Tres días de Kvothe
Últimos temas
» ¿Qué estás escuchando?
por Exez Hoy a las 5:28 am

» Elige la mejor canción
por Exez Hoy a las 5:27 am

» Comentarios de ''Entre árboles y musgo''.
por Exez Hoy a las 5:21 am

» Palabras Encadenadas
por Exez Hoy a las 5:11 am

» ¿En qué escena estoy pensando?
por Exez Hoy a las 5:06 am

» No me ha traído el viento, pero soy nueva
por Exez Hoy a las 5:02 am

» Elige al mejor personaje (videogame edition)
por Durzo Hoy a las 1:57 am

» El Club de los Martes
por Durzo Hoy a las 1:52 am

» Ricci
por Ricci Hoy a las 12:25 am

» Peinando a Kvothe
por lcastf00 Ayer a las 11:46 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

51% 51% [ 454 ]
19% 19% [ 167 ]
2% 2% [ 14 ]
16% 16% [ 141 ]
5% 5% [ 40 ]
2% 2% [ 17 ]
6% 6% [ 53 ]

Votos Totales : 886

Twitter
Twitter

Muy sano y muy bonito (Individual) (Narrativo)

Ir abajo

Muy sano y muy bonito (Individual) (Narrativo)

Mensaje por Durzo el Dom Ene 21, 2018 11:48 pm

Vivíamos en Tarbean. Mi familia no era ni pobre ni especialmente acomodada, tenía comida en la mesa y una cama todos los días, pero nos lo ganábamos con nuestro trabajo, por eso mis padres habían puesto esperanzas en mí para que mis estudios me permitieran ganarme la vida siendo independiente, incluso de mandar dinero a casa. Desde pequeño mi padre me había educado para estudiar todos los días y enseñado a trabajar el campo como es debido, arar la tierra, sembrar y recoger lo sembrado... Lo único que teníamos de valor era ese pequeño cacho de tierra que aún así teníamos que pagar para mantener, pero no nos quejábamos, incluso lo agradecíamos. El dinero que entraba en casa lo traían mis padres vendiendo lo que sobraba o no necesitábamos, lo cual era muy pocas veces. Cuando mi padre murió de enfermedad, teniendo yo apenas 14 años, todo cayó en picado. A partir de ahí ayudaba a mi madre con el trabajo, pero pasaba más tiempo consiguiendo dinero haciendo trabajillos para la gente: recogidas, intercambios, limpiar... Sobre todo para personas ricas, me repugnaban, pero prefería eso a caer en la más absoluta pobreza, además mi madre no estaba en condiciones de pasar otro mal trago. Y la verdad es que no iba mal, cada ciclo teníamos dinero suficiente para los dos sin pasarlo muy mal, aún así había de todo un poco.

   Madre cada vez estaba más débil, así que al final decidimos vender las tierras por un buen cacho, de esta forma yo tenía más tiempo para estudiar y me sobraba para ganar dinero con tareas varias. 
Hasta aquí todo bien, pero un día...

   -... y 2 kilos de patatas -me dijo la anciana, terminando su pedido y dándome un buen puñado de monedas para la compra-. Y no tardes cachorro, estaré aquí esperándote.
   -Sí señora -un tono educado que tenía más que ensayado.
   Odiaba a estos malditos ricos, siempre con esos aires de suficiencia, creyéndose más que nadie, bah. Esos pensamientos rondaban mi cabeza siempre que terminaba de hablar con uno. Las personas a las que hacía recados acabaron llamándome cachorro por mi apariencia, unos lo usaban como mote cariñoso y otros con desprecio; a mí, sinceramente, me gustaba. Mi fama de recadero había hecho de mi alguien en quien los señoritingos y señoritingas podían confiar. Pobres ingenuos. En todos los recados me había quedado con una parte de lo que sobraba más lo que ellos me daban, con el tiempo descubrí que así conseguía más dinero que sólo con la propina. "Autopropina", como a mí me gustaba llamarla.

