Tres días de Kvothe
Últimos temas
» El juego de las Gavias
por Maestro de los Carromatos Hoy a las 1:24 am

» ¿Qué estás escuchando?
por Ricci Ayer a las 10:34 pm

» Videojuego de la saga
por Goroth Ayer a las 3:48 pm

» Elige tu aventura
por Goroth Ayer a las 2:18 am

» Duelos Literarios V - Comentarios
por Edeus Miér Jul 18, 2018 11:45 pm

» Hola me presento
por Aitas Miér Jul 18, 2018 7:57 pm

» El hilo de los videos
por Durzo Miér Jul 18, 2018 1:04 am

» ¿Qué sorpresa hay en la caja?
por Goroth Mar Jul 17, 2018 9:04 pm

» Duelos Literarios V [RELATOS]
por Szao Mar Jul 17, 2018 4:53 pm

» Favores [Grupal] [Narrativo]
por Feren Mar Jul 17, 2018 3:12 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

51% 51% [ 457 ]
19% 19% [ 171 ]
2% 2% [ 14 ]
16% 16% [ 143 ]
5% 5% [ 41 ]
2% 2% [ 17 ]
6% 6% [ 54 ]

Votos Totales : 897

Twitter
Twitter

Una fragmento mas

Ir abajo

Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Jue Sep 26, 2013 10:14 pm

Capítulo 1: una oportunidad


Era bien entrada la noche, faltaban casi 4 horas aun para que asomaran las primeras luces del alba, la brisa que entraba por la ventana era cálida y estaba plagada de aromas… duraznos maduros, almendras dulces, tierra humedecida por el rocío y flores silvestres, el olor a los últimos días de la primavera o al comienzo del verano.
Se levantó silenciosamente, llevaba cerca de una hora despierto, hacía mucho tiempo que dormía lo suficientemente mal como para preocuparse por ello. Tomó la suave capa que escondía entre las mantas de la cama, el clima era cálido y probablemente no necesitaría utilizarla en ningún momento pero estaba seguro de que llevarla tal vez le ayudaría de alguna manera dado el lugar al que se dirigía.
Bajó silenciosamente a la primera planta y salió a la inmensidad de la noche, hacía mucho tiempo que no se sentía tan vivo, la emoción de una nueva aventura chispeaba y se sentía eléctrica sobre su piel.

Era una noche oscura, como pocas, a pesar de los millones de estrellas que brillaban en el cielo, era una noche sin luna, pero él ya lo sabía, llevaba varios ciclos planeando aquel momento, desde la mañana en que cronista se marchó, desde el momento en que terminó de relatar su historia. Se había sentido tan vivo mientras recordaba, casi se sintió el hombre que alguna vez fue, casi era Kvothe nuevamente, y quiso regresar, quiso reparar todo el daño causado ¿pero que podía hacer un hombre quebrado como él? ¿Qué podía hacer si ya no era ni la sombra de lo que alguna vez fue? Ya el viento no acudía a su llamado, el corazón de piedra se le resistía, ni siquiera el ketan le era posible realizar.
No podía esperar más, era esta noche o no habría otra oportunidad, luego de la partida de cronista poco a poco la vitalidad que había sentido se comenzaba a esfumar, poco a poco se convertía en Kote, el posadero, nuevamente.
Salió al camino lamentando dejar a Bast, el chico se había transformado en parte de su vida, le costó incluso aún más que dejar a Auri hacía ya tanto tiempo atrás, pero no podía decirle nada, Bast no podía volver a aquel lugar.

Emprendió su marcha… que bien se sentían sus botas al golpear el suelo duro, que bien se sentía la cálida brisa sobre su rostro y alborotando su cabello como el fuego.
Apuró el paso, debía llegar antes del alba, cuando las puertas aun estuvieran abiertas, tenía miedo, pero no tanto como el miedo que sentía al ver el mundo caer destruido poco a poco ante sus propios ojos.

