Tres días de Kvothe
Últimos temas
» Siete palabras para enamorar a...
por Exez Ayer a las 11:25 pm

» Yo nunca...
por Exez Ayer a las 11:21 pm

» Cambia una letra
por Rune Ayer a las 11:14 pm

» Beso, abrazo, puñetazo o nalgada
por Edeus Ayer a las 10:56 pm

» Mata al miembro de arrriba
por Exez Ayer a las 10:21 pm

» Mentir sobre el miembro de arriba
por Durzo Ayer a las 10:11 pm

» Elige tu aventura
por Exez Ayer a las 10:00 pm

» Parque de Diversiones
por Exez Ayer a las 9:53 pm

» Elige al mejor personaje (videogame edition)
por Exez Ayer a las 9:43 pm

» Robar el billete de 500
por Exez Ayer a las 9:19 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

51% 51% [ 471 ]
19% 19% [ 172 ]
2% 2% [ 14 ]
16% 16% [ 147 ]
5% 5% [ 42 ]
2% 2% [ 17 ]
6% 6% [ 57 ]

Votos Totales : 920

Twitter
Twitter

Parte 4: Cantando unas canciones que no hay que cantar.

Ir abajo

Parte 4: Cantando unas canciones que no hay que cantar.

Mensaje por Old Medie el Vie Mayo 24, 2013 7:42 pm

Bienvenidos a la cuarta parte de la re-lectura de El Nombre del Viento y El Temor de un Hombre Sabio. Este post cubre los capítulos 16 a 23 de El Nombre del Viento, pero, también contiene Spoilers de El Temor de un Hombre Sabio.

Spoilers y especulaciones a continuación.

Capítulo 16 es nombrado Esperanza, y es el terrible capítulo en donde los Chandrian matan a la troupe de Kvothe. La esperanza es a mi parecer que sus padres no hayan perdido el tiempo en banalidades como preparar la cena, sino quemar ese tiempo estando juntos antes de morir.
Hay mucho en este capítulo. Para empezar, están viajando quince o veinte kilómetros por día, durante más de un mes de salir de Hallowfell. Tomando en cuenta ese dato quedan bastante cerca de Tarbean (ojeen el mapa), pero es mucho tiempo después de que Arliden haya cantado un trozo de su canción en público. Esto nos puede acercar a dos opciones, la primera: los Chandrian los acechan. Y la segunda es: Arliden continuó cantando la canción de los Chandrian en el viaje y por eso los encontraron (en esta hay que tener aun más imaginación que en la primera, pues no se menciona que Arliden haya practicado la canción). Quizá los mismos Chandrian pusieron ese árbol en el camino, y eso también me huele a opción pues Arliden menciona que la tormenta que tumbaba árboles había sido hace varios ciclos atrás.
Luego matan físicamente a la troupe, y me refiero a las espadas. No con magia como uno habría de esperar que lo hicieran estos seres. Aun que es bastante mágico la manera en que desaparecen, acercándose a la sombra de Haliax, la que los absorbe.

Pero volvamos un poco atrás. En los meses que Kvothe deja a Abenthy queda con mucho tiempo libre el cual empieza a rellenar con lecciones de su gente. Aprende entonaciones y actuación más seria de su padre, y su madre le enseña sobre cortesía  y títulos y rangos de nobleza, etc.  También aprende cosas menos importantes con otras personas de su troupe como Shandi, Trip y Teren.
A continuación el ataque. Kvothe trata de rodear un poco el tema, diciendo que era preferible pasar por alto toda esa sangre, los carromatos quemados y los cadáveres. Pero no, no se puede porque en cierto sentido es aquí donde comienza la historia, y cito textualmente lo que dice Kvothe

“Os ahorraría los detalles si no fueran necesarios para la
historia. Pero son vitales. Son el eje sobre el que pivota la historia,
como una puerta que se abre. En cierto sentido, aquí es donde empieza
la historia.”


Es interesante como lo dice. “como una puerta que se abre”, pues aquí está abriendo nuevamente la puerta del olvido.

