiste el derecho a poseerla.
—¡Solo cometí un error!
—¡No fue solo un error! —se permitió gritar. Ni siquiera Reden pudo ocultar la sorpresa en su rostro al verla perder la compostura. Sus ojos ardían en una tormenta de odio y tristeza—. Fue una traición a nuestro pueblo. Sabías lo que podía ocurrir. Sabías las consecuencias.
Su voz se convirtió casi en un susurro.
»Sabías lo que podías hacerme, y no te importó.
En ese momento, Reden se encontraba arrodillado frente a ella, con la mirada apagada y las lágrimas aún secándose en sus mejillas.
No merecía lo que le habían hecho. No merecía ser completamente rechazado por la comunidad que le crio, viéndose obligado a marcharse a algún lugar donde nadie le conociese. No merecía que le tratasen como basura por los impulsivos y estúpidos actos de un muchacho incapaz de pensar con claridad. No merecía perder al amor de su vida.
Pero nunca podría hacérselo entender; nunca le sería devuelta su identidad. Ni siquiera era lo suficientemente fuerte como para luchar y recuperar a Crisaor. No era nada.
—Me gustaría matarte aquí mismo —admitió Elia—. Pero hacerlo no sería del Lethani.
Envainó su espada y prosiguió su camino hacia Ademre. Mientras se alejaba, sin volver la mirada, siguió hablando.
»Luego vino Reden, el de los ojos grises. Despreció el Lethani y por ello tuvo que dejarme. —Su puño se cerró con fuerza—. Espero que nunca volvamos a encontrarnos.

Él permaneció de rodillas, mirando al suelo. Cuando los dos hermanos se aseguraron de que Elia estaba suficientemente lejos, decidieron mostrarse.
—Parece que la vida no te sonríe, chico —Hamon le puso una daga en el cuello—. Eldor, quítale la bolsa. A ver qué lleva. Coge la espada también.
Reden levantó la cabeza. Tenía la sonrisa propia de quien desprecia demasiado la realidad como para permitirse vivir en ella.
—¿Y a este qué coño le pasa?
Reden dejó escapar una pequeña risa.
—Elia tiene razón en una cosa —masculló—. ¿Qué sabré yo del Lethani?

Ahora hay dos cadáveres más en los caminos del Eld.  

Del Principito al Viento nombrado:
- ¿Sabes por dónde ir? Si vamos en línea recta deberíamos llegar a lo profundo del bosque en poco tiempo…
- Calla. Caminando en línea recta no llegaremos muy lejos.
- ¿De dónde te has sacado esa estupidez? El camino recto es el más corto.
- Tú que sabrás, si nunca saliste de tu taller.
- Te recuerdo que soy extranjero en esta tierra, lo sabes bien.
- ¡Toma! Y yo también lo soy. Yo soy extranjero en todas las tierras. Yo soy extranjero en los mares. Yo soy extranjero entre los Edena Ruh después de pedir agua cuando me ofrezcan vino.
¡Yo soy Elodin, el más grande extranjero entre los extranjeros, he viajado por los bordes del mapa, he trepado el Árbol Espada, entré en fata y volví sin mella. Soy de las leyendas un trotamundos, un bosque no se resiste a mi vagabundeo, ni si quiera el Eld!
Las palabras de Elodin resonaron por todo el bosque, no obteniendo más que ecos de respuesta.
Siguieron con su marcha errática ambos viajeros, no sin dejar un bonito rastro de paso tras su avanzar descoordinado.
- ¡Maldito brujo loco! – maldijo con fuerza – sé quién eres, no hace falta que lo grites. Pensé que no querías que se supiera…
- ¿Qué oídos hay aquí que puedan escucharme? ¿A caso los árboles del Eld tienen orejas?.. Oh, sí. Mira a allí. ¡Orejas en un árbol! Maravilloso. Escandaloso. A ver si alguno tiene boca que pueda contar lo que ha escuchado…
No terminó la frase sin haber empezado a buscar cerca de aquellas “orejas”. Unos hongos mal formados a los pies de los árboles más viejos.
- ¿Me recuerdas el por qué me arrastraste a este lugar? – dijo con apatía y cansado, su barbudo acompañante.
- Para buscar un material que se pliega a voluntad, toma las formas que uno quiere, ondea sin viento y abriga sin ser más que una segunda piel capeada.
- Ya empiezas con las palabras raras… Sé que se te da bien la nominación, pero no me humilles de esa forma…
- ¿Prefieres que te hable en tu idioma? Sokteda
- ¡Oye! Sin faltar.
- Vale, pero vamos que falta poco para encontrarla.
Siguieron caminando, tomando desvíos sin sentido, caminos angostos y olvidando rutas más seguras.
- ¿Escuchaste eso, Kil?
- No. ¿Qué es?
- Las flores me hablan. Me dicen qué camino emprender. Qué camino es bueno.
- ¿Lo dices en serio? ¿No es una broma tuya?
- Totalmente. A la izquierda en doscientos pasos. Luego a la derecha en ciento y tres más…
Seguía dando indicaciones pese a los malos pasos que daba. En uno de los momentos en que Kilvin le sujetó, le tomó por los hombros y le dio un cabezazo. Recordándole la realidad.
- Elodin, no se deben escuchar las flores. Solo contemplarlas y olerlas. Son canto de sirenas. Elodin. ¡Elodin! – dijo tomándole de nuevo y dándole esta vez un rodillazo en sus zonas bajas.
Elodin se dobló como un ylliano agradecido y volvió en sí. Aún dolorido preguntó:
- ¿Qué ha pasado? ¿Dónde estoy? ¿Eres tú mi medicina? Oh, bello artífice…- se lanzó a sus labios con aire fata, para recibir un golpe que resonó por todo su cráneo.
Desprovisto de apoyo, cayó al suelo, escupió un diente y con la boca llena de sangre se empezó a reír.
La risa inundaba el bosque. Y el eco hacía lo propio para devolverle la risa.
- Eso te pasa por golpearme cuando ya estoy despierto. Aunque gracias por despertarme. Las bocas eran demasiadas y muy persuasivas.
- Volvamos a tu búsqueda, Elodin.
Volvieron a caminar por el bosque, buscando ese Shaed para los experimentos de Kilvin y el divertimento de Elodin. Al fin y al cabo, el pelirrojo dijo que cerca debía estar Felurian. Qué ganas tenía de divertirse.  

La dama del lago:
No había luna en el cielo, en cambio, como queriendo llenar el vacío de la dama blanca había un sinfín de estrellas centellando en lo alto, el viento invernal arrastraba el olor a lluvia. Un relámpago brilló a lo lejos e iluminó a un hombrecillo, éste apuntó su arco con cuerda de cáñamo y terciopelo, el conejo blanco como previendo lo sucedido dio un pequeño saltito detrás del árbol. Yves Ásgerfinnbjorsdört de Hood también llamado “el enano” maldijo en su mente puto conejo, estate quieto. Volvió a tensar el arco en cuanto vio la cabeza del conejo. Su medallón vibró. Tiró. Falló. El conejo se perdió asustado entre la maleza. Maldijo de nuevo.
“El enano” se levantó de su escondrijo, y con la manga se limpió el sudor de la frente. Apenas era más alto que los helechos a su alrededor. Miró con malicia el amuleto mágico por el que había pagado 20 talentos, tenía forma de rombo, y era muy pesado para su tamaño, en la parte trasera estaba inscrito “¡Vorfelan Rhinata Morie!”. El calderero que se lo había vendido aseguraba que estaba hecho con hierro-imán de meteorito y que espantaba mosquitos, el mal de ojo, y hasta la cagalera, entre muchas otras cosas. Yves al que le habían picado ya una decena de mosquitos temía que el anciano lo hubiera timado, pero aun así su obstinación monumental lo hacía no reconocer la verdad evidente.
Caminó detrás del rastro del escurridizo conejo teniendo cuidado con las hojas secas y ramitas para no alertar a su presa. Más de una vez tuvo que rodear un buen tramo de camino porque el bosque parecía conspirar contra él, y al ser sordo detectar donde estaban los animales era el doble de difícil. Valiéndose sólo de su buen ojo siguió las yerbas quebradas y el pasto desplazado, atravesó un riachuelo, tropezó con un montículo de piedras y subió a una colina. Tardó mucho tiempo pero logro dar con el roedor blanquecí. El animalejo estaba más abajo en un claro comiendo una zanahoria, a su alrededor había unos árboles chamuscados y un gran tronco caído cubierto por musgo.
Se detuvo en el borde de la cresta y separó las piernas, cuadro los hombros y tensó el arco. Apuntó. Calculó el ángulo tomando en cuenta la flecha, el empuje del viento, la tensión del arco y el blanco objetivo. Inspiró. Uno, dos, tres… Su medallón le dio un tironazo hacia un lado y un rayo impacto justo frente a su cara, la flecha fue a para al quinto carrizo al igual que sus cejas. El conejo como si se tratase de un mal cuento se fue saltando ileso con la zanahoria entre los dientes.
Yves Ásgerfinnbjorsdört de Hood se sentó en la cresta con los pies colgando, intento sacar la ira de dentro, para cualquier otro habría sido fácil, con gritar bastaba, pero Yves no sólo era sordo, también era mudo.
Su medallón mágico tembló por tercera vez y las gotas comenzaron a caer en el bosque del Eld.

