Tres días de Kvothe
Últimos temas
» Clue (versión Temerant).
por Bóreas Hoy a las 3:32 pm

» Cambia una letra
por Bóreas Hoy a las 12:33 pm

» ¿Qué estás escuchando?
por szao Hoy a las 7:42 am

» Palabras Encadenadas
por szao Hoy a las 7:35 am

» Hojas de personaje
por Rhasent Ayer a las 11:57 pm

» Guardar, regalar y tirar
por Knessa Ayer a las 3:48 am

» El Club de los Martes
por KaiSahin Ayer a las 1:53 am

» ¡Bienvenidos a Los Carromatos!
por Dalcenti Dom Ene 21, 2018 11:56 pm

» Audiciones
por Durzo Dom Ene 21, 2018 11:52 pm

» Muy sano y muy bonito (Individual) (Narrativo) (No estoy seguro de si es +18)
por Durzo Dom Ene 21, 2018 11:48 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Twitter
Twitter

La historia de un fata solitario.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Amras el Sáb Oct 20, 2012 5:54 pm

Bueno a ver, pido perdón por no a ver logrado plasmar lo que pretendía y para sacaros de dudas os lo explico ahora. Como sabéis Amras nunca había salido de Faen y por lo tanto nunca había visto a una humana, y por eso que para el las fata son las mujeres mas hermosas y Maia esta por encima de ambas. Luego aclarar que pensar en alguien no es estar enamorado/a de ese alguien, yo puedo pensar en Eztli, Celean, o en cualquier otra persona pero eso no significa que este enamorado de ellas, así que debéis entender que Amras se sorprenda al pensar en Kat ya que es la primera vez que se fija detalladamente en una humana sin estar lleno de odio hacia ellos/as nada mas, en ningún momento a mostrado un sentimiento de amor, lo que yo quería plasmar mas bien era su sorpresa al ver que las humanas pueden ser tan bellas como las fatas nada mas. Creerme que Maia esta muy presente en su memoria y en su corazón. Pero eso ya lo veréis.
avatar
Amras
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Amras el Sáb Oct 20, 2012 9:09 pm

Descubriendo su verdadero origen. Parte 2.

