Tres días de Kvothe
Últimos temas
» ¿Qué estás escuchando?
por szao Hoy a las 1:54 pm

» II Concursos de minirelatos 2017
por szao Hoy a las 1:48 pm

» Volar. Me gusta volar.
por AtitRuh Hoy a las 9:35 am

» Clue (versión Temerant).
por szao Ayer a las 11:34 pm

» Serie sobre El Señor de los Anillos
por szao Ayer a las 11:02 pm

» Ya tenemos fecha de lanzamiento para la edición décimo aniversario de El nombre del viento
por Bluecat Ayer a las 12:24 pm

» Titula la novela a partir de la imagen
por Krismaril Jue Nov 16, 2017 11:22 pm

» Hola a todos
por Krismaril Jue Nov 16, 2017 10:19 pm

» Duelo de portadas
por Netalia Jue Nov 16, 2017 8:45 pm

» Elige la mejor canción
por Dalcenti Miér Nov 15, 2017 9:48 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Twitter
Twitter

Al caer el Sol & Al salir el Sol.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Al caer el Sol & Al salir el Sol.

Mensaje por Old Medie el Jue Ene 23, 2014 4:53 am

Estos son dos pequeños relatos, sacados de las partidas de esquinas. Cabe decir que me he inspirado en una chica del foro para esto, no diré quien, para que las demás no se sientan celosas (?)

AL CAER EL SOL

Dinnaeh estaba bailando al rededor de la hoguera en una gran fiesta de solsticio de verano mientras los paisanos tocaban una canción prohibida en los faldones de la colina del Tumulto. La preciosa Dinnaeh, con sus mejillas sonrosadas por el calor del fuego, el baile y el licor, movía sus dulces caderas al son de los laudes y el tambor. Su cabello negro giraba, caía y se elevaba en largos surcos como dagas oscuras atrayendo la mirada de los hombres, los que al calor del fuego calentaban sus pensamientos más oscuros. Uno de ellos dejó de tocar, se colgó la guitarra al hombro y comenzó a bailar con ella, cogiéndola por la cintura, rozando sus caderas y absorbiendo su olor. Mientras su sonrisa se ensanchaba iba perdiendo su mirada en los pechos de la chica, sintiendo las vibraciones del sexo en el aire, tensando su cuerpo y llenándose de ganas de lanzarla lo antes posible en contra de algún blando lecho. La cogió de la mano y la llevó lentamente lejos del circulo de fuego, ella de tibia y brillante mirada lo siguió.

En las agradables sombras de la noche los jóvenes se dejaron llevar, con el sonido de la fiesta a lo lejos, entre los árboles, cuando, entre besos Dinnaeh notó que la música dejó de sonar. Levantó la cabeza para ver que sucedía y atisbó en las copas de los árboles la luz de la gran hoguera brillando de azul. Rápidamente pasaron frente a sus ojos todas las historias campesinas sobre lo que esto pronosticaba y un débil gemido escapó de su boca. Bajó la mirada para ver al chico que ya se estaba empezando a impacientar por la perdida de interés de ella, él iba a morderle el cuello y decirle algo bonito para que volviera a recostarse pero al ver los ojos asustados de la chica decidió guardarlos para otro momento.

Ambos se levantaron lentamente, arreglándose las ropas tratando de captar algo en medio del silencio artificial, Dinnaeh se asomó entre los matorrales, con hojas en el pelo y miró directo al fuego, observando la escena espectral. En su cara no cabían todos los sentimientos que recorrían su piel, el horror, el temor, el asco y el inevitable sentimiento animal de salir corriendo. Al rededor de la hoguera todos los paisanos yacían muertos, destrozados y tirados, formando con sus cuerpos posiciones inverosímiles. La sangre se esparcía por el piso entre el licor y los instrumentos musicales rotos, y entre todo eso, siete personas.

Dinnaeh estaba a punto de gritar, pero no pudo contener las nauseas al ver los cuerpos y el vomito opacó el grito que los hubiera descubierto, el chico se apartó sin éxito viendo ensuciadas sus botas, le apartó el pelo de la cara y le pidió una y otra vez en susurros que guardara silencio. Se agachaba hasta la altura de la chica que estaba doblada por la cintura y levantaba la cabeza para ver si alguna de las personas los había escuchado. Cuando la chica calmó sus espasmos le dijo por enésima vez que guardara silencio y empezaron a caminar lentamente en dirección contraría al fuego, dando pasos torpes e imprecisos, pisando ramas y hojas secas, las que en medio de la noche sonaban tan fuerte como la caída de un árbol.

Con un miedo que les hacía sudar más que el placer siguieron caminando un par de metros hasta que una débil risa tras ellos hizo que salieran corriendo como conejos. Corrieron y corrieron tomados de la mano, escapando del enemigo invisible, alejándose de la luz del fuego azul hasta que la bella Dinnaeh se tropezó con una raíz que sobresalía y fue a dar al piso. El chico dio dos pasos y frenó, se giró y la vio en el piso con el rostro perdido en las sombras de la noche, la chica le pidió ayuda pero el chico miró la luz azul a lo lejos y los árboles moverse al son del viento mortal y prefirió salvar su cobarde existencia. La dulce Dinnaeh se puso de pie abrazando su frágil cuerpo, con el sudor pegando sus rizos negros a su frente y la blusa a su cuerpo. Entonces ante la preciosa luz de la luna sintió una fría mano posarse en su cadera. Un grito, el mejor que ha dado en su vida despidió su garganta, haciendo volar las aves de los árboles y ahuyentar los animales que dormían. <<Por favor, por favor no me hagas daño>> fue lo primero que le dijo al hombre de blancos rizos, que le cogía el cabello para revelar su exquisito cuello, <<Por favor...>> fue lo segundo. <<Shhh, tranquila preciosa, todo acabara pronto>> Una caricia en su cintura y el tierno beso de una daga en su cuello fue lo que sintió, junto con el calor de su sangre recorrer sus pechos y su vientre hasta llegar al piso. Cayó de rodillas y quedó sentada en el piso mientras sus manos trataban de detener el incontenible fluido. En medio del bosque y con su ultimo aliento miró sus manos rojas a la luz de la luna y levantó la mirada, apenas, para ver al hombre de los rizos blancos observarla, con sus ojos negros y su sonrisa violenta. <<Descansa. Ahora iré por tu amigo.>>

AL SALIR EL SOL

La chica yacía en la hierba verde con su rostro volteado, mirando la salida del sol.
Los rayos de a poco se vertían en su cuerpo con dulzura, y el rocío brillaba sobre ella.
El triste viento mecía su melena negra y le besaba la cara.
La sangre seca manchaba su blusa blanca y el corte de su cuello se escondía entre sus cabellos.
Su cuerpo frío yacía en la hierba verde, su mirada se perdía en el amanecer, pero ella dormía, para siempre, en el bosque del Tumulto.


:18:
avatar
Old Medie
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Re: Al caer el Sol & Al salir el Sol.

Mensaje por Albertet el Mar Ene 28, 2014 4:55 pm

Qué bien escribes, joder. Primero el cuento de Stercus, ahora de Ferule... ¿quién será el siguiente?

Cuando de azul se tiñe el fuego del hogar
¿como podemos actuar?¿como podemos actuar?
Salgamos corriendo, escondamonos huyendo

Cuando tu reluciente espada se aherrumbrar
¿en quien confiar?¿en quien confiar?
Sigue tu propia guia, piedra erguida..
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Al caer el Sol & Al salir el Sol.

Mensaje por Dinnaeh el Miér Ene 29, 2014 10:49 pm

Me gusta.
avatar
Dinnaeh
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.