Pese a que su baratija no parecía tener poderes más allá de anunciar el clima e importunar sus tiros resistió el impulso de tirarla a la maleza. Intentó en cambio verle el lado positivo, se le ocurrió que podía vendérsela al primer cegato que encontrara, en el peor de los casos aún lograría recuperar la mitad de su dinero, en el mejor, quizás si encontraba a algún noble hasta podría sacarle una taja al trozo de fierro con letras que predecía el tiempo.
Buscó de nuevo el rastro, con esmero y con paciencia bajo el incesante repiqueteo de la lluvia, esta se deslizaba por su capote carmesí, empapaba las blancas plumas de ganso de sus flechas y chorreaba por la larga punta de su medallón romboidal.
Tuvo que introducirse de nuevo en la espesura, entre matorrales con zarzas y árboles altos como castillos, entre arbustos multiformes y musgo resbaladizo, entre hojas caídas y un itinolito sepultado. Caminó más y más, el rastro era claro como el agua y como el sol, hasta un sacerdote borracho lo seguiría. Pero en su afán y obstinación por el conejo perdió la perspectiva de lo demás. El bosque con una simple ojeada parecía igual a cualquier otro bosque, pero si te detenías un momento y lo contemplabas suficiente notabas que algo estaba terriblemente mal, y que ese bosque no se acercaba nada a cualquier bosque, incluso, si estabas en él suficiente tiempo empezabas a dudar si era un bosque de verdad y no “algo” gigantesco durmiendo, pero Yves Ásgerfinnbjorsdört de Hood no percibió aquello hasta que fue tarde, muy tarde.

El rastro juzgó Yves terminaba más adelante, levantó la mirada y encontró algo muy diferente a lo que esperaba. Una dama desnuda le sonrió. Felurian.

Felurian se levantó con delicadeza, cual bailarina, el agua del lago en el que se encontraba le recorrió las blancas piernas, el brillo de la luna se coló por las hojas de la bóveda arbórea y se reflejó detrás de ella, en el agua cristalina, pero también lo hizo en ella, primero en sus negros cabellos como el carbón, luego en sus ojos crepusculares como el cielo de medianoche. La luz lunar siguió bajando a medida que ella se acercaba al hombrecillo congelado, iluminó su esbelto cuello y voluminosos pechos, iluminó su plano vientre y sus redondeadas caderas… Yves estaba maravillado, hipnotizado en su propia fascinación la dama del lago, la dama del crepúsculo, la muerte para los hombres… pero una muerte seductora… dio un paso hacia ella y miró su preciosa boca, naturalmente no pudo escuchar lo que ella cantaba, pero leyó los movimientos de sus rosados labios.

cae-lanion luhial
di mari felanua
kreata tu ciar
tu alaran di.
dirella. amauen.
loesi an delian
tu nia vor ruhlan
Felurian thae.

Al lado de ella apareció saltando aún con un trocito diminuto de zanahoria el conejo blanco, se detuvo al borde de la laguna y bebió agua.
Aunque efímero fue suficiente para sacarlo momentáneamente del hechizo. Yves miró consternado alrededor y se dio cuenta de que ese no era su bosque, dio un paso atrás y luego otro, debía huir.
Felurian miró primero con curiosidad al pequeño hombre, y a su arco, luego con horror e ira a las flechas que salían del carcaj. Yves apunto y tiró, como era de esperarse le dio al agua del estanque. Volvió a tirar y esta vez la flecha atravesó los cabellos de Felurian. La dama plateada se lanzó hacia el como una loba.
El terror pudo con él, le lanzó el arco con cuerda de terciopelo y cáñamo, le asesto en medio de la frente, luego como si fuese un milagro sus piernas se movieron y corrió como un diablo, como el diablo más rápido que hubiese existido. Corrió, cayó, volvió a correr, miró de refilón al conejo blanco y la dama que lo seguía, sintió que casi escapa, casi casi, pero no.
Lo atrapó y se echó sobre él. Yves soltó un gemido y como última esperanza agarró el medallón mágico y lo puso frente a ella, Felurian con un chichón en la frente rió como si le hubiesen contado el mejor chiste de su vida.

Página a página:
Abres el libro. Pasas la primera página. El protagonista hace acto de presencia. Va caminando por el bosque. Junto a él, tres guardias que se mantienen vigilantes. Sabe que no debe entrar en el Eld. Su padre, dueño de los terrenos colindantes, se lo ha repetido muchas veces. “Ese bosque no es seguro, hijo, está lleno de bandidos”. El narrador pasa a describir a los secundarios.

Rerto es alto y fuerte como un roble. Porta una ballesta. Fue él quien enseñó al protagonista a disparar. También es uno no de los mejores ballesteros de su padre. Por eso fue designado poco después de su nacimiento como su guardaespaldas. Su muerte es  la primera y la más rápida: Una flecha desde un lugar inesperado. Emboscada. Ya nunca volverá a bromear sobre las futuras princesas de su aprendiz.

Continuas leyendo cómo uno de sus compañeros desenvaina la espada antes de que al cuerpo de Rerto le dé tiempo a caer inerte al suelo. Es John, uno de los guardias personales de su padre, y fiel compañero nocturno de su hijo. Siempre ágil, es capaz de poner a ambos a cubierto de las flechas que caen de los árboles. No es la primera vez que le salva en una reyerta, pero esta vez no están en un lupanar.

Su rápido brazo hace frente poco después a un bandido, al que con maestría le desarma, para un instante más tarde, recorrer su cuello con el afilado acero. Algo no va bien, su espada no sale teñida de rojo. Antes de que Rerto comprenda porqué, su enemigo toma ventaja y le clava un puñal en el pecho. En el suelo de rodillas, escupe sangre y se pregunta si sus dos amigos restantes correrán la misma suerte. Su último pensamiento va dedicado a esa cortesana que siempre le despedía con un beso y un adiós. “Sólo por si acaso”

Queda un guardia defendiendo al joven protagonista. Lees que se llama Bladimer, no es tan grande como lo era Rerto, pero también es muy corpulento. Algo necesario para llevar su gran escudo y una pesada maza de guerra. Está a varios metros del joven, que mira aterrorizado cómo Rerto se ahoga en su propia sangre. Cubierto con su pavés llega hasta el joven, que retrocede en el suelo ante el bandido de la daga. Blad lo empuja impidiendo que clave su arma en la pierna del hijo del Rey. Prepara su maza para asestar un golpe que debería ser mortal, pero antes de bajar el brazo con fuerza deja caer su arma y se lleva la mano al pecho. Una flecha sobresale de su armadura de cuero.