   Caminaba a paso ligero por la misma ruta de siempre a comprar todo lo que esa bruja me había ordenado, pasé delante de mi casa como de costumbre pero había mucha gente ahí reunida, entrecerré los ojos mirando hacia allí, como si eso me permitiera ver a través del tumulto de personas. Me abrí paso sin ningún miramiento, un par de guardias intentaron pararme sin mucho empeño y conseguí entrar en casa. La escena me dejó helado.
   Dentro había otro par de guardias, discutiendo, y más allá esta madre, inmóvil, tumbada boca abajo, desnuda, en el suelo y con sangre alrededor del cuerpo, la casa estaba hecha un desastre. ¿Había sido un asalto? Obviamente no me paré a pensar eso, cuando los guardias se dieron cuenta de mi presencia salí corriendo en dirección a ninguna parte y reprimiendo el shock. Cuando giré una esquina era demasiado tarde, me estaban siguiendo y una mole de carne me arrastró a un callejón y me tiró como si fuera basura. Detrás tenia la pared; delante, un hombre grande y ancho (el que me había agarrado) y a su lado uno alto y fibroso. 

   Esos guardias eran más rápidos de lo que pensaba, ahora estaba jodido.


Última edición por Durzo el Sáb Feb 03, 2018 8:07 pm, editado 1 vez
avatar
Durzo
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Hoja de Personaje
Nombre: Sarko Athano
Sexo: Hombre
Edad: 21

Volver arriba Ir abajo

Re: Muy sano y muy bonito (Individual) (Narrativo)

Mensaje por Durzo el Mar Ene 23, 2018 6:48 pm

No me liaré mucho con los detalles, los guardias intentaron apresarme por haber robado a unos cuantos ricachones, opuse una resistencia histérica e inútil, y lo único que conseguí sacar fueron un par de golpes más, un corte que da origen a la cicatriz que tengo en la nariz y mi actual apodo, pasé de ser un cachorro a Lobo.
   Pero parece ser que la suerte estaba de mi lado. Un grupo de gente se había parado en el inicio del callejón a observar la escena, reconocí a algunos para los que trababa entre la multitud, y fijaos por donde, resulta que no eran tan egocéntricos como pensaba. Lars, un chaval joven que me sacaba unos años pero con el que me llevaba bien de tantas visitas que le había hecho dio un paso al frente y dijo en voz alta:

   -¿En serio vais a hacerle esto a un niño sin padres y apenas dinero? Es cierto que nos ha escatimado algo de dinero, pero seamos sinceros, la cantidad que se ha llevado era insignificante para nosotros.
    
   Se oyeron palabras de acuerdo y gestos de comprensión. Me emocioné, y antes de que estuviera a punto de echarme a llorar, más personas de clases tanto altas como bajas dieron sus discursos; que yo era un buen muchacho, les había ayudado mucho, no me merecía esto. Los guardias empezaron a bajar la custodia hasta que quedé libre, pero no huí, quería escuchar todo lo que tenían que decir.
   La escena se prolongó un poco más, pero de repente apareció una mujer de mediana edad que había acudido a mí un par de veces. No me caía nada bien, y llegué a odiarla cuando todo el mundo se calló para mirarla, lo que oí y vi en sus ojos la delató. Ella me había denunciado y por su culpa habían matado a mi madre. Probablemente exageró los hechos y los guardias no se cortaron a la hora de intervenir. No me arrepiento de pensar todo lo que pensé, pero espero no verme obligado a hacerlo otra vez. Entonces habló con voz ligeramente temblorosa pero sin una pizca de duda:

   -Lo... Lo siento cachorro... Yo...
   -Me llamo Sarko -la interrumpí.
   -De acuerdo Sarko... No quería que le pasara eso a tu madre, me enfadé cuando me di cuenta de lo que hacías y es cierto que quería que pagaras por tus actos, pero no que llegara a este extremo -estaba diciendo la verdad.
   Maldita sea, mi odio en ese momento pasó de los ricos a los guardias, los miré de manera elocuente y estos se removieron nerviosos ante tanto público. Esta vez gané yo, haré un resumen rápido, todas las personas para las que había trabajado se pusieron de acuerdo en castigar a esos dos guardias por asesinato y violación, sobran explicaciones sobre esto último. Los destituyeron de su puesto y los azotaron en plena calle, sonreí ante tal espectáculo.
   Cuando se llevaron a los exguardias se me acercó la anciana a la que había visitado anteriormente.

   -¿Sarko? -la miré-. Hola querido, siento mucho lo que ha pasado, como ayuda puedes quedarte con el dinero que te di para el pedido. Sé fuerte y haz de ti un hombre de provecho.


