Tres días de Kvothe
Últimos temas
» ¿Qué estás escuchando?
por Dalcenti Hoy a las 5:55 am

» Lo que el público quiera
por Expo Ayer a las 9:29 pm

» Curiosidades de la saga
por Expo Ayer a las 9:15 pm

» Chaenball
por Netalia Ayer a las 7:50 pm

» Mis más sinceras...
por Netalia Ayer a las 7:36 pm

» El arte perdido de Dos Santos
por Netalia Ayer a las 1:36 pm

» Duelos Literarios VI
por Manoliyo Lun Jun 17, 2019 11:58 pm

» Escrales
por Exez Dom Jun 09, 2019 10:50 pm

» Un poco de todo.
por Ricci Vie Jun 07, 2019 2:30 am

» ¿Cómo, cuándo, dónde y por qué empezasteis a leer "El nombre del viento"?
por Ricci Vie Jun 07, 2019 2:27 am

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 011051%II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 0310 51% [ 486 ]
II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 011019%II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 0310 19% [ 175 ]
II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 01101%II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 0310 1% [ 14 ]
II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 011016%II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 0310 16% [ 153 ]
II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 01104%II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 0310 4% [ 42 ]
II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 01102%II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 0310 2% [ 17 ]
II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 01106%II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final 0310 6% [ 57 ]

Votos Totales : 944

Twitter
Twitter

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Expo el Dom Ene 20, 2019 1:52 pm

Sí, va en serio.

Os pongo en contexto, gentecilla. En 2014 hubo un empate entre dos relatos en el Concurso de Relatos, cuyo desempate jamás llegó a celebrarse. El concurso quedó atrás, y la necesidad de establecer un ganador para el mismo se desvaneció en el fluir del tiempo. Al final, simplemente se aceptó que ese año dos personas habían ganado.

A vuestro querido administrador esta situación le altera el feng shui.

Así que vamos a arreglarla. Aquí, en la segunda mitad de enero de 2019, después de haber pasado por 4 concursos de relatos más, vamos por fin a darle el final que se merece a ese concurso maldito y establecer un ganador para la segunda edición.

Os presento a los finalistas del Concurso de Relatos 2014:

LOS TRES FORASTEROS:
Anochecía. En la posada Roca de Guía reinaba el silencio, un silencio triple. El silenció más obvio fue roto por un joven que, calado hasta los huesos, atravesó el umbral de la puerta y la cerró con un golpe seco. Era de noche y una tormenta arreciaba contra las paredes de la posada.

—¡Tenemos un cliente, Reshi! —le gritó Bast desde una de las mesas del fondo.
Sin decir nada el chico cerró la puerta y se apoyó en la barra. Llevaba una túnica marrón con un gran gorro que le tapaba la cara y parecía nervioso, no dejaba de mover la mano enguantada que apoyaba en la barra. Kote entró con un montón de troncos que dejó con delicadeza al lado de chimenea.
—Haz algo útil y alimenta el fuego mientras atiendo a nuestro cliente —le ordenó.
Bast se levantó lentamente tras un suspiro mal disimulado y se encaminó hacia allí.
—Bienvenido, ¿Qué deseas tomar? —le preguntó Kote amigable.
El chico no respondió, y ante su silencio Kote enarcó una ceja, Bast se giró preparado para saltarle si se trataba de otro de esos espíritus que se camuflaban en los humanos. El joven dejó de mover los dedos y señaló un gran bidón de cerveza detrás de Kote. El posadero lo miró con extrañeza, pero cogió una jarra y se la llenó sin perderle de vista.
—Son dos drabines.

El chico rebuscó en su bolsa con torpeza, por lo que decidió quitarse el guante para facilitarse la tarea. Su mano encontró rápidamente las monedas y se las entregó. Sin demora se enfundó el guante, como esperando que nadie se hubiera dado cuenta, pero Kvothe no era tonto, estaba claro que el encapuchado no quería ser reconocido. Por sus manos no podía tener más de 16 años ¿Qué habría hecho que le obligase a esconderse? No parecían muy hechas al trabajo duro... ¿Sería algún hijo de un noble?
Guardó silencio mientras se sentaba en la mesa más alejada de la chimenea y de Bast. que decidió acercarse.
—Bienvenido a “la Roca de Guía”, me llamo Bast ¿y tú? —Le preguntó con una sonrisa amistosa.