Luego de haber caminado unas cuantas millas los encontró, ahí estaban como esperandolo, dos grandes bloques de piedra a un costado del camino – itinolitos… –  dijo, como saludándolos, en un susurro apenas audible.

“Como la calamita aunque estes dormido,
Junto al camino una piedra erguida
Al mundo de los fata siempre te guía.
Busca el itinolito por montañas y hondonadas
Y llegaras al….”


Recordó el poema que su padre le dio como respuesta tantos años atrás, aquella vez que le pregunto por qué paraban en los itinolitos.
Comenzó a caminar en torno a ellos, no recordaba ningún itinolito cerca la vez que cruzo entre los brazos de Felurian al mundo fata, pero no se le ocurría tampoco ninguna otra manera de entrar sin pedirle a Bast que lo guiara. Aunque muchos mortales entraban en fata, la verdad es que no era tan fácil como se creería, generalmente era por casualidad que llegaban ahí, pocas veces los mortales buscaban por voluntad propia las puertas a fata, que eran realmente difíciles de encontrar si no se tenían los ojos negros y profundos como pozos en la oscuridad. Aun así lo intentó.
Caminó por largas horas casi hasta el amanecer, casi hasta caer presa de la angustia, la locura, la culpa y el desprecio por si mismo, finalmente se resignó, ¿realmente pensó que él era Kvothe? ¿Kvothe el arcano? ¿Kvothe el sin sangre? ¿El hombre que se enfrentó a ceniza y vivió para contarlo?... dio la vuelta en busca del camino para volver a la posada, tal vez aun podía regresar sin que Bast notara que había estado fuera.

La hierba crecía alta y espesa, alimentada por el sol y las fuertes lluvias que azotaron el invierno recién pasado, siguió caminando hacia el lugar en que suponia debía estar el camino, pero no encontró nada solo una brisa de aire más fresco, un aire casi frio que lo hizo apretar con fuerza su shaed pulcramente doblado, y el suelo crujió al dar un paso, era una ramita seca, desnuda, que se partió al ser pisada, el suelo también estaba bastante desnudo ahora que lo miraba bien y la hierba ya no era ni tan espesa ni tan verde, ni tan brillante como lo habia sido cuando llego a aquel lugar, era oscura, como sus ojos en aquel instante, y estaba fría, fría pero no fresca, fresca es la piel de una doncella bajo la luz de las estrellas, en cambio fría está la piel de un cadáver cuando es encontrado en medio de la nada. Así se sentía aquella hierba, así era ahora aquella noche.. fría como un cadáver abandonado en una ciénaga.

¿Habré llegado? – se preguntó.
No recordaba nada de lo que veía, estaba en penumbra, era el instante antes del amanecer, pero no había nada de la calidez del mundo fata que antes conoció, no se respiraba ese aire mágico, ni se veían las extrañas estrellas de un cielo desconocido, no se veia ninguna estrella y tampoco estaba allí la luna.

Entonces decidió seguir caminando, caminar hacia un sitio más familiar, ¿hacia dónde quedaría el ocaso?...




kvothe, me pregunto por que no habías contado esta historia antes *curiosidad, indiscreción* ??

bueno, ya que tu no la contaste, la contare yo.

Como dije anteriormente, he recorrido muchos caminos y he oído muchas historias..
no sabia que nombre ponerle a esta... lo siento si no pega mucho Neutral Rolling Eyes 
espero les guste Very Happy

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por lethani el Jue Sep 26, 2013 11:00 pm

Vaya... qué salto has dado. Muy bueno, parece narrado del propio Patrick *asombro*. Veremos si pasa algo parecido tras la historia *desafío*
avatar
lethani
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Old Medie el Vie Sep 27, 2013 12:43 am

Bonito, a la espera del segundo capítulo.


