Tres días de Kvothe
Últimos temas
» El hilo de los videos
por Durzo Hoy a las 12:15 am

» Duelos Literarios VI
por Expo Ayer a las 6:46 pm

» ¿Qué estás escuchando?
por Durzo Ayer a las 4:42 am

» El significado de tu nombre.
por Janisgoth Mar Ago 20, 2019 5:11 pm

» Testaventura "El apocalipsis está aquí"
por Kandrian Lun Ago 19, 2019 3:17 am

» ¿Pena de muerte?
por Kandrian Lun Ago 19, 2019 3:04 am

» Comenta tu cita favorita fuera de la saga
por Feren Dom Ago 18, 2019 6:18 pm

» Dedicamos canciones
por Jacktash Sáb Ago 17, 2019 8:30 am

» Perla Shumajer: Una genio incomprendida
por Edeus Jue Ago 15, 2019 2:25 pm

» Bast y Kvothe
por kirsh Mar Ago 13, 2019 10:29 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

Duelos Literarios VI - Página 4 03101151%Duelos Literarios VI - Página 4 031012 51% [ 488 ]
Duelos Literarios VI - Página 4 03101119%Duelos Literarios VI - Página 4 031012 19% [ 176 ]
Duelos Literarios VI - Página 4 0310111%Duelos Literarios VI - Página 4 031012 1% [ 14 ]
Duelos Literarios VI - Página 4 03101116%Duelos Literarios VI - Página 4 031012 16% [ 153 ]
Duelos Literarios VI - Página 4 0310114%Duelos Literarios VI - Página 4 031012 4% [ 42 ]
Duelos Literarios VI - Página 4 0310112%Duelos Literarios VI - Página 4 031012 2% [ 17 ]
Duelos Literarios VI - Página 4 0310116%Duelos Literarios VI - Página 4 031012 6% [ 58 ]

Votos Totales : 948

Twitter
Twitter

Duelos Literarios VI

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Einyel el Sáb Jul 13, 2019 11:31 pm

¡Muchas gracias por tu comentario tan detallado y explicativo, Expo! Así da gusto leer críticas, la verdad. Estoy bastante de acuerdo en todas las cosas que fallan y los aspectos a mejorar, me los apunto Wink  (Y por supuesto, también me quedo con las cosas buenas que has dicho, que me animan a seguir escribiendo).

@Expo escribió:Cada una de las partes se separa de las demás mediante una hojita del color del otoño. Un detalle muy apropiado y bonito que le da unos cuantos puntillos al relato por mi parte.

*Le da un montonazo de hojas*

Expo:

Duelos Literarios VI - Página 4 Giphy

Por cierto, que conste que la hojita que he usado en el relato es concretamente de arce...jejeje
Einyel
Einyel
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Dom Jul 14, 2019 11:46 pm

El blanco páramo era abrigado por el susurro de la brisa helada. Tres figuras encapuchadas, envueltas en niebla, se acercaban con lentitud a las sombras que se alzaban en el mar de espadas clavadas en la tierra moribunda.
No participaron en la batalla, pues su trabajo era otro: observar. Observar y juzgar a aquellos con cuerpo de piedra y espíritu de viento. A aquellos que alzaron su espada dispuestos a enfrentarse a lo desconocido. A aquellos que ahora les esperaban, expectantes.

Uno a uno, los jueces contemplarían el alma de las sombras a través de sus ojos y les susurrarían los secretos de la contienda que solo puede ver quien la percibe desde la lejanía, ajeno al hervir de la sangre y al orgullo del guerrero. Uno a uno, decidirían qué sombras están vivas, y cuales, aun sin saberlo, perecieron en la batalla ya acontecida.

Pero llegaron tarde y fueron demasiado lentos. La verdad debía conocerse ya, aunque aún no se hubieran pronunciado todos los susurros, aunque aún los jueces no hubieran completado su trabajo. Fuerzas oscuras y desconocidas encadenaron sus almas, convirtiéndose cada contemplación, cada sonido pronunciado, en una empresa titánica que se desvaneció en el fluir del tiempo antes de que...


—Vamos, que no habéis hecho vuestro trabajo.

*Se encienden las luces del set y el cámara se cae de su asiento del susto*

—¿A ti quién te ha dejado entrar al set? ¡Seguridaaad!

—Es que me estaba cansando de esperar ahí fuera. Lleváis una semana ya.

—¿Y este set? Si son un montón de piedras de corchopan, unas espaditas de plástico y os habéis puesto unas mantas de los chinos encima. ¿Quién te ha maquillado así?

—Yo...

—Eso lo explica.

—Veréis, es que no teníamos tiempo y...

—Excusas, excusas. ¡Los jueces del año pasado eran mucho mejores! A ver, ¿ponéis los comentarios ya o no?

—Eso iba a explicar, que no nos ha dao tiempo y que como se nos van los días vamos a pasar ya a la segunda ronda. Los que faltan se irán publicando durante la semana que viene.

—Esto el año pasado no pasaba. Y además usando gerundios, los jueces ya no saben ni hablar.

—MIRAMECAGOENLAHACEMOSLOQUEPODESMODRESDAVWBHJVBVSHIRYHVBH
Duelos Literarios VI - Página 4 5DEE483B-78A9-4A4B-B803-41ED29CC02BB-1000x600

RESULTADOS DE LA 1º RONDA

Edeus vs. Sciacere:

Einyel vs. Jacktash:

Feren vs. Exez:

Durzo vs. Manoliyo:

Lici vs. Glimmer:

Y el repescao eees...

Resultados de la repesca:

Ya llegaaa...:

Aquí ESTAAAAA...:


Las parejas para la segunda ronda se sabrán mañana. ¡Felicidades a los ganadores!
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Durzo el Lun Jul 15, 2019 2:22 am

Acabo de ser rickrolleado.
Durzo
Durzo
Maestro
Maestro


Hoja de Personaje
Nombre: Sarko Attano
Sexo: Hombre
Edad: 21

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Manoliyo el Lun Jul 15, 2019 5:10 pm

@Durzo escribió:Acabo de ser rickrolleado.
www.tresdiasdetroll.com.
Mi carita viendo a Rick con ese contoneo loco ha sido un poema.

¡@Durzo! Que sepas que ha sido un placer batirme en duelo contigo, espero que se repita Wink
Manoliyo
Manoliyo
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Lun Jul 15, 2019 5:45 pm


Y EL REPESCADO ES...:

2ª RONDA

@Lici vs. @Einyel
-> Öde vs. Viento

@Manoliyo vs. @Edeus
-> Perro vs. Nessie

@Sciacere vs. @Exez
-> Espada vs. Piedra


Fecha límite: Martes, 23 de julio. Inclúsive.
Máximo de palabras: 750 palabras.
Para contar las palabras se usará esta herramienta online: https://wordcounter.net/
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Rhasent el Vie Jul 19, 2019 12:58 am

Einyel vs Jacktash (Jacktash):


Comencemos con el duelo de Jacktash.
 
Este relato está basado en el monólogo interno de la nube, la cual nos relata pequeñas anécdotas que ha llegado a observar durante su tiempo en el cielo, antes de pasar a contar la historia principal, el duelo entre esta y el viento. Debo decir, que la manera de hacerlo me ha gustado bastante, pues introduce el tema de una manera delicada y elegante, consiguiendo unir el duelo en dos partes diferenciadas.

Sobre esta primera parte me gustaría resaltar un par de cosillas:

Desde lo alto las cosas se veían mejor. Pero también más pequeñas. Los campos de cultivo, que se extendían hasta donde la vista no llega, desde ahí arriba no parecían más grandes que un par de monedas ceáldicas. Eso no era un problema, porque aunque veía poco, sabía que lo que miraba era la verdadera forma del mundo. Un pequeño gorrión de ciudad me llamó “Re’lar Mun”, aunque, sinceramente, sigo sin saber a qué se refería.

Me sorprende que hayas ubicado el relato en Temerant, teniendo en cuenta que en la edición actual era completamente libre y sin ataduras a la saga. Esto no es para nada algo malo, de hecho, es algo que puede funcionar muy bien debido a que todos los lectores tenemos en común los libros de Patrick.

Por cierto, quizás estoy muy espeso, pero, al igual que nuestro protagonista, no entiendo a qué te refieres con esta oración:

@Jacktash escribió:Un pequeño gorrión de ciudad me llamó “Re’lar Mun”, aunque, sinceramente, sigo sin saber a qué se refería.

Ni con esta otra:

@Jacktash escribió:Un día me pareció ver a un ser con patas largas y cuyas alas no le permitían volar siendo empujado por el viento. Me pareció extraño, el ser no parecía tener plumas. De hecho, era lo más diferente a un pájaro que había visto en mi larga existencia.

Noto que se me están escapando muchas cosas en tu relato pero, dentro del mundo de la saga, no se me ocurre qué puede ser. Si es algo muy obvio y no lo veo, pues lo siento. Espero que te pases a comentarlo (?)

@Jacktash escribió:También conocía muchas historias sobre las aves, incluso sabía que existía un ave que no podía volar. Pensé que me estaban tomando el pelo. Pero el viejo buitre que me lo contó se indignó tanto cuando vacilé sobre la veracidad de su historia que no tuve más opciones que creerle. 

Esta parte me ha gustado mucho, pues nos hace meternos un poquito dentro de la historia y a mí personalmente me hace imaginarme la situación de la nube hablando con un buitre muy indignado. ¡Genial!
 
Pero esa mañana no había visto a ningún pájaro conocido volando cerca. Tampoco parecía disfrutar de la libertad de lo alto. Sentía cómo me movía de un lado para otro, aunque era una sensación extraña. Parecía que hubiera algo que me tirara a su gusto. No era nada cómodo. 

Me gusta mucho el ritmo y tensión con el que aumenta ligeramente la narración básicamente haciendo cada vez oraciones más cortas, es un detalle que me ha gustado especialmente. También haces uso de estos cortes dramáticos poco después y funciona genial; 

@Jacktash escribió:Entonces lo noté.
Dentro de mí. 
Casi se puede recitar el texto, esta parte me encanta:

@Jacktash escribió:“Como el abrazo de un viejo amigo al que llevas años sin verle. Como la mirada de un amante cuando ve aparecer a su doncella.”

--------------------------------

@Jacktash escribió:“-Aerlevsedi
El nombre surgió de dentro, de aquel calor que no era calor. Y entonces la fuerza paró y se fue. Quizá se fuera asustada. Quizá se fuera recibiendo una orden. Eso ya no importaba, la libertad volvía a sentirse. Incluso se escuchaban pájaros a lo lejos. Todo había vuelto a la normalidad.
Y, de repente, empezó a llover. No era una lluvia mezquina, que llena todo de barro e inunda las calles. Caía suave, dejándose llevar por el viento. Algún loco hubiera dicho que caía con ritmo, como si saltara de alegría. “

En cuanto al final de duelo, está bien narrado, pero argumentalmente no me ha gustado nada. Me ha parecido poco original,  y de todas formas, creo que podrías haber contado lo mismo utilizando otro enfoque. Tal y como está, me he quedado con  una sensación de “me esperaba más”. Me ocurre porque tenía ciertas expectativas con la primera parte del duelo, ya que creo que podemos afirmar que le duelo se puede dividir en una estructura en dos partes, en la primera en la que nos cuenta sus desventuras y una segunda propia del duelo. Creo que peca un poco de lo mismo que el duelo de Sciacere.

No veo mucha cohesión entre la primera parte con la segunda, si esos misterios irresolutos de la primera parte los hubiera podido entender en la segunda, me hubiera quedado como “Oh dios, que guay”, pero la sensación al terminar de leer no ha sido esa para nada, quedo un poco frío. El hecho de utilizar la nominación me parece que puede dar mucho juego, pero aquí no me parece que funcione demasiado, la nube utiliza el nombre del viento, la cual no había revelado nada de que tuviera esos conocimientos durante su mini autobiografía, y en general, parece como un recurso random para que termine ganando la nube dentro del mundo de Temerant y ya. Al menos es la sensación con la que yo me quedo.

En cualquier caso, debo decir que me gusta tu forma de narrar, me recuerda ligeramente a Edeus, y creo que si hubieras desarrollado una idea argumental mejor, este duelo podría ser magnífico, porque todo lo que rodea al relato lo veo bien, excepto el propio contenido. 


Einyel vs Jacktash (Einyel):


¡Pasemos al duelo de Einyel!
 
Sobre los diálogos, ya lo ha puntualizado Expo, así que eso que me ahorro.
 
El duelo se divide en tres partes muy diferenciadas entre sí, siendo la primera la conversación entre nuestros combatientes, la segunda la narración del tercer elemento externo, la clave y eje sobre el que gira todo el duelo, y la tercera parte, el desenlace.

En cuanto a la primera parte, el diálogo me ha enamorado, me ha parecido ligero, divertido,  y muy entretenido. Me parece perfecto, no puedo decirte que añadas ni quites nada; está genial así. Es muy guay ver que puedes crear diálogos tan naturales con algo “inanimado”, me parece una cualidad genial, pues a mí me suelen costar un poco.

@Einyel escribió:Arce no estaba teniendo un buen día. Una maldita nube se había empeñado en bloquearle el sol y no parecía tener intención de moverse. Para colmo, un perro —¿era un perro? La verdad es que no estaba muy seguro— había decidido hacer sus necesidades contra su tronco salpicado de musgo, dejando tras de sí un olor que bien podría embotellarse y venderse como el aroma del infierno. Así que cuando una brisa meció sus ramas aliviándole de aquella peste, Arce —que para ser un árbol en los tiempos que corren era bastante optimista— pensó que por fin su suerte cambiaba. Lo que obviamente ignoraba es que ésta solo lo iba a hacer a peor. De pronto, el suave vaivén dio paso a una salvaje sacudida cuya impetuosidad saqueaba sus hojas y quebraba sus extremidades más frágiles. El agua hizo su aparición impactando inmisericorde sobre las que aún resistían, doblegándolas a su voluntad mientras el viento giraba sobre sí mismo y se volvía huracán, preparándose para la acometida final. 

Fue entonces cuando escuchó la llamada de la muerte que heló su savia.