Continuó guardando silencio. Bast empezaba a estar inquieto, lo que demostraba dando pequeños golpecitos al suelo con el pie. Tras un ligero suspiro, casi imperceptible, respondió.
—Isx
—¿Cómo dices? —preguntó sorprendido.
—Isx, me llamo Isx.
Su voz no era natural, la estaba variando de forma poco sutil para que pareciese distinta. Bast se dio cuenta.
—Pues bienvenido a Newarre ¿Por qué no te quitas esa capa mojada, te acercas al fuego y nos cuentas que te ha traído hasta aquí un día tan tempestuoso?
—No, gracias —le cortó.
—Bueno, si no te gusta el fuego no hace falta que te acerques, pero al menos quítate esa túnica y te daremos una manta para que entres en calor —insistió Bast.
—No hace falta, solo necesito que la tormenta amaine.
—¿Estás seguro? Se te nota en la voz que te estás poniendo afónico, yo me lo pensaría antes de seguir un largo viaje con una pulmonía y sin poder hablar. Estas tormentas duran bastantes horas, deberías aprovechar el tiempo que pases aquí y descansar. Se nota que lo necesitas. ¿A dónde vas, si no es indiscreción?- Le preguntó Bast.
—Voy… A la Universidad —Kote alzó la cabeza.
—¿Eres de esos que juegan con la magia oscura? —preguntó sorprendido y dando unos pasitos hacia atrás. Era una buena actuación, pero un Ruh lo habría hecho mejor.

—Si —contestó sencillamente. El numerito de Bast le había convencido y se mostraba más tranquilo —Creo que me acercaré al fuego, hace frío aquí dentro —. Se levantó y se colocó en una mesa más próxima. Por supuesto, dentro no hacía frío pero una túnica mojada no es lo mejor para entrar en calor.
—¿Quieres comer? —preguntó Kote, que hasta ahora había esperado tras la barra sin perder detalle.-Es un poco tarde, pero supongo que si tienes hambre puedo preparar algo.
—No, gracias. Lo que sí quiero es una habitación para esta noche, si tenéis alguna libre. —Aclaró mirando alrededor con mirada divertida.
—Sí, creo que tenemos alguna —respondió Kote.

La noche transcurrió sin más incidentes. Kote daba vueltas en su cama, Bast dormía con un sueño ligero e Isx, demasiado cansado para nada más, descansaba apaciblemente. El armario que había empujado contra la puerta y los cascabeles que había amontonado junto la ventana se lo permitían.

Cuando el chico subió a su habitación Kote y Bast aprovecharon para intercambiar sospechas, aunque no acordaron si sería algún joven noble que se había fugado de casa por algún ridículo motivo o si realmente iba a la Universidad y no tenía los fondos para costearle un viaje seguro.
Cuando el chico se despertó aún era pronto, pero Kote y Bast ya estaban haciendo como que estaban muy atareados. El posadero estaba en la cocina preparando las últimas manzanas que le quedaban para hacer tartas y su compañero fata estaba ocupado cortando leña.

—Buenos días —dijo Isx.
—¡Buenos días! ¿Quieres…? —Kote le miró. Volvía a llevar la misma túnica calada hasta abajo. Con voz cansada le explicó —: Verás, por lo normal respeto la intimidad de mis huéspedes pero esto me parece hasta ridículo. Si no te quitas ahora mismo esa capucha supondré que eres un delincuente y avisaré al alguacil.

—¡No! No, está bien —. Isx se deshizo poco a poco del gorro —Déjame que me explique. Me llamo Ixabel.
Era una mujer, de eso no cabía duda pues sus delicados rasgos junto a su largo pelo, ahora suelto, formaban a una bonita muchacha.
—¿Por qué te hacías pasar por hombre? —preguntó extrañado Kote.
Ixabel se quedó en silencio.

—¿Te persigue alguien?  —aventuró.
—No, no. Pensé… Que bueno… Era tarde, una taberna ocupada sólo por dos hombres, una tormenta que ahoga sonidos… Junto a una joven indefensa. No es una buena combinación y no sería la primera vez que intentan… obligarme a algo que no quiero.

En su bello rostro se veía que lo habían intentado más de una vez. Kvothe lo comprendió perfectamente, no era la primera historia de ese estilo que oía.
—Bueno, no te preocupes, aquí nadie te va a obligar a nada. ¿Quieres desayunar? Supongo que sí  —añadió sonriendo —¿Quieres algo más?
Hacía mucho que andaba errante por los caminos y acumulaba mugre, necesitaba un baño urgentemente. El pelirrojo parecía buena persona, aunque no podía decir lo mismo de su compañero pero, aunque lo pareciera, no estaba indefensa.