Comenzó a amanecer pero Amras ya llevaba una hora despierto, frente a la ventana pensando en que consistiría aquella prueba de acceso cuando los primeros rayos de sol comenzaron a aparecer tímidamente por encima de las montañas que rodeaban aquel lugar. Unas horas mas tarde y mientras Amras no paraba de dar vueltas en su habitación a causa del nerviosismo, escucho unos pasos que se acercaban y se aproximo a la puerta pero se percato de que aquellos pasos se alejaban por el pasillo y Amras notaba como crecía mas su nerviosismo.
Unos minutos mas tarde llamaron a la puerta << ¡por fin!>> pensó Amras que deslizo la puerta y hay estaban Vasil y Kat.
-Buenos días candidato Amras- dijo Vasil poco antes de inclinarse por la cintura.- si ya estas preparado nos vamos, pues los maestros os esperan para examinaros.
Amras miro a Kat y durante unos segundos sus miradas se cruzaron y Amras agacho la cabeza en muestra de saludo y Kat lo imito, tras su breve saludo partieron de tras de Vasil que ya había empezado a caminar en dirección a la salida. Mientras seguían a Vasil por el pueblo Amras se fijo en que todo el mundo se dedicaba hacer su trabajo intentando alcanzar la perfección en lo que quisiera que les tocase trabajar y se dedicaban a ello con esmero y no se distraían para cuchichear acerca de los forasteros. Tras una hora de camino en dirección a la salida del sol llegaron a unas escaleras de piedra que subían hacia la cima de la montaña, Amras miro hacia arriba y creyó que aquellas escaleras no tenían fin.
-¡Vamos!- dijo Vasil- esto es parte de la prueba.
Amras dejo escapar un resoplido de resignación y comenzó a subir las escaleras junto a Kat.
Tras casi dos horas de ascensión por fin llegaron al final de las escaleras y claramente se podía ver el cansancio en las caras de Kat y de Amras que respiraban forzosamente.
-Bien-dijo Vasil como si nada- hay delante esta la entrada a la sala de exámenes, solo de veis entrar y seguir recto hasta encontrar otra puerta. Al llegar esperad a que el maestro superior os pida que entréis, ¿lo ha veis entendido?.
Amras asintió y haciendo un esfuerzo le pregunto- ¿Tu no vienes?
-No, esa prueba es para vosotros y solo los que van ha ser examinados pueden entrar hay. Os deseo mucha suerte.-Dijo Vasil mientra empezaba a bajar las escaleras.
Amras se irguió y miro a hacia Kat que estaba tumbada intentando recuperar fuerzas, este le tendió una mano y la ayudo a levantarse, se miraron durante unos segundo y se dirigieron hacia la entrada tal y como les había indicado Vasil. Llegaron a la puerta y antes de pararse escucharon la voz del maestro superior que les decía que pasasen.
Al entrar observaron que junto al maestro superior había dos personas mas, un hombre de unos treinta y pocos años pero que ya tenia el pelo blanquecino y su flequillo apenas permitía ver sus ojos, y la otra persona era un mujer mas o menos de la misma edad, rubia y el pelo recogido en una gruesa trenza que le llegaba hasta la parte baja de la espalda.
-Bien, pasad y acomodaros en vuestros sitios- dijo el maestro superior mientra señalaba con el bastón dos pergaminos situados en el suelo.
Kat se arrodillo ante el pergamino situado enfrente de la mujer y Amras hizo lo mismo delante del hombre.
-Estos serán vuestros maestros si superáis la prueba. Ella es Lilith y el es Raziel. Y por el contrario estos serán vuestros alumnos si superan la prueba Ella es Katelin y el es Amras- dijo el maestro superior.- Y ahora comencemos con la prueba.
Amras abrió su pergamino y vio una escritura que no conocía y no sabia como leerla y un poco mas abajo unos dibujos.
-Lo siento maestro superior, pero no se como leer esta escritura así que no se que es lo que tengo que hacer.-dijo Amras intercambiando la mirada entre el pergamino y el maestro superior.
-Lo que tienes que hacer es crear lo que sale en los dibujos que hay al final del pergamino.-dijo el maestro superior con un voz tranquila y dedicándole una pequeña sonrisa.