Me parece muy curioso como consigues transmitir todo lo que quieres narrar, de forma tan precisa y condensada. Usas los recursos justos, y no da la sensación de que falte nada, de todas maneras, a mí un poquito más no me hubiera molestado en absoluto, creo que seguiría funcionando muy bien. Como curiosidad, debo decir que el detalle del perro me ha hecho pensar en el duelo de Manoliyo/Durzo xD
Me gusta mucho como ambos hacen su mejor esfuerzo para derribar el Arce, el tercer protagonista que aparece en escena para crear movimiento en el duelo entre ambos. Le destrozan si piedad, y consigues hacer que nos de pena, al utilizar la primera persona para describir su inminente muerte. 

@Einyel escribió:La nube dedicó a su contrincante una sonrisa de suficiencia mientras recuperaba poco a poco su tono níveo. Unos metros por debajo yacía un tronco humeante y parcialmente chamuscado, sesgado por la fuerza de un rayo.

— He ganado — dijo exultante.
— Sí, has ganado — reconoció el viento.

Y de un soplido le hizo desaparecer.
El final me ha encantado, ha sido totalmente inesperado y ha sido un giro argumental brillante. Por mi parte, este es el mejor duelo de toda la ronda. Siento que sea un comentario tan corto; sencillamente no se me ocurre nada malo que decir. 
Rhasent
Rhasent
Guíler
Guíler


Hoja de Personaje
Nombre: Rhasent Igneus
Sexo: Hombre
Edad: 22

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Lun Jul 22, 2019 11:12 am

¿Cómo van esos duelos? Quedan dos díitas y no veo ninguno en mis MP Futbol 1

@Lici
@Sciacere
@Manoliyo
@Einyel
@Edeus
@Exez
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Manoliyo el Lun Jul 22, 2019 5:15 pm

Jodido...intento reducir 2.000 palabras a 750  Risa 2

Me pregunto cómo le irá a Nessie, AKA @Edeus ...je je je
Manoliyo
Manoliyo
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Netalia el Mar Jul 23, 2019 2:52 pm

Señores, supongo que, ya que es el último día para entregarnos los duelos de la siguiente ronda, es hora de que escriba mi último comentario de la primera ronda. Mis disculpas de nuevo por no haberlo podido poner antes pero han sido unas vacaciones moviditas las mías.

Espada vs Nessie versión Scia:
Bueno, sólo Scia podía darle ese toque sensual a un duelo entre un objeto y un ser fantástico Feliz 1

Primero, he de decir que el formato de la introducción no me funciona del todo. Queda épico y de cuento, sí, concordando con el formato del duelo. Sin embargo, creo dejando caer la información de manera más diluida durante la siguiente parte se habría conseguido un efecto más natural, sin ser necesario hacer la separación en un escrito tan corto. De todas maneras, lo que cuenta introduce de manera efectiva el personaje.

La forma de narrar me ha gustado mucho, bonita, sin resultar excesiva, aportando esos tintes de leyenda. En general, no me rechinan las licencias creativas, de hecho, creo que algunas como la sonrisa de rubíes y zafiros son muy acertadas. Sin embargo, lo de enfocar los ojos me resulta un poco demasié, y, como opinión personal, habría preferido que se hubiese mencionado una manera de ver que no hubiese requerido de ojos.

El conflicto en sí está presente y tiene un inicio bien llevado, aunque el desenlace que me hace demasiado breve y un poco abrupto. El juego de palabras con lo de besar un cuello y ser besada me parece muy bonito pero, como comentaron mis compañeros, habría preferido un par de oraciones más narrando la sensación de "ser besada" de Glorfi.

PD: menudo nombrecito el de Glorfi xD


Espada vs Nessie versión Edeus:
Mi principal problema con este duelo es que siento que el conflicto está ausente, y que todo el relato es el desenlace. No se habla de cómo se clavó la espada, ni de por qué, ni si quiera narra el momento en el que esta se clava en su piel (que me habría valido aunque hubiese sido un recuerdo mientras está tendido en la orilla). Se podría interpretar como conflicto el hecho de que la espada está todavía clavada en el cuerpo del monstruo y este se quiere liberar de ella, pero no está enfocado para verlo de esa manera. El monstruo no hace ningún esfuerzo por quitársela de encima, simplemente una ola se la arranca (menuda ola, por cierto).

La narración es prácticamente impecable, el final es muy poderoso y, sin embargo, no logra transmitirme lo que creo que debería. No llego a empatizar con Nessie ni a sentir rabia por la crueldad con la que lo trata la gente. A pesar de lo bien colocadas que están las preguntas retóricas, siento que me falta algo para llegar a conectar. Tal vez un poco más de contexto sobre el monstruo, menos descripciones sobre el fluir de su sangre y más sobre la tristeza de sus ojos, el dolor que le provocan los flashes de las cámaras. Más sobre cómo es sentir tu intimidad invadida, lo aterrador que puede resultar que te estén observando por primera vez en milenios, cuando más vulnerable eres. Pero bueno, esto son suposiciones y sugerencias que no se pueden saber si funcionan hasta que se prueban. Espero que te sean útiles


"Conoces a una muchacha tímida y sencilla. Si le dices que es hermosa, ella pensará que eres simpático pero no te creerá. [...] Existe una manera mejor de hacerlo. Le demuestras que es hermosa. Conviertes tus ojos en espejos, tus manos en plegarias cuando la acaricias. Es difícil, muy difícil, pero cuando ella se convence de que le dices la verdad... de pronto la historia que ella se cuenta a sí misma cambia. Se transforma. Ya no la ven hermosa. Es hermosa, y la ven "
Netalia
Netalia
Aprendiz de Felurian
Aprendiz de Felurian


Hoja de Personaje
Nombre: Ilora
Sexo: Mujer
Edad: 20

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Mar Jul 23, 2019 8:13 pm

Me disculpo por la tardanza. Me excusaría en los azares del destino y alegaría que la mayor parte del tiempo entre mi último comentario y este la he pasado fuera de casa y sin ordenador, o que he estado desanimado varios días y me costaba hacer nada, pero la realidad es que si me hubiese puesto con ello habría acabado los comentarios el mismo día en el que escribí los últimos, por lo que todo queda a mi cargo y el resto serían meras excusas.

Espero que sea útil e intentaremos que no tarden tanto la próxima vez en completarse. Dejo el de Glim en el tintero, no porque no vaya a hacerlo (seguiré con él ahora), sino porque quiero liberar el de Lici lo antes posible ahora que me he puesto a hacerlo.

Öde vs Espejo [Lici]:
Antes de empezar, quiero dejar claro que me ha gustado mucho. Creo que has explotado a tu personaje a la perfección y el propio personaje es una muestra de originalidad que valoro muy positivamente. El relato consigue lo que busca y me parece de los más interesantes que hemos visto en esta ronda.
Esto lo aclaro porque, como ya ha pasado con otros, voy a gastar mucho más tiempo en criticar negativamente cosas que en lo contrario, porque es donde más tengo que decir y donde más creo que puedo, si no ayudar, al menos aportar mi punto de vista para que el autor decida en qué medida concuerda conmigo y en qué medida nuestra percepción simplemente no es la misma. Admito que en este relato concretamente tengo bastante que decir sobre frases que no llegan a funcionarme o construcciones que no me convencen, pero no hay que darle más importancia a nada de eso de la que tiene; son casi todo pequeños detalles con los que el autor puede estar en desacuerdo y que no quieren ser más que observaciones sin más importancia de la necesaria.

Dicho eso:

@Lici escribió:Verderblich

Internet me dice que esto puede significar o "perecedero" o "nocivo". Ninguna de ellas me encaja del todo bien, pero ambas puedo encajarlas si quiero, lo cual me resulta apropiado. Probablemente querías usarlo con la primera acepción. No me extrañaría tampoco que te gustase el doble significado. O quizá internet no me esté sirviendo bien y un mejor conocimiento de alemán guarde más matices.
Me gusta, en todo caso. Es un título intrigante, acorde al tono del relato.

@Lici escribió:Se podría decir que en ese momento la lluvia le calaba los huesos, si hubiese algo que se pudiese calar. Las gotas se le pegaban al pelo como el calor de verano lo hace sobre la piel desnuda y desprotegida. Había calma en ese momento; el agua caía serena, sin hacer demasiado ruido, y cualquier otro ser vivo se había refugiado bajo un techo seco. La calzada sobre la que se desplazaba sin rumbo fijo, estaba desierta.

Me agrada el inicio; establece el tono melancólico y de HaberSiMeMuero del relato y lo hace mediante sensaciones, que siempre transmiten más que la construcción de imágenes puramente visuales. No me convence del todo, debo decir, ese "había calma en ese momento"; creo que peca de explícito y que habría pegado cambiarlo por alguna otra frase que, junto a lo siguiente, transmitiese al lector esa calma.

En la última oración separas el sujeto del predicado mediante una coma. Creo saber la pausa que te imaginas al poner esa coma. No creo que funcione leyendo la oración (queda raro) e, igualmente, juraría que esa coma está mal puesta por norma.

@Lici escribió:Tras de sí y sobre el cemento agrietado, iba dejando un rastro de agua.

Creo que sería mucho mejor cambiar esa "y" por una coma: Tras de sí, sobre el cemento agrietado, iba dejando un rastro de agua.

Al decir "sobre el cemento agrietado" estás indicando qué hay "tras de sí", en qué debemos fijarnos. Es como si le dijeses a la cámara que mirase hacia atrás y luego le indicases exactamente hacia dónde debe enfocar. No me convence que lo escribas como lo has escrito porque en vez de usar "sobre el cemento agrietado" como una expansión/aclaración del "tras de sí", lo pones al mismo nivel, como si "tras de sí" fuese una cosa, "sobre el cemento agrietado" otra, y el Öde fuese dejando un rastro de agua en ambas a la vez.

Obviamente se entiende a la perfección a qué te refieres, pero esto que he comentado creo que es la razón por la que me ha resultado algo extraño leerlo. No sé si es solo cosa mía.

@Lici escribió:Aquella que le empapaba la espalda y calaba en su interior, se filtraba bajo su pelaje, y terminaba por crear un pequeño reguero que comenzaba en la parte baja de su vientre, descendiendo y marcando la senda que había recorrido.

Muy acertado pararte a describir bien esto. Sin llegar a mencionarlo directamente, haces que se sienta el peso.

@Lici escribió:Se movía despacio, sin prisa, por pura monotonía, como quien no tiene destino y, sin embargo, no puede dejar de caminar.

Estos conectores, cuando se ponen en medio de la frase, siempre hay que rodearlos de comas. No sé si simplemente se te ha escapado o no has querido poner la que va antes porque al leerlo no querías que se hiciese pausa (personalmente creo que queda mejor con ella), pero en todo caso aviso de que está mal.

@Lici escribió:Eran los únicos terrestres que quedaban además de los bichos que le correteaban por entre el pelaje. Ni si quiera ellos le temían. Suerte que no sintiese tristeza; suerte que no sintiese nada.

Propongo enlazar las dos primeras oraciones. Un "...pelaje, y ni siquiera..." acrecenta la sensación de que para el Öde es algo muy natural buscar que le teman, porque la propia estructura no le da excesiva relevancia a la frase (creo que este es uno de esos ejemplos donde el impacto funciona mejor justamente cuando el párrafo finge que no lo tiene). A su vez, así logras darle mayor importancia a la oración final, pues tal y como lo has escrito destaca mucho menos de lo que probablemente te gustaría, ya que viene seguida de otra oración corta.

@Lici escribió:Justo después de la vorágine que había causado su llegada, y justo antes de convertirse en lo que es, había llegado hasta las afueras de las ruinas. Antes de dar media vuelta, antes de alejarse demasiado de los edificios altos, vio un pequeño zulo, y se le encendió un corazón que no tenía.

La construcción y estructura de las dos oraciones que hay aquí, aun siendo largas, es muy similar. En las dos empiezas hablando del tiempo en el que ocurre de forma doble (algo muy literario y que llama la atención), para decir lo que pasa al final. Mi experiencia en la lectura es que siento que están conectadas y que esto es deliberado, pero entonces te das cuenta de que no llega a encajar: los finales de ambas oraciones se distancian bastante el uno del otro y no se conectan de ninguna forma, y en la primera oración encierras el tiempo en un sandwitch mientras que en la segunda simplemente usas la segunda mención temporal para expandir la primera. Todo esto vuelve a darme esa sensación de "esto ha quedado algo raro" al leerlo, como quien hace una rima asonante sin querer en dos versos que se suponen libres en medio de un poema cuyos versos conectados tienen rimas consonantes, si lo que acabo de decir tiene algún sentido.

No creo que fuese tu intención hacer un paralelismo entre las dos oraciones, pero el problema es que da la sensación de que ser justo eso: un paralelismo mal hecho, lo cual es mucho peor que no tener paralelismo en absoluto. Cuidado con estas cosas (de nuevo, igual estoy siendo puntilloso en extremo y esto solo me ha llamado la atención a mí).

@Lici escribió:El ruido de la mente que le faltaba le había ensordecido los oídos.

Me paro aquí para decir que el juego que hay con la capacidad/incapacidad del Öde de pensar y sentir me parece lo mejor del relato.

@Lici escribió:Los espolones de sus patas traseras levantaron el polvo que rodeaba aquella pequeña granja, cuando paró en seco.

Doy por hecho que te refieres a que para en seco, y, por parar en seco, los espolones de sus patas traseras...
Creo que sería mucho mejor invertir el orden y seguir el orden natural de la causa y efecto. No ganas nada invirtiendo el orden aquí, no creo que quede más "bonito" y sí hace algo menos fluida la lectura de la frase.

Si te referías más bien a que está corriendo, mientras corre levanta polvo, y después para en seco, entonces me parece que deberías construir la frase de forma que eso quede claro, porque tal y como lo has escrito ambas cosas parecen conectadas más allá de ocurrir una seguida de la otra, ya que has narrado que cada vez iba más rápido antes, pero en medio has puesto la frase de "El ruido de la mente que le faltaba...", que separa espacialmente la frase del polvo del acto de correr y por tanto insta más a pensar en ello de la manera que he escrito arriba, con el problema descrito inclúsive.

@Lici escribió:A diferencia de la gran ciudad muerta, ahí sí había ruido.

Aquí falta un "en": A diferencia de EN la gran ciudad muerta.