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Vie Sep 27, 2013 2:29 am

solo un poco mas por hoy, mañana comienza la accion...
ahora tengo que preparar mis clases :Dsi alguien necesita ayuda con las amadas matematicas no dude en pedirmela! soy una adem muy lista queen   , no solo sirvo para correr tras los barbaros ajajja Razz Embarassed  




Capítulo 2: un lugar al que volver


Caminó por horas, caminó hasta que sus botas estaban ardiendo en aquel frio lugar, alejándose del amanecer, caminando hacia la oscuridad.
Quería llegar al atardecer y para ello tenía dos caminos, ir hacia el amanecer y cruzar el día hasta llegar al ocaso o ir hacia la parte más oscura, atravesando la noche donde una vez había ido a recoger sombras con felurian. Finalmente se decidió, iría a través de la noche pues no era buena idea ser un humano vagabundo en fata y menos ser visto por ahí, pero también porque quiso evitar el día, puesto que en aquel lugar era donde se encontraba el cthaeh y también los sithe… si es que realmente estaban ahí… aun así el solo recuerdo de aquel árbol y las palabras de bast le produjeron escalofríos.

El lugar no era como lo recordaba, en su anterior visita a fata kvothe nunca vio ningún ser vivo, además de felurian y el cthaeh, pero siempre sintió que había algo más, algo vivo en cada cosa que veía, como si los árboles, las rocas, la hierba o las flores estuviesen en ese instante justo a punto de despertar de un largo sueño; pero esta vez no sentía nada de aquello, esta vez era como caminar por un cuadro vacío, por un cuadro muerto.
Siguió andando, tratando de oír algo, tratando de ver más allá de donde llegaban sus manos adelante. La oscuridad era tan densa que sentía que se ahogaba, sentía que estaba en ningún lugar, como si el cielo y la tierra hubieran desaparecido y solo quedara él flotando en la nada, esos pensamientos no ayudarían mucho si quería llegar a algún lugar. Se detuvo e intentó concentrarse, respiró profundo muchas veces y trató de despojar su mente de cualquier recuerdo, de cualquier sentimiento, dejó de oír y dejó de ver, su mente era como un libro en blanco. Por un instante tuvo al corazón de piedra en sus manos, miro a su alrededor maravillado y sin sentir nada, sin tener miedo, ya ni siquiera recordaba la última vez que había entrado en corazón de piedra, se sintió capaz de hacer cualquier cosa pero de pronto se esfumó, su cuerpo se volvió débil como una voluta de humo que es dispersada por el viento, su alma quedo indefensa solo por un instante.
“Soy kvothe – pensó -  ya he estado aquí, solo necesito volver sobre mis propios pasos, tal vez encuentre lo que busco.”
Se tranquilizó un momento, entrar en corazón de piedra ya era un avance, era algo inesperado, después de tantas noches intentando conseguirlo. Siguió caminando hasta que comenzó a divisar cosas, hasta q la oscuridad dejo de ser tan profunda y era posible distinguir alguna silueta, vio árboles y rocas, hierba y flores nocturnas, vio el horizonte allá lejos un poco más claro que el resto del paisaje, pero aún seguía sin reconocer el lugar, era todo tan distinto, todo tan muerto, y tan frio. “nunca podría estar desnudo aquí” – pensó, recordando sus días con felurian.
Luego se dio cuenta de que fue un pensamiento algo fuera de lugar, dada la situación de incertidumbre en la que se encontraba, perdido y sin saber cómo regresar a ningún lugar.

Al fin, luego de interminables horas llegó a la laguna de felurian, no podía saber cuánto tiempo había pasado pues la luz era siempre la misma, no había nada que pudiera ayudarlo a calcular el tiempo transcurrido salvo su hambriento estómago, pero ya llevaba mucho tiempo teniendo hambre, por lo que tampoco eso ayudaba como reloj.
En el minuto en que entró en el claro se sintió a salvo, se sintió en casa, una extraña sensación, puesto que en su anterior visita lo único que quería era salir de ahí. Esta vez sintió que algo regresó a él, como si hubiera dejado algo importante olvidado ahí y ahora lo encontraba al fin, fue como oír música por primera vez, sintió fuego en sus manos, y el mundo entero en su garganta, quiso gritar y reír, pero no lo hizo, estaba todo demasiado silencioso y creyó que si rompía ese silencio algo malo podía ocurrir.
Caminó lentamente, impregnándose de cada lugar, recogiendo la esencia del atardecer, realmente se sentía en casa y sentía como si, poco a poco, algo regresara a su interior, ¿Qué ocurría con él?.