El arquero ha bajado del árbol y se prepara para cargar otra flecha, el otro bandido le mira inexpresivo. Al fin aparece el nombre del protagonista: Gaanle, que se levanta del suelo torpemente y consigue regatear al bandido de la daga en el momento preciso en el que el otro deja volar la flecha, que impacta en el estómago de su compañero, al que no parece molestarle. El joven comienza a correr, pero él le sigue. Zigzaguea entre los árboles con la débil esperanza de que el arquero falle su tiro. Una flecha se clava un par de árboles más adelante. Sigue corriendo sin darse tiempo a alegrarse. Sus perseguidores le acortan la distancia poco a poco. Las flechas fallan, pero el bosque se acaba. Pronto llegará a las tierras de su padre, donde los bandidos no se atreverán a entrar. Eso es lo que piensa él, tú sabes que no es cierto, el narrador lo dice, realmente está llegando a un claro y no a su casa, que está en dirección contraria.

Los bandidos se paran en la linde del bosque, dándole tiempo a esconderse dentro de una destartalada cabaña. Entra sin hacer ruido, no es muy grande, ni está en buenas condiciones, pero tiene una pequeña ventana por la que puede observar a los bandidos. Ve cómo lo miran, antes de deshacerse en niebla.

Sigues leyendo, se está poniendo muy interesante, eso no te lo esperabas. Gaanle mira a su alrededor: una cama, un par de telas amontonadas y un motón de objetos tirados y desordenados. Todo está en penumbra. Comienza a andar hacia la cama, y se da cuenta de que al fondo hay una mesa y parece haber alguien sentado de espaldas. No se ha percatado de su presencia. ¿Puede que sea un campesino de las tierras de su padre? Avanza hacia él y tropieza con algo. Un cadáver, aún tiene una daga clavada en la espalda. La coge. Ya ha visto suficiente, es imposible que esté en las tierras de su padre, además tiene pinta de guerrero.



Claro, piensas, llevo una cota malla. Eres consciente de que nunca debiste comenzar a leer este libro, pero sabes que no puedes evitarlo, al igual que los compañeros del chico que hay a tu espalda no podrán evitar acabar con todos, excepto uno, del próximo grupo que se encuentren. Todo seguirá rodando, y ninguno de los protagonistas puede hacer nada para evitarlo. Vuelves al libro, no puedes evitarlo.

El joven tiene miedo, pero aún recuerda las muertes de sus compañeros. Agarra con fuerza el puñal y sin pensar se lo clava en la espalda, mientras lo empuja hacia atrás. Lo remata, dejando en su cadáver el arma. Se da la vuelta, temblando. Coge la silla y se sienta. No puede pensar con claridad. Mira la mesa. Hay un libro cerrado sobre ella. Abre el libro y pasa la primera página.

Piedra que gira:
El seco y caluroso verano en Modeg había esquilmado los campos y quemado las hierbas, provocando que los pastores de la región tuvieran que guiar a sus rebaños al sur, hacia el Eld, buscando brotes verdes con los que alimentar a los corderos.
Todos ellos eran hombres temerosos de dios, y todos ellos habían oído historias sobre aquellos parajes. Esa era la razón por la cual ninguno se atrevía a descender de los llanos a las cárcavas, pese que allí la hierba era verde y brillante como la mejor de las manzanas de Vintas.
Ricci era un pastorcillo joven y estúpido. Tenía un rebaño pequeño, no más de treinta cabezas, y en esos momentos descendía por un profundo valle atraído por el agradable sonido del agua que provenía de más abajo. Con suerte, allí habría un estanque con juncos y nenúfares, y una preciosa Dama del Bosque le entregaría una espada afilada como el viento y clara como la lluvia, con la que cualquier rival caería rendido tan sólo al escuchar el roce del metal al desenfundarlo.
Luego él la vendería y podría comprarse más ovejas.
El valle se estrechaba hasta casi convertirse en un barranco. En lo alto, Ricci creyó distinguir unas vigas de madera quebradas. Probablemente fueran los restos de un antiguo puente, reminiscencias de aquellos tiempos en los que los hombres dominaban el bosque y lo sometían a su voluntad.
Continuó avanzando entre los melojos. Esquivó unas cuantas zarzas y llegó a lo que en un tiempo ciertamente pudo ser un estanque con juncos y nenúfares y una Dama del Bosque, pero que en esos momentos sólo era un claro lleno de barro y moscas. La escasez de agua lo había secado, provocando que todo el lodo acumulado en el fondo durante siglos quedara al descubierto.
Un arroyuelo triste discurría a un lado, y Ricci dejó allí a sus borregos abrevando. Luego el cogió un palo, y se entretuvo lanzando ranas al lodo, porque le divertía ver cómo estas abrían los ojos cuando volaban. Pero una de las ranas no cayó sobre el lodo, sino que impactó sobre un extraño objeto metálico, produciendo un ruido parecido al que hacen las manzanas cuando las espachurras para hacer sidra.
Ricci se acercó con cuidado, intrigado. La rana huyó, croando, y él pudo ver lo que parecía una esquina hecha de un extraño metal negro. Buscó un palo más grande, y se dispuso a pescarlo. El objeto debía haber estado oculto durante años en el fondo del estanque, y la sequía lo había hecho quedar al descubierto. ¿Sería aquello el pomo de la Espada Mágica?
La curiosidad pudo con el pastorcillo y se zambulló en el lodo, intentando no perder de vista el objeto. Después de luchar contra el barro durante lo que a él le pareció una eternidad, pudo alcanzarlo. Y no, no era una espada. Era más parecido a una de esas herramientas que usan los carpinteros para darle forma a la madera, pero de metal. Tenía un aro de hierro soldado encima, y dentro una estrecha y afilada piedra que giraba sobre su eje.
El balido de uno de los corderos lo apartó de su ensimismamiento. Estaba anocheciendo y debía volver.
Se lavó en el arroyuelo y limpió aquel extraño objeto, que él mismo había decidido bautizar como Piedra que Gira, y puso rumbo hacia los llanos, mientras que no dejaba de preguntarse para qué serviría aquella cosa.


-Sus digo yo majia negra es. En jogos de dioses non habemus de meternus, y ya sus digo yo que esa cosa habitada está por Encanis.
Todos asintieron y murmuraron, en señal de concordancia.
Ricci sostenía su Piedra que Gira a la luz de la hoguera, para que la pudieran ver los demás pastorcillos. Todos se rebullían incómodos y la observaban cuando giraba. En verdad esa cosa debía estar habitada por Encanis, porque de nunca se había visto una piedra que quisiera mirar siempre al mismo lado. Tras más de medio día de observación, habían llegado a la conclusión de que lo que giraba no eran ellos, sino la estrecha y afilada piedra del centro, que parecía señalar a algún lejano y misterioso lugar.
-Como los jirasoles es. Pero en vez de mirar al sol, la espalda darle. Non es buen augurio. Cavar un oyo debríamos, y al fondo lanzarla. Asín ser debe, y asín...
-Non -sentenció Ricci.- Es mi pedra, si le tenéis pavor no la miréis, pero enterrarla no penso hacerlo -dijo, mientras la guardaba en su zurrón y se marchaba a dormir, a una distancia considerable de los demás.


Los ciclos transcurrieron y el tiempo no mejoró. Los pastos escaseaban cada vez más, y los corderos morían de hambre y sed. Era un mal año para los pastores.
Todos miraban y señalaban a Ricci. alguno incluso escupía a sus pies. Aquél estúpido muchacho los estaba arruinando, pues portaba la peste en su zurrón. Su Piedra que Gira había atraído una maldición sobre la región, pero al zagal no parecía importarle. Había decidido que ahorraría lo suficiente para ir a alguna ciudad donde hubiera estudiosos que le pudieran decir que era en realidad ese objeto que había encontrado en el estanque.
Y si le daban un buen precio, lo vendería y compraría ovejas.