—Me gustaría tomar un baño.
—Claro, puedes desayunar mientras caliento el agua.
Tras un sustancioso desayuno que el estómago de Isx agradeció, se dirigió a la habitación que el posadero le había indicado. Empujó la puerta, parecía cerrada pero ya le había avisado de que esa puerta a veces se atascaba, estaban esperando al próximo mercader que viniera para comprar aceite. El agua estaba caliente y limpia. Antes de comenzar decidió colocar un pesado cubo con agua delante de la puerta por si acaso a alguien se intentaba colar. El posadero había ido al almacén y no sabía cuándo volvería, al igual que su compañero, que no había visto en toda la mañana.

Bast llevaba un par de horas cortando leña y aunque no estaba cansado había hecho, en la mitad de tiempo, el trabajo de dos hombres.
—¿Reshi? —Preguntó cuando entró en la cocina y no lo vio. —¡Reshi!
—Estoy abajo —le respondió su voz amortiguada —He dejado dos cubos de agua calentándose, llévalos a la habitación del desagüe, pero no entres, llama, déjalos a la puerta y vete —. Sería mejor que se lo explicase luego o que simplemente no se lo explicara, la insistencia de Bast por descubrirlo cuando la chica se fuera sería un buen entretenimiento durante un par de días.

Bast se dirigió hacia allí y los dejó a la puerta después de darle dos golpes.
—¡Gracias Kote! —gritó Isx. Esperó unos minutos para abrir la puerta y cogerlos, agarró el pomo y tiró con fuerza de la robusta puerta. Se encontró con Bast, que se había quedado para saber finalmente quién era en realidad. Ella sorprendida, dio un grito. Bast se quedo sin saber que decir, creía que se iba a encontrar a un estúpido noble y ya tenía un chiste preparado sobre su miembro, pero no esperaba encontrarse a una chica. Para su desgracia, Isx era precavida y llevaba una toalla, aun que no lo suficiente grande como para que Bast no pudiera entrever su figura. Cerró la puerta en cuanto se dio cuenta de cómo la miraba.

—¡Oh¡ Eh, lo siento  —se disculpó él. Abandonó el pasillo rápidamente cruzándose con Kote, que subía corriendo a ver qué sucedía —¡Reshi! ¡Isx es una mujer! Casi una niña.
—Dime que no has entrado, dímelo —. Le miró Kvothe —¡Te dije que no entraras! —le reprochó sin esperar respuesta.
—¡No he entrado! Ha salido ella —se defendió él.
—Te dije que te fueras. ¿Por qué nunca haces lo que te digo?
—Si me hubieras avisado habría tenido más cuidado —le soltó.
—Oh, seguro que sí —ironizó Kote —¿Tengo que recordarte aquella vez en Cershaen?
Bast se rió y se olvidó de su enfado.
—Nunca creí que la hija de un noble pudiera ponerse tan roja. Pobre chica… y eso que estaba sumergida de cintura para abajo —. Acabó soltando todo el aire en una carcajada.
—¡Ay, Bast! ¿Qué tengo que hacer contigo? —preguntó sonriente Kote. Era una de esas sonrisas que solo conseguía sacarle cada dos o tres ciclos y que inundaban la posada como una de esas lámparas simpáticas de la Universidad.
—Podrías castrarlo —interrumpió Isx, que ya estaba vestida con otra túnica.
—Si, eso sería una solución —afirmó Kote.
—Creo que te debo una disculpa, tenía curiosidad por saber quién eras. Lo siento —dijo Bast.
—Da igual, bueno supongo que ya no sirve de mucho ocultar mi rostro. ¿No? —A lo que hizo un amago de sonrisa —De todas formas me voy ya.
—¿No puedo convencerte de lo contrario? —le preguntó Bast con su mejor tono de Romeo.
—No, ya has visto más de mí de lo necesario —dijo de manera más brusca de lo que pretendía —. En fin, me espera un largo camino.
La joven subió a su habitación y recuperó su bolsa.

—Adios, Kote —se despidió en la puerta —Adiós…Bast —terminó con una tímida sonrisa.
—Que tengas suerte —le respondió Kote.
—Hasta pronto, Isx —. Se despidió con una ligera reverencia y una de sus mejores sonrisas fata.

LA ÚLTIMA DANZA DE CENIZA:
El invierno golpeaba fuerte, más de lo normal, y aunque las estrellas estaban cubiertas por una densa capa de nubes negras la nieve caía tranquila. En medio de Imre, en la gran plaza ambos oponentes se miraban a través de la noche, daban vueltas, dibujando un círculo en la nieve como un ritual de muerte. El pelirrojo, envuelto en su capa negra llena de finos copos, movió sus manos enguantadas para tomar su empuñadura, sacó su espada haciendo un floreo, revelando toda la magnitud de la hoja a su oponente, él simplemente sonrió.