Cuando entró a la pequeña estancia llena de mullidos almohadones de todos los colores ella no estaba ahí, sintió que su corazón se rompía, se sintió como un niño pequeño al que han abandonado en un lugar desconocido. Se dejó caer, se arropó con su shaed y entonces como si nada más importara se durmió, durmió como si llevara años sin hacerlo, durmió como si llevara el cansancio de toda la humanidad a cuestas, durmió como si el sueño fuera su único refugio en una tormenta de afilados trozos de hielo, en un mundo que no era el suyo, durmió como si no tuviera apuro en despertar jamás, como si no quisiera volver a despertar jamas.

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Old Medie el Vie Sep 27, 2013 5:18 am

me pillas a las 00:18 en Chile. Lo leeré mañana y te daré mi más purulenta opinión Twisted Evil 


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Vie Sep 27, 2013 6:45 pm

medieval me despertaste con ese comentario!!! llego una notificacion a mi celular a las 12.20 y no pude volver a dormir hasta las 3 de la mañana!!!! gracias a ti hoy no fui a clases!! ajajajajaja pero bueno, me pasare todo el dia en la playa por que el dia está hermosoooo Razz Razz 

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Admin el Dom Sep 29, 2013 11:52 pm

Me encanta, es una gran historia y me tienes en vilo. Quiero el siguiente capítulo, y pronto. Very Happy 


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Lun Sep 30, 2013 12:36 am

ahhhh pronto subiré otro capitulo!! el viernes me fui de fiesta y he estado todo el fin de semana sintiendome horiiiibleeeeeeeeeee ajajjajajaa

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por kronnye el Lun Sep 30, 2013 1:07 am

me gusta tu escritura poética, me gusta mucho Very Happy, espero que te recuperes que espero tu continuación ansiosa~
avatar
kronnye
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Albertet el Miér Oct 02, 2013 2:08 pm

Estaba mirando algunos post que tengo sin leer y he llegado hasta aquí. Me ha gustado mucho y espero que llegue esa tercera parte.

Hay varios fic en el foro que hablan del Kvothe del presente. El último creo que era el de Viajera. Yo también tengo uno y me suena que hay alguno más, aparte de varios temas de discusión sobre ello. De algún modo todos ansiamos que Kvothe resucite de esa muerte en vida a la que se ha condenado y vuelva a ser el héroe que era.
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Mar Oct 08, 2013 5:48 am

Capítulo 3: el comienzo de la historia


“shhhh!! No te asustes mi príncipe trovador, guarda silencio” – dijo felurian, apenas notó que kvothe comenzaba a despertar. Su voz era como la seda, como el roce de una pluma y dulce como la miel.
“¿qué hace aquí mi llama? ¿Por qué ha venido ahora a traer su fuego? ¡Justo ahora!” – dijo ella como pensando en voz alta, elevando a penas en un tono su voz musical.

Kvothe abrió los ojos, sentía su cuerpo pesado, casi como te sentirías después de una resaca. Ahí estaba ella, tan hermosa como siempre, su cabello oscuro caía sobre su hombro y estaba completamente envuelta en un shaed de ningún color, nunca había visto a felurian vistiendo algo más que su propia piel.
Se veía diferente, no como la niña pequeña y juguetona que había sido antes, tampoco se veía poderosa y terrible como lo hacía cuando estaba enojada, pero tampoco se veía frágil o indefensa. Kvothe no sabía realmente como explicar la manera en que ella era diferente, solo ya no era la misma de antes, al igual que en el mundo fata, algo en ella se había apagado.