Amras volvió a mirar el pergamino y se fijo en los dibujos. Lo que había dibujado allí eran llamas de distintos colores<< Esto esta chupado>> pensó Amras, hasta que vio el ultimo dibujo y noto flaquear su confianza, el ultimo dibujo y prueba que se le exigía era darle forma al fuego y no cualquier forma no, lo que tenia que hacer era darle forma de cuerpo humano. Ante aquello Amras miro al maestro y este le hizo una seña para que empezase.
Amras trago silaba para intentar deshacer el nudo que se le había echo en la garganta<<Bien, vamos allá>> se dijo y relajándose un poco llamo al fuego, el primer dibujo era una llama normal. Tras haber llamado al fuego miro el segundo dibujo, una llama negra, Amras se concentro y la llama que había llamado empezó a cambiar de color hasta volverse negra, la tercera debía ser verde, la cuarta azul y la quinta dorada, tras unos cinco o diez minutos acabo con eso y miro al maestro que asintió con la cabeza y tranquilamente le dijo- continua con tu ultima prueba.
Amras empezó a ponerse nervioso y noto como un sudor frio le recorría la espalda, dar forma al fuego, eso eran palabras mollares. Finalmente llamo al fuego de nuevo, cerro los ojos y se concentro tanto como pudo, al abrir los ojos estos habían cambiado de color y emitían un brillo que para cualquier humano o fata seria algo sobrenatural.
Amras miro fijamente a la llama que empezaba a agitarse. Unos segundos después empezaba a tener forma de algo sin definir y unos minutos después tenia forma de humano, el maestro superior mostraba una sonrisa de satisfacción, mientras que los otros dos maestros y Kat observaban la situación con una mezcla de asombro y temor.
Raziel se percato de que algo estaba empezando a ir mal cuando se fijo en que un hilillo de sangre empezaba a salir por la nariz de Amras, su piel estaba empezando a ponerse pálida y el brillo de sus ojos se hacia cada vez mas intenso, como si tuviese una fragua en su interior y el fuego de esta saliese por sus ojos.
-¡Maestro!, detenga esto-dijo Lilith con un tono de preocupación, y al ver que ni el maestro ni Raziel hacían nada por detener aquello dio un paso pero el maestro la paro cruzando el bastón contra su pecho.
-Míralo, míralo bien y dime que no reconoces esos ojos Lilith- dijo Raziel mientras se agachaba y miraba a trabes de aquella llama con forma humana.
Lilith lo miro con mas detenimiento y cuando reconoció sus ojos dio un paso atrás al mismo tiempo que aspiraba y se tapaba la boca con una mano, con los ojos abiertos como platos pensó<< no es posible, no puede ser...>>.
Raziel se sorprendió al ver que Amras levantaba un brazo tembloroso e intentaba acariciar el rostro de aquella figura- ¿Que es lo que ves?- susurro para si mismo.
-¡Maestro si no pa... - Dijo finalmente Lilith, pero antes de que acabara la frase Amras perdió el conocimiento y golpeo el suelo con la cabeza, pero aquella figura siguió allí frente a el durante unos segundos que rozaron el minuto y finalmente se extinguió.
Raziel se acerco a Amras y lo tumbo boca arriba, después saco un pañuelo de su bolsillo y le limpio la sangre que había salido por su nariz, miro su frente y vio que solo tenia un rasguño sin importancia. El maestro superior miro a Katelin y le indico que comenzase sus pruebas, unos minutos después Kat había terminado sus pruebas y entonces fue Lilith la que se acerco a Amras para examinarlo, mientras Raziel y el maestro superior caminaban hacia una habitación contigua.
Cuando Lilith termino de examinarlo miro a Kat.
-Vigila lo y si ves que empeora dame un grito- le dijo y continuación se dirigió a la habitación donde estaban el maestro superior y Raziel.
Unos minutos después mientras se escuchaba una fuerte discusión al otro lado de la puerta, Amras abrió los ojos de golpe y aquella reacción pillo tan por sorpresa a Kat que al principio se asusto.