@Lici escribió:Él sabía diferenciar muchos tipos de ruidos, y aquellos que le interesaban solamente eran los que provenían de la vida.

Propuesta: "Él sabía diferenciar muchos tipos de ruidos, pero solo le interesaban aquellos que provenían de la vida."

"Pero" en vez de "y" le da una relevancia al hecho de que únicamente le interesen esos que creo que le viene bien a la frase, además de encajar sin problemas con lo que se está diciendo. De nuevo, "y" hace que le des la misma importancia a las dos cosas (que sabe diferenciar muchos tipos de ruidos y que le interesan solo los que provienen de la vida), cuando en este caso creo que es claro que el dato de mayor interés es el segundo, y que el primero solo está ahí para llevarnos a él.

El otro cambio que he hecho en mi propuesta es más sutil. No sé si te gusta más o menos la manera en la que lo he escrito y podría pensarse más, pero la idea es separar más el momento en el que descubres que solo le interesan cierto tipo de ruidos y en el que descubres que esos ruidos son los de la vida. El "solo" (o solamente, en tu caso) le da fuerza, pero en tu caso viene justo antes de ya llegar al final. Al empezar diciendo "solo le interesaban..." creas desde el principio de la frase una tensión que se resuelve al final de la misma. Tal y como lo has construido tú, esa tensión está más diluida, a mi ver, porque desaprovechas la fuerza del "solamente" al enlazarlo más a la parte final que a la parte inicial.

@Lici escribió:Era su manera más eficaz de encontrarla, para después arrebatarla, pues esa era su función. Aquel ruido era calma y era terror; era una respiración pesada y entrecortada. Era un ruido que olía a carne y a desesperación. Un llanto le cortó los sentidos al mismo tiempo que entraba en la casa.
Su experiencia le había advertido de que solo la carne tierna y recién formada era capaz de llorar así, y aunque la vida de una cría no valía tanto como una bien cultivada, la soledad que arrastraba desde hace tiempo le hizo emocionarse de nuevo.

El relato no hace más que acumular aciertos en la pequeña construcción de su mitología.

@Lici escribió:La madera, vieja y gastada, poco cuidada, crujía con cada pata que adelantaba. Hasta parecía que su pecho se agitaba al compás de una respiración que no necesitaba.

Estas dos oraciones riman, creando cierta musicalidad al leerlas. Esa musicalidad choca con el tempo y el tono que estás buscando y no queda demasiado bien.
"Una respiración innecesaria", por ejemplo, posiblemente habría sido mejor opción.

@Lici escribió:Era grande, y reflejaba el mundo.

Muy buen salto de párrafo. Aprobado 2

@Lici escribió:Un trozo de espejo que le devolvía la imagen del vacío. Había pasado muchas noches junto a él, intentando volver a encontrar vida en su reflejo. Intentando encontrar algo más que la nada que había bajo la calavera que llevaba, aunque fuese solo tristeza.  ¿Qué le queda a quien siega la vida cuando ya no hay vida?

Me gusta el enfoque. En base a la descripción de tu personaje era el esperable, pero transmites muy bien la complejidad detrás del Öde; se nota que es un bicho en el que has pensado bastante (y si no, das esa sensación, así que enhorabuena). No es nada que no esperase cualquiera que lea la descripción del mismo y sepa que va a enfrentarse a un espejo, pero no por ello es menos interesante y bien usado el uso del reflejo aquí.

Es una lástima que no vayas a ir mucho más allá. Una vez hecho lo mínimo con la idea, la historia se acaba. La historia del relato funciona como conjunto pero desde el enfoque de que esto debe centrarse en un conflicto entre el Öde y el reflejo no puedo evitar sentir que se queda algo corto.

@Lici escribió:A aquel esqueleto le quedaba desolación, y un espejo.

Si el anterior salto de párrafo tenía mucha fuerza, este no me convence. Personalmente, considero que esta oración es directamente innecesaria y que el "Una mañana se olvidó..." es mucho mejor inicio de párrafo para continuar el final del anterior.

@Lici escribió:Después de casi setenta años, se había roto, y se había llevado algo con él. No hubo sorpresa ante la imagen, ni cualquier otro tipo de sensación. Cuando la nada se tumba frente a ti, nada refleja. Cuando no queda nada que matar, es tu muerte la que llega. Ambos se habían roto hace tiempo, y uno de ellos había terminado por ceder.

Ese periodo tan largo de tiempo es muy acertado. Le da un mayor peso a todo y encaja con la lentitud de todo el relato (y lo digo en el buen sentido). Debo decir que tengo una duda aquí: no sé si el reflejo realmente no refleja nada (es decir, el Öde es invisible para el espejo), y eso el Öde lo interpreta como que el mismo no es nada, o que el Öde ve efectivamente su reflejo, pero no es capaz de percibir emoción ni vida alguna en él, solo la calavera hueca que es.
En realidad ambas cosas dicen y llevan a lo mismo, por lo que no creo que tener duda aquí afecte a mi disfrute del relato. Personalmente creo que tú te refieres simplemente a lo segundo, aunque hay algo en la primera interpretación que, aunque con menos sentido, me llama y me transmite más.

@Lici escribió:Las pequeñas uñas resonaron metálicas encima del cristal mientras daba vueltas sobre él. Su cola larga lucía baja y decaída.
Y, por primera vez en muchos años, volvió a usar su cornamenta.
Lentamente giró la cabeza hacia atrás, y rasgó su piel a la altura del lomo.
Sobre aquel espejo cayeron miles de motas de arena. Desordenadas y caóticas, saltarinas, lentas, rápidas, pequeñas, lisas, irregulares, pardas, blancas…

Aprobado 2  Aprobado 2  Aprobado 2  Aprobado 2  Aprobado 2

(Aquí antes había un párrafo intentando explicar por qué esto me parecía muy bien hecho. Por desgracia, explicar por qué algo te funciona muy bien es mucho más difícil que explicar por qué no lo hace).

No he comentado todo lo que quería comentar, pero hay un punto a partir del cual dejas de ser puntilloso y simplemente estás diciendo cosas con las que igual 5 minutos después no concuerdas, por lo que me ahorro los detalles con los cuales ni yo estoy seguro de qué pienso exactamente. Solo decir que supongo que, unidos, son lo que hacen que un autor me de más sensación de "qué bien escribe" que otro. Por muchos aciertos que vea, los duelos de Edeus y Exez me parecen mejor escritos que este, por ejemplo; ¿por qué? Eso intento averiguar, en parte, mediante estos comentarios. Por qué algo se siente mejor o peor escrito, qué es lo que exactamente hace que consigas transmitir con más o menos efectividad lo que buscas. Esa es una parte tan o más importante que las ideas y la historia que se te ocurra para un relato, pero supongo que también es la más difícil de analizar.

Mi conclusión general con este relato es que es la mejor idea, la mejor historia, y que por mil pequeños factores que he descubierto y otros diez mil que no, me parece solo relativamente bien escrito. Espero que mis comentarios sean útiles en cierta medida, en cualquier caso.

Y perdón de nuevo por no hacer esto hace una semana, XD
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Jue Jul 25, 2019 7:54 pm

2º RONDA


Perro vs. Nessie

Edeus (Nessie):

Rabioso

Los huesos de la niña crujieron bajo sus dientes, haciéndolos añicos y convirtiendo en astilladas muescas lo que antes habían sido las extremidades de la pequeña. La sangre brotó de forma abrupta de su pequeño cuerpo, vaciándola, derramándose sobre la superficie de la proa del yate, envolviéndola de un brillante color rojo.

Pero la bestia no la soltó, y su cuerpo se mantuvo firme entre sus fauces, aprisionándola, como una muñeca rota.

—Me habían visto —expresó el monstruo ante él. Ladeó la cabeza con falsa ingenuidad, y la delicada cabeza de la pequeña se balanceó entre sus colmillos. El monstruo avanzó unos metros más en el agua, aún sin dejar de mirarlo con esos grandes y redondos ojos, y posó con exagerado cuidado a la niña ante él—. No podía hacer otra cosa.

Y sonrió. La sangre de la niña chorreó entre sus viperinos labios.

Sentado, inmóvil, enmarcado en un charco de sangre que ya empezaba a escurrirse por las rejillas, el perro observó los aterrados y ahora vacíos ojos de su dueña, asomándose desde sus cuencas sin vida; junto a ellos, observó al hombre que la acompañaba, tendido en un charco de agua y sangre, cámara fotográfica en mano. Y de nuevo, observó a la inmunda bestia que se alzaba ante él, bañada grácilmente por el brillo de la luna de esa noche.

Pero no hizo nada.

—¿Qué haré? ¿Qué haré contigo…? —murmuró el animal, y su lengua atrapó una gota roja traviesa que resbaló por sus escamas. Nessi empezó a revolotear alrededor del barco, juguetón, chapoteando en el agua y mezclando con ella la sangre que había empezado a desbordar del barco.

—¿Hacer? —cuestionó el perro, en un gemido asustadizo—. No te queda más aquí. Nadie sabe ya que existes—. El perro se acercó un paso a la niña, e incapaz de hacer nada más, gimoteó lastimeramente y se sentó junto a ella—. ¿Por qué no te vas? —concluyó, en apenas un hilo de voz.

—¿Dejarte ir, dices? —La mera idea cruzó por su mente como una mosca molesta. Sin embargo, durante apenas un instante, por los ojos de la bestia cruzó lo que podría haber sido compasión.

¿Papá?
De pronto, del interior del pequeño yate llegó una vocecita adormecida, suave e infantil. Las pupilas del perro se dilataron.Y Nessi lo supo.

El monstruo se alzó bruscamente sobre el lago, mostrando al completo el descomunal cuerpo que las oscuras aguas habían mantenido oculto, uno negruzco y viscoso, casi tan grande como el mismo barco. Se relamió con antelación, y las escamas brillaron rojizas en la sangre que las bañaba.

Sonrió con maldad.
—Entonces era eso.

Una niñita parecida a la anterior apareció vestida en pijama. Su rostro infantil observó la escena ante ella con desconcierto y somnolencia.

—¿Tobi? ¿Tobi, qué pasa?

De pronto, el barco retumbó, doblándose bajo el peso de la bestia y dejando entrar el agua en un torrente que arrastró los cuerpos que yacían en él hasta el borde. El brusco movimiento arrancó un chillido a la niña, quien, incapaz de sujetarse a tiempo, se abalanzó sobre el agua. Las patitas del perro resbalaron sobre la superficie, que se afanaron por mantenerse firmes.

Reuniendo el poco valor que le quedaba, con un único salto, los pequeños colmillos del animal lograron aferrarse con fuerza al cuello del monstruo, dejando salir de su garganta un gutural gruñido que sobresaltó a la bestia y la hizo retroceder. Así, con chillido de dolor, Nessi escapó, sumergiéndose de nuevo en sus aguas.

El perro observó a la niña temblorosa sujetándose a la escalerilla del barco y nadó con avidez hasta ella para calmarla, creyendo ingenuo que quizá todo aquello habría acabado.

Pero esto nunca fue así.

—¿Acaso crees que puedes escapar de verdad?
La cabeza de Nessi apareció de nuevo tras la niña, y poco a poco, el largo cuello, ahora manchado en su propia sangre, empezó a resurgir del agua, haciendo gala de nuevo de la inmensidad de su tamaño. El herido monstruo los observó, impávido. Aterrador.

—Nunca tuviste ninguna posibilidad.

El desgarrador chillido de la niña fue el último testigo de la pequeña masacre ocurrida esa noche.



Al día siguiente, los pescadores hallaron el barco con los ensangrentados cuerpos de sus dueños en él. El pequeño perro que encontraron, rabioso y aterrorizado, fue enjaulado inmediatamente al encontrar en su boca restos del cabello de la pequeña, entendiendo irremediablemente lo que había ocurrido esa noche.

Porque no, no había otra explicación.
Porque quizá Nessi, en realidad, no existía.

Manoliyo (Perro):

Völuspá
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Llegaron desde muy lejos con sus extraños barcos alargados, su lenguaje gutural y sus desconocidos dioses. Vestían pieles y portaban hachas adornadas con enigmáticas runas.
Ya había oído historias sobre ellos; oscuros relatos sobre su legendaria crueldad, la falta de escrúpulos de un pueblo que estaba tomando las islas poco a poco. Saqueaban, quemaban y profanaban lo más sagrado, lo que debe protegerse a toda costa: la vida.
Pero estos visitantes eran distintos. Los observé durante muchas lunas, los escuché durante muchos soles y jamás perpetraron ninguna de esas calamidades.
Se asentaron en la orilla oriental del lago, esa que rebosa magia, donde todos los animales acudimos para oír el latido de la tierra.
Construían casas de piedra, cultivaban con sofisticados útiles que no había visto en mi vida y veneraban al sol y a las estrellas.
Por la noche rezaban a sus innumerables dioses acompañados por instrumentos de cuerda. Se amaban en las dulces aguas de la gran cascada, cazaban sólo lo necesario para alimentarse y protegerse del inclemente viento del norte.
Supongo que por eso decidí acercarme a ellos y para mi sorpresa, no sólo me alimentaron, sino que me acogieron y me cuidaron como si fuera uno más. En aquel momento no alcancé a comprender el nombre con el que me ungieron, ni que dedicaran cánticos a sus deidades en agradecimiento por haberme enviado.
Las estaciones fueron pasando y cada vez me sentía más seducido por el que, en aquel momento, ya consideraba mi pueblo. Esculpieron mi figura para decorar sus casas, aprendí sus costumbres, me amoldé a su estilo de vida y, aunque me avergüence reconocerlo, también recé a sus dioses.
Pero el hombre, en su infinita imperfección, en su incapacidad para comprender la trascendencia de toda vida, me acabó decepcionando una vez más.
Una noche de luna llena, mientras celebraban una gran fiesta, revelaron cuál era su cometido en aquella tierra mágica. Venían para matar a una bestia, sólo querían su cabeza, buscaban fama y oro, como todos.
Así que mientras bebían y bailaban decidí, con el corazón hecho trizas, huir para siempre.
Corrí todo lo que mis patas me permitieron y cuando alcancé la primera línea de árboles, hicieron sonar sus cuernos y no tardaron en darme caza.
“Colocadlo en el altar” decían en su lengua, cien veces maldita, “invoquemos ya a la serpiente” gritaban enloquecidos.
Me postraron en una roca frente al lago, me inmovilizaron e hicieron oídos sordos a mi agudo llanto. Las mujeres, con las caras pintadas de blanco, entonaron súplicas a sus deidades, cantos tan profanos que todo ser vivo que se encontraba cerca huyó hacia las montañas.
Los hombres no tardaron en esgrimir sus hachas y gritar como locos hasta que un leve burbujeo nació del gélido lago.
Las pequeñas ondulaciones iniciales dieron paso a olas cada vez más grandes, hasta que el agua se abrió de par en par, salpicando la orilla y apagando muchas antorchas.
Desde mi posición pude ver al monstruo en todo su esplendor, era tan grande como una montaña, con la cabeza alargada, dientes afilados y ojos de reptil, pero sólo alcancé a contemplarlo con nitidez un instante, puesto que a su imponente rugido sólo le precedió la muerte. Mi muerte.
Un cuchillo se alojó en mi corazón y dejé de ver, de oír, de sentir la dura piedra. Dos mujeres lanzaron mi cuerpo inerte al lago, mientras coreaban una incesante súplica.
La bestia lanzó su ataque, el cual devastó las casas de piedra al tiempo que destrozó a los aldeanos que trataban de defenderse. Todo esfuerzo fue en vano, pues el enorme animal exigía sangre y muerte.
Fue entonces cuando la voz me habló: “Desde ahora, tú y yo somos uno”.
Emergí de las aguas transformado. Ya no era un pequeño perro, era un lobo del tamaño de un roble que rivalizaba con el monstruo, al cual atrapé entre mis fauces. Apreté todo lo que pude mientras le sujetaba con mis enormes zarpas y me zambullí en el agua, llevándolo conmigo, arrastrándolo hacia el fondo en una cruenta batalla que se alargó hasta que tocamos el fondo, rodeados de burbujas y sangre, nuestra sangre.
Y allí aguardaremos mi hermano y yo hasta el fin de los tiempos, cuando nos alcemos para destruir a los que nos hicieron esto, ese día en que la humanidad viva sólo para ver como Jörmundgander se une a la batalla final, acompañado de mí, el lobo al que un día los humanos bautizaron como Fenrir.