-¡Marcus! ¡Ten cuidado, maldita sea! -exclamó Wagner mientras agarraba a su compañero del brazo, impidiendo que se precipitara al vacío.
-¡Por las pelotas de Tehlu! ¡Ya te dije yo que este maldito puente estaba podrido!
Mientras cruzaban el puente, un madero se había quebrado bajo sus pies, provocando que tropezara y casi cayera por uno de los lados. Pero Wagner lo había agarrado a tiempo, salvándolo de una muerte segura.
Temblorosos, terminaron de cruzar, y se tiraron sobre el suelo, agradeciendo no estar suspendidos sobre más de quince metros de caída.
-¿Estás bien?
Marcus se miró los brazos. Tenía un arañazo, y se había rajado la túnica. Además su bolsa se había abierto y…
-Oh, no…
-¿Qué sucede?
-La brújula -Marcus torció el gesto.- Se me habrá caído con el golpe -dijo, mientras se asomaba ligeramente al fondo del barranco. Allí había un estanque, y las ondas de su superficie ciertamente indicaban que algo había caído dentro.
-No te preocupes, esta noche haremos otra. No será de metal, pero con un trozo de madera y una piedra nos apañamos. Eso es de primero de sigaldría.
Marcus se lamentó.
-Sí, supongo que servirá -dijo mientras le echaba un último vistazo al estanque.- En pie, debemos encontrar un buen sitio en el que acampar.
-Vamos -dijo Wagner, mientras se incorporaba.


Era Prendido. Ocho pastores armados con largos cuchillos de despiece se acercaron al pastorcillo en silencio. Luego lo apuñalaron veintisiete veces. En teoría eran tres puñaladas por cabeza, pero algunos no sabían contar.
Cogieron su zurrón y cavaron un hoyo. Echaron cenizas, un penique de hierro y unas hojas de melojo, porque no encontraron serbal. Luego enterraron el zurrón, y dejaron el cadáver del muchacho en el bosque, para que lo devoraran los cuervos y las alimañas.
Así se había hecho siempre y así se seguiría haciendo. No se debía jugar con asuntos de dioses y magos.
Los corderos siguieron muriendo a causa de la sequía.

Todos somos tontos:
Era ya de noche cuando el mayor de los hermanos  estiró las piernas sobre el pasto que alfombraba el Eld, acercando peligrosamente las botas al fuego.

-¿Por qué se siente una sensación de llovizna cuando el viento sopla entre las ramas de los árboles?
Jaz miró hacia la copa de los arbustos intentando buscar la respuesta a semejante interrogante.
-Pregúntale las ardillas, Rud, ellas saben más de árboles y bosques que yo.
-Las ardillas no hablan, alguien tan listo como tú debería saberlo- respondió el hermano mayor con cierto aire de suficiencia.
-¿A sí? Pues deberías saber que, si alguien como tú es capaz de hablar, entonces una ardilla podría ser hasta bardo del palacio real- le aseguró el joven Jaz con tono de chanza.
Rud se mordió la lengua con cierto enfado.
-Jaz, algún día te haré besar el filo de mi hacha- le respondió sopesando su enorme arma.

El joven hermano menor se relajó de espaldas al tronco de un árbol
-Soy tu hermanito menor Rud, y se qué, tras esos músculos de piedra, hay un hombre bonachón.

Rud se quedó mirando su camisa aún ensangrentada tras un largo y silencioso rato. Levantó la vista, y se miraron lastimosamente.
-Un buen hombre no hubiese matado aquellas personas aquel día, pequeño Jazzie.
Jaz reconoció el cambio de tono de su hermano mayor, siempre lo llamaba así cuando se ponía sentimental.

El joven hermano se dejó envolver por aquel doloroso recuerdo.Rud había orquestado una verdadera matanza el día que atracaron la caravana. Debían saldar las deudas de padre, el Duque de Gibea lo había puesto bajo custodia, y exigía el doble de su deuda como pago.
La tarea se había ejecutado según lo planeado, él había interceptado la caravana haciéndose pasar por calderero, había incluso cantado canciones para pregonar sus productos, como si fuese un veterano en la profesión. Lo había calculado todo con mucho tino, ellos atacarían mientras los integrantes de la caravana se encontraran distraídos por el supuesto calderero.
Pero al final en estas labores todo cálculo tiene su margen de error, y sucedió algo inesperado. Durante la trifulca el tercer hermano murió, y Rud envuelto en cólera embraveció. Al culmino del día, se llevaron una gran cantidad de tesoros, y un hermano de menos.

Rud enjugó sus ojos con disimulo dejándose caer sobre el pasto. Mientras, Jaz acercó un fardo atiborrado de joyas, objetos, y saquitos de monedas. Hundió la mano haciendo resonar los metales entre ellos, y extrajo un objeto peculiar. Tenía la forma de un puño, y el material no sugería que tuviese valor alguno.

Jaz miraba el objeto con desorbitado interés, mientras Rud se acercó atraído por la curiosidad
-¿Qué crees que sea?
El aire alrededor del objeto era denso y vibrante, la mano de Jaz temblaba constantemente con diferentes patrones, como si el objeto no quisiese ser agarrado. Rud arrugó la nariz.

-Sabes- dijo Jaz- una vez leí un tomo, relataba la historia de un hombre poderoso y su vida en la universidad. Al culminarla, fue beneficiado con un objeto poderoso, con el cuál podía controlar el viento. Le llamaban Fiorete, o florinete, no lo recuerdo bien.
Ambos miraron el objeto, zumbando sobre la palma de Jaz.
-¿Crees que le interese al Duque?- Le interpeló el hermano mayor.
Jaz estuvo a punto de decir que un objeto así valía una fortuna. Pero su curiosidad e interés le arrancó palabras diferentes.
-No lo creo, Rud- dijo Jaz devolviendo el objeto al fardo- al Duque un objeto tan opaco y sobrio como este, solo le traerá enfado- Jaz le pusó el brazo por encima a su hermano casi que inclinándose- debemos centrarnos en salvar a padre. Bastante hemos perdido ya en esta tarea.
Rud asintió.

Los hermanos apagaron la hoguera y esperaron que el humo se dispersara. Prepararon los bártulos para la partida a la mañana siguiente, y se fueron a dormir.

La noche transcurrió tranquila y serena. Rud roncaba con un sonido que levantaba raíces de los árboles, mientras Jaz se llevaba otras labores a la mano.

Al amanecer partieron raudos, y para el atardecer fueron recibidos en el castillo del Duque de Gibea. Fueron desarmados y conducidos por varios pasillos y habitaciones que se interconectaban, hasta finalmente bajar unas largas escaleras que desembocaban en una fría habitación. Aquel lugar era austero, pequeño, y apestaba a engaño.

En el centro de la habitación había una mesa. Tras ella, un hombre calvo vestido de gris esperaba su llegada. A sus espaldas, tres hombretones del duque aguardaban junto a la puerta.

Jaz habló con soberana educación.
-Buenas sean las tardes mi señor, hemos traído el encargo del Duque, le suplico por favor, ¿Podría informarle se presente para cerrar el trato en persona?
El calvo miraba el fardo simplemente.
-El Duque se encuentra ocupado en labores más importantes. Vacíen el fardo encima de la mesa, y hagamos cuentas. Luego, si todo está en norma, liberamos a vuestro padre.

Jaz tuvo que obedecer, no tenía alguna otra opción. Hizo una seña al hermano, y este vació el fardo sobre la mesa. El oro y las joyas resplandecieron y revolotearon sobre la mesa.

El calvo miró el espectáculo lumínico con rara despreocupación, paseó las manos por entre los objetos, apartándolos hacia los lados, y haciendo incluso caer algunos hacia el suelo.
-¿Va todo bien, señor?- preguntó preocupado Jaz.
El calvo vestido de gris se irguió.
-¿Dónde está?
-No sé a qué se refiere señor, hemos traído todo lo valioso que había en la caravana.
-Escucha bien, paleto- dijo el hombre del duque con voz amenazante- no intentes pasarte de listo conmigo, ¿Acaso quieres ver a tu padre muerto? Nosotros sabíamos todo lo que cargaba esa caravana. El duque no necesita un fardillo lleno de juguetes dorados. Ahora dime, bastardo, donde tienes el florín.