Amras intento incorporarse y en ese instante un intenso dolor le golpeo la cabeza. En su rostro se dibujo una mueca de dolor e instintivamente se llevo una mano a la cabeza, como si aquello pudiese aplacar su dolor. Antes de cerrar los ojos que también empezaron a doler le de una forma casi insoportable, noto que todo comenzaba a volverse negro, pero no le dio importancia por que pensó quesería a causa del deslumbramiento. Mientras estaba allí tumbado con los ojos cerrados y una mano sobre su frente escucho la voz de Raziel que gritaba.
-¡Yo me llevare y entrenare a Amras y punto!
-¡Que! De eso nada, si se va contigo solo lograras matarlo- respondió Lilith con el mismo tono de voz.
Unos segundos después se escucho un fuerte sonido, como un trueno que resonó por toda la sala y todo que do en paz, en una calma sobrecogedora. Poco después se abrió la puerta y Kat vio salir a los tres maestros, primero salio el maestro superior tras el salieron Lilith y Raziel con caras mas serias.
El maestro superior miro a Amras con cierta preocupación. Mantuvo el silencio durante unos segundos y final mente dijo-No te preocupes Amras ahora te llevaran a la enfermería para examinarte.Dicho eso miro a Lilith y se dio la vuelta para irse pero antes se detuvo y dijo- Desde hoy y hasta que terminéis vuestra preparación para convertiros en hermanos de esta hermandad, trabajareis como un equipo. Mañana empezara vuestra preparación de forma oficial, así que aprovechar el día de hoy para coger todo lo que vuestros maestros os indiquen.
Sin decir nada mas se encamino hacia la salida con paso lento pero decidido y se marcho de la sala. En cuanto se marcho el maestro superior Lilith se acerco a Amras y con una dulce voz le pregunto.
-¿Que tal te encuentras Amras?
-Mal, la cabeza me va a estallar y me duelen mucho los ojos.
-Esta bien, vamos te llevare a la enfermería. A ver que tengo por hay para arreglarte un poco.- Le dijo con un tono alegre mientras le ayudaba a levantarse. Miro a Raziel y con un reproche le dijo- ¡Tu encárgate de recoger todo lo que vamos a necesitar!, y no te olvides del permiso.
Raziel la miro con rabia y se fue a buscar todo cuanto necesitarían para el entrenamiento y a por el permiso.
Kat se quedo quieta sin saber que hacer y en ese momento Lilith la miro y le dijo- Vamos no te quedes hay mirando, ven aquí y echa me una mano con Amras.- Las dos hicieron de soporte para Amras que apenas podía mantenerse en pie y mucho menos caminar.
Tras unas largas oras de camino por fin llegaron a la enfermería y con la ayuda de Kat lo tumbaron en una cama, Kat se fijo en que aquella habitación estaba llena de extraños brebajes y plantas.
-Bien siéntate hay y no te muevas hasta que yo te lo diga- le dijo Lilith mientras le señalaba un taburete.
Lilith preparo una especie de pomada mezclando varias plantas y líquidos que tenia en unas estanterías, cogió una venda y la extendió en la mesa, luego se dio la vuelta y se acerco a Amras para examinarle los ojos. En cuanto Amras noto que quería abrirle uno de los ojos le dio un manotazo y aparto la mano de Lilith.
-Vamos tengo que verte los ojos.
-¡No!, ya te e dicho que me duelen.
Lilith dejo escapar un suspiro se acerco de nuevo a la mesa y saco unas pulseras metálicas y un bote cito con un liquido que le hizo beber a Amras y le coloco las pulseras metálicas en las muñecas y en los tobillos, realizo un vinculo y estas cayeron pesadas contra la cama inmovilizando a Amras.
Le hizo un gesto a Kat para que se acercase- Necesito que le sujetes la cabeza, pero hazlo con fuerza.-Kat se situó y con ambas manos le sujeto fuertemente la cabeza.
En cuanto Lilith le abrió uno de los ojos Amras dejo escapar un grito de dolor, su cuerpo y extremidades se tensaron como muestra de que intentaba liberarse de aquellas presas que lo inmovilizaban hasta que finalmente se quedo dormido y Kat comprendió que el liquido era un sedante. Luego Kat se fijo en sus ojos en los que se marcaban todas la venas y su iris había perdido gran parte de su color y un hilillo muy fino de sangre empezó a salir por sus lagrimales.