Öde vs. Viento

Einyel (Viento):

Acta est fabula

Su palidez la señalaba como extranjera en aquel lugar. Y aún así, nadie se atrevería a decir que no pertenecía allí. Las plantas crecían en torno suyo, abriéndose paso por sus recovecos, enredándose con sus astas. Una anémona, más osada que sus compañeras, se aventuraba por una de sus cuencas, como si quisiera atraer aún más la atención hacia su anfitriona.

El ocaso trajo consigo dos alargadas sombras que, curiosas, se acercaron a contemplar la escena:
— ¿Qué crees que ha ocurrido?
— Alguien ha estado persiguiendo al viento —sentenció— Y parece que por fin lo ha encontrado.
Su interlocutor le devolvió la mirada notablemente molesto.
— ¡Pero serás cabronazo! —le interpeló— ¡Dijiste que no quedaba más cerveza!
— ¿Eh? Y no queda, ¿qué demonios te pasa?
— ¿Entonces por qué hablas como cuando estás borracho? —insistió.
— ¿Y cómo hablo cuando estoy borracho?
— Pues no sé, así como muy profundo, como si fueras más sabio y conocieras los misterios del universo.
Soltó una risotada e hizo un ademán con la mano señalando la calavera.
— Me recordaba a una historia que escuché hace mucho tiempo, eso es todo.
— ¿Qué historia?
— La historia del Öde que fue en busca del viento.
— ¿Y por qué fue en su busca?
— No es así como funciona. Las historias hay que contarlas bien, con su principio, su desarrollo y su final.
— ¿Qué? ¡Pero no tenemos tiempo, ya está anocheciendo!
— Oh, pues… La versión corta es que si eres una criatura hecha de humo y arena y te enfrentas al viento acabas mal —se encogió de hombros.
— Pero, ¿qué mierda de historia es esa?
— La historia es buena, la culpa es del narrador que no ha sabido contarla.

La noche se llevó consigo a las sombras. En la oscuridad, la calavera esbozaba su media sonrisa, sabedora de que su final aún estaba por contar.

Lici (Öde):

Galerna

Era una guerra ganada. Aquellas guerras cuyo final ya está escrito, ni si quiera son guerras. Era libre, inmortal e imperturbable. Miraba a los demás con la certeza de sobrevivirles, con esa seguridad innata con la que contaba, que me hacía altivo e inmortal.

Ninguno de los elementos era capaz de hacerme mella. Una vez, con la llegada de las grandes tormentas de verano, el bosque ardió en llamas. Muchos de mis convecinos murieron, presas del pánico y de la agonía que supone oír tu propia piel crepitar, quemándose, arrugándose encima de tus músculos, que quedaban visibles a la luz de la luna; tu garganta reseca por el humo no te permitía pedir ayuda o aliviar el dolor con algún tipo de expresión. Ni si quiera aullar o gemir era una opción, pues todos los demás estaban igual de muertos que tú. Sin embargo, yo caminaba con la serenidad de quien camina por la arena de la playa. Eran unas vistas preciosas. Los más pequeños corrían el doble mientras ardían y parecían pequeñas motas de luz que se cruzaban, saltaban, y hasta parecían divertirse mientras jugaban. Era algo precioso de ver. Las gotas de la lluvia que pertenecían a la tormenta no ayudaron a apagar el incendio, pero hicieron aquel escenario uno de mis favoritos. De los cuerpos que quedaban carbonizados en el suelo emanaba una especie de humo blanquecino, y creaba un ambiente tan terrorífico que a mí se me erizaba el pelo de la espalda y me hacía enseñar las encías.
Recuerdo que fue el único elemento con el que logré divertirme. Los demás no me crearon más que indiferencia. Ni si quiera el más poderoso de ellos, uno que nunca se tenía en cuenta y cuyos efectos eran los más devastadores, era capaz de hacerme frente. El tiempo no tenía nada que hacer conmigo.
Sin embargo, en uno de los últimos amaneceres del año anterior, consiguieron poner en duda mi naturaleza.

Los rayos de sol aún no habían despertado a las flores; ni si quiera los pájaros madrugaron tanto aquel día. No podría definirlo como gris, pero sí era una mañana diferente. Me desperecé y fui a recoger el desayuno, presa de mi cierta monotonía. La yeguada había estado menguando últimamente, pero aquel día me merecía un capricho. Ahogar a los potros entre los gorgojos de su propia sangre abre apetito por las mañanas, y su cuello es tan frágil que no supone demasiado esfuerzo para mí.
Me paseé entre las madrigueras recién construidas y olfateé a los nuevos, en busca de futuros pasatiempos. En unas pocas horas ya había recorrido todo mi territorio, y para cuando volví a mi punto de partida, el cielo se había vuelto morado. Mi aburrimiento me había distraído del cambio, y todo me tomó por sorpresa. Sucedió rápido; fue un duelo hecho a carreras, de dudoso final.

Como ya dije, era una guerra escrita. Entiendo la rabia que debía tener contra mí por haberme burlado del resto de sus homólogos en ocasiones anteriores, evitando ser quemado vivo, enterrado, o arrastrado por la corriente de agua que anegó mi última residencia. Resulta que algo tan etéreo e inútil como el aire es capaz de plantarle cara al mar y elevarlo; de retorcer árboles que llevan milenios en mi bosque, y de traer consigo desolación. Aquella mañana el aire estaba enfadado conmigo, y se convirtió en viento. Me arrastró colina arriba, me alejó de la protección de los árboles que había marcado e hizo que me desprendiese de todo lo que consideraba mío. Me posó sobre los guijarros caídos de la montaña, de mala manera; consiguió que me abriesen en canal y se desparramase todo mi interior sobre ellos. En ese instante, el peor de los elementos me hizo temer, y, a la vez, recordar algo similar que nunca había sucedido.

Pero aún así, me levanté, y gracias a ello, evolucioné. Fui capaz de vencerle, de ser mejor que él. Fui capaz de ser él, y de incorporarlo a mi naturaleza. Cuando la arena abandonó su lugar, el viento la sustituyó.

Lo noté enfadado, su ira me revolvió el cuerpo medio vacío, y me hizo dar más tumbos aún sobre los guijarros, para, finalmente, doblegarse. Era una guerra ganada, yo seguí siendo inmortal e imperturbable, y a partir de ahora, más libre que nunca.



Piedra vs. Espada

Sciacere (Espada):

Gris

Hubo una época, en la historia del vasto mundo, donde las espadas eran quienes regían los corazones de los hombres, y ya de por si, de todas las cosas. Si, en aquel entonces todo tenía alma propia.

Cuando la belleza de la espada Glorfi se adentró en el bosque, todo se volvió más frondoso, más vivo. Los árboles estiraron sus ramas coronadas de verdes hojas, y casi que se abrazaron entre ellos. Los animales cobraron voz propia, las flores gritaron sus colores al viento, y los ríos aceleraron su cauce.

La espada con el pomo enjoyado la empuñaba un héroe de época, que atravesaba el bosque en busca de algo sin importancia. Luego de un largo recorrido, una montaña se interpuso, y en la entrada, una roca vieja y magullada del tamaño de un carromato cerraba el paso. Estaba incrustada en la montaña como un sello, y había cierto pesar en la atmósfera que la envolvía. De su superficie irregular, brotaba una bruma densa, cargada de dolor.

La espada se acercó con calculadora cautela.
— ¿Me dejas pasar? — dijo.

Silencio profundo por respuesta.

La hoja plateada y brillante giró sobre su eje en el puño del héroe, proyectando luces sobre la imponente roca.
— ¿Por favor? — volvió a decir.

La bruma flotante de repente se tensó, y luego se disipó tragada por la tierra, dejando un humo que reptaba en la superficie. Una porción de la piedra se quebró, dejando una cicatriz para acompañar las otras tantas que ya tenía, y una voz cavernosa apareció.

— ¿En realidad crees — dijo la gigantesca piedra — que puedes llegar con todos esos colores, y con tu acero inquebrantable a imponer tu voluntad?

Glorfi sopesó la pregunta. ¿Acaso no sabía aquella roca de las espadas?

La piedra se removió en su posición haciendo caer al suelo esquirlas y polvo.
— Sé quién eres — gruñó — se de tu poder, pero aquí no tienes prerrogativa alguna, tu voz es nula, como el vacío de un pozo sin fin.

— ¡Te equivocas! — le rebatió la espada, con voz cortante — Puedo ver claridad en tu alma, es como una perla blanca en el fondo de un lago. ¡Déjame pasar!

— ¡Tus propios ojos te engañan! — rugió el guardián de la montaña — No existe nada en mi interior, mi corazón es tan duro como yo. No puedes influir en mí, y te puedo convertir en herrumbre si así lo quiero. Mi tacto es gélido. El aire que me rodea se convierte en ventisca. Si llueve cae hielo a mí alrededor sin importar la estación. Convierto el oxígeno en toxina. Y la tierra en pantanos.

La espada calló al respecto. Y entonces, supo que hacer.

Con un movimiento fugaz se liberó de la mano del héroe, y se clavó con divina facilidad en el centro de la piedra.

— No importa cuán oscura sea la superficie del alma, — le susurró Glorfi mientras brotaba un destello dorado en el lugar de la herida — debajo siempre habrá luz.

La roca vibró desde sus cimientos, y aulló un grito estridente estallando en miles de diminutas esquirlas.

Glorfi cayó sin gracia alguna en el suelo, triunfal y extenuada. A su lado, yacía un reluciente diamante blanco del tamaño de un puño.

Exez (Piedra):

Danzas y monedas.

Cientos fueron los filos que pasaron por el local. Nuestro amo no aceptaba a cualquiera, aunque pagase. Teníamos un estatus y un caché que mantener. Desde viejos cuchillos, a armamento real en tiempos de guerra. Pasando por jóvenes y firmes navajas hasta por exóticas lanzas y dagas, de adinerados extranjeros. Mandobles de soldados, sables de condes, hachas de bárbaros. Desde que llegué allí había visto de todo, y no se parecía en nada a otros obradores. Donna Megan aseguraba que no podía quejarme, ni yo ni las demás, pues antaño los tiempos eran aún peores, y otros lugares lo seguían siendo todavía. Decía que teníamos suerte de estar allí. La Donna era la más veterana del taller, y el ojito derecho del menestral. Fue la primera que llegó y la que más sabía; averiguaba el gramaje con unas simples caricias, tanteando, para que terminaran luego en nosotras.
Mis compañeras eran únicas, todas a su modo. Expertas y artistas en su propio arte personal. La gente que viene suele pensar que servimos todas para lo mismo pero, trístemente, se equivocan. Porque no nos conocen.

Siempre trabajé por dinero, como la mayoría. De tez oscura y raudas curvas, me convertí rápidamente en una de las favoritas. Capaz de pulir cualquier hierro en tan solo unos pocos movimientos. Produciendo sonidos cautivadores en cada desliz.
El menestral nos escogía meticulosamente para diferenciar quiénes nos quedábamos y quiénes no. Vi a muchas desaparecer de un plumazo, sin siquiera llegar a cruzar la puerta. Conocía cuáles éramos más pasionales, más firmes, más frágiles; símplemente rozando la yema de sus dedos por nosotras, sin necesidad de llegar a más. Puede parecer extraño pero, a pesar de todo, nos cuidaba. Tratándonos con más mimo y respeto que nadie.

Aún así, recuerdo menos trabajos de los que hice. Por suerte. Mi mente conseguía evadirlos, de alguna forma, con el paso de los mismos. Limpiándome, siempre, al terminar. Intentando olvidar. Cuchillas corroídas por el óxido, inútiles, deformes, endebles. Aceros fríos e indiferentes. Metales nuevos, cálidos, pero novatos. Muy rara vez, entre todas aquellas experiencias, algunas sí valían la pena. Haciéndome sentir realizada. Eran las que se quedaban grabadas de verdad, opacando las anteriores, al menos un tiempo.

Alguien depositó una cimitarra envainada en la pila. No conocí su nombre, nunca se presentó; pero sí los azules zafiros engastados en su pomo, que me miraban, centelleantes. Debía pertenecerle a un príncipe pensé, o a un apoderado pirata. Estaba segura de que venía del este. Era distinto a los demás aceros que llegaban de la comarca, tenía aspecto de haber vivido mundo.