Jaz sintió la punzada de la preocupación y del miedo.
A continuación, la voz de Rud fue seca y dura

-Hemos pasado mucho para conseguir estos oros, Jaz. Hemos perdido un hermano, y padre sigue encarcelado, -tenía la vista clavada en el calvo tras la mesa- dadle al señor el objeto raro.
-¡No lo tengo!- la voz de Jaz se quebró, llena de temor.
-¿Cómo?- el calvo hizo una señal a los guardias.
-¡Lo escondí en el bosqqqqggg!- la voz sonó ahogada cuando la mano del guardia lo tomó por el cuello.

Rud, que ya se encontraba encolerizado reaccionó como era de esperar. Tomó una daga de mango dorado que había caído al piso por descuido del calvo, y la enterró varias veces en la anatomía del guardia más cercano, se encargó del segundo abriéndolo en canal en el centro del pecho. El calvo intentó escapar, pero Rud clavó la daga en su cráneo sobrevolando la mesa de un salto. El tercer guardia había escapado.

Jaz estaba en el piso jadeando, tenía el cuello todo enrojecido, le faltaba el aire, pero estaba vivo. Rud lo levantó como a un muñeco de paja.
-Luego el tonto soy yo, eh Jazzie.

A Jaz le tomó un tiempo recuperarse.
-Escucha Rud, lo siento, fui un imbécil. Ahora seguro vendrán por nosotros. Lo mínimo que podemos hacer es ir por padre, se dónde se encuentra. Sígueme.

Continuará…


Votaciones:

Os recuerdo el funcionamiento: repartir 3, 2 y 1 punto a vuestros relatos favoritos. No es imprescindible hacer una crítica elaborada para votar, pero recordad que los comentarios siempre se agradecen ayudan a mejorar. Espero que no haga falta recordar que siempre se deben hacer desde el respeto.

Tenéis una semana para ello, hasta el miércoles 25 a las 23:59. No habrá tanta flexibilidad como con el plazo para entregar los relatos así que, ¡cuidado con dejarlo para última hora!  

Autores, intentad mantener el anonimato. Ya sabéis que tenéis permitido votaros a vosotros mismos.

Recuento:

  • Anillo de Oro: + 2

  • Crisaor: 3 + 1 + 2 + 1 + 1 + 3 + = 27

  • Del Principito al Viento nombrado:

  • La dama del lago: 1 + 3 + = 9

  • Página a página: 3 + 2 + = 19

  • Piedra que gira: 2 + 2 + 3 + 2 + 3 + 1 + = 32

  • Todos somos tontos: 1 + 2 + = 7

    (Actualizado 25/10/2017)

La verdad es que no he decidido todavía cuántos pasarán a la siguiente ronda; el año pasado fueron tres pero había dos relatos menos... Bueno, pensaré en ellos,  ya veremos cómo se desarrollan los acontecimientos.  

Una última cosita: he decidido premiar con dos puntos (uno por cada día extra) al único relato que se envió dentro del plazo inicial establecido. Los añadiré tras el recuento final, cuando todos hayan votado, para no dar pistas.


PD: Me honra de orgullo y satisfacción poder deciros que este es mi mensaje número mil! Ojitos 1


"Conoces a una muchacha tímida y sencilla. Si le dices que es hermosa, ella pensará que eres simpático pero no te creerá. [...] Existe una manera mejor de hacerlo. Le demuestras que es hermosa. Conviertes tus ojos en espejos, tus manos en plegarias cuando la acaricias. Es difícil, muy difícil, pero cuando ella se convence de que le dices la verdad... de pronto la historia que ella se cuenta a sí misma cambia. Se transforma. Ya no la ven hermosa. Es hermosa, y la ven "
avatar
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por szao el Jue Oct 19, 2017 3:00 am

Bueno, me lanzo la primera a opinar. He de advertir que me han gustado mucho todas las historias, en todas ha habido algo que me ha llamado la atención para bien y esto es lo que he tratado de reflejar en mis comentarios. Como todas son geniales, a algunas os he tenido que ir restando por descuidos de comas y acentos. xD



Anillo de oro
Observaciones positivas:
Me ha gustado mucho la historia. Por esta razón, me hubiera gustado que la hubieras desarrollado más: alguna descripción más detallada del paisaje, de los personajes, etc. Sin embargo, como "microrrelato" está genial.
Tiquismiquis: Muy buena ortografía, no he vislumbrado ningún error.
Otras observaciones: No sé muy bien tus gustos, pero a mi me va lo violento y lo cruento en las historias. He echado en falta más sangre a ese final, siquiera algún crujido de huesos rotos al caer desde tanta altura.


Crisaor
Observaciones positivas:
Tu relato es el más me ha enganchado de todos en cuanto a historia. Tiene una trama muy bien llevada, con buenas descripciones y cortantes diálogos. La primera línea es la h***** caña; así es cómo se mete a un lector en el bolsillo nada más empezar.
Tiquismiquis: Algún acento, coma y signos iniciales de interrogación olvidadizos. Muy buena ortografía en general.
Otras observaciones: Vamos a ver... ¿Cómo te lo digo...?
Spoiler:
¿¿Pero qué va a pasar con Reden ahora?? ¿¿Para cuándo la continuación??



Del principio al viento nombrado
Observaciones positivas: ¡Que tiemble Rothfuss, que le ha salido competencia! Estoy segurísima que este relato es una página perdida de mi edición de El nombre del viento. Autor/a de este relato, con algo más de desarrollo en las historias (en la complejidad y originalidad de la trama) llegarás a lo más alto.
Tiquismiquis: Se echa en falta algún espacio entre los párrafos para facilitar la lectura.
Otras observaciones: Aunque la historia es original en sí, hubiera preferido un personaje original tuyo como protagonista del relato, no a Elodin. Al valorar más este aspecto, debo restarte puntuación ante otros relatos con contenido más innovador ese sentido.  


La dama del Lago
Observaciones positivas: Haces unas descripciones muy poéticas. Ains, me has enamorado. *w* En cuanto a redacción considero que tu relato es el mejor escrito de todos los que he leído. Es más, te puedo decir que haces algunas descripciones que son las que exijo a las novelas que leo. Sin embargo, le tengo una manía terrible a Felurian...
Tiquismiquis: Alguna coma y mayúsculas olvidadizas, pero eso no quita que tengas una genial ortografía. Como consejos para bordar aun más tu redacción: trata de utilizar más otros signos (puntos y comas, dos puntos) y más variantes en los nexos (por ejemplo, en los adversativos).
Cotilla: ¿En qué te has inspirado para el nombre del enano? Y, a ver, confiesa: has hecho copia y pega del nombre cada vez que lo tenías que escribir, ¿a que sí? ¿Cómo se pronuncia? xD


Página a página
Observaciones positivas: Sin duda alguna, el autor de este relato es un buen lector de Michael Ende y ha aprendido muy bien de sus historias de fantasía. Es muy original el juego que se trata de establecer entre el lector del relato dentro de la historia y uno de los protagonistas de esta. Sin embargo, no termina de resolverse bien, desde mi punto de vista como lectora externa. Tal vez hubiera quedado mejor la repetición de alguna frase más, tanto al principio como al final, para ayudar a esa estructura cíclica.
Tiquismiquis: En el segundo párrafo hay demasiadas frases simples, además se echa en falta alguna descripción más detallada. Hay por ahí alguna coma olvidadiza pero eso no quita que te merezcas una medallita por tu buena ortografía.


Piedra que gira
Observaciones positivas: Muy original a la vez que valiente atreverse a descoyuntar el marco temporal de la acción para tratar de sorprender al lector. El estilo es impecable, con breves y concisas descripciones.
Tiquismiquis: en una línea hay una confusión entre deber + inf /deber + de + inf, poca variedad de nexos adversativos ("pero" everywhere).
Recomendación al autor: Si te gustan las historias con unidades narrativas de varios núcleos argumentales que se van alternando, te recomiendo leerte La casa verde de Vargas Llosa.