Vemos señales de los Chandrian, fuego azul, y herrumbre de madera y metal. Vemos la muerte y la destrucción. Los han matado a todos. Entonces Kvothe toca un carromato que de deshace y queda frente a frente de los asesinos. Sólo tres de ellos son descritos, Ceniza quien es todo blanco invernal excepto por sus ojos totalmente negros (la primera vez que lo leí pensé que era el iris y pulila negro, pero luego noté que dice “Tenía los ojos negros como los de una cabra,
pero sin iris.”, ósea que también tiene la esclerotica negra, ósea unos ojos totalmente negros), luego describe a un hombre calvo con barba gris, y luego describe a Haliax, que está envuelto en sombras y habla en cursiva. Ceniza es caprichosamente cruel y Haliax debe poner riendas sobre él.
Haliax usa la palabra Férula, que es, claramente su “verdadero” nombre. El poema Adem dice “Férula, frio y oscuro de ojos”, por lo que además podemos sacar cuentas de que los nombres del poema Adem son correctos.

Ceniza estaba atormentando a Kvothe y todos ríen excepto Haliax, quien parece aburrido o cansado de por la crueldad de los otros, y le pide que lo envíe a su sueño, palabra que según el libro le queda un poco atascada, como si tuviera problemas al decirla.

”¿Quien te mantiene a salvo de los Amyr, de los Sithe, de los cantantes. De todo lo que te haría daño en el mundo?”. Le pregunta Haliax a Férula, y claramente es él, Lord Haliax.
Sabemos algo sobre los Amyr, aunque aun no lo suficiente. Sabemos algo sobre los Sithe, que son de Fata, son los que impiden que se acerquen al Cthaeh. Y pues de los cantantes, nada. A menos que se hayan nombrado y no sepamos quieres realmente eran.
De lo anterior podemos deducir que Haliax es el más potente de los Chandrian, que son 6 más 1. Por lo mismo los Amyr, Site y cantantes no han podido detenerlo en todos estos miles de años.
Luego dice ” Me alegro de haber decidido acompañaros
hoy.Os estáis desviando, os estáis permitiendo muchos caprichos.
Algunos de vosotros parecéis haber olvidado qué es lo que buscamos,
qué es lo que perseguimos.”


”¿Cual es su plan, cual es su plan?”. Claramente tienen uno, aun que todavía desconocido.
Haliax  dice que decidió acompañarlos, ósea que no siempre andan los 7 juntos. También sabemos que Ceniza estaba apartado de los otros 6 en el Eld. Esto me hace pensar en cómo Kvothe puede tener posibilidades de matarlos, de uno en uno.

Se van, alarmados por un sonido o olor, pues alzan todos la cabeza como y no nos acusan de que sea lo uno ni lo otro. Luego vemos como se movilizan, a punta de sombra, una manera interesante y mágica.
Kvothe se duerme en el carromato de sus padres, despierta y se está incendiando. Debe escoger rápido que sacar y se hace con el laud de su padre y el libro de Ben.

Este capítulo es muy triste.


Capítulo 17 se llama Interludio – Otoño. Como interludio, volvemos al primer marco de la historia, a la posada. Bast está conmovido hasta las lagrimas por la historia. Y Kvothe es duro con él, rechazando su empatía diciendo que había pasado hace mucho tiempo y que ya no le dolía, y sale a buscar leña. Bast y Cronista hablan un poco y se convierten en amigos, pidiéndose disculpas por el ataque y reconciliándose. Mientras tanto, fuera, Kote reúne madera en su carretilla, sin expresión, sin nada que pueda deducirnos algo de lo que piensa en el rostro, luego se detiene y se derrumba. Y llora afectado por recordar, por abrir esa puerta.

No creo que haya nada aquí, este capítulo es un descanso después de la tensión  y las cosas terribles del capítulo pasado y una triangulación de emociones. Kvothe no se preocupa por la piedad, se compadece de él. Ah y Bast no conoce la historia.