No comprendo cómo, ni por qué, pero me hechizó.
Cuando menos pensaba, el anciano maestre me tomó entre sus callosos dedos y me acercó a su filo. Surcando las vetas dibujadas, puliendo sus cicatrices, con cuidado.
Fue todo muy intenso. Muy fugaz.
Deslizándome con tacto hacia su punta, notaba la calidez de la fricción y su firmeza. Deteniéndome en ella unos pocos segundos, lo suficiente antes de volver a bajar. Ahora al contrario. Segregando mi aceite, casi sin querer, para resbalar por toda ella. Sintiéndola por todos los rincones de mí.
Sus zafiros me perseguían sin detenerse a parpadear, y yo navegaba sobre su acero. Chirriando. Resbalando. Me sentía protegida. Cálida. Amada.

Pero se marchó. Siempre fui demasiado buena en lo que hacía, no voy a mentir. Tanto que jamás volví a ver esa espada de nuevo, ni otra me hizo arrepentirme igual. Por mucho que lo intentara.

-------------------------------------------------------------------

Duelos Literarios VI - Página 4 4aab68c99999f2d34528d29d071816ce
Sigue poniendo caramillo de oro porque Szao no se sabe las medallas.
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Edeus el Sáb Jul 27, 2019 12:48 am

Igual que la anterior, no voy a ponerme en plan juez, pero sí comentaré en forma de aspectos generales lo que me ha parecido. Me quedan tres por comentar, pero eso ya este fin de semana.

Rabioso: oye, que alguien vacune al perro ese no.

Völuspá: poco conozco de la mitología nórdica, así que dudo poder a llegar a entender de verdad todo lo que se trata de explicar aquí, así que tendré que dar mi opinión en base a lo que he podido ver, sentir y comprender sin todo ello, que al final es también una parte importante (pero espero que los que sí sepan puedan darle un par de vueltas para el resto).

Lo primero que pensé nada más acabar de leerlo fue que tenía delante algo épico y maravillosamente escrito, pero desproporcionado estructuralmente. La introducción en si es perfecta, y logra mantener esa epicidad narrada sin trastabillar, y te deja con la sensación de que es exactamente lo que debería ser el inicio de una novela.

He ahí el problema que yo le veo. Un relato algo más largo podría haber admitido mejor (para mí) una introducción tan larga, pero en este caso el conflicto siento que tarda demasiado en llegar, y a la larga me deja con la sensación de que se le dedica muy poco tiempo a él. Aquí entra en relevancia la mitología nórdica y lo que imagino que debe ligar con el duelo, y probablemente todo ello le haga ganar cierta profundidad de la que yo no puedo hablar ahora.

Con ese “Pero el hombre, en su infinita imperfección…” inicia el punto clave del relato. La tribu a la que el perro se había adherido busca matar a Nessie, quien, tras su aparición, acaba de un plumazo con el animal, todo ello para fundirse en él y poder seguir ambos como uno y vengarse así de los hombres. El conflicto no se presenta en forma de tal, y en realidad veo más una alianza que un enfrentamiento. Sin embargo me gusta, pero porque no presenta este momento de acción como uno esperaría encontrarse, sino que lo hace a su manera, integrándolo por completo en el relato para transmitir a través de él lo que de verdad quiere el autor y que necesita el relato.

Concluyo señalando todo ese colorido de leyenda que trae todo ello me ha gustado. Los motivos tribales, la magia, los espíritus de los animales, es algo que me ha dejado muy buena sensación al final. Probablemente con una reducción en la introducción y darle más gancho al conflicto ganaría mucho más, pero en su conjunto lo he visto muy guay.

PD: La falta de espacios entre párrafos me ha puesto nerviosa Smile

Acta est fabula: es un palo que no le haya dado tiempo a acabarlo, pero en las pocas líneas que hay vuelve a mostrar ese ingenio suyo que probablemente caracterice a todo lo que escribe. Los diálogos son muy suyos, y sabe llevarlos con ese toque de comicidad y realismo. Y eso, que solo el inicio me ha parecido muy bien llevado. Obviamente te deja con ganas de más, y el relato se siente inconcluso solo por eso, pero qué se le va a hacer xD Y como por fallos técnicos no se ha podido seguir, pues aprovecho este espacio para volver a reivindicar que no pasa nah por dar un par de diítas más. Imaginad solo lo guay que habría quedado la ronda si Einyel y otros (donde me incluyo) hubieran podido rematar de verdad lo suyo (y no se habrían colgado, porque el relato estaba empezado y avanzado en todos los casos. Solo era eso, rematar).

Galerna: Un relato casi al mismo nivel que en la ronda anterior. Continúa manteniendo ese aura de misterio y de cuento siniestro que tenía en la anterior, e igualmente, sigue sabiendo acompañar muy bien la narración sin terminar haciéndola monótona. La pega es que siento que es demasiado parecido al anterior (en cierto sentido). Si la primera vez me pareció épico y original, aquí, aun siéndolo, pierde esa esencia que tenía, porque no llega a quizá transmitir nada nuevo que no me haya hecho sentir antes. Realmente es una de las pocas pegas que puedo poner, porque a nivel de escritura y estructura sigue estando fenomenal.

La introducción, aunque larga, no llega a dar esa sensación que me dejó Manoliyo de “quizá sobran cosas”, porque a la larga todo se remite a las sensaciones que el Öde trata de transmitir en cada momento: antes, durante y después de su lucha contra el viento. De hecho, el propio inicio empieza a prepararnos para lo que se viene.

Aunque no hace falta, paso a un párrafo nuevo para que dé la sensación de que esta crítica es más larga. Lo siento. Sigo. La monotonía que crea alrededor del animal es también una sensación importante para preparar la inminente llegada del viento: y pese a que lo cotidiano y simple del inicio puede hacerse aburrido a ratos, la entrada del viento de esa forma tan brusca y brutal logra darle un vuelco al relato, igual que lo hace al agitar de esa manera la tranquila vida del Öde. Y ya, el final pues personalmente me parece perfectamente coronado, y se nota que Lici controla.

PD: “Sucedió rápido; fue un duelo hecho a carreras, de dudoso final”. xDD


We all go a little mad sometimes.
Duelos Literarios VI - Página 4 Blank-vector-label-shapes
Edeus
Edeus
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Aiden Maxwell
Sexo: Hombre
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Manoliyo el Sáb Jul 27, 2019 11:26 am

Pues ya que me toca trabajar el sábado y el resto de los mortales playa o piscina, me voy a permitir ser un asalariado negligente y pasao con total alevosía.

"Mira, os comento"

Edeus (Nessie): Transmite como nadie la sensación de "agua", me he mojado con este relato y es que, aparte del resto de virtudes que tiene (que creo que son evidentes) me ha llamado la atención el detalle de todas las descripciones relacionadas con el agua, el animalucho empapado en agua y ese barco que amenaza con irse a pique en cualquier momento.
También tengo que aplaudir el uso de la sangre, aunque dudo que un mordisquito de perro en el cuello de Nessie tenga consecuencias tan tarantinescas, me ha parecido que has conseguido recrear el efecto plasmático con mucho acierto. No se, le da cierto tono poético a la escena.

Creo que es uno de los relatos que mejor se ha adaptado al formato de las 750 putas palabras.
El giro de la segunda niña no me lo esperaba, y me ha hecho preocuparme por ella (y ni la conozco).
Pero ese girito final, amiga, te has lucido...
mi pobre perro:
Duelos Literarios VI - Página 4 BB21K0eCMAANGsp

Manoliyo (Perro): A falta de inspiración, tiro de mitología para intentar hacer un pacto con el que lee, pero bajo la arriesgada premisa de que conozca un poco la mitología vikinga. ¿Y eso por qué? Porque el voluspa habla del fin del mundo, de cuando el ser humano se va al carajo y todo eso, pero aquí propongo una versión alternativa de la historia que ahí se narra, ya que en la original el ser humano no tiene culpa de su propio exterminio. 

Así que me he dicho a mi mismo: ¿Y si cuento una historia en la que al hombre se le ocurre tocarle las narices a dos monstruos de la mitología? ¿Y si hago coincidir perro con Fenrir y Nessie con Jörmundgander? ¿Y si trato de condensar una historia que, a todas luces tiene que ser desarrollada en condiciones en 750 putas palabras? Eeeeerror Smile 

Edeus: escribió: La falta de espacios entre párrafos me ha puesto nerviosa Duelos Literarios VI - Página 4 Icon_smile

Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir ®.

Einyel (Viento): Toda una oda a la falta de espacio, lo considero (igual me equivoco) una sátira que habla de tener una gran historia en mente y estar limitado para contarla. Así son los duelos, claro, pero me ha hecho mucha gracia la idea de, sin dejarlo caer, sin tirar de sutilezas, decir: no te la cuento porque me quedaría sin palabras, así que te peinas.

La escena en sí está bien construida, es tenebrosa y deja muchas incógnitas, pero como dice el autor: ¿Quieres saber más? Pues te jodes. Bravo.

Lici (Öde): Pasamos del apocalipsis del anterior relato al bosque de las desgracias, con otro "enemigo", que en este caso no es un espejo, sino el viento. Cosa que creo que le ha sentado bien por cómo has desarrollado el duelo. Creo que en este, a diferencia del anterior, has sabido presentar el conflicto con más claridad, aunque sin salirte del tono onírico que acompaña a este bichejo (que empieza a caerme como el culo, por cierto).

Me sigue fascinando como describes la lluvia, el pelo del animal y los entornos en general.

Sciacere (Espada): El que más me ha sorprendido de esta ronda, no por el contexto, que también, sino por lo buenos que me han parecido los diálogos, por la elegancia de la espada y la tosquedad de la piedra, cada una con su remarcada personalidad. Creo que es difícil, muy difícil, lograr transmitir tanta personalidad en tan poco espacio. Bien por Glorfi.

Exez (Piedra): "cincuenta sombras del amolador". Sí señor, muy original la idea de convertir a la fría piedra de afilar en alguien que siente, que es capaz de narrar un encuentro erótico (no me lo niegues).
El cuento de la cortesana que, harta de venderse a gañanes, un día encuentra a su príncipe Wink.

Muy bien desarrollado, con una calma pasmosa que me ha hecho sudar porque veía que se acababa y no concluía, pero no ha sido así, ha tenido su broche.

Este es el duelo que más dudas me ha generado, porque creo que habéis ganado los dos.

Duelos Literarios VI - Página 4 Perro_12
Manoliyo
Manoliyo
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Einyel el Sáb Jul 27, 2019 9:57 pm

"Rabioso" (Edeus)

Edeus me está sorprendiendo con su forma de sacarle partido al monstruo del lago Ness. Si antes nos lo presentaba como víctima, ahora cambia totalmente el rol de su personaje en la historia y nos ofrece unos párrafos de puro terror.
@Edeus escribió:La cabeza de Nessi apareció de nuevo tras la niña, y poco a poco, el largo cuello, ahora manchado en su propia sangre, empezó a resurgir del agua, haciendo gala de nuevo de la inmensidad de su tamaño. El herido monstruo los observó, impávido. Aterrador.

—Nunca tuviste ninguna posibilidad.
En serio, a mí esta parte me ha dado más cosica que toda la sangre y el merendarse niñas de antes.

Edeus logra dotar de complejidad psicológica a su personaje y a través de ambos relatos nos va mostrando sus diferentes aristas: ¿quién es Nessie? ¿Una víctima? ¿Un villano? ¿Un superviviente? ¿O es tan solo un monstruo imaginario?

Spoiler:

Duelos Literarios VI - Página 4 Source
¿O tal vez un empleado de un casino?

También me gusta cómo ha solventado el problema de poder enfrentar a Nessie con el perro de una forma coherente, porque a priori veía ese aspecto como uno de los retos más difíciles de este duelo.

Y el final…OMG! (Por cierto, ¿es este final un guiño al relato de la primera ronda de Manoliyo? xD)

Edeus, sigue así, que siempre me gusta leerte Wink



"Völuspá" (Manoliyo)

Creo que es evidente que Manoliyo ha encontrado la forma de llevarse el duelo a su terreno. Se le nota muy cómodo en ese tono de leyenda y trasfondo mítico (he disfrutado mucho del giro mitológico que has metido en tu relato). La verdad es que es una pena que hayas tenido que recortar (según leo más arriba, ¡habías llegado hasta las 2000 palabras! Sorpresa), porque creo que los tijeretazos han hecho algo de mella en la parte final del relato, donde todo se siente precipitado y el tono tan bien construido desde el principio se pierde un poco. Aún así, enhorabuena, porque me ha parecido muy original la idea y me ha gustado mucho tu “perrete” narrador que además tiene el plus de ser un personaje totalmente distinto a tu perrete del manicomio.



Spoiler:
Por cierto, muchas gracias a ambos por molestaros en comentar mi frustrado intento de relato, xD
Einyel
Einyel
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Dom Jul 28, 2019 1:00 am

Después de haber terminado de comentar todos y cada uno de los relatos de la primera ronda sin que haya quedado en el tintero absolutamente ninguno, procedamos con los de la 2º.

Feliz 4

Piedra vs. Espada [Exez]:
Siento con este relato la misma sensación que experimenté con el relato de Edeus de la primera ronda; todo me parece bien planteado y desarrollado, pero lo que se hace en si tampoco siento que lleve a demasiado. La idea me gusta y me parece bien ejecutada, así que he tenido dificultades para entender qué me faltaba. Tras pensarlo mejor, me he dado cuenta de que el problema es que, por bien que trates el hoyo que has cavado, has sumergido la pala demasiado poco en la tierra.

@Exez escribió:Cientos fueron los filos que pasaron por el local. Nuestro amo no aceptaba a cualquiera, aunque pagase. Teníamos un estatus y un caché que mantener. Desde viejos cuchillos, a armamento real en tiempos de guerra. Pasando por jóvenes y firmes navajas hasta por exóticas lanzas y dagas, de adinerados extranjeros. Mandobles de soldados, sables de condes, hachas de bárbaros.

Me gusta el inicio. Se toma su tiempo para ir creando la atmósfera sin miedo a que la información no esté del todo completa. La lista de armas equivale a mi cabeza a una cámara en movimiento pasando por cada una de ellas, sin aún llegar al verdadero protagonista de la escena.