“¿Qué…?” – dijo kvothe incorporándose antes de que ella lo detuviera colocando su suave mano sobre la de él.

“no debiste venir, ohh hermoso kvothe!, ¿es que no sabes que la paz pende de un hilo? Fata es el lugar menos seguro para ti en este momento, debías seguir donde estabas, tu posada era el escondite perfecto. Pero ohh! No puedes evitarlo, tu alma arde por seguir tus instintos, tu esencia no es ocultarte, no es protegerte a ti mismo, mi pequeño insensato y amado mortal, no esperaba tu regreso después de todo, nunca lo hice” – dijo felurian mientras se acercaba más a él y recorría su rostro con los dedos  –  “debes guardar silencio, aun no es momento de hablar. Traeré comida para ti. No te levantes. No te muevas de aquí.”

Y se levantó, tan ágil como un gato, desapareciendo de la vista de kvothe. Volvió, transcurrido lo que tardarías en afinar un laud, con un cesto entre sus manos. Se arrodillo junto a kvothe y se lo acerco con una débil sonrisa que no ocultaba del todo la sombra de preocupación en sus ojos.
Kvothe comió, sin darse cuenta realmente de lo que estaba haciendo, comió mecánicamente. Su mente vagaba a toda prisa por diferentes lugares, eran demasiadas las preguntas que tenía, pero no eran las preguntas adecuadas, él no había venido por respuestas, al menos no de felurian. Sin embargo toda la curiosidad de su juventud burbujeaba en él, parecía mucho mayor de lo que realmente era, y en ese minuto se sentía realmente joven ¿había cometido un error al ir a fata? Claramente ella no lo quería allí, esa no era la reacción que él esperaba, él había contado con que felurian estaría de su parte.
No dijo ninguna palabra hasta que terminó de comer, tampoco miró a felurian. Debía pensar bien en lo que diría, pues necesitaba ayuda y ella estaba dispuesta a entregársela, pero kvothe estaba seguro de algo: ella no le daría la ayuda que él realmente buscaba, y jamás consentiría en dejarlo libre en fata si es que decidiera simplemente irse por las suyas, ella quería ayudarlo, pero quería ayudarlo a volver al mundo mortal.

“he terminado vuestra canción” – dijo finalmente, mirándola a los ojos y esperando complacerla – “¿es que ya no queréis oírla?, todos los hombres mortales cantan vuestro nombre, en cada rincón del mundo las mujeres envidian a felurian la dama del atardecer, no hay nadie que no haya escuchado vuestra balada mi señora. Estoy aquí, pues os di mi palabra de que regresaría”

“si” – dijo felurian – “y quiero que te quedes junto a mi hasta que anochezca en este claro, hasta que la luna regrese y no se marche jamás, hasta que el sol se extinga y sea sustituido por uno nuevo y más brillante. Pero ellos te buscan, y te encontraran. He vivido desde el origen del tiempo, estoy aquí desde antes de la creación de vuestro mundo, soy felurian, soy parte del mundo, como lo es la luna, como lo es el aire y los bosque. Si vienen y te encuentran acá mi kvothe acabaran contigo y conmigo a la vez y no estoy dispuesta a luchar con ellos, ni a morir por ti. Debes irte.”

Su voz estaba cargada de amargura, de tristeza, de indecisión y de miedo, era la voz de alguien que jamás ha tomado una decisión. Claro que quería a kvothe con ella, lo deseaba como nunca había deseado nada, era un tesoro para ella, ningún otro mortal había sido como el, mucho más que un simple mortal, ella lo deseaba más que cualquier cosa, podría haber pasado la eternidad junto a él, podría haberle hecho beber infusiones de clysphitae y kvothe viviría más que cualquier ser humano y seria joven y vital eternamente. Pero felurian sabía que el ya no era el de antes, ella sabía que kvothe no quería ser el de antes. Felurian temía más que cualquier cosa a la muerte, y kvothe traía la muerte tras de él.