—Vaya, la espada tan luego —soltó el hombre, casi como un reproche —. Tú sabes que yo soy más de puños. No suelo usar la espada con los humanos, claramente no merecen la pena. Al menos que necesite verlos por dentro —dijo revelando una sonrisa gélida y añadió —: Pero tú sabes que esa es mi última opción, tú bien sabes que me gusta aumentar su sufrimiento todo lo posible —. Los ojos del pelirrojo chispearon, revelando un verde profundo y oscuro. El hombre simplemente rió de buena gana soltando todo el aire que tenía, llenando su pequeño círculo del vaho de su aliento, por fin había hecho que se enojara de verdad. El hombre acercó la mano a su empuñadura y desenvainó lentamente, revelando su terrible espada de a poco. Era tal cual como la recordaba el pelirrojo: Un trozo de invierno. De filo como escarcha, empuñadura de témpano y la punta brillante, como un trozo de luna llena.

El hombre dio un paso hacia delante, luego otro calculando al pelirrojo, con su imperecedera sonrisa, esperando a que retrocediera. El pelirrojo buscó una posición, firme como montaña, sin demostrar el miedo que le revolvía las entrañas, listo para atacar. Al ver que no retrocedía, fluido y mortal como una avalancha el hombre lanzó el primer golpe, el cual fue recibido con un movimiento elegante y premeditado. El hombre lanzó un par de golpes más, analizando los movimientos del pelirrojo. Atacó lento y sinuoso, expectante de como lo detendrían, el pelirrojo detuvo los golpes, con agilidad viva, ansioso por encontrar un espacio en la defensa de su oponente para contraatacar. Poco a poco su danza macabra cobraba velocidad y poco a poco los tañidos de las espadas llamaban a despertar a la gente del lugar. Las personas se asomaban por las ventanas y desde el gran local frente a la plaza el sonido de la música dejó de sonar tan fuerte para dejar espacio al sonido de la pelea. Las espadas chocaron, una y otra vez, el hombre realizaba los golpes certeros y calculados, el pelirrojo los detenía y retrocedía. El hombre era como el agua, abarcando todo el espacio, moviéndose al son de la corriente, sus patrones eran precisos y mortales. El pelirrojo era como la roca, estático y resistente, no dejaba pasar golpe y sin embargo se resquebrajaba y cedía de a poco, ante la inevitable erosión.

De un momento a otro el hombre comenzó a atacar más rápido, su espada se deslizaba por el viento con toda la fuerza del invierno, cortando el aire como flecha blanca, apuntando, temible, al corazón del pelirrojo, robando su aliento, obligándole a moverse más rápido de lo que podía. El pelirrojo esquivaba y detenía la espada, el hombre lo llevaba a su límite y disfrutaba de lo sencillo que era ponerlo en apuros.

Cesura recibía los golpes y los detenía con precisión, retrocedía en la mano del pelirrojo y atacaba con fuerza y convicción. El pelirrojo encontraba espacios para atacar, pero se cerraban y tenía que improvisar, se movía dentro de los complejos pasos del Ketan pero para acabar con su oponente necesitaba algo más que eso. La espada de escarcha del hombre silbaba en el viento, mostraba sus afilados dientes, y precisa y mortal cual era cortó la espalda del chico del hombro a la cadera, rasgando la capa negra, su ropa y la tierna piel del pelirrojo hasta rozar sus fuertes músculos. El grito no tardó en llegar, retumbando en la plaza, perdiéndose en el frío de la noche. El pelirrojo saltó haciendo distancia, se llevó la mano a la herida por instinto y la sangre se escurrió entre los dedos.

—Hermoso —dijo el hombre, mirando la sangre manchar la nieve. El pelirrojo bajo la mirada siguiendo la del hombre, vio su sangre escurrir por su capa y llegar al piso. Levantó su mirada, aireada y redoblada de odio para encontrar los ojos del hombre. — ¿Estás guardando lo mejor para el final? —Dijo Ceniza, mientras bajaba la espada, estirando los músculos de sus brazos, como desperezándose — ¿O es que esto es todo lo que puedes hacer? ¿Acaso te dejé vivir para…? ¿Nada? —dijo, escupiendo la última palabra, mirando al pelirrojo con sus ojos de tinta, desapasionados. — ¡Vamos, dame una pelea digna de ti, de tu nombre y tu leyenda! — gritó lleno de ira —. Déjame sentirme glorioso al hincar mi espada en tu vientre. Déjame pensar que hice algo maravilloso, en vez de simplemente quitarle la vida a un mugroso, que no tuvo otro motivo en la vida más que llorar la muerte de sus padres y ver frustrado su pequeño sueño de venganza… ¡DAME UNA BUENA PELEA!