Capítulo 18 se llama Caminos a lugares seguros, y comienza con Kvothe diciendo que se volvió loco en el bosque, impidió a su mente recurrir a la memoria y soñó con lo que necesitaba para sobrevivir. La mitad de su mente se durmió para olvidar y curar el golpe. En el sueño en primer lugar está con Laclith, quién le enseña todo lo que necesitará para sobrevivir en el bosque. Entonces Laclith se convierte en Ben, enseñándole nudos. Ben se convierte en su padre a punto de tocar la canción y hablando de las rocas de guía, “conducen a caminos” le dice, y pasa a ser Ben de nuevo, y termina la oración “caminos seguros. A veces, caminos a lugares seguros; otras, caminos seguros que conducían a lugares peligrosos. Luego se encuentra alrededor de las piedras:

“Entonces Ben ya no estaba, y no había una piedra erguida, sino
muchas. Más de las que yo había visto jamás juntas en un sitio.
Formaban un doble círculo a mi alrededor. Una piedra estaba
apoyada sobre otras dos, formando un arco enorme bajo el que
había espesas sombras. Estiré un brazo para tocarla...”


Claramente esta parte del sueño significa algo, es evidente que las piedras formando el arco son una puerta, una entrada. Que lo haya soñado parece una epifanía o algo por el estilo.

Despierta y sigue las instrucciones de Laclith, consigue agua, comida y cortavientos. Atrapa dos conejos y deja ir a uno. Su mente dormida se ha encargado de todo muy bien hasta el momento.

Me gusta el efecto de la sangre y el conejo, el trauma que aun sufre. Es un verdadero detalle.


Capítulo 19 es Dedos y Cuerdas y nos habla de un Kvothe que vive salvaje en el bosque y que toca el laud obsesivamente, toca primero todas las que recuerda, luego toca las inconclusas inventando partes para terminarlas y por último y debo decir que es la mejor parte, toca canciones sobre cosas de fuera  y de dentro de él. Esta parte me gusta mucho pues nos habla de la música de una manera excepcional.
Luego se le rompe una cuerda, y se vuelve muy bueno tocando con seis, luego otra y ya no suena muy bien, luego una tercera y es aquí cuando debe volver a la civilización. Esta parte es interesante pues, tenemos aun Kvothe dormido y aun así sabe que tiene que si necesita cuerdas tiene que ir a una población grande.


Capítulo 20 es Manos ensangrentadas y puños adoloridos. Kvothe llega a Tarbean, es golpeado y rompe su laud. Finalmente se queda en la ciudad. Vale darse cuenta la forma que rechaza la amabilidad de Seth, porque no puede hacer frente a contarle lo que le pasó.

En la lucha, los otros niños se meten en una discusión sobre religión. Uno de ellos dice «No invoques a Tehlu salvo en caso de necesidad, porque Tehlu juzga todos los pensamientos y todas las obras» Esto me parece evidenciar el poder de los nombres.
Y ahora Kvothe queda atrapado en Tarbean por tres años.


Capítulo 21 se llama Sótano, Pan y Cubo. Kvothe se vuelve mendigo. Al instante se me ocurrió preguntarme porque no hizo otra cosa. Había perdido el laud pero aun podía cantar, o hacer malabares o recitar monologos de obras y el pago hubiera sido mejor. Está bien, quizá sea porque su mente aun no estaba lista para desenroscar esos recuerdos.

Así encuentra un sótano con niños atados a las camas y de inmediato recuerda las historias que había oído sobre el Duque de Gibea (un Amyr en secreto, que escribió varios libros sobre Anatomía). Es el sótano de Trapis, y no es en absoluto lo que imaginó. Trapis es una especie de Madre Teresa, pero no totalmente afiliada a la iglesia.


Capítulo 22 es Tiempo de Demonios. En Tarbean a pleno invierno.
Al comienzo de este capítulo Kvothe nos habla de cómo fue aprendiendo a sobrevivir en Tarbean. Luego nos habla de que trata la Fiesta de Solsticio de Invierno y nos habla un poco sobre cómo la iglesia lucra vendiendo mascaras y cómo lo desaprueba. Acá es donde obtenemos las primeras informaciones sobre Tehlu y su antagonista Encanis.