   Me despedí de ella con mi primera reverencia sincera. Con el dinero que tenía me compré una espada fiel y ligera, me serviría como herramienta y de defensa; a parte de eso compré víveres y algunos útiles.

   ¿Para qué?

   Me fui derechito a la Universidad.
avatar
Durzo
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Hoja de Personaje
Nombre: Sarko Athano
Sexo: Hombre
Edad: 21

Volver arriba Ir abajo

Re: Muy sano y muy bonito (Individual) (Narrativo)

Mensaje por Durzo el Mar Ene 23, 2018 7:53 pm

Viajar es muy sano y muy bonito. 

   El viaje a la Universidad apenas duraba un ciclo, pero me dio para un puñado de conocimientos muy bien recibidos. Conocí a un maestro que también iba en dirección a la Universidad y que se alegró mucho de conocer a un futuro alumno, me enseñó lo básico de la simpatía para tener una buena base cuando llegara, lecciones que entendí y apliqué bastante bien, aunque aún disto de ser un simpatista experto. 
   Unas horas después de despedirme de este maestro (se desvió para pasar por nosedónde) me encontré con un caballero a medio hacer, pues no tenía el caballo, pero sí el porte, además, tenía el escudo oficial del rey en el pecho. El se dirigió a mí primero, en un tono muy alegre y jovial:

   -¡Saludos joven! ¿A dónde te diriges? 
   -Me llamo Sarko, señor. Voy a la Universidad, a continuar mis estudios y dedicarme a algo que me sirva para comer.
   -¡Vaya! -abrió mucho los ojos- pareces muy joven para ir a un sitio tan prestigioso -ladeó la cabeza, convirtiendo esa frase en una pregunta.
   -Lo cierto es que ya tengo 17 años, señor. Además llevo estudiando desde que tengo uso de razón -le sonreí amablemente y soltó una carcajada.
   -Puedes llamarme Randall, no hace falta que trates con tanta educación. ¿Te importaría si camino un poco contigo? -me devolvió la sonrisa.
   Hice un gesto dando a entender que me encantaría. Tras unos minutos de silencio me atreví a preguntarle.

   -¿Sería mucha molestia enseñarme a usar esto como es debido? -dije mientras sacaba mi espada.
   Randall la miró con una expresión orgullosa.
   -Por supuesto que no Sarko, pero practicar nos retrasará un par de días, ¿tienes mucha prisa?
   -La verdad es que no -aún quedaba casi un mes para el examen de Admisiones, me sobraba tiempo.
   
   Y así fue como aprendí a usar la espada, practicamos un montón antes de que empezáramos a entrenar ya en un duelo, mi hoja no era una espada típica y requería un uso diferente por su ligereza. Al final me sentía muy cómodo con ella, pero lo primero que Randall me enseñó fue a no usarla si no era estrictamente necesario y, entre los dos, llegamos a crear mi lema: "Una lengua bien afilada resuelve más problemas que la mejor de las espadas". Lo cierto es que Randall era muy elocuente, y me iba fijando en esas cosas. Nos despedimos con un apretón de manos y una cálida sonrisa.

   Cuando llegué a la Universidad pasé el tiempo que quedaba para Admisiones estudiando y en una posada de mala muerte, quería ahorrar por si algo salía mal. Conocí muchas personas, mejores y peores, contactos peligrosos y útiles, y cuando llegó el momento del examen lo pasé sin muchos problemas. No tardé en encajar allí.

   Ahora, a mis 21 años estoy aquí, viviendo, disfrutando y estudiando, me gusta mucho dar paseos y adoro la otra parte del puente. Y, sobre todo, estoy esperando con ansias e ilusión más personas que conocer y más aventuras por vivir.



(ROL FINALIZADO)
avatar
Durzo
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Hoja de Personaje
Nombre: Sarko Athano
Sexo: Hombre
Edad: 21

Volver arriba Ir abajo

Re: Muy sano y muy bonito (Individual) (Narrativo)

Mensaje por Maestro de los Carromatos el Miér Ene 24, 2018 7:48 pm

Rol finalizado, enhorabuena

-El usuario @Durzo ha recibido 260 puntos de experiencia y 3 puntos de Suerte.

No os olvidéis de canjear vuestra experiencia en el tema Gastar Experiencia.

Un saludo
Maestro de los Carromatos
avatar
Maestro de los Carromatos
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Muy sano y muy bonito (Individual) (Narrativo)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.