“necesito respuestas, necesito saber… quiero recuperar mi voz, y el dominio de mi mente, debo hacerla despertar, y aquí, en este claro, mi mente dormida despertó la primera vez que vine. No me puedo ir” – dijo kvothe mirándola directamente a los ojos. Felurian se estremeció de regocijo y temor a la vez. Era como estar feliz y aterrada al mismo tiempo, un sentimiento desconcertante.

“entonces las tendrás” - dijo ella – “presta atención, pues lo que puedo contarte es solo lo que los fatas sabemos, lo que ocurre acá en faen y las conjeturas que los altos han sacado. Te contare que está ocurriendo y que ocurrirá, pero no temas aun por ello, el destino puede ser cambiado, mi joven amante, y tal vez yo puedo hacer algo por ti, pero tampoco tenemos el tiempo a tu favor, quizá ya es tarde”

Kvothe permaneció en silencio, pues sabia por experiencia propia que las respuestas de felurian eran más confusas que las preguntas que el llevaba consigo, una historia sería mejor.

“tu mundo y mi mundo” – comenzó ella – “han estado unidos desde la creación, al principio estábamos todos juntos en un mundo que no era ni este ni aquel. Luego los modeladores, que pueden crear pero no destruir, separaron las cosas, las finitas de las infinitas, las mortales de las eternas. En contra de todo lo que esperábamos, el mundo mortal creció rápidamente, era prospero, rebosante de vida y brillante como un rio en movimiento, fata en cambio estaba quieto, como la eterna estatua de una doncella que jamás cambiaría de posición, nunca movería un dedo ni su cabello ondearía al viento, fata que era el paraíso inmortal, no tenía vida. Entonces decidieron hacer las puertas, para ir y venir como vecinos, y fata comenzó a recibir la energía y la vida de ustedes, si… nuestro mundo se alimenta del suyo. Paso muchísimo tiempo, donde ambos mundos fueron prósperos, hasta que vinieron las guerras en tu mundo, los humanos peleaban, se odiaban y se asesinaban entre sí, y así en nuestro mundo aparecieron nuevas especies de seres, como los saltadores o cambiadores de pieles, los vijyar y las deastoras, estos seres se alimentan de la vida humana, entran en sus cuerpos y consumen poco a poco su energía hasta que finalmente no queda nada y buscan un nuevo cuerpo que habitar, no pueden entrar en el cuerpo de otros fatas, pues somos todos poderosos y podemos expulsarlos antes de que lleguen a acercarse lo suficiente para entrar. Los humanos, al darse cuenta de lo que ocurría se unieron para exterminar a todos aquellos seres y las guerras cesaron, algunos alcanzaron a regresar a fata y vivieron aquí, alimentándose de nuestro mundo, de los árboles, las rocas, la tierra, el aire, el agua y de pequeños animales que han cruzado las puertas hasta acá. Nosotros no les damos caza, pues la única razón para atacar a otro ser de nuestro mundo es que incumpla las reglas establecidas por los altos, y ellos no lo han hecho” – felurian suspiro y se detuvo un momento a contemplar el cielo de color violeta y rojizo.




he tardado mucho, pero al fin ya esta tomando forma Very Happy
la verdad es que he tenido muchas cosas que hacer para la universidad, examenes, presentaciones y clases Sad
y ultimamente me estoy matando en el gimnasio bounce bounce  ... se acerca el veranoo pale 

espero no aburrirloos Embarassed 


Última edición por Myel el Miér Oct 09, 2013 12:37 am, editado 1 vez

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Mar Oct 08, 2013 5:51 am

he tardado mucho, pero al fin ya esta tomando forma Smile 
la verdad es que he tenido muchas cosas que hacer para la universidad, examenes, presentaciones y clases Sad
y ultimamente me estoy matando en el gimnasio bounce bounce ... se acerca el veranoo pale

espero no aburrirloos Embarassed 

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por lethani el Mar Oct 08, 2013 11:17 am

Muy bueno, espero más. Razz Razz sargento 
avatar
lethani
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Admin el Mar Oct 08, 2013 10:32 pm

Me gusta mucho, pero Myel, no debes multipostear. Si quieres añadir algo, usa el botón editar.