Todos somos tontos
Observaciones positivas: Al ser una publicación en un post, muy acertado dividir las escenas con dos espacios para facilitar la lectura; muy atinado el uso de onomatopeyas.
Tiquismiquis: En lugar de poner tanta coma, en muchas ocasiones encaja mejor el signo ortográfico de los dos puntos; alguna tilde (tanto de más como de menos); alguna mayúscula olvidada; un "que" de más; alguna coma olvidada; informarle de que; liberamos (¿liberaremos?); escapar por huir.
WTF!!!: ¡Pero alma de cántaro! ¡¿Cómo se te ocurre finalizar un "microrrelato" con un continuará?! ¿Y el desenlace?
Spoiler:
¿Dónde está el rescate del padre de estos chicos? ¡A ver, que yo lo vea!



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Puntuaciones:

1 punto para... Todos somos tontos

2 puntos para... Piedra que gira

3 puntos para... Crisaor
avatar
szao
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Expo el Vie Oct 20, 2017 3:24 pm

Anillo de Oro

Este relato, en general, me ha resultado bastante aceptable. Es un relatillo curioso que me ha gustado leer, pero en última instancia la idea como tal no da casi nada de si y tampoco es que se aproveche para hacer humor de lo cotidiano o alguna sorpresa inesperada que haga brillar el minirrelato por alguna parte. Al final, he terminado de leerlo tal y como he empezado.

En verdad no tengo nada malo que decir sobre él como tal. Hay un par de comas que deberían ser punto y coma (o punto y seguido), y en "le sale ramas" debería poner "le salen ramas", pero es un error pequeño y eventual bastante irrelevante. El desarrollo de la historia es asombrosamente simple (y no veo que se gane nada, en este caso, gracias a la simpleza), pero dentro de esa simpleza todo funciona a las mil maravillas; protagonista pierde flecha por fallo suyo, protagonista intenta recuperar flecha, protagonista falla y rompe flecha, muy a su pesar.

Hay un aspecto del relatillo que consigue no volverlo anódino; el estilo narrativo. Si no me equivoco, en narrativa esto se llamaba "flujo de consciencia"; es un intento imitar el flujo de pensamientos, sensaciones y emociones de la mente del protagonista. Leemos todo no a través tanto de la acción como de los pensamientos puros del personaje.
La repetición del "mierda, mierda, mierda" para indicar su frustración, las oraciones cortas y simples, una detrás de otra, sin descanso y con una inexistencia casi total de conectores, el lenguaje informal y poco cuidado... todo ello, en gran medida factores que podrían hacer argumentar a alguien que esto está mal escrito (y podría estarlo mejor, cuidado, pero no cambia mi punto), logran que el relatillo sea una imitación muy efectiva de la mente del protagonista y se consigue ese "flujo de consciencia" que le da bastante carisma al relato. No es el mejor ejemplo de esto que he visto, pero sí me parece que se ha logrado adecuadamente.

La absoluta falta de pretensiones y lo corto del relato causan que el mismo como tal no me llame mucho la atención, pero lo correcto del desarrollo y el uso del flujo de consciencia en vez de un estilo narrativo tradicional me hacen, como he dicho, alegrarme de que tengamos este aporte aquí y podamos leerlo.

Como era de esperar tras lo que he dicho, no tiene ninguno de mis puntos, pero animo al escritor a apuntar más alto la próxima vez, porque diría que está claro que, en esta ocasión, no buscaba ganar.

PD: Me pregunto si se esconde algo en el relato que no haya visto/entendido, o lo de que lo llame Anillo y el nombre del mismo son solo un despiste que ha querido hacer el autor.
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Títere el Vie Oct 20, 2017 5:14 pm

Anillo de oro

Veamos... El relato está bien escrito. No voy a ponerme a analizar faltas de ortografía porque ese no es mi estilo, pero se nota que el autor ha escrito bastante y lo seguirá haciendo. Tiene un nivel que tira a alto, pero se queda ahí. Es una buena idea y bien desarollada, pero a la que le faltan ganas. Lo he leído y sí, bien, buena historia, pero nada más. El final era muy predecible, la típica resolución de los "amigos mercenarios" que te dejan tirado y fin. Le ha faltado un poco de realismo para mi gusto, que hubiera intentado lanzarle piedras a la flecha antes de trepar (que es lo que hace todo el mundo cuando se le cuela algo, tirar piedras xD) o que al caerse sus compañeros hubieran hecho algo, al menos uno de ello, pero que los demás lo hubieran disuadido, no sé, algo que al menos hubiera disimulado un poco los tópicos.

En definitiva, está bien, pero no destaca entre los demás.



Crisaor

Las cinco primeras frases son la hostia xDD Después, el relato continúa muy bien, está muy conseguida la sensación de estar contemplando sólo un pequeño fragmento de una historia y una trama mucho más larga y compleja. No tengo nada en contra de los diálogos, ni contra la manera en la que se narra el combate, ni sobre el estilo de escritura del autor. Pero tengo una queja. Sep, una. ¿En serio? ¿Más Adem? ¿Otra vez el rollo este del Adem exiliado? (abro paréntesis) a partir de aquí todas mis "quejas" vienen partiendo de la base de que el autor ha demostrado que es muy capaz, con lo cuál me "molesta" un poco porque sé que podríamos a ver tenido un relato mucho mejor. Pero eh, este está muy bien. Es de los mejores vamos (cierro paréntesis) Tío, que estamos en el puto Eld, podrías a ver narrado esto mismo (bueno, parecido, pero me refiero usando la misma estructura) pero usando cualquier otro personaje. Podrían haber sido fatas, podrían haber sido arcanistas exiliados, podrían haber sido gente poderosa de esta que menciona Rothfuss sólo en frases y en citas sueltas pero de los que podrías haber sacado mucho jugo. Pero nope, son Adem, que creo que han estado presentes en todos los concursos que hemos hecho xDD

Pues eso, que el relato es de los mejores y simplemente se desmejora un poco por esa falta de originalidad. Pero eh, chapó.



Del principito al viento nombrado

Lo siento autor de este minirelato, voy a intentar suavizarlo un poco, pero es que no me cansaré de repetirlo: ¿Porqué usáis personajes de Rothfuss? 
Kilvin y Elodin tienen un impacto muy profundo en las obras, son personajes muy complejos, con muchos matices, y a los que Rothfuss hace parecer los putos amos en sus obras. Y nosotros a Pat no le llegamos ni a los tobillos, con lo cual, usar a cualquiera de los personajes creados por el provoca una comparación de la que directamente vamos a salir muy mal parados. 
Esa es mi opinión, la idea de ir a Fata a por un Shaed está bien, pero lo estropea el hecho de tener a un Elodin demasiado esquizofrénico y a un Kilvin demasiado soso.



La dama del lago

Me encanta el nombre del enano xD Cuando termine el concurso, el autor tiene que decirnos como c* se pronuncia eso xDD
Para empezar, he echado en falta una descripción del protagonista, porque al decir simplemente "el enano" me lo he imaginado como tal, y en vez de tener a un tipo bajito en el bosque he tenido todo el rato a Gimli persiguiendo conejos con un arco. 
Después, no me ha gustado nada lo del medallón. 20 talentos me parecen demasiado como para que alguien, por muy tonto que sea, lo compre, y luego esos "poderes" de predecir el tiempo y apartar al enano de los peligros me han parecido demasiado incoherentes. Esto es Temerant, no Hogwarts.
La parte de Felurian sí ha estado bien, incluso me he reído imaginándolo corriendo como un desgraciado y lanzándole cosas xDD Pero ese buen final no ha sido suficiente para salvar el resto del relato, al menos en mi opinión.
(Y me han faltado comillas o cursivas para ilustrar los pensamientos de Yves)
En definitiva, la idea es buena y original, pero ha fallado en la ejecución.