Kvothe se lanzó contra Ceniza, blandiendo su espada con furia y lagrimas, llenando su boca del nombre del viento, chocando Cesura una y otra vez contra la pálida hoja de su adversario. El viento acudió a la plaza, llenando todos los rincones. Kvothe hablaba mientras peleaba en lengua antigua, dictándole al viento que apresara a su contrario, que detuviera el movimiento de hielo y escarcha de Ceniza. Pero la mano del hombre no paraba, se detenía a segundos y luego volvía, ágil a componer los perfectos movimientos de demonio que con gracia desarmaban los mejores ataques del pelirrojo.

La nieve empezó a caer fuerte y constante gracias al viento que como tormenta acudía a proteger a Kvothe. El agua de la fuente corría hacia arriba desbordándose y el sátiro temblaba en su sitio por la fuerza de la ventisca. Ceniza sonreía mientras, por primera vez se defendía realmente con toda su fuerza.

Kvothe hablaba con el viento y atacaba con junto con él, y Ceniza reía de buena gana mientras se defendía. Cesura golpeaba y mordía la piel de Ceniza, él esquivaba fluido y con arrogancia los mejores intentos de darle muerte. Detuvo los mejores golpes del pelirrojo, tan fuertes que cualquier espada se hubiera roto. Y los devolvió con furia y violencia contra el chico, obligándole a defenderse del ataque. Las espadas chocaban y chocaban sin dar tregua hasta que débiles grietas asomaron en Cesura, la espada de Ceniza enfrió demasiado su metal. Las espadas chocaron, soltando chispas que salían disparadas a infinito cielo nocturno. Ambos oponentes quedaron tan cerca que podían oler la ira del otro.

—Eso estuvo mejor —dijo Ceniza, contento —. Ahora veamos si estas a mi altura.

Su rostro compuso la peor sonrisa asesina que Kvothe hubo visto nunca. El hombre tomó con ambas manos su espada y con todas sus fuerzas lanzó para atrás a Kvothe, tirándolo de espaldas a la nieve unos metros más allá. Luego, con pasos ágiles cubrió el trecho y alzando la espada con la punta hacia abajo buscó atravesar su  corazón, Kvothe apenas tuvo tiempo de girar y hacer espacio pero su capa quedó en su lugar justo cuando la espada se enterraba en el piso. Como resultado el Shaed quedó atrapado y Kvothe tirando del, Ceniza lo piso y con la mano libre cogió la punta de la capa y moviendo su espada como hoz cortó el Shaed por la mitad. El chico dio un grito de pánico y odio, estupefacto tocó la parte rota de su capa, sintiendo entre sus dedos los finos hilos de sombra y luna deshilacharse y caer por sus dedos como agua. El trozo que tenía Ceniza también se deshilachaba, los hilos se deshacían como arena hasta que ya no quedó nada de ella.
De pronto ya no había capa, ni hilos, ni algún indicio de que alguna vez hubo una.

Kvothe aun no salía del shock, el viento soplaba frío en su cara la que no reflejaba ningún sentimiento, parecía tener una máscara como un Adem bien entrenado. Ceniza le miraba jocoso tratando de descifrarlo, avanzó hacía él con la punta de la espada en el piso, rozando los adoquines, llenando la plaza del ruido metálico. Cuando estuvo frente a Kvothe movió su cuerpo a una velocidad tremenda, como un gran fuelle, su espada rápida se movió vibrante hacía arriba. El pelirrojo dio un solo movimiento hacia atrás, preciso, y esquivó el golpe.
Nuevamente empezaron su baile, pero ahora Kvothe era otro, no daba dos pasos si necesitaba uno, veía el viento, no se movía tres centímetros si necesitaba dos. Sus espadas crujían y chispeaban y Ceniza estaba satisfecho, el chico estaba a su altura. Peleaban como demonios, los golpes retumbaban en toda la plaza y desprendían la nieve de los techos provocando derrumbes blancos, la gente rezaba dentro de sus casas implorando la protección de Tehlu. Las terribles espadas chocaban y las grietas en Cesura cada vez eran más notorias. El fuego del chico y el hielo del hombre se fusionaban y se anulaban, eran uno.

Un golpe, fuerte y potente entre las espadas sonó en Cesura, como si el frío piso de hielo de un lago hubiera crujido bajo los pies de Kvothe, el sonido invadió los oídos del chico sacándolo de su concentración, quitándole el nombre del viento. La espada fuerte, la que había estado por infinitas generaciones en manos de los Adem, Saicere, se quebró frente a él. Y ahora yacía enterrada en la nieve en siete grandes trozos del metal precioso.