@Exez escribió:Desde que llegué allí había visto de todo, y no se parecía en nada a otros obradores. Donna Megan aseguraba que no podía quejarme, ni yo ni las demás, pues antaño los tiempos eran aún peores, y otros lugares lo seguían siendo todavía. Decía que teníamos suerte de estar allí.

No me gusta demasiado esta parte. Cuando lees "desde que llegué allí" tu primer pensamiento es que "allí" se refiere a ese taller, al lugar con el que has iniciado el relato y del que estás hablando. Cuando después lees "no se parecía en nada a otros obradores" choca, porque o bien "allí" se refiere al reino, ciudad o cualquier cosa que pueda ser un lugar en el que hay muchos talleres en los que podría uno acabar y dice "He estado en muchos obradores, y este no se parece a ningún otro" (lo cual es confuso por lo que he dicho antes), o bien "allí" sí se refiere a lo que inicialmente uno piensa que se refiere, y la oración lo que está queriendo expresar es "Las cosas que he visto aquí me indican que este obrador es diferente a otros obradores". Si esa era la intención comunicativa, me parece que la oración compuesta está construida de forma extraña, sin hilar correctamente lo primero con lo segundo.

Sobre lo siguiente, se me queda corto en información. No tengo ni zorra idea de qué hace a este obrador distinto o mejor a los demás (se entiende que es simplemente que los trabajadores, especialmente Donna, son mejores) y la narración simplemente sigue. No llega a convencerme este trocito dedicado a la comparación entre este obrador y los demás; se me queda corto dentro de lo que cuenta y no llega a encajarme bien en la narración.

@Exez escribió:Mis compañeras eran únicas, todas a su modo. Expertas y artistas en su propio arte personal. La gente que viene suele pensar que servimos todas para lo mismo pero, trístemente, se equivocan. Porque no nos conocen.

Me gusta cómo este final de párrafo no solo aporta a que entendamos bien cómo funciona "el mundo" que has creado sino que a su vez nos deja claro que la piedra se siente orgullosa de lo que hace. Transmite su personalidad mediante la narración. Esto es algo que, aunque se haga notar mucho más en este final, cubre todo este primer párrafo, evitando así que sea mero infodumping.

@Exez escribió:
Siempre trabajé por dinero, como la mayoría. De tez oscura y raudas curvas, me convertí rápidamente en una de las favoritas. Capaz de pulir cualquier hierro en tan solo unos pocos movimientos. Produciendo sonidos cautivadores en cada desliz.

No sé si es intencional o no, si es una virtud general de esta parte del relato o algo puramente personal, pero el ritmo que crean estas 4 oraciones así separadas hace que me imagine a Donna trabajando con la piedra protagonista, haciendo chocar la piedra con el metal y levantando pequeñas chispas en cada paso de una oración a otra.

El relato, en general, crea un tempo en la lectura que me encaja a la perfección con la acción que se está describiendo. Hay algo "propio de esta piedra y de lo que hace" en esas pausas continuas, en esas oraciones cortas que en muchas ocasiones podrían estar unidas, subordinándose unas a otras.

Aunque...

@Exez escribió:Aún así, recuerdo menos trabajos de los que hice. Por suerte. Mi mente conseguía evadirlos, de alguna forma, con el paso de los mismos. Limpiándome, siempre, al terminar. Intentando olvidar. Cuchillas corroídas por el óxido, inútiles, deformes, endebles. Aceros fríos e indiferentes. Metales nuevos, cálidos, pero novatos. Muy rara vez, entre todas aquellas experiencias, algunas sí valían la pena. Haciéndome sentir realizada. Eran las que se quedaban grabadas de verdad, opacando las anteriores, al menos un tiempo.

Este párrafo en concreto, que se diferencia de los demás y lleva al extremo ese "tempo" que noto en gran parte del relato y aquí se hace directamente visible, me parece que lo hace de forma exagerada y que llega incluso a incomodar la lectura. Creo que la intención, aunque quizá me equivoque, era concentrar una gran cantidad de experiencias que se sucedían una detrás de otra en lo que simula ser mucho tiempo. Como un montaje, podríamos decir, en el que vemos todas las armas que han sido perfeccionadas por la piedra protagonista con el paso del tiempo, mientras entendemos cada vez mejor cómo vive ella ese trabajo.

Al menos, eso es lo que mi mente "ve" según lee esta escena, pero al mismo tiempo hay momentos en los que se encuentra con obstáculos algo molestos. Ese "Por suerte", ese "Haciéndome sentir realizada" en medio ya de tanta frase corta (y cortante)... creo que llevas demasiado al extremo esto aquí.

A nivel argumental, todo hasta este punto es una introducción que nos presenta perfectamente la vida de la piedra y a la piedra misma. Notamos el orgullo que siente por lo que hace. Sabemos que percibe en él también cierta monotonía molesta, que la mayoría de los trabajos que realiza le son indiferentes y que desea encontrarse con armas que "valgan la pena". La dirección del relato está marcada.

@Exez escribió:Alguien depositó una cimitarra envainada en la pila. No conocí su nombre, nunca se presentó; pero sí los azules zafiros engastados en su pomo, que me miraban, centelleantes. Debía pertenecerle a un príncipe, pensé, o a un apoderado pirata. Estaba segura de que venía del este. Era distinto a los demás aceros que llegaban de la comarca, tenía aspecto de haber vivido mundo.

El lenguaje utilizado aquí ya incita a enfocarlo desde el punto de vista romántico o sensual. Habla como quien está a punto de tener una cena romántica con una cita a la que aún no conoce, pero que le ha llamado la atención.

La coma en rojo es un añadido mío. No sé si es necesario por norma, pero sin duda la lectura mejora con ella ahí. Al menos a mi ver. También un punto y coma sería mejor elección que una coma en esa última oración, considero yo. Y añadiría un "lo hicieron" tras el "pero sí" del principio, porque me queda más estético y creo que no tenerlo dificulta el leer cómodamente la frase, como si hubieras tenido que hacer un esfuerzo para entenderla bien que no correspondía en ese momento. Todo esto son meras propuestas con las que bien podrías directamente discernir.

@Exez escribió:No comprendo cómo, ni por qué, pero me hechizó.
Cuando menos pensaba, el anciano maestre me tomó entre sus callosos dedos y me acercó a su filo. Surcando las vetas dibujadas, puliendo sus cicatrices, con cuidado.
Fue todo muy intenso. Muy fugaz.
Deslizándome con tacto hacia su punta, notaba la calidez de la fricción y su firmeza. Deteniéndome en ella unos pocos segundos, lo suficiente antes de volver a bajar. Ahora al contrario. Segregando mi aceite, casi sin querer, para resbalar por toda ella. Sintiéndola por todos los rincones de mí.
Sus zafiros me perseguían sin detenerse a parpadear, y yo navegaba sobre su acero. Chirriando. Resbalando. Me sentía protegida. Cálida. Amada.

El contexto es diferente, pero esto me parece un buen ejemplo de lo que me habría gustado que fuese el momento en el que, en el 1º duelo de Scia, Nessie rompe con sus fauces a Glorfi, escena que me dejó algo frío.

No llega a convencerme ese "Ahora al contrario"; el relato está escrito en pasado y entiendo la intención (si me hubiera funcionado bien, sería un momento en el que me metería ya totalmente en las sensaciones descritas y todo lo demás desaparecería, hasta que el último párrafo me "devolviese a la historia" y me frustrase apropiadamente), pero mi experiencia al leerlo ha sido de chocarme contra un pequeño muro que he tenido que saltar tras pararme un momento. Me ha cortado un poco el rollo.

Es lo único que me ha llamado la atención para mal, igualmente (y de nuevo siento que es algo muy personal y que a otro puede haberle funcionado bien). La escena es el núcleo del relato y la mejor del mismo, como debe ser.

@Exez escribió:Pero se marchó. Siempre fui demasiado buena en lo que hacía, no voy a mentir. Tanto que jamás volví a ver esa espada de nuevo, ni otra me hizo arrepentirme igual. Por mucho que lo intentara.

No hace falta decir nada más, y al mismo tiempo ojalá lo hubieras hecho. Ojalá hubiera habido más y las 200 palabras que te han sobrado hiciesen que esto dejase de parecerme una curiosidad bien contada y pasase a haberme gustado mucho. No sé si hay una forma de usarlas para explotar más las sensaciones y los pensamientos de la piedra respecto a este amor de una noche, de profundizar más en qué ha significado para ella y en cómo choca con los trabajos mundanos que pueblan su día a día, de contar algo de interés que no esté ya bien encapsulado así. Personalmente no se me ocurre y, aun así, siento que se me queda algo corto.

No me he quedado con una sensación amarga, en cualquier caso. Ni siquiera agridulce. El relato es indudablemente bueno y uno lo termina satisfecho. Pero ya.

Piedra vs. Espada [Sciacere]:
Siendo sincero, este relato no me ha gustado demasiado. El inicio me agrada, pero en cuanto llega el momento en el que la espada comienza a hablar con la roca va perdiendo todo mi interés y nunca repunta. Ni me interesa lo que se cuenta ni veo nada de resaltable en cómo se ha contado. El relato no es malo y tiene sus puntos, pero al terminarlo me he quedado igual que cuando empecé.

@Sciacere escribió:Hubo una época, en la historia del vasto mundo, donde las espadas eran quienes regían los corazones de los hombres, y ya de por si, de todas las cosas.

Ese "ya de por si" me queda muy raro y no consigo ver exactamente a qué te refieres con ello. No sé en qué medida es mi culpa y en qué medida realmente no llega a tener demasiado sentido.

@Sciacere escribió:Cuando la belleza de la espada Glorfi se adentró en el bosque, todo se volvió más frondoso, más vivo. Los árboles estiraron sus ramas coronadas de verdes hojas, y casi que se abrazaron entre ellos. Los animales cobraron voz propia, las flores gritaron sus colores al viento, y los ríos aceleraron su cauce.

Este es mi párrafo favorito del relato. Es muy muy visual y le da un aire realmente mágico a la espada y a todo el escenario. Las palabras están extremadamente bien escogidas (cada frase de las dos últimas oraciones por entero es un ejemplo que me saldría poner aquí) y todo forma algo mayor a la suma de sus partes. Consigues mucho en muy poco espacio.

@Sciacere escribió:La espada con el pomo enjoyado la empuñaba un héroe de época, que atravesaba el bosque en busca de algo sin importancia.

Nótese cómo queda implícito que la espada es algo mucho más grande y duradero que quien sea que la esté portando en una de las muchas épocas que ha vivido y vivirá. Aquí estoy usando información que poseo debido a un duelo anterior, ¿pero no es esa una de las gracias de mantener al mismo personaje y unir los relatos? Que nadie vea trampa donde solo hay buen hacer.

@Sciacere escribió:
La espada se acercó con calculadora cautela.
— ¿Me dejas pasar? — dijo.

Me paro aquí para hablar de uno de los principales problemas que tengo con este relato, y que, me temo, puede que sea realmente injusto. El primer duelo creaba un aire irreal, mágico y de leyenda. No daba la sensación de que nada de lo que ocurriese pudiese entenderse del todo, que uno pudiese imaginarse el tiempo, el lugar, con los personajes situados físicamente y temporalmente en ese lugar, realizando acciones físicas con el avance del tiempo que van alterando su posición y estado en ese espacio y en el transcurso del tiempo... por supuesto, se situaba a los personajes, se presentaban lugares y se narraban eventos causales, pero todo sumergido en un aire onírico que alejaba el raciocinio y solo dejaba paso a la admiración. O algo así.

La cosa es que aquí no siento eso. La situación es mucho más clara. Un héroe porta a Glorfi, que es su espada, y está andando en un bosque buscando nosequé cosa. Me imagino todo con claridad, y en este momento el héroe, con Glorfi en la mano, está parado frente a la roca.

Si Glorfi empieza a hablarle a la roca, yo solo puedo imaginarme dos cosas: primero, que Glorfi emite sonidos y la roca también, porque en aquel entonces todo tenía alma propia y eso significa que todo está humanizado. El héroe solo espera paciente a que Glorfi convenza a la roca de que les deje pasar. Segundo, que el héroe sea ajeno a este intercambio y que ocurra de manera telepática, quizá no del todo real, y que el héroe mientras todo esto ocurre está ahí empanao mirando a la roca.

Cualquiera de los dos casos tiene, para mí, cierto aire de extrañeza asociado que no le hace nada bien al relato. Se sitúa en un punto medio entre la atmósfera y tono de una fantasía épica y la de un cuento con objetos y animales parlantes y pensantes, sin aunar bien, creo yo, ambos aspectos.

@Sciacere escribió:— ¿Por favor? — volvió a decir.

Me sobra, personalmente. Creo que este momento va en contra del tono que ya habías establecido y no me parece bien traído.

@Sciacere escribió:Una porción de la piedra se quebró, dejando una cicatriz para acompañar las otras tantas que ya tenía...

Este ha sido un buen detalle. Enfatiza la personalidad que se aprecia y la impresión que da la roca y le da más vida dentro del relato.

@Sciacere escribió:¿Acaso no sabía aquella roca de las espadas?

Buen punto también. Esto añade interés y le da un pilar al final en el que posarse, para que se sienta menos forzado y todo se sienta más enlazado en el relato.

@Sciacere escribió:— ¡Te equivocas! — le rebatió la espada, con voz cortante — Puedo ver claridad en tu alma, es como una perla blanca en el fondo de un lago. ¡Déjame pasar!

— ¡Tus propios ojos te engañan! — rugió el guardián de la montaña — No existe nada en mi interior, mi corazón es tan duro como yo. No puedes influir en mí, y te puedo convertir en herrumbre si así lo quiero. Mi tacto es gélido. El aire que me rodea se convierte en ventisca. Si llueve cae hielo a mí alrededor sin importar la estación. Convierto el oxígeno en toxina. Y la tierra en pantanos.

Punto positivo sin demasiada relevancia: el discurso imponente de la roca no está tan bien escrito como el párrafo que halagué arriba, pero se le acerca. Buena elección de palabras y buena medida del dramatismo.