-Bien, ya es suficiente, ya puedes soltarlo - dijo Lilith mientras volvía a la mesa para impregnar dos gasas con aquella pomada.
Lilith le coloco las gasas y se las sujeto atándole la venda por detrás de la cabeza y le hizo un gesto a Kat para que saliese de la habitación, Lilith salio tras ella cerrando la puerta.
-Eso es todo por hoy, lo dejaremos descansar. Te sugiero que hagas lo mismo, mañana tenemos un largo camino, y gracias por tu ayuda Katelin.- Le dijo mientras le daba una palma dita sobre un hombro.
-De nada maestra.- le dijo mientras le dedicaba una sonrisa. Miro la puerta de la enfermería unos segundos y después se fue a su habitación.
A la mañana siguiente siendo aun temprano Lilitn entro en la enfermería, despertó a Amras y le ayudo a sentarse sobre la cama.-¿Que tal te encuentras?.
-Bueno la cabeza ya no me duele tanto, pero los ojos siguen doliéndome mucho.-Amras agacho la cabeza y con cierta preocupación le pregunto a Lilith-¿Es grave?, y dime la verdad por favor.
Lilith dejo escapar un suspiro,- Si lo es, de echo puede que no recuperes la vista. Y eso te a pasado por ir mas allá de tus posibilidades- dijo con un tono de enfado-¿Se puede saber en que pensabas? tu no estabas preparado para hacer lo que hiciste. Pero ya discutiremos sobre tu insensatez entro momento.
Amras permaneció callado mientas le clocaba las gasas y la venda sobre los ojos, maldiciéndose a si mismo por lo que había echo, pensando en que ya nunca podría volver a ver el rostro de Maia, ni podría ver un nuevo amanecer, << Y ya solo me queda la mas absoluta oscuridad>> pensó Amras mientras la desesperación crecía en su interior.
Unas horas mas tarde Lilith y Amras se reunieron con Raziel y Kat en una plaza. Raziel se acerco a Amras y le entrego su petate y un bastón alargado de un metro veinte aproximadamente.
-E puesto todo lo que vas a necesitar en tu petate. Por cierto bonita espada.
Lo primero que hizo Amras fue buscar el colgante en uno de los bolsillos que tenia el petate, y encanto lo noto se lo colgó del cuello. A continuación se coloco el petate en forma de bandolera y cogió el bastón.
-En marcha- dijo Raziel- tenemos un largo camino hasta la ciudad negra.
Raziel se fijo en que Kat le había cogido el brazo a Amras para guiarlo- Que camine solo- le dijo Raziel, para eso le e dado el bastón para que se guie.
-Pero...
-No hay peros Katelin, la vida es dura y el mundo hay afuera es cruel y sino eres fuerte y te sabes valer por ti mismo te devora en segundos. Así que suelta le el brazo y que camine solo.
Kat miro a Lilith como esperando un poco de ayuda, pero al ver que ella no diría nada le soltó el brazo a Amras y comenzó a caminar.
Al poco rato de comenzar a caminar Amras tropezó y callo de bruces, mientras intentaba levantarse escucho una risotada de Raziel y eso lo lleno de ira. Kat intento ayudarlo a levantarse pero Amras dio un fuerte tirón con el brazo y lleno de rabia le dijo- No necesito la compasión de un humano, puedo hacerlo yo solo.
-Esta bien lo siento- dijo Kat que se aparto de el.
Tras barias horas de camino por fin llegaron ante unas inmensas puertas de madera custodiadas por dos miembros de la hermandad. Al llegar a las puertas se detuvieron y Amras que no se había dado cuenta choco contra Kat.- Lo siento, no te e visto- dijo Amras automáticamente sin pensar.
-No pasa nada-le dijo Kat que se fijo en sus manos ensangrentadas por todas la veces que se había caído. Después se volvió hacia los maestros y les pregunto-¿Que hay al otro lado?
-Un bosque y un poco mas allá la ciudad negra. ¡Nuestro destino!, allí comenzara vuestro adiestramiento.-Contesto Raziel mientras sacaba un pequeño pergamino enrollado de un bolsillo y con el en la mano se acerco a uno de los Hombres y se lo tendió.
El hombre lo desenrollo y tras leerlo le hizo un gesto al otro que retiro el enorme pestillo y abrieron las puertas. Y ante ellos apareció un enorme bosque oscuro.