Kvothe prueba suerte el último día de festejo, el Gran Duelo. Va a La Ribera y le pide a una mujer, que le da un penique de plata. Luego lo delatan y un guardia lo muele a palos. De camino a su “casa” donde convergen los tres tejados (¿tres de nuevo?), cae y está a punto de morir de frió cuando Encanis lo rescata. Le da un talento de plata y sus guantes. Esto le permite comprar comida y calor para sobrevivir. Así que el demonio es bueno, esto ha de ser simbólico.


Capítulo 23 es La rueda Ardiente. En su fiebre Kvothe no cae en cuenta como llega donde Trapis. Allí le cuidan. Un día un chico le pide una historia a Trapis y este le dice que no conoce ninguna, Kvothe piensa que todos el mundo debe conocer alguna historia, como si fuera algo proverbial. Entonces Trapis cuenta la historia de Tehlu.

Hemos oído hablar de Tehlu antes, como Dios. Acabo de darme cuenta que he estado pronunciando todo este tiempo una palabra galesa, porque termina en au, pero apuesto que Rothfuss lo llama Teh-loo, no Te-lu, pero bueno, la pronunciación entre el español y el inglés no debió estar en sus preocupaciones al momento de crear aquel nombre.
Hemos oído sobre Tehlu y su conexión con la iglesia, y la iglesia Telina ha sido la única nombrada en el libro. Y esta es la primera historia que leeremos sobre el Dios de ENDV.


La historia de Trapis es vaga. Es interesante como Rothfuss logra hacerla una historia legible, manteniendo las indecisiones de Trapis  como una historia que quizá no esté bien contada. Él sobretodo lo hace mediante el uso de patrones de cuentacuentos formales con el entramado que funciona muy bien, “Su iglesia fue dañada, no, espera, no había iglesia sin embargo…”

Ahora nos enteramos un poco sobre Encanis, “la oscuridad devoradora. Pasara donde pasase su cara su cara estaba oculta en sombras”. ¿Esto no les recuerda a Haliax? ¿Cuáles son este demonio y sus amigos sino los Chandrian? Trapis dice que esta historia sucedió hace más de cuatrocientos años, pero tal vez no tanto como hace mil años, pero claro que no hay una idea clara, tenemos más de dos mil años de historia registrada.

Por lo tanto, tenemos una historia y una iglesia que se asemeja a la cristiandad. El Dios que hizo al mundo elige a una buena mujer y le da un hijo, un hijo que para salvar al mundo se sacrifica, y regresa al cielo (bueno, en ENDV no se menciona donde vive Tehlu) como un Dios más poderoso y compasivo.

Tehlu es su propio hijo, Mend, quien crece muy rápido y se revela como Tehlu.
Dibuja una línea en el piso y dice, por un lado el dolor y el castigo, por el otro lado el castigo y luego la salvación, y exige que todas las personas crucen donde él. Cuando cruzan los golpea con el martillo, luego les abraza y le da nuevos nombres. Rengen se convierte en Wereth.

Al final no cruzan siete personas. Siete, Chandrian. Pero Trapis no menciona eso, quizá porque en la iglesia también toman a los Chandrian como cuentos de niños. Tenemos el hierro del martillo y el golpe que cuando pega a los demonios suena como el hierro templado y sale olor a flores podridas y pelo quemado.
Hierro y fuego, los olores. Todo se asemeja a los Chandrian.
En conclusión tenemos a siete personas que no quieren cruzar, siete ciudades que en siete días recorren ambos, seis destruidas por Encanis y la séptima se salva al séptimo día.
Lo de las ciudades es sugestivo a la historia de Skarpi y las ciudades que ven arder Selitos y Lanre.