Punto negativo con demasiada relevancia: todo esto me da igual porque la roca es un personaje que acabo de conocer y esta narrativa de que se esconde algo hermoso y brillante bajo lo tosco y feo solo funciona (o solo me funciona a mí) en historias donde se ha podido conectar apropiadamente con los personajes y conocerlos bien, porque es de ahí de donde sale el interés que luego lleva a esa conclusión que expone Glorfi al atravesar la piedra.

Conecto esto ya con todo el final del relato. La idea es que Glorfi es capaz de ver a través de la fachada de la imponente roca y apreciar el diamante que esconde en su interior. Pero es que lo único que se ha contado es eso: la roca es imponente y de aire malvado, y no permitirá a Glorfi pasar, pero Glorfi dice "no, en tu interior eres bella, porque todo lo es en realidad", y con su poder de espada mágica la destruye y deja solo lo bello.
No veo más elementos que le den valor o interés a esto. La roca tiene dentro luz porque Glorfi dice que la tiene, pero no es como si su personaje hubiera experimentado algo; lo que hace es destruirla y ya pero la roca siempre se comporta igual hasta que Glorfi actúa, por lo que no sé qué tendría que significar para mí el diamante blanco. Glorfi tampoco parece experimentar nada en concreto; ve la claridad del alma de la roca como quien tiene una habilidad de mago de nv 40, pero no hay nada en la historia que cuente o haga algo con eso. No sé si me explico.
El mayor interés lo veo en cómo chocan la personalidad elegante y majestuosa de Glorfi y la tosquedad y firmeza de la roca, pero no me da la sensación de que eso tampoco esté demasiado bien explotado en los diálogos.

Este es el mayor problema que tengo con el relato, mucho mayor que el anterior que comenté. Simplemente no me parece que lo que cuenta lleve a nada; está vacío de contenido, o, si lo tiene, yo no soy capaz de verlo.

Aviso a los autores que, si consideran que no he entendido bien algo o no concuerdan con alguna cosa que comente y me pueden decir algo que creen que cambiará mi opinión, adelante. Si ese es el caso quiero escucharlo para juzgar lo mejor posible los relatos cuando toque tomar las decisiones finales.

PD: Glim, juro que al final saldrá. Estás en la lista de comentarios que me cuesta mucho hacer pero que algún día se hacen fijo, ahí al ladito de Cáscara pero por razones muy diferentes.
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Szao el Dom Jul 28, 2019 10:23 am

@Expo escribió:Aviso a los autores que, si consideran que no he entendido bien algo o no concuerdan con alguna cosa que comente y me pueden decir algo que creen que cambiará mi opinión, adelante. Si ese es el caso quiero escucharlo para juzgar lo mejor posible los relatos cuando toque tomar las decisiones finales.

Duelos Literarios VI - Página 4 Jamon-serrano-gran-reserva-duroc-la-hoguera
Szao
Szao
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Anhelope Blackmore
Sexo: Mujer
Edad: 23 (pobre del que se atreva a preguntarle directamente por su edad)

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Dom Jul 28, 2019 12:10 pm

@Szao escribió:
@Expo escribió:Aviso a los autores que, si consideran que no he entendido bien algo o no concuerdan con alguna cosa que comente y me pueden decir algo que creen que cambiará mi opinión, adelante. Si ese es el caso quiero escucharlo para juzgar lo mejor posible los relatos cuando toque tomar las decisiones finales.

Duelos Literarios VI - Página 4 Jamon-serrano-gran-reserva-duroc-la-hoguera

Szao, hay que ser sutil, que me jodes el chiringuito.
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Edeus el Mar Jul 30, 2019 8:48 pm

Voy con los que me quedan. Repito que no voy a tratar de ser profunda a no ser que alguien me lo pida. Pero eso, mis impresiones más generales.

Gris: Con Scia me ocurre en parte lo mismo que con Lici. Decide no arriesgar y tirar por el mismo camino que en la anterior ronda, solo que en esta ocasión no sé qué hace que se sale y se alza muy por encima de lo que me esperaba al empezarlo. Si el anterior no terminó de convencerme, este, aunque más sencillo, por algún motivo me ha gustado muchísimo más. Sigo encontrando fragmentos del relato que podrían pulirse un poco (al menos en tema de puntuación), pero toda su estructura me parece perfectamente pensada. Los diálogos están elegidos con cuidado, y no tratan de buscar nada llamativo o espectacular. Queda todo más sutil, y me gusta cómo sabe llevarlo, sobre todo al inicio. Quizá en ocasiones, más por el final, se sobredramatiza un poco, pero es la espada de un héroe, y eso para mí ya lo justifica.

El que la espada salga disparada de las manos del héroe se sintió raro en su momento, pero quizá es por el motivo de siempre: las expectativas que va creando un relato según avanzas que quizá no se cumplen porque el autor decide girar por donde quiere y otorgar a la espada en este caso una autonomía propia que la hace destacar como protagonista-objeto del relato. De los diálogos, lo veo un poco como Manoliyo. Son simples, pero esa sencillez me gusta, quizá porque se sienten más naturales y le da cierto realismo a algo que en sí nunca podría tenerlo.

Ha quedado muy cortito, pero no veo que pueda añadir más. Bien hecho, Scia.

PD: El nombre de la espada sigue sin convencerme nada xD Le falta epicidad, creo yo.

Danzas y monedas: Al igual que el anterior, también le veo sus pros y sus contras, y al final estoy viendo que este duelo queda bastante ajustado entre ambos. En este caso, si Scia tiró por un tono muy similar a lo que ya hizo, veo que aquí se ha terminado sacando el que hasta ahora me ha parecido el tema más original hasta ahora en el concurso. Y remitiéndome sobre todo a la última parte, me parece que todo el encuentro y paralelismo que se da entre roca y espada queda increíblemente bien plasmado, porque es sobre todo en esa parte cuando más se siente de verdad todo lo que siente la piedra, y es en este sentido donde sí que veo cierta similitud con lo que consiguió transmitir en el anterior.

Sin embargo, si el primer relato me pareció una pieza perfecta, este sí que siento que necesita pulirse, como en el caso del de Scia. Algún fragmento que quizá se siente relleno innecesario, o alguna descripción que, de completarse o ampliarse, lograrían dibujar mejor la escena. Fuera de eso, sigue habiendo momentos en los que se mencionan elementos cercanos pero ajenos al relato que crean entorno a todo un aura de interés que te empuja a querer saber más, algo que quizá no se termina de sentir en el de Scia (en su caso porque el interés se remite a la acción pura, y este sin embargo gana mucho por el trasfondo en el que se plantea (ni mejor ni peor, solo es lo que es cada uno)). El caso es que en ese sentido uno siente con este relato que está ante algo que forma parte de algo mayor, y el acercarse tanto hace que se asemeje al zoom de una cámara que trata de mostrarte de forma detallada e hiperrealista lo que un objeto tan simple como ese puede mostrar. Obviamente estamos en un concurso de objetos, y el que solo este relato haya sabido acercarme a eso hace que mole un montón.

Y la quiniela:

Spoiler:
Duelos Literarios VI - Página 4 Captur13

PD: ¿Quieres conseguir una medalla gratis? MENTIRA Entonces pasa por aquí y deja tu comentario! Very Happy


We all go a little mad sometimes.
Duelos Literarios VI - Página 4 Blank-vector-label-shapes
Edeus
Edeus
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Aiden Maxwell
Sexo: Hombre
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Mar Jul 30, 2019 9:35 pm

Öde vs. Viento [Einyel]:

Este relato se me antoja fallido; no me da la sensación, como puede ocurrirme con otros, de que la idea no llegue a explotarse del todo bien, o de que la narración sufra de algunos problemas, o de, en general, la imperfección, mayor o menor (a veces más dependiente del que lee que del que escribe) que se aprecia en cualquier relato, sino de que, simplemente, el relato aún no está terminado, no está listo para que lo vea la gente, pero ha tenido que ponerse lo primero que ha encontrado para esconder su incompletitud y mostrarse al mundo.

Veo dos posibilidades: la primera es que, dentro de la historia de esa sombra contando la historia del Öde y el viento, no te diese tiempo y/o no te saliese lo que querías hacer y por tanto la solución última fuese desecharla por completo y hacer el arreglo para que no la cuente, retocando todo un poco para que quede como parte de la idea narrativa del relato. La segunda es que tu intención fuese esa desde el principio, pero no te haya salido bien la jugada (o al menos no me parece que te salga bien).
 
@Einyel escribió:Su palidez la señalaba como extranjera en aquel lugar. Y aún así, nadie se atrevería a decir que no pertenecía allí. Las plantas crecían en torno suyo, abriéndose paso por sus recovecos, enredándose con sus astas. Una anémona, más osada que sus compañeras, se aventuraba por una de sus cuencas, como si quisiera atraer aún más la atención hacia su anfitriona.
 
Todo lo que halagué a Scia en el párrafo sobre el efecto que tenía Glorfi en el bosque lo halago aquí también. Sin gastar mucho espacio y acabar dando la sensación de que te regocijas demasiado en lo que escribes, la imagen y las sensaciones asociadas a ella se transmiten perfectamente y es muy muy bonito de leer. +1 por la idea de la “osadez” de la anémona, muy bien traída.

Tras esto llegan las sombras y comienzan a hablar. El diálogo sobre la borrachera es agradable y divertido, pero no puedo evitar sentir que está un poco de relleno; no le encuentro relación alguna, ni siquiera vagamente temática, con un duelo entre el Öde y el Viento (es decir, la historia que iba a contarse). Me da la sensación de que simplemente es un diálogo que está por estar, porque se te ha ocurrido el intercambio y queda gracioso.

Tras eso lo que queda es que el primero resuma la historia (con un tono humorístico, no como chiste gracioso del relato sino porque es lo que pegaba en la conversación, muy natural y fresca como la del primer duelo) y se acabe el relato con una despedida que vuelve al tono e imaginería de la introducción.

Partamos de que la idea de este duelo es que alguien va a contar la historia del Öde y el viento, pero lo hace mal por alguna razón y todo queda en chasco. Solo se me ocurre una manera de llevar esto a flote; que, dentro de esa historia, sin que los personajes se den cuenta, de una forma velada y sutil, se cuente la historia que el personaje que va a contarla no consigue contar. No me siento capaz ahora de construir algo como ejemplo (es muy difícil), así que no sé si me podré explicar bien: mi punto es que, si la idea es que el narrador intradiegético no está a la altura, esa historia sobre que no lo está es, en su interior (de forma metafórica, casi por necesidad), justo aquella que el narrador es incapaz de contar. Esa incapacidad, ese fallo a la hora de intentar contarla, tendría que ser por tanto un equivalente de un punto clave en la “verdadera historia” sobre el Öde y su búsqueda del viento, que descubriríamos si estamos atentos.

Quizá aquí simplemente estoy forzando mi propia idea de relato, pero esta clase de acercamiento es lo único que se me ocurre para sacar esta idea adelante. He intentado leer este relato desde este enfoque (y otros tantos), pero personalmente no he logrado sacar nada con una mínima firmeza. Siempre llego a la misma conclusión: que lo que leo es lo que hay. El Öde descansando y dos sombras que mantienen una conversación en la que no se cuenta nada.

Así que o bien no me equivoco o bien no he sido capaz de ver lo que esconde el relato, pero si tan escondido está, entonces sigue sin haber funcionado para mí.

Öde vs. Viento [Lici]:

Me agrada el enfoque de este relato, sobre todo en conjunción con el anterior. En el anterior el Öde se sentía como una criatura mitológica, algo superior a los hombres o los animales mundanos. Pero eso solo se usaba para resaltar su soledad y enfatizar el peso del tiempo. Era una criatura triste y vieja, que había sobrevivido a todo porque era parte de su naturaleza y a la que no le quedaba más que monotonía y vacío.

Aquí, en cambio, la criatura sigue suscitando las mismas emociones; se nota que es la misma. Y en cambio el tono es muy diferente, mucho menos deprimente y más vivo. El Öde se regocija aquí en el poder que le otorga su propia naturaleza y se le nota más despierto y activo, más atento al mundo que le rodea e integrado en él. Es más joven que el del duelo anterior, supongo. No sé en qué medida todo esto son invenciones mías, pero así lo siento y con eso me quedo.

Sobre el argumento, me agrada la idea también. Como el Öde tiene que luchar contra el viento, creas una especie de epopeya en la que se cuenta como el Öde es un ser cuya existencia está por encima de los cuatro grandes elementos y ninguno de ellos puede acabar con él, siquiera dañarle. Ahí, el viento tendrá su capítulo especial, en el cual sí que será un problema para la criatura. Está bien pensado.

Debo decir, igualmente, que siento la narración algo plana. Una historia suele estar separada en distintas etapas definidas por la situación de la misma, en cada una de las cuales la narración tiene un enfoque claro. Las distintas etapas se suceden según cómo cambia la “situación” (que no tiene por qué ser explícitamente en forma de acciones que van ocurriendo, también una escena sin casi movimiento puede pasar por varias etapas en la narración en base a la información que se va dando y el foco de la narración). Las distintas etapas van aumentando o disminuyendo la tensión creando una montaña rusa que causa que uno esté enganchado a la lectura y sea en todo momento entretenido de seguir.

Cuando digo que la narración es algo plana, me refiero a que las distintas etapas no llegan a diferenciarse mucho entre si y las bajadas y subidas de tensión no tienen mucha fuerza. Incluso cuando se pasa a contar la historia en la que “consiguieron poner en duda su naturaleza” (que es uno de los claros puntos en el que el relato cambia y avanza hacia delante), la narración sigue teniendo el mismo ritmo y todo se siente, simplemente, igual a lo anterior. La tensión crece y se aprecia ya un cambio (la acción de pronto toma el protagonismo, de hecho) en el momento en el que el aire se convierte en viento, pero eso es ya al final del relato.

No se trata de que no “ocurra nada” hasta entonces (hay muchos relatos cortos donde tampoco ocurre nada hasta el final; el de Exez de esta ronda por ejemplo es así y no creo que sufra de esta “narración plana” de la que hablo), es una sensación algo sutil que creo que se debe más a la forma de ir narrando todo que a lo que se cuenta como tal.
No sé en qué medida estoy simplemente diciendo tonterías, debo admitir, XD

El final me parece inesperado en el mejor de los sentidos. Nunca habría esperado que ocurriese eso, y aun así tras leerlo me encajó perfectamente y fue muy satisfactorio. Esa metamorfosis como manera de “vencer” al viento es de lo mejor del relato y le pega como un guante a lo que estabas contando.