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Miér Oct 09, 2013 12:38 am

arreglado!!! es que olvido que se puede editar todooo Very Happy
Very Happy
Very Happy

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Albertet el Miér Oct 09, 2013 8:32 am

Lo leo como si fuese la tercera parte. Si Kvothe y Felurian se encontrasen otra vez, sería así el encuentro, justo como lo has descrito.
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Jue Oct 10, 2013 1:45 am

esta es la continuacion del capitulo anterior, no estaba bien corregida antes, por eso no la subí.

¿¿¿estaria bien si junto todas las partes en el post principal y las voy agregando ahi en vez de aca como "respuestas"???
lo pregunto porque no se realmente si se puede.


“ahora viene tu parte” – dijo ella mientras me miraba con sus profundos ojos.

En aquel momento mirar sus ojos fue como mirar el universo entero. Fue como la primera vez que kvothe oyó hablar del archivo, no podía creer que fuera verdad que existiera un lugar con más libros que los que podría leer en toda su vida sin dormir jamás, y cuando lo conoció quedo maravillado y triste a la vez, pues quería ser capaz de leer cada uno de ellos, deseó tener 3 vidas más para poder leerlos todos. Con felurian le ocurrió exactamente lo mismo, al ver sus ojos vio realmente lo antiguos que eran y quedo maravillado al ver la cantidad de información, historias y tiempo que había en ellos, tantas historias que jamás podría oírlas todas, tanto conocimiento como solo la eternidad te puede entregar.

“la mayoría de los fatas sabemos todo lo que ocurre en tu mundo, bueno, lo sabemos solo a grandes rasgos. Cuando te marchaste con mi canción puse especial atención en ti, pase mucho tiempo en la laguna del Eld esperando a que volvieras, pero sabía que no lo harías, eras poderoso, mucho más que yo y eras el primer mortal inmune a mis encantos” – hizo una pausa para observarlo antes de continuar – “tal vez creas que la palabra inmune es excesiva, pero no lo es. Mi poder surtía efecto en ti solo cuando lo permitías, solo cuando querías que así fuera, el resto del tiempo eras capaz de presentar batalla, y vencerme como aquella primera vez” – Felurian sonrió.

“cuando comenzó tu guerra y tu cabeza adquirió precio pensé que todo acabaría en poco tiempo, en un par de idas y venidas de la luna entre tu mundo y el mío. Lo hiciste bien al principio, no entendía como seguían buscándote y luchando contra ti, podías vencer a cuanto mortal hubiera en frente tuyo, incluso a todos ellos juntos y al mismo tiempo. Luego tuviste tu último encuentro con aquel que pertenecía a los siete, fue muy insensato por parte del ir hacia ti sin compañía, ellos sabían que los buscabas, tuvieron un ojo puesto en ti desde que eliminaron a tu troupe, pero haliax les había prohibido matarte, ninguno de ellos conocía la razón de aquella prohibición, pero no podían desobedecerla. Sin embargo aquel a quien tu llamabas ceniza se cruzó en tu camino más de una vez, intentaba medirte para saber ante qué tipo de hombre se enfrentaba, él sabía que no eras corriente, y a pesar de la prohibición de haliax, su odio hacia ti crecía más y más mientras planeaba la mejor manera de asesinarte haciendo parecer todo un accidente. Su plan era perfecto, con él podría asesinar fácilmente a cualquier poderoso arcanista, pero tú eras más que eso, kvothe, tu mente era capaz de ver todo, estaba despierta y alerta como una pantera que asecha a su presa, y en el instante en que se presentó ante ti pudiste ver su nombre en cada parte de él, fue fácil dominarle. Todo ser existente supo sobre aquello, todos oyeron el estruendo que hubo cuando destruiste a uno de los seres más antiguos que caminaban sobre ambos mundos. Pero fue algo que nunca habías hecho, destruir algo como tú lo hiciste implica un gran desequilibrio en el universo, nadie lo había hecho desde que desaparecieron los modeladores y creadores de las cosas y ellos sabían los riesgos que corrían. Destruir algo de esa manera, significa hacer desaparecer todo sobre él, incluso su nombre, eso es lo que causa el desequilibrio entre los mundos. Si hubieras decidido destruir el viento, la roca, el hierro o el agua no hubieras causado un desequilibrio menor. Así fue como tu mente se apagó, volvió a caer en un profundo sueño, más profundo aun que el anterior” – felurian lo miraba entre asombrada y compadecida mientras el rostro de kvothe se tornaba casi tan blanco como la nieve y luego verdoso y sudoroso.