Luego Tehlu atrapa a Encanis y crea una rueda para aprisionarle (otro símbolo, y la idea cristiana, de la cruz). Encanis trata de escapar y Tehlu lo impide inmolándose. Ambos mueren y se vuelven ceniza, por eso los Telinos usan túnicas color gris y sabemos por esto porqué usan ruedas como símbolos religiosos, como en Trebon.

La próxima semana veré los capítulos 24 al 29.


Última edición por Medieval--- el Vie Ago 15, 2014 5:21 am, editado 2 veces


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Parte 4: Cantando unas canciones que no hay que cantar.

Mensaje por Old Medie el Vie Mayo 24, 2013 7:44 pm

Esta es la publicación de la semana actual pues, me atrasé con el de la semana anterior.

Saludos


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Parte 4: Cantando unas canciones que no hay que cantar.

Mensaje por Albertet el Sáb Mayo 25, 2013 9:52 am

y luego describe a Haliax, que está envuelto en sombras y habla en cursiva
Muy bueno Very Happy

Ese momento en que Haliax castiga a Ceniza sujetándole por el nombre y causándole dolor sin tocarle mientras le obliga a contestar sus "preguntas" para luego soltarle... la primera vez que lo leí me recordó a Darth Vader castigando a sus soldados con la fuerza en Star Wars. Y yo creo que Rothfuss lo hace a propósito como guiño a las películas. De hecho, toda la historia de Lanre y como cae en las sombras es parecida a la de Anakin cayendo en el lado oscuro.

Ahora que lo pienso, que el maestro de Kvothe se llame Abenthy (Ben para Kvothe)... En Star Wars el maestro de Luke, Obi wan se llama Ben Kenobi.


Por cierto, que es de las primeras veces que aparece la famosa comparación: "La débil voz (de Haliax) se volvió dura como una barra de acero de Ramston" que ya sabemos que es muy fuerte hasta que se rompe.

Otro día os escribiré un ladrillo de esos que me gustan... Twisted Evil. Hoy estoy un poco cansado para escribir algo más que ideas sueltas.


Edito algo más:

Kvothe prueba suerte el último día de festejo, el Gran Duelo. Va a La Ribera y le pide a una mujer, que le da un penique de plata. Luego lo delatan y un guardia lo muele a palos. De camino a su “casa” donde convergen los tres tejados (¿tres de nuevo?), cae y está a punto de morir de frió cuando Encanis lo rescata. Le da un talento de plata y sus guantes. Esto le permite comprar comida y calor para sobrevivir. Así que el demonio es bueno, esto ha de ser simbólico.

Tienes toda la razón Medieval, este pasaje es simbólico. Hay algo que se nos viene diciendo sutilmente a lo largo de los libros y que conviene tener en cuenta: Como los que matan a los padres de Kvothe son los Chandrian, y los Amyr luchan contra los Chandrian, Kvothe está seguro que Haliax es malo y Sélitos y los Amyr son buenos. Pero que Kvothe lo crea así no quiere decir que sea verdad. Nina, cuando pinta al Ciridae dice que "era el peor", y también hay humanos Amyr malvados que obran por el bien mayor, como el duque de Gibea. A ver si Sélitos-Tehlu no va a ser tan bueno, y Encanis-Haliax tan malo... Question

Otra cosa, el capítulo en que los Amyr matan a los padres de Kvothe (y haces muy bien, Medieval, al insistir en que los ataques son siempre físicos y no mágicos), tiene otro capítulo exactamente igual en El temor de un hombre sabio, el capítulo en el que Kvothe hace justicia matando a los falsos Edena Ruh. En los dos casos una troupe es masacrada, en los dos casos hay supervivientes que lo ven todo (Kvothe, las dos niñas), en los dos casos hay alguien que se arrastra con las tripas colgando (Arliden, el jefe de los falsos Edena), y lo más importante, en ambos ataques hay una transformación de Kvothe: en el ataque de los Chandrian kvothe pasa de niño a adolescente, y en el ataque a los falsos Edena Kvothe pasa de adolescente a adulto.