Última edición por Amras el Dom Oct 21, 2012 12:05 am, editado 1 vez
avatar
Amras
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Samuel Odem el Sáb Oct 20, 2012 11:56 pm

No seas tan malo con ella Amras es una humana!!! 👅

Samuel Odem
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Admin el Dom Oct 21, 2012 4:31 pm

Hala...
¿No se supone que eras un caballero? Pues no lo demuestras... 🇳🇴


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Amras el Lun Oct 22, 2012 7:02 pm

Descubriendo su verdadero origen. Parte 3.

Se abrieron las puertas y ante ellos apareció un enorme bosque oscuro- Adelante- dijo Raziel mientras emprendía la marcha, Kat vio el camino en mal estado tras las puertas y no pudo evitar sentir cierta lastima por Amras que ya había empezado a caminar tanteando el camino con el bastón que Raziel le había entregado.
Empezaba a anochecer cuando llegaron a un pequeño claro sobre el que había un enorme tronco cruzado, Raziel vio el claro y decidió que lo mejor seria pasar la noche allí.-Bien esta noche dormiremos aquí- dijo mientras dejaba su petate junto al tronco y se fue a buscar leña para hacer una hoguera. Lilith saco un mantel de cuero y unos cuencos para preparar la pomada que le ponía a Amras, tras dejar su petate Kat mira hacia el camino y vio a Amras apoyado sobre su bastón con ambas manos. Aprovechando que Raziel no estaba Kat se levanto y fue hasta donde estaba Amras.
-Deja que te ayude- dijo Kat mientras le cogía una muñeca-
Amras dio un tirón para soltarse- ¡No necesito tu ayuda, puedo hacerlo solo!.- Kat le dio una colleja y Amras miro hacia ella que pensó que si no hubiese por aquella venda la habría fulminado con la mirada.- ¡Me importa una mierda lo que puedas o no puedas hacer tu solo y también me importa una mierda si quieres o no mi ayuda!.¡ Así que guárdate ese maldito orgullo fata!.- Le contesto Kat que en ese momento estaba mas enojada que temerosa de la ira de un fata ciego.
Volvió a cogerle la muñeca y esa vez Amras no ofreció resistencia y se dejo guiar hasta tronco donde se sentó apoyando su espalda contra el.
Poco después escucho unos pasos que se acercaban a el-¡Déjame ver las manos!- dijo Lilith se agachaba a su lado, Amras extendió sus manos llenas de arañazos y cortes.- Bueno no es nada grabe pero te las limpiare para evitar que se infecten y después te examinare los ojos ¿de acuerdo?.- volvió a decir Lilith con un tono amable.
Unos minutos después llego Raziel con un montón de leña que separo en dos partes, con una parte prendió la hoguera y la otra la guardo. Para cuando Raziel encendió la hoguera Lilith ya había terminado de examinar los ojos de Amras y de sustituir las gasas.
Mientras cenaban Kat pregunto-¿Por que vamos a la ciudad negra?, ¿Por que no podemos entrenar en la hermandad?.
Raziel miro a Lilith y finalmente respondió-Por que la ciudad decidirá si sois dignos o no de formar parte de la hermandad. Ella os pondrá a prueba arrebatándoos todo o entregándoos mas de lo que necesitáis. Ella pondrá a prueba vuestra voluntad.
Al escuchar a aquello Amras dejo el cuenco con su cena en el suelo y cogió el colgante con ambas manos, al notar el calor que desprendía la pequeña llama que ardía en su interior se sintió reconfortado y pensó<< Que mas me pueden arrebatar. Si ya me han arrebatado el alma y e perdido la visión, ¡ya no me queda nada!>>,-Pero siempre hay algo mas que se te puede arrebatar- le dijo una vocecilla en su interior y Amras aferro con mas fuerza el colgante hasta que finalmente se queda dormido.
A la mañana siguiente se despertó al notar unas manos que le empujaban y empezó a escuchar la voz de Raziel- Arriba marmotilla que el sol ya a salido y aun tenemos que llegar a la ciudad negra.
Amras se guardo el colgante tras la camisa, recogió sus cosas y salio del claro ayudado por Kat.
Tras cinco oras de camino por fin llegaron a la ciudad negra y Kat dejo escapar una exclamación de sorpresa. Ante ellos se alzaban cuatro imponentes estatuas con forma humana situadas en los extremos de la ciudad que mas bien era un pueblo. Kat observo sorprendida que ni las estatuas ni las casas, echas de una especie de roca negra mostraban síntomas de desgaste o erosión por el paso del tiempo y ni siquiera la vegetación las tocaba, Raziel sonrió al ver la cara de sorpresa de Kat y después miro a Amras esperando encontrar la misma cara, pero antes de eso recordó que Amras no se sorprendería por que ya no podía ver.
Al llegar a la ciudad Lilith se dirigió al un edificio pequeño en el que debería estar la enfermería. Raziel se llevo a Kat y Amras a otro edificio y les mostró sus habitaciones y los baños donde se encontraban una piscinas con aguas termales.-Bien, asearos y descansar. Hoy tenéis el día libre para curiosear por hay.- dijo Raziel que se notaba que también estaba cansado.
Amras regreso a su habitación apoyando una mano sobre la pared para guiarse, al notar la puerta la deslizo y entro en su habitación. Al entrar dejo el bastón apoyado en la pared y tanteo con las manos el resto de la habitación para ubicar la cama, los armarios y cualquier cosa que hubiese en ella.