“¿es que acaso no sabías lo que ocurrió?” – pregunto ella – “tu mente volvió a dormir, porque el universo actúa por su cuenta pretendiendo equilibrar las cosas, tu hiciste desaparecer un ser que existía, destruiste su nombre, ahora aunque lo gritaran mil nominadores a la vez no ocurriría nada, pues borraste su esencia, lo destruiste por completo, separaste cada sonido de él, como si desgranaras un racimo de uvas y luego pisaras cada una de ellas en la tierra hasta hacerlas desaparecer.”

“nunca supe por qué…” – murmuro kvothe – “¿por qué bast no me lo dijo? él debía saberlo…”.
Esto último lo dijo mientras pensaba en voz alta, olvidando por completo que felurian lo estaba oyendo.

Al oír el nombre de bast, felurian soltó una carcajada.
“bast, el príncipe del crepúsculo” – dijo ella, de manera solemne y juguetona – “ustedes se parecen demasiado, me gustaría que el regresara también. Bast no te dijo nada porque probablemente no tenía idea de aquello, él siempre se interesó más por las cosas prácticas que por las teóricas o las historias, mientras algunos oíamos cosas y las guardábamos en nuestras mentes, él estaba explorando, jugando, cazando y persiguiendo jóvenes fatas o humanas. Bast es uno de los pocos de los nuestros que desprecian su condición de inmortal, es uno de los jóvenes fata más poderosos que ha existido jamas, pero aun así, felizmente cambiaría todo aquello por la vida que llevan ustedes. Eso tú lo sabes”


espero les guste Very Happy

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por lethani el Jue Oct 10, 2013 10:23 am

Yo creo que es mejor que cada fragmento sea una "respuesta", si no, cada vez que agregues uno nuevo, me costará encontrarme por donde estábamos leyendo.

Me encanta tu historia, espero más.
avatar
lethani
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Albertet el Jue Oct 10, 2013 6:18 pm

Cuando Kvothe habla de Felurian en los libros, habla de su belleza, de su magia, de sus historias...pero no resalta su concepción de INMORTAL. Éste relato sí que lo hace y me gusta. Felurian se muestra como lo que es, como un hada vampiro que vive a través de los milenios.
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Myel el Jue Oct 10, 2013 7:41 pm

La verdad es que no habia puesto especial atencion en ello, no habia notado que kvothe hace pocas o ninguna mencion sobre la inmortalidad de ella. A mi personalmente me causa curiosidad su historia, supongo que tampoco nacio siendo la irresistible fata que es ahora, alguna vez habra sido niña supongo, creo que es un buen tema para debatir Very Happy
Y bueno ahora kvothe no ha tenido mucho tiempo con felurian y ambos estan preocupados lo que no ha dado mucho espacio para la magia de felurian Razz

Myel
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

Re: Una fragmento mas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.