Página a página

No me ha gustado nada que el autor me diga lo que tengo que hacer. Yo leo como me de la gana, así que te llevas cero puntos.

Ahora en serio, la primera vez que lo leí no me gustó y pensaba darle una mala crítica, pero al ir releyéndolo me he enterado de que es lo que ocurre en realidad y ha sido como: Wow, autor puto amo. Aparte de que las descripciones de los personajes son magistrales, con ese estilo de describir vagamente físico y contar algo sobre la vida de este, para volver rápidamente a la acción, cosa que me encanta, el estilo de escritura es muy limpio y explícito. No se anda por las ramas con tonterías pero tampoco se pasa dando demasiadas explicaciones y recreándose con metáforas. Así que me ha encantado. Bravo, aplausos, estupendo.
Lo único que puedo poner como pega, es que el nombre del protagonista es una mierda. Gaanle xD




Piedra que gira


A este relato le faltan palabras. Es muy original, y está muy bien escrito, no tengo nada que criticar sobre esos aspectos, pero la idea debería haberse desarrollado en el Concurso de Relatos, no en este.
Comienza muy bien, se lee muy fácil y es entretenido, pero termina a trompicones, con la conversación y el "flashback" metidos como con prisa para finalizar el relato. 
Como parte buena es, de los siete, el que mejor me ha transmitido la sensación de estar en el Eld, esas descripciones escuetas pero directas del terreno han ayudado mucho, y, de los siete "Eld" en los que se han ubicado las historias (porque aunque estemos en el mismo bosque cada uno lo describe como quiere) este ha sido mi preferido, con sus historia, sus leyendas y sobretodo, sin bandidos xD Que a ver, vale que cuando Kvothe vaya a el Eld encuentre un campamento de bandidos, pero eso no significa que toooooodo el Eld esté lleno de ellos. Y también vale que cuando vaya al Eld encuentre a Felurian y consiga un Shaed, pero eso no significa que los demás también lo vayan a hacer. 
No sé si me he expresado bien, pero vamos, me refiero a que es el único que ha narrado una historia en el Eld sin usar nada que hubiera usado Rothfuss antes. 
Me ha gustado, creo que puede estar entre los tres mejores.



Todos somos tontos


Continuará. Lo siento, pero es con lo que me quedo de este relato. Ese "continuará" metido a cajón. Es como si al autor le fuera indiferente el límite de palabras, él ha escrito la idea que tenía y donde se ha quedado, pues se ha quedado. No habría sido muy complicado terminar con un "fundido en negro", en plan de que le hubieran dado un fuerte golpe al hermano y hubiera perdido el conocimiento, para así ya dejar el resto a manos de la imaginación del lector. Pero no, has dejado el "continuará" y ya, y para mí este error es bastante grave. Aunque lo intente no lo puedo pasar por alto, porque aunque sea una mísera palabra, cambia por completo toodo el relato. Hace que el minirelato no sea un minirelato, simplemente es medio relato.
Respecto a la idea, bueno, está bien, no entiendo para qué querría el Duque de Gibea un florín, y me parece un poco irrisorio que manden a unos tipos a asaltar una caravana de la que sólo quieren el florín sin órdenes más precisas, porque las posibilidades de que el florín se pierda, pareciendo un cacho de hierro como es, son demasiado altas.
Resumiendo, el relato está bien escrito, bien llevado y tiene una idea aceptable, pero falla en el final.





Y ahora, el spoiler que todos estabais esperando, y que probablemente sea la única parte que leáis de mi post, o que sea lo primero que hagáis, porque es muy tentador clicarlo y ver para quién son los puntos, sep, lo és, miradlo aquí abajo, con esa fuente blanca y ese fondo marroncillo, deseando que alguien lo clique para revelar los secretos que esconde  Risa 6

xD venga va

1 punto para:
Risa 7 CrisaorRisa 7


2 puntos para:
Cool 2 Piedra que gira Cool 2


3 puntos para:
Triste 14 Página a página  Triste 14


Espero que no os desaniméis con las críticas, porque todas las he escrito con la intención de ayudaros a mejorar (cosa que no sé si puedo hacer, porque eso siginificaría que yo sí sé como escribir un minirelato xD) y eso, suerte a todos  Feliz 6


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
avatar
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Expo el Vie Oct 20, 2017 6:43 pm

La Dama del Lago

Sinceramente, me apena el cómo está escrito este relato. Me apena porque se nota que el autor apunta maneras. Hay frases poéticas y fuertes, descripciones bellas y, construcciones de frases interesantes y en general un alma lírica bastante presente en todo el relato, pero sin llegar a resultar poco natural o pretencioso. En términos informales; la persona que ha escrito esto sabe qué palabras usar y sabe cómo hacer que lo que escribe sea bonito.

Entonces, ¿qué me apena? Que, al menos para mí, todo lo anterior da igual. No puede brillar. No funciona. Y no lo hace porque aunque lo anterior sea cierto, esto también lo es: Primero, el autor no tiene ningún cuidado en no repetir palabras cercanas entre sí, y segundo y muchísimo más relevante; el autor de este relato no sabe usar los signos de puntuación.

No hablo de que hay varios errores con los signos de puntuación, de que falten algunas cosas o de que otras debieran cambiarse. No, aquí no hay fallos eventuales, ni en pequeña ni en gran cantidad. Aquí hay, y esa es mi sensación, un puro desconocimiento de la correcta utilización de los signos de puntuación en la expresión escrita.

Y sí, en parte habla una parte muy subjetiva mía que está harta de ver cómo la gente usa comas para separar lo que gramaticalmente son dos oraciones completamente diferentes. Ese es el mayor error de este relato, y ocurre una, y otra, y otra vez; es un continuo. También hay muchas comas faltantes (podrían usarse las que debieran sustituirse por un punto o por un punto y coma), cuya ausencia acaba por ofrecer muchas oraciones que transmiten apuro cuando no deben y se sienten poco cuidadas. Esto último podría deberse al estilo del escritor más que ser un fallo como tal, pero personalmente, si es consciente, no me parece que logre más que empeorar el relato.
En todo caso, hay problemas de puntuación en general, y no hablo solo de los míticos coma, punto y punto y coma.

Por ejemplo: Yves Ásgerfinnbjorsdört de Hood también llamado “el enano” maldijo en su mente puto conejo, estate quieto.

Esto bien escrito: Yves Ásgerfinnbjorsdört de Hood, también llamado “el enano”, maldijo en su mente: «Puto conejo, estate quieto.»

Esta no es la única manera de escribirlo bien (por ejemplo, a mí no me gustan los dos puntos y lo habría construido de otra manera para evitar su uso), pero al menos es correcta, y he necesitado mucho rojo para que lo sea.

Siento ser tan duro, pero lo digo en serio; si el autor arreglase sus problemas con los signos de puntuación (y de manera natural esto arreglaría algunos problemillas de sintaxis también), pasaría a escribir de forma super bonita, porque realmente eso es lo único que le falla dentro de un estilo cargado (en el buen sentido) y lírico que podría funcionar muy muy bien.
Pero es que es una carencia y un fallo muy gordo, al menos a mi ver.

Dicho todo esto; vamos a la historia y el desarrollo. Opino como Tit sobre el medallón; lo de los 20 talentos me parece una flipara muy gorda. Entiendo por qué has puesto que costase tanto, pero creo que te me has ido un poco de madre. En todo caso, es un mero detalle sin importancia y es muy discutible y subjetivo el que esté "mal".