—Los mortales practican esgrima por unas pocas décadas como mucho —. Dijo Ceniza bajando la espada y levantando la vista al cielo, sintiendo en su rostro los copos de nieve — ¿Cómo podrían alcanzar la maestría que ofrece la inmortalidad?

Kvothe miró su espada y luego a Ceniza, su rostro seguía imperturbable y respiraba tranquilo. Ceniza también lo miró sintiendo sus ojos tras los suyos, como si lo tantearan por dentro, y por primera vez borró su sonrisa. Avanzó hacia Kvothe tomando su espada con ambas manos, Kvothe susurró algo inentendible, tiró la empuñadura de su espada y esquivó el corte, otro y luego el tercero. Con las manos desnudas no podía hacer nada más que esquivar, se movía ágil entre la nieve y no perdía la vista de la mirada de Ceniza, el hombre trataba con todas sus fuerzas de quitarle la vida, pero el pelirrojo era como el agua, perdiéndose entre los dedos del hombre en un patrón que no podía ver, a tan solo un metro el uno del otro, moviéndose al son de la corriente, el chico esquivaba y susurraba bajo el agua un nombre. La voz de Kvothe se volvió fuerte como piedra y acercándose a centímetros de Ceniza logró asirle los brazos con fuerza impresionante, el hombre trataba de zafarse pero los músculos de los brazos del pelirrojo eran como mil cuerdas de laúd trenzadas. Uno frente al otro, cara a cara, Kvothe compuso el nombre que había tras los ojos de Ceniza. Lo trajo del más amargo recuerdo de su infancia a la superficie, del hondo pantano de sus puertas cerradas, y lo pronunció con la fuerza de un Dios.

Férula.

La agilidad mercúrica de Ceniza se tambaleó y cayó, y su cuerpo se volvió débil y su mirada aciaga esquivó los ojos de Kvothe. Agachó la cabeza y sus rizos cayeron en cascada ocultando su rostro.

Te condeno a morir bajo el peso de tu nombre.

Ceniza reía y su cuerpo se movía en espasmos de dolor y risa. El viento helado dejó de aullar y todo se silenció, Kvothe abrió las manos y Ceniza cayó de rodillas en la fría alfombra de nieve.

—Te quité a tu familia. Tu música. Tu espada. Tu Shaed. Tu mujer. Te destruí de todas las formas que puede destruirse un hombre ¿Qué daño podrías hacerme que pudiera saldar todo el horror que te hice? Nada. Tú nunca podrás derrotarme, porque yo te vencí hace años. Ahora ya no eres más que silencio.

Ceniza alzó la mirada y de su rostro de porcelana ya no quedaba nada humano, sus rizos enmarcaban un rostro de demonio sin sonrisa y sin dolor. Le sonrió a Kvothe por última vez y al hacerlo las grietas en su cara se propagaron desde su boca por todo su rostro, como si fuera una máscara a punto de romperse. Se llevó las manos a la cara tratando de mantener las piezas en su lugar. Todos se asomaron llamados por el silencio sepulcral, hasta la pálida cara de la luna asomó tras las nubes bañando todo con su luz de plata. Ceniza bajó las manos y las piezas blancas cayeron en mil trozos. Un grito sobrehumano recorrió la plaza, las calles e Imre entero, las farolas estallaron en un pulso que se expandió desde su cuerpo como una gran explosión, destruyendo los adoquines en donde se encontraba. Un humo espeso y negro salió despedido de su rostro, escapando de su cuerpo como un gran cuervo enjaulado hasta que todo su ser desapareció y sus ropas se consumieron en un fuego azul.

Del que no quedaron ni las cenizas.

Voto único. Final de votación: 25 de enero.

--------------------------------------

Votaciones:
La última danza de Ceniza: 2
Los Tres Forasteros: 5


Última edición por Expo el Sáb Ene 26, 2019 12:35 pm, editado 8 veces
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Expo el Mar Ene 22, 2019 6:32 pm

He tenido un dilema muy gordo decidiendo a quién votar.

Veréis; La Última Danza de Ceniza me ha gustado más. Simple y llanamente. Si pensase únicamente en mi disfrute personal, ese relato me ha parecido mejor que el anterior.

Pero.