Cuando termino de ubicar las cosas vació su petate sobre la cama para buscar una toalla y ropa limpia. Tras asearse y ponerse ropa limpia se sentó sobre la cama y se quedo un rato allí sentado sin pensar en nada, finalmente y tras casi una hora se levanto y decidió quitarse la venda de los ojos, para que la quería pensó, así que la dejo sobre la cama, cogió el bastón y salio a caminar por la desierta ciudad, cuando llevaba un rato caminando empezó a sentir frio por lo que dedujo que empezaba a anochecer y decidió llamar al fuego para calentarse un poco antes de regresar por donde había venido. Pronuncio su nombre pero el fuego no acudió, así que lo volvió a pronunciar y este siguió sin aparecer- Vamos maldita sea ¡VAMOS!- dijo Amras que volvía a llamarlo. Al ver que este no acudía sintió que le fallaban las fuerzas y callo de rodillas. Noto como algo caliente y mas espeso que las lagrimas le resbalaban por sus mejillas y mirando pero sin ver las palmas de sus manos volvió a escuchar a aquella vocecilla en su interior que le decía- "Siempre hay algo mas que se te puede arrebatar."
Cuando regresaba a su habitación se topo con la voz de Kat-¿Donde estabas?, te hemos buscado para ir a cenar todos juntos.
-Salí a dar una vuelta y por lo visto me desoriente, y e tardado un poco mas de la cuenta en encontrar el camino de regreso-dijo mientras abría la puerta de su habitación.
-¿Si quieres? puedo traerte tu parte de la cena.-le dijo Kat con un tono amable.
-No, no te preocupes no tengo hambre.-Le respondió Amras mientras entraba en la Habitación. Al entrar se dio la vuelta- Oye Kat yo lo...- intento decir “lo siento” pero aquellas palabras se aferraban a su garganta como si no quisieran salir.-Mejor déjalo no era nada.-dijo finalmente, mientras cerraba la puerta. Kat se fijo en aquellos ojos vacíos, sin vida y en las marcas que la sangre habían dejado allí por donde había caído mezclada con las lagrimas. Ante aquello Kat no pudo evitar pensar en lo que días atrás había escuchado de el en aquella taberna,- Era un demonio de ojos amarillos- Había dicho aquella chica. -¡Pero!, ¿por que lloraría un demonio?- pensó Kat, antes de irse a su habitación puso una mano sobre la puerta de Amras y susurrando muy bajito dijo-¿Que es lo que te atormenta?.
A la mañana siguiente Kat paso a buscar a Amras para ir juntos al comedor a desayunar. Al llegar Amras escucho la voz de Lilith-¿se puede saber por que te has quitado la venda?-dijo con un tono de reproche, Amras fue a responder pero Raziel se le adelanto- ¡Oh, vamos! Deja al chico tranquilo, si quiere quitarse la maldita venda, que se la quite.
Lilith lo fulmino con la mirada, pero a Raziel no le importo y tranquilamente se sentó a desayunar y le indico al resto que se sentasen también.
Después de desayunar Raziel se llevo a Amras.- Bueno tu y yo vamos a pasar una temporada juntos, así que vuelve a tu habitación y coge tu petate.-Le dijo Raziel, que se quedo pensativo.-Creo que lo único que necesitaras es ropa para cambiarte, así que al lio. Yo iré a por el resto, en un rato te recojo en tu habitación.- dicho aquello se separaron y Amras fue a su habitación a preparar el petate.
Una hora después Raziel paso a buscar a Amras por su habitación. Cuando salían del edificio escucho la voz de Lilith que le decía a Raziel- Tener cuidado. Y no hagas ninguna locura de las tullas.
-¡Pero por quien me tomas!- Le contesto Raziel alegremente. Y después de aquello emprendieron el viaje hacia algún lado de la ciudad. Tras un largo rato de camino Raziel se detuvo y alegremente dijo-Ya hemos llegado, a qui es donde recibirás tu entrenamiento-. Amras escucho el sonido de una puerta al abrirse y después noto la mano de Raziel que le agarraba una muñeca y lo arrastraba, luego le levanto el brazo y coloco su mano contra la pared- Llama al fuego- le dijo Raziel.
Amras cerro el puño y bajo la cabeza.-¿Que pasa?- pregunto Raziel,- No puedo hacer lo que me pides. Yo ya no tengo ese poder- Le contesto Amras, que escucho como Raziel suspiraba y susurraba- Así que también te a quitado eso ¿eh?.-Después retomando el tono normal le dijo-No pasa nada con el entrenamiento recuperaras tu poder, te lo aseguro.
Después de aquello Raziel llamo al fuego y unas lineas de fuego recorrieron las paredes iluminando un pasillo que conducía a una sala redonda en la que había cinco pilares, Raziel le indico a Amras que de jase su petate y a continuación guiándolo lo coloco en el centro de aquellos pilares.
-A tu alrededor hay cinco pilares- le dijo Raziel mientras caminaba por el exterior de los pilares- Dime ¿sientes algo?.- Amras negó con la cabeza. Raziel pensativo se golpeaba el labio con las dedos, finalmente se acerco a los pilares y cogió una piedra de cada uno de los pilares, se acerco a Amras y le ordeno que se sentase mientras colocaba las cinco piedras a su alrededor.- Ahora quiero que dejes de buscar tu poder. Simplemente quédate aquí y deja tu mente en blanco, deja que tu poder acuda a ti y llene ese espacio.-dijo Raziel mientras se levantaba y salia del circulo.
Una vez fuera se sentó en el suelo frente a Amras,con las piernas cruzadas y la espalda recta como aquellos pilares, luego se aparto el flequillo, después apoyo sus muñecas sobre las rodillas.
Cerro sus ojos y dejo escapar un largo suspiro, en su frente comenzó a aparecer la marca del tercer ojo perfectamente dibujado, Luego abrió sus ojos que empezaban a emitir un brillo antinatural y con una voz serena pero inhumana dijo mientras miraba a Amras- Hoy recuperaras tus poderes, Hermano mio.