Lo de los poderes ya no es tan detalle y tampoco me convence. No me parece un "problema" muy resaltable y es algo más bien personal, pero simplemente este medallón no me pega en el mundo de Rothfuss. Es algo demasiado material y de funcionamiento concreto como para transmitir esa sensación de fantasía y desconocimiento que viene con los elementos de magia blanda del mundo de las crónicas, pero al mismo tiempo su funcionamiento es demasiado fantástico y azarosamente exacto como para sentirse en concordancia con los elementos de la "ciencia mágica" de esta diégesis, como la sigaldría o la simpatía, ni puede explicarse en términos de estas.
Este medallón, necesariamente, es un objeto modelado, pero ni aún así consigue sentirse satisfactorio, porque cuando en las crónicas se habla de este tipo de cosas, volvemos a lo mismo; o bien dan sensación de asombro, resulta algo misterioso e incomprensible, casi poético, o bien dan una sensación muy real y material, pueden explicarse sus propiedades mediante la física (aunque solo sea para indicar cómo rompen sus leyes), etc.

Al final, la sensación que da este medallón es la de un objeto mágico que funciona tal que así pues porque es así como funciona, sin que sea algo lo suficientemente vago y misterioso como para funcionar como "elemento incomprensible" ni algo lo suficientemente bien fundamentado y coherente como para que se sienta real. El hecho de que, aún teniendo estas extrañas capacidades, el relato y su historia traten al objeto como inútil y la conclusión final sea justo que no le ha servido de nada, no ayuda a legitimizar este extraño artefacto porque parece innecesario que sea así.

Personalmente, yo lo hubiera vuelto un medallón normal con algún truco simpático para impresionar ignorantes que en realidad fuese una chorrada. La historia podría haber sido exactamente la misma y no habría elementos extraños en ella.

Aún así, obviando mis problemas con el medallón (que aunque le haya dedicado tiempo juro que tampoco es algo que me haya molestado casi nada; es más bien un apunte), debo decir que me ha gustado ver las peripecias de Yves (+10 por el nombre completo, XDDD). ¿Cómo decirlo? Resulta carismático. Me imagino al enano Yves por ahí, con el medallón con el que le han timado, intentando convencerse a sí mismo de que no le han timado porque es un terco, intentando por todos los medios cazar al puto conejo de los cojones porque coño, lo va a cazar y no se hable más. Me gusta cómo se introduce que es sordo y luego cómo se introduce que es mudo, y el humor que viene de ahí. Me gusta la reflexión de que podría vendérsela a alguien para luego seguir buscando al jodido conejo como si en ese momento no importase nada más.
Puedes sentir una personalidad muy fuerte en Yves gracias puramente a la narración, y me parece que eso es algo que se logra muy bien.

Al final, mientras busca al conejo, se encuentra a Felurian, y el autor nos da un párrafo lleno de adjetivos bien pensados y símiles poéticos que gracias a Tehlu no se ve demasiado importunado por los problemas de puntuación (aunque los haya y sin ellos esto hubiese sido mucho más bonito de leer).
Aplaudo el que el ensimismamiento lo pierda por ver al conejo, ya que pega muy bien con todo lo que hemos visto anteriormente y personalmente me ha hecho mucha gracia. A eso simplemente le sigue una pequeña batalla contra Felurian que termina como debe acabar, concluyendo con que el medallón no le protegerá una mierda de ella.

En resumen: mala idea (a mi ver) hacer que el medallón fuera algo más que una pieza inútil con algún truco barato de simpatía que lo hacía verse "mágico", cuando esto hubiera focalizado mucho mejor el relato y hecho más satisfactoria la conclusión, además de traer los problemas mentados arriba. Más allá de eso, una genial presentación de personaje y un desarrollo de acontecimientos de nuevo simple pero efectivo, si bien diría que no se cuenta nada realmente interesante en él. Más allá del carisma logrado en Yves, el cual aplaudo, lo que cuenta el relato no es especialmente interesante.

No le doy ninguno de mis puntos.
avatar
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Rhasent el Sáb Oct 21, 2017 12:06 am

El anillo de oro.

El tema central del texto está bien definido, el uso de la primera persona del presente produce una sensación de intriga sobre lo que va a pasar, además de que ser una narración subjetiva a través de los pensamientos del protagonista según lo que va ocurriendo en el relato es bastante interesante, un buen recurso dificil de utilizar correctamente, y por ello debo decir que a veces resulta un poco "objetivo" me faltan un par de opiniones personales en algunos momentos, por ejemplo cuando  se cae, no explica como se siente, o apenas lo hace;

"Finalmente puedo tocar la flecha con mi mano. Intento agarrarla. Pierdo el  equilibrio y me caigo. Mientras caigo veo la flecha. Sigue en el árbol pero falta la mitad. Curioso. Un golpe seco, mis amigos se sorprenden. Me miran durante un instante y luego se van. Veo que  tengo algo agarrado con mi mano derecha. Media flecha. Mierda, mierda, mierda."

Con respecto a la ortografía no he encontrado ningún error, lo cual es de agradecer.
El uso del "Mierda, mierda mierda" como recurso para entender que piensa el personaje está guay, ahora bien, no soy partidiario de repetir la misma expresión continuamente.
Me parece interesante resaltar el uso de oraciones simples que hay en el relato, crean un aire diferente al de un relato normal y eso me gusta bastante, aunque pienso que en algún momento no hacía falta, y se podría haber unido por un nexo, pues ciertas partes se me hacen un poco "metódicas",  pero eso ya es personal xD


Con respecto al contenido: Me da la sensación de que es un poco "aburrido", el relato en sí mismo no me transmite nada, la pequeña historia que nos cuenta no consigue que me llame la atención. En la caída del árbol podrías haber escrito algo interesante para terminar el relato de una forma más impactante, y no de esa forma.

En resumen, no le doy ningún punto, pero no me parece un mal relato, creo que si se hubiese trabajado un poco más podría haber sido más interesante.


Última edición por Rhasent el Sáb Oct 21, 2017 12:10 am, editado 1 vez (Razón : Erratas menores y un ligero cambio de palabras.)
avatar
Rhasent
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Hoja de Personaje
Nombre: Rhasent Igneus
Sexo: Hombre
Edad: 18

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Rhasent el Sáb Oct 21, 2017 12:30 am

Todos somos tontos.

Sinceramente, el texto me ha gustado muchísimo.

Utiliza bastante adjetivos variados y no veo repeticiones que puedan entorpecer el trabajo, y eso me gusta, lo cual me hace pensar que el autor se ha trabajado bastante el relato.
Los recursos estilísticos que existen funcionan bien en el relato.
La ortografía es perfecta y eso me encanta.
Con respecto al contenido: Un buen tema, bien desarrollado y con una trama muy interesante, la historia engancha mucho y realmente crea una sensación en el lector de saber que ocurrirá en las siguientes escenas.
Los diálogos están muy bien conseguidos, utiliza un léxico interesante y variado, me gusta.

En resumen, que está bastante bien y el autor parece ser bastante experimentado en la escritura, o eso me parece.

 Pero esto es un RELATO cortado a la mitad y cuajado con un "continuará", si hubieras hecho algo diferente  para que esto realmente fuera un micro relato te hubieras llevado un par de puntos, pero lo siento, no lo es, y por eso no te puedo dar ningún punto. De verdad que me sabe horrible, pues este relato tiene muy buena calidad, pero si no es un microrelato, no te lo puntuaré como tal.


Última edición por Rhasent el Sáb Oct 21, 2017 12:33 am, editado 1 vez (Razón : Erratas menores.)
avatar
Rhasent
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Hoja de Personaje
Nombre: Rhasent Igneus
Sexo: Hombre
Edad: 18

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Rhasent el Sáb Oct 21, 2017 1:27 am

La dama del lago. 

https://gyazo.com/6dda60ff032ec937ade2c536b5b8f33d

https://gyazo.com/c8d82c9aac18ade93a5c882f50337569


(Tenéis que hacer zoom para leerlo bien).





Edito: El foro me borra los colores, así que he decidido poner un gyazo en vez de escribirlo otra vez todo.


Última edición por Rhasent el Sáb Oct 21, 2017 2:35 pm, editado 1 vez
avatar
Rhasent
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Hoja de Personaje
Nombre: Rhasent Igneus
Sexo: Hombre
Edad: 18

Volver arriba Ir abajo

Re: II Concursos de minirelatos 2017

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.