Los Tres Forasteros es un buen relato. No me parece especialmente resaltable en ningún sentido, pero es bueno. Las personalidades de Kvothe y Bast están bastante bien logradas, y permite creerse sin ningún problema que estás siguiendo a los mismos personajes que hemos visto en los libros; los diálogos están bien medidos y resultan suficientemente carismáticos por si mismos como para suplir la falta de acción (en el relato, como tal, no ocurre mucho). Durante todo el relato se crea un ambiente misterioso, en el que el escritor juega con el lector con la información para ir descubriendo más sobre el misterioso visitante. Logra en todo momento, creo, mantener el interés sobre Isx, y quieres seguir leyendo para descubrir qué se esconde detrás de su presencia.
Cuando llega al final del relato, tras unas cuantas puntadas de nuevo bien medidas, consigue resultar en un final que se siente medianamente cerrado, y medianamente satisfactorio. Nada grave, aunque claramente el relato nunca llega a explotar ni ir más allá. Cuenta lo que cuenta de forma efectiva, pero ni pasa de ese "de forma efectiva" en la narración ni lo que cuenta es, a mi ver, especialmente llamativo o interesante.

Al final del día, esto serían un buen par de páginas presentando a un personaje del que sabremos más y al que seguiremos en una historia más larga. Como relato no se siente "incompleto" ni para nada mal hecho, pero sí algo banal.

La Última Danza de Ceniza, por otro lado, busca contar una épica batalla final entre Kvothe y Ceniza. La misma idea ya tiene muchísimo más potencial dramático, y el autor lo explota todo lo que puede. La batalla es, quizá, un tanto plana, pero su estructura narrativa consigue mantener el interés en todo momento (si se hiciese un "manual para una batalla satisfactoria", seguiría adecuadamente todos los pasos para los distintos estados que tiene una batalla clásica), las referencias y conexión con la historia de los libros están bien llevadas, y la carga estética es sensacional. Mil metáforas bien pensadas y un sentido muy acertado de la épica logran transportarte a esa plaza en la que Ceniza y Kvothe luchan a muerte en medio de una tormenta de nieve. Me ha sido imposible no sumergirme totalmente en las sensaciones e imágenes con la que se describe líricamente toda la contienda, desde el principio hasta el potente final, con una victoria agridulce que conecta a la perfección con el Kvothe que conoceremos en el presente.

Si estuviera pulido, me parecería un relato extremadamente bueno. Pero no lo está, ni de lejos. Las comas bailan ajenas a cualquier normativa, la cantidad de artículos fantasma rivaliza con los que sí están escritos en el relato, la sintaxis falla en numerosas ocasiones, y permitidme decir que presentar un relato en el que en el principio mismo del relato hay un "luego" que debería ser un "larga" me parece un signo claro del poco cuidado que se ha puesto a la revisión de esto.

Todo lo que he explicado hace dos párrafos es cierto, pero la intensidad con la que se logra todo queda disminuida gravemente ante los problemas de escritura del relato. ¿En qué medida? No tanto como uno pudiera pensar, en realidad, pues el relato no está "mal escrito" en general, sino que presenta problemas técnicos varios mientras al mismo tiempo acierta de lleno en otros aspectos. Como he dicho, al final me ha gustado y funcionado.

Pero creo que una falta de pulido a este nivel no debe permitirse. Igual se me puede acusar de tomarme demasiado en serio el concurso de relatos, pero mientras que ciertos errores y falta de cuidado pueden simplemente considerarse puntos negativos que podrán o no ser compensados por lo demás, considero que hay un límite en el cual simplemente los problemas de escritura se comen todo lo demás. Siento que "no puedo" hacer ganador a este relato, porque a mi ver el relato ganador debe estar por encima de cierta cota mínima de pulido y firmeza técnica que, simple y llanamente, este relato no cumple.

Dicho todo eso, voto a Los Tres Forasteros.

PD: Cabrones, no paséis del tema, Feliz 1
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Títere el Mar Ene 22, 2019 6:59 pm

Tres cosas:

1. Usuarios de los Tres Días de Kvothe, me complace anunciaros que nuestro querido Admin @Expo finalmente ha sucumbido a la locura.

2. Me siento mal por dejar que cree un tema y se responda él sólo , porque entonces que parece un auténtico loco.
Así que voto por "Los Tres Forasteros". (Los relatos ya los había leído, y realmente los forasteros me parecía bastante superior.)

3. @Expo qué estamos haciendo?


-...el primer borrador lo escribes con el corazón, el segundo, con la mente.-
Títere
Títere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Hans Boggart
Sexo: Hombre
Edad: 28

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Expo el Mar Ene 22, 2019 7:00 pm

@Títere escribió:3. @Expo qué estamos haciendo?