Está bien escrito en general, aunque en lo concreto lo noto inferior al relato de la primera ronda. Frases que no llegan a ser del todo estéticas y que merecerían dedicarles más tiempo en la elección de palabras y en la construcción sintáctica para que la lectura sea más amena y transmita más; se nota la falta de pulido. Aun así, el nivel es bastante similar y funciona bien como lectura.

Me gustaría terminar comentando un asunto. Mirad estos dos ejemplos:

@Lici escribió:Mi aburrimiento me había distraído del cambio, y todo me tomó por sorpresa.
@Lici escribió:Aquella mañana el aire estaba enfadado conmigo, y se convirtió en viento.

No hay ningún problema en estas frases, pero creo que sí lo hay en la repetición, pues hay muchísimas así. Usas constantemente la oración conjunta con la forma “[frase], y [frase]” hasta un punto en el que resalta y se hace repetitivo. Esto es algo que ya noté en tu primer duelo (creo que no lo comenté al final), pero aquí es mucho más notorio.
En muchas ocasiones podrías construir las oraciones de manera diferente si pensases en cómo decir lo mismo de otra forma, y hay bastantes de ellas en las que sí siento que incluso sin el problema de que continuamente escribes las oraciones así, igualmente valdría la pena buscar otra manera de escribirlo que fuese más evocativa/bonita. También hay otras tantas ocasiones en las que la coma antes de la “y” no solo no es necesaria sino que me parece que queda peor, aunque esto es muy muy subjetivo.

En todo caso, te lo resalto para que te fijes en ello. No hay que pasarse o la narración parece artificioso, pero si repites mucho las construcciones de las frases (y lo que he comentado es un ejemplo claro, pero ocurre con algunas otras cosas también), la lectura puede llegar a sufrir un poco por culpa de la monotonía. Eso mismo también da sensación de artificiosidad.
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Miér Jul 31, 2019 1:22 pm

Nessie vs. Perro [Edeus]:

Olé, olé y olé. La mayoría de relatos de esta ronda me han parecido, en mayor o menor medida, inferiores a los de la primera, pero en este caso es todo lo contrario. Este relato reúne todas las características positivas que considero que tiene el de la primera ronda (la elegante narración extremadamente amena de leer, pero sin necesidad de volverse simple para ello, la atención a los detalles de las escenas, usados para enfatizar cada acción que sucede y transmitir mejor las diferentes sensaciones, y un gran sentido del ritmo narrativo), pero escapa al problema principal que tenía el anterior relato (que no llegaba a construir una historia demasiado interesante) y se convierte en uno de los pocos relatos de la edición que realmente se sienten como una pequeña historia completa y satisfactoria contada en el límite de palabras establecido.

En esta edición han sido comunes las ideas originales que dan un giro de tuerca a lo que originalmente uno podría esperar de los acontecimientos, algo esperable cuando los personajes son los que son aquí. 

Como en la primera ronda, no has tirado por ahí y has contado una historia de enfoque realista y hasta se podría decir “mundano” en comparación con otros acercamientos que se han visto (Manoliyo mismo, tu rival en esta ronda, ha sorprendido con su manera de enfocar el duelo). Aun así, esto no tiene nada de malo, e incluso has acabado sorprendiendo mucho con ese final.

No voy a andar citando partes del relato aquí porque en las alabanzas sería repetirme respecto a la primera ronda y no tengo nada demasiado concreto que comentar. Igualmente, voy a intentar explicar por qué este relato tiene tan buen sentido del ritmo:

El primer párrafo comienza describiendo una imagen chocante (a la que le da cierto movimiento y en la que se presta atención a todos los sentidos, no solo la vista) que rápidamente causa interés. La “cámara” pasa de la niña muerta a la bestia en si, que la mantiene entre sus fauces, en el segundo párrafo, que no es más que una oración porque solo quiere mostrarnos por un momento la imagen de la bestia.

Tras esto la bestia empieza a hablar (esto es ya de por si algo que mantiene el interés, no sabíamos si aquí hablaría así que llama la atención descubrir que has decidido que lo haga), pero no sabemos a quién. El acto de dejar a la niña en el barco indica cierto respeto y pena, y por si mismo, por la narración, en todo momento mantiene cierta tensión. Cuando lo deja, cambias de párrafo y haces a Nessie sonreír, chocando con la sensación que habías dado hace un momento.

Acto seguido, la “cámara” pasa a enfocar al personaje desconocido al que Nessie se dirigía. El perro. Desde él pasamos a observar todo el panorama del barco, con la gente que ya ha muerto. Los pensamientos del perro no se explicitan pero podemos sentir el miedo y la tensión crecer según va describiendo los cadáveres. La narración rápidamente nos lleva de nuevo a la bestia, una figura aterradora siempre presente, y en todo momento acompaña la imagen de detalles y atmósfera (“bañada grácilmente por el brillo de la luna de esa noche”), pero jamás pierde mucho tiempo en ellos. El relato siempre se mueve, jugando con las preguntas que suscita al lector, la información que le va ofreciendo y la tensión.

Seguiría, pero creo que esto es ejemplo suficiente. ¿Recordáis lo que me daba la impresión de que el relato de Lici no llegaba a hacer del todo bien? Este relato de Edeus es un gran ejemplo de cómo se mantiene la fuerza y el interés, frase a frase y párrafo a párrafo. Todo está perfectamente medido. Son 750 palabras extremadamente bien aprovechadas, sin tampoco dar jamás la sensación de que la historia hubiese podido mejorar con más.

Debo alegar, igualmente, que aunque me resulte más interesante que en la primera ronda, la idea de Nessie matando a toda una familia ante los ojos de un perro que a duras penas puede hacerle frente no me parece tampoco que sea lo más original e interesante del mundo, por bien aprovechado que esté. El relato consigue resaltar mucho más gracias al final, que pone en duda la veracidad de todo lo anterior en un último giro.

Tras pensarlo he decidido que efectivamente Nessie no existía y todo era delirio del perro. No hay ningún momento concreto en el que el perro agarre a la niña por el pelo, le da sentido a la escena del superperro saltando al cuello de Nessie y dañándola e implicaría que esa extraña cursiva en el “papá” lo que significa es que ese diálogo es real; la niña sale a la parte exterior del barco, ve los cadáveres y dice eso. También a su vez explica por qué la niña no tiene una reacción directa ante el monstruo gigante que hay al lado del barco.

No es como si todos estos asuntos no fuesen solventables bajo el enfoque de que lo contado es real y los humanos del final malinterpretan la situación (me pregunto a qué se debe entonces esa cursiva, todo sea dicho), pero el hecho de hacer que sea algo discutible y que cada uno decida cómo interpretarlo ya le da bastantes puntos al relato. Incluso si la intención no es un final abierto a debate, sino el giro de que Nessie realmente no existe, esa “vaguedad” está muy bien medida para dar que hablar.

Nessie vs. Perro [Manoliyo]:

Debo admitir que no tengo básicamente conocimiento sobre mitología nórdica, así que me resulta imposible juzgar el relato desde esa perspectiva, más allá de una pequeña visita a Wikipedia para saber de qué estábamos hablando y un muy superficial conocimiento sobre los personajes mentados en el relato. No me da la sensación de que se necesite más, pero que conste en acta.

Por lo demás, la idea para este relato me encanta. Uno podría alegar que “pos era un perro pero se transforma en Fenrir” está muy sacado de la manga para poder contar la historia con un perro de protagonista, pero personalmente considero que la naturaleza mitológica del relato justifica apropiadamente ese tipo de licencias. Dicho de forma informal: estas cosas to’ locas ocurren todo el rato en este tipo de historias y, actualmente, forman parte de su encanto. Esa es también, me permitiré adelantarme, la razón por la que el final (aunque se sienta apresurado) no parece ser una locura sin sentido y resulta convincente y en cierta manera satisfactorio. Es, de nuevo, el tipo de eventos que uno espera de una historia mitológica, faltos de una lógica interna firme pero evocadores y de aire mágico y, si se hace bien, algo trascendental, gracias a ello.

Diré que en ese sentido creo que el relato logra con creces su objetivo. Los continuos párrafos cortos serían algo extraños e inapropiados en otro tipo de historia, pero aquí refuerzan la sensación de “leyenda”, de estarnos siendo contado un fragmento de una historia antigua e irreal. Creo que se debe a que, tal y como está hecho, da mayor sensación de estar siendo contado por un narrador (refuerza esa sensación de que “se está contando”). El tempo que crea funciona, aunque debo admitir que sí hay un par de momentos en los que me habría parecido más adecuado no hacer un salto, ya que sí que llega en ocasiones a pasarse un poco y afectar a la fluidez de la
lectura.

@Manoliyo escribió:Una noche de luna llena, mientras celebraban una gran fiesta, revelaron cuál era su cometido en aquella tierra mágica. Venían para matar a una bestia, sólo querían su cabeza, buscaban fama y oro, como todos.
Así que mientras bebían y bailaban decidí, con el corazón hecho trizas, huir para siempre.

Como aquí, por ejemplo, aunque entiendo por qué te convence más, por lo que no es que tenga ningún problema con ello. Aprovecho también para comentar que esa coma marcada debería ser un punto; sigues sin saber encontrar muy bien esas comas traicioneras con las que estás separando oraciones. Te recomiendo instruirte en el hermoso arte del punto y coma; en la mayoría de estas ocasiones es el signo de puntuación más adecuado. También aprovecho igualmente para decirte que en este relato los signos te han bailado muchísimo menos que en los dos anteriores tuyos que he leído.

No creo que superes a Edeus en este sentido (no está tan bien escrito), pero el ritmo también es muy bueno y el relato se lee con facilidad e interés de principio a fin. En general toda la parte introductoria es muy interesante y ese aire místico sustenta muy bien el relato. El lore que se va insinuando llama mucho la atención y el misterio que acompaña a la epicidad velada (que explota al final) te hace querer descubrir más y más de ese mundo que has presentado. El plus del misticismo y la originalidad de la idea hacen que toda la parte inicial esté al nivel, a mi ver, del relato de Edeus, aun cuando este está mejor hecho desde un punto de vista más formal.

Por desgracia, creo que la parte final del relato se desinfla mucho. No por lo que ocurre, que es muy interesante y le da más puntos (hay quien podría quejarse de que no ve conflicto, pero a mí la escena me funciona; reitero que me parece muy propia de las leyendas mitológicas, con sus cosas malas y sus cosas buenas, y es lo que aquí se intenta imitar). El problema es que se siente demasiado acelerada, y ni siquiera todo lo que he comentado puede solventar del todo esa sensación. El hacer que Nessie sea Jörmundgander es sobre todo lo que más gratuito se ha sentido, como si tuviera sentido pero no se hubiese escrito nada que llevase a ello realmente. Quieren invocar a la serpiente y la equivalencia está ahí, pero, como he dicho, se siente todo muy acelerado, por lo que deja un regusto amargo que queda solo en parte compensado por la originalidad y el buen hacer en la captación del tono adecuado.

Esto no tiene nada que ver con la evaluación, pero quiero felicitarte por lo que me parece una firme y notoria mejora en la escritura a nivel formal, tanto desde el relato del concurso de relatos al primer relato de estos duelos como del primer relato de los duelos al segundo.
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Manoliyo el Miér Jul 31, 2019 8:02 pm

@Expo escribió:Esto no tiene nada que ver con la evaluación, pero quiero felicitarte por lo que me parece una firme y notoria mejora en la escritura a nivel formal, tanto desde el relato del concurso de relatos al primer relato de estos duelos como del primer relato de los duelos al segundo.
Pues me alegras la tarde Smile 

Gracias a ti por lo que te curras las críticas y por tirar del carro para hacer estos concursos, que me están dando la vida.
Manoliyo
Manoliyo
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Sciacere el Miér Jul 31, 2019 10:47 pm

@Manoliyo escribió:
@Expo escribió:Esto no tiene nada que ver con la evaluación, pero quiero felicitarte por lo que me parece una firme y notoria mejora en la escritura a nivel formal, tanto desde el relato del concurso de relatos al primer relato de estos duelos como del primer relato de los duelos al segundo.
Pues me alegras la tarde Smile 

Gracias a ti por lo que te curras las críticas y por tirar del carro para hacer estos concursos, que me están dando la vida.

Que agradable es el jodido Manoliyo, menudo buen cabrón.
Sciacere
Sciacere
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre: Festus Nordchel
Sexo: Hombre
Edad: 50

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Expo el Jue Ago 01, 2019 6:36 pm

De nuevo, la última ronda será un duelo triple, en el que los tres finalistas deberán escribir un relato que narre un conflicto utilizando a los tres personajes que han sobrevivido hasta entonces.

Y sin más dilación...

GANADORES DE LA 2º RONDA

Einyel vs. Lici:

Exez vs. Sciacere:

Edeus vs. Manoliyo:

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Comienza la cuenta atrás a la final finalosa!

@Lici vs. @Exez vs. @Edeus
-> Öde vs. Piedra vs. Nessie

Fecha límite: Miércoles, 14 de agosto. Inclúsive.
Máximo de palabras: 750 palabras.
Para contar las palabras se usará esta herramienta online: https://wordcounter.net/
Expo
Expo
El último Ciridae
El último Ciridae


Hoja de Personaje
Nombre: Judy Nostrow
Sexo: Mujer
Edad: 25

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Manoliyo el Vie Ago 02, 2019 9:37 am

@Edeus  !!!!!  
Spoiler:

Duelos Literarios VI - Página 4 Hqdefault

Jajajaja ¡Que no! ¡Enhorabuena! Nessie se ha comido al perrete, se veía venir Wink.

Felicidades a los demás también, estoy deseando ver cómo os las ingeniáis en la finalísima
Manoliyo
Manoliyo
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Einyel el Vie Ago 02, 2019 1:08 pm

¡Enhorabuena, chicos! ¡Mucha mierda para el duelo épico final!

Spoiler:

Duelos Literarios VI - Página 4 MQxHhHA
Einyel
Einyel
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Duelos Literarios VI - Página 4 Empty Re: Duelos Literarios VI

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.