Bueno, para terminar, en ese famosa frase de Haliax "quien te protege de los Amyr, de los cantantes, de los Sithe, de todo el que podría hacerte daño", corto y pego de otro foro, en el que un tal Hamai pone una teoría sobre quienes son los cantantes que cuando la leí me gustó mucho:

"Respecto a los cantantes, un día hablando con Drase del post encontré algo muy interesante:
En el capítulo 38 del segundo libro, Kvothe menciona a los Tahl. Los cuales en vez de tener guerreros, utilizaban su voces. Que podían curar al herido y hacer bailar a los árboles. ¿Puede eso significar que sean poderosos nomiandores? Yo creo que sí.

Hay dos situaciones en las que se relaciona las canciones con la nominación. En la historia de Skarpi cuando los Ruach reciben sus poderes. “…cantan canciones de poder…” La otra situación en la que se relaciona los nombres con las canciones es cuando Kvothe se enfrenta a Felurian. En el momento que supuestamente ve su verdadero nombre, comparando el nombre con una canción de cuatro notas.

Y respecto a los Tahl, sabemos que durante su estancia en Adem se les nombra y se les da la capacidad de curar enfermedades, en este caso haciendo referencia a una venérea. Kvothe mas adelante en una conversación, dice que si el pudiese ser capaz de ir a algún sitio iría a visitarles y a conocer esas canciones que hacen bailar a los árboles. "
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Parte 4: Cantando unas canciones que no hay que cantar.

Mensaje por Kahlan el Mar Mayo 28, 2013 9:49 pm

A mi esa etapa de kvothe en la que encierra sus recuerdos para que no le hagan daño, me parece similar a la etapa del actual kvothe, el posadero, una época en la que ninguno es el mismo realmente.

Mas adelante seguiré mas esta relectura ya que tengo mi libro prestado y lo que se dice acordarme al detalle de todo lo que contais... pues como que no puedo


«El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban».
(Kate Millet)
avatar
Kahlan
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

PARTE 4: CANTANDO UNAS CANCIONES QUE NO HAY QUE CANTAR

Mensaje por Prima Lili el Mar Jul 02, 2013 8:49 am

Interesantísima la propuesta de que Los Cantantes = Los Tahl = Nominadores.

A mí también me conmocionó la parte donde kvothe encuentra a su troupe masacrada. Sobre todo me llamó mucho la atención es donde Haliax le dice a Ceniza: “envíalo al…   …de su sueño”.

Y también la parte antes de que detectaran la proximidad de lo que se presume son los Amyr, donde le dice a Ceniza: “Porque no terminas con…”.

¿Será que enviar “al sueño” para los Chandrian sea matar? Y ¿Si antes
de que detectaran la proximidad de peligro, pensaba ordenar la muerte de Kvothe? Aunque al principio el propio Haliax haya dicho: “…ese no ha hecho nada”
avatar
Prima Lili
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Parte 4: Cantando unas canciones que no hay que cantar.

Mensaje por Old Medie el Mar Jul 02, 2013 10:06 pm

Lo primero que pienso es: Haliax le dice a Ceniza que maten a Kvothe, pero antes de que lo maten se acercan los ... Alguien y todos escapan.


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Parte 4: Cantando unas canciones que no hay que cantar.

Mensaje por Albertet el Miér Jul 03, 2013 11:30 am

El Ctaeh le dice a Kvothe:

"¿Por qué te dejaron vivo? Pues porque fueron descuidados, y porque tú tuviste suerte, y porque algo los asustó"

La frase ¿por qué te dejaron vivo? lleva a entender que el plan original era matarlo, pero como se descuidaron tuvieron que irse corriendo. Y en cuanto a lo que dice Haliax, es irónico que alguien que lleva miles de años sin dormir utiliza la expresión "envialo a la indolora manta de su sueño", porque para él morir y dormir son lo mismo, algo imposible. Y más irónico todavía es que cuando los Chandrian se marchan lo primero que hace Kvothe es echarse en la tienda de sus padres y dormir.
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Parte 4: Cantando unas canciones que no hay que cantar.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.