EQUILIBRAR EL UNIVERSO
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Durzo el Mar Ene 22, 2019 8:17 pm

YO QUIERO EQUILIBRAR EL UNIVERSO Y VOTO EL PRIMERO.
Durzo
Durzo
Guíler
Guíler


Hoja de Personaje
Nombre: Sarko Attano
Sexo: Hombre
Edad: 21

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Balles21 el Mar Ene 22, 2019 8:40 pm

Voto por "Los tres forasteros". Podría explayarme un poco en la explicación pero básicamente me he decidido por un gusto muy particular mío: suelo preferir un relato de un hecho simple pero que la forma de escribir haga que me interese, me parece que tiene más valor hacer interesante algo que en realidad no lo es per se; dicho esto el relato "La última danza de Ceniza" ha sido trepidante y que mantiene muy bien la acción por lo que también me quito el sombrero ante el autor.
Balles21
Balles21
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Rune el Miér Ene 23, 2019 11:01 am

Voto por la Última Danza de Ceniza. El relato me atrapó. El otro me ha gustado mucho también, pero al terminarlo me quedé como si faltase algo. Me quedé incompleta.


Última edición por Rune el Miér Ene 23, 2019 4:49 pm, editado 1 vez
Rune
Rune
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Hoja de Personaje
Nombre: Escire
Sexo: Mujer
Edad: 29

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Einyel el Miér Ene 23, 2019 2:30 pm

Yo solo quiero que Expo pueda encontrar su paz de espíritu y volver a dormir por las noches con la conciencia tranquila, así que…Voto por “Los tres forasteros”.

Mis críticas:

Lo siento, pero no estoy motivada para hacer comentarios en condiciones… Sad
Los tres forasteros:

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Giphy
La última danza de Ceniza:

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Giphy
Einyel
Einyel
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Dalcenti el Sáb Ene 26, 2019 9:54 am

La última danza de Ceniza.
Dalcenti
Dalcenti
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Hoja de Personaje
Nombre: Dhir
Sexo: Hombre
Edad: Aparenta los 19 que tiene.

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Expo el Sáb Ene 26, 2019 12:38 pm

Fin de las votaciones, gentecilla.

El ganador del II Concurso de Relatos 2014 eeeeeeees:

¡Los Tres Forasteros!

¿Quién será el autor?

El autor y eso:

¡Felicidades por ganar el concurso de hace 5 años! Recibirás tu caramillo en breve.

Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Skulduggery el Sáb Ene 26, 2019 1:11 pm

Gracias, a todos.
Además de ganar el caramillo he ganado a Medie, que fue uno de mis objetivos desde que empecé a participar. Así que doble triunfo.
Nos vemos en el próximo Very Happy


"Las puertas son para gente sin imaginación"

Calaverita :
Un esqueleto buceando estaba
Cuando a la muerte encontró de cara
En el fondo del mar, tesoros buscaba
Rubíes, zafiros, pero ¡no una bella dama!

Su inexistente corazón, latir sentía
Era amor o eso él creía
La muerte embelesar sabía
Y a muchos engañado había.

Llévame contigo, bella Catrina
Ser tu amante, tan feliz me haría
Para poder mirarte todos los días
Deseo tus besos aunque sea mi ruina 

A Skull la Parca besó 
Y de su mano lo llevó.
Cerró los ojos, un vértigo sintió 
Aunque sin labios, él sonrió.

Janis
Skulduggery
Skulduggery
Guíler
Guíler


Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Einyel el Sáb Ene 26, 2019 4:20 pm

¡¡¡Felicidades Skul!!! Feliz 2

A ver con qué nos sorprendes en el próximo... Wink

@Expo escribió:¡Felicidades por ganar el concurso de hace 5 años!
Wow, debes sentirte como cuando encuentras un billete en una chaqueta/abrigo que hace tiempo que no te pones.
Einyel
Einyel
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Edeus el Sáb Ene 26, 2019 10:57 pm

Wow, debes sentirte como cuando encuentras un billete en una chaqueta/abrigo que hace tiempo que no te pones.
No se me habría ocurrido una manera mejor de describirlo xDD

Felicidades Skul!!^^ Yo que tú le reclamaba una medalla extra, por los intereses.


We all go a little mad sometimes.
II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Blank-vector-label-shapes
Edeus
Edeus
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Aiden Maxwell
Sexo: Hombre
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Dalcenti el Lun Ene 28, 2019 1:38 am

Muchas felicidades, Skull~
Dalcenti
Dalcenti
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Hoja de Personaje
Nombre: Dhir
Sexo: Hombre
Edad: Aparenta los 19 que tiene.

Volver arriba Ir abajo

II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final Empty Re: II Concurso de Relatos 2014 - Desempate Final

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.