avatar
Amras
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Rasec el Lun Oct 22, 2012 7:13 pm

Genial sigue sigue
avatar
Rasec
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Admin el Lun Oct 22, 2012 8:52 pm

Amras se comporta mejor Very Happy
Muy bien, queremos continuación, ¡¡venga!!


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Amras el Dom Oct 28, 2012 11:22 pm

Descubriendo su verdadero origen. Parte 4.

Tras cuatro horas de absoluta calma Raziel permanecía inmóvil, observando a Amras que permanecía con los ojos cerrados y totalmente quieto, como una balsa de aceite. Final mente Raziel observo como una de las piedras empezó a vibrar, luego otra y finalmente las cinco. Poco a poco fue apareciendo un nombre brillante en la frente de Amras, un nombre que Raziel no comprendía.
Mientras tanto en el otro extremo de la ciudad Lilith le mostraba un enorme libro de plantas medicinales a Kat. Kat se fijo en el titulo del libro, “Plantas y remedios mundanos.”- Curioso nombre pensó Kat.- Después Lilith comenzó a hablarle sobre algunas de las plantas que salían en el libro, sus propiedades, sus inconvenientes, la dosis que debía usarse, etc, etc.
Estuvieron cerca de una hora estudiando plantas y después Lilith le empezó a hablar sobre anatomía y Kat dejo escapar un sonoro suspiro.
-Es que té aburren estas clases- le dijo Lilith.- ¡No,no!- se apresuro a decir Kat- Es solo que yo quería aprender a luchar, no a ser medico.- Lilith puso los ojos en blanco como si estuviese cansada de escuchar aquella frase. A si que lanzo un golpe rápido y certero con dos dedos a la parte baja de la espalda de Kat, que con una cara de sorpresa y susto noto como sus piernas perdían sus fuerzas y caía al suelo. En ese momento Lilith se agacho y con una sonrisa picara le dijo- Yo no soy solo medico, yo aprovecho mis conocimientos de medicina y anatomía para derrotar a mis enemigos. A si que si té comportas y atiendes té enseñare lo que se, ¡estamos!.- Kat asintió rápidamente y Lilith volvió a golpear el mismo punto y Kat se puso en pie de nuevo. Tras dos horas de clase de anatomía Kat decidió preguntarle a Lilith una duda que no podía quitarse de la mente- ¡Oye, Lilith!, Ya que tu sabes tanto acerca de anatomía, me gustaría saber ¿por que Amras llora sangre?. ¿Podría ser por que es cierto que es un demonio?.- Ante aquella pregunta Lilith dejo escapar una gran y sonora risotada,-¿Que Amras es que?- dijo antes de doblarse por la cintura a causa de la risa.- ¿Acaso eres una de esas supersticiosas que creen en esas cosas?, Mira Amras no es un demonio, eso te lo aseguro. Amras es... ¡bueno! Ya hablaremos mas tarde de lo que es Amras, y respecto a lo de la sangre, tiene una explicación muy sencilla. Veras, durante su prueba intento dotar de vida aquella creación y para eso canalizo todo su poder a trabes de sus ojos y eso los abraso por dentro y le causo algunas heridas, por eso cuando llora también sangra, pero eso es lo mas leve, lo mas grave es que esa temeridad le a costado la vista y hasta donde se, es irreversible.
-¿A si que se quedara ciego para siempre?- dijo Kat con un tono de tristeza en su voz.
-Me temo que si. El ya nunca vera los colores de las flores en primavera. ¡Pero creo que el es fuerte y lo superara!, así que dejemos de compadecer lo y retomemos tus lecciones.

Las piedras que rodeaban a Amras empezaron a levitar a su alrededor y Raziel seguía completamente estupefacto, que era ese poder y que significaba ese nombre en su frente y que ahora se repetía en sus brazos, en sus piernas y que empezaba a dibujarse en su pecho.
Cuando el nombre de su pecho se completo Amras abrió los ojos y las piedras salieron despedidas y una de ellas paso tan cerca de Raziel que este palideció del susto, después Amras perdió la conciencia y Raziel todavía pálido por el susto vio como aquellos nombres comenzaban a desvanecerse.
Una hora después Amras empezó a despertarse y escucho la voz de Raziel que decía-¿ Que tal te encuentras?
-Bien. Dijo mientras se incorporaba.- ¡Perfecto!- Dijo de nuevo la voz de Raziel.- Vamos, tengo que ir a llamar a otro maestro para que me ayude con tu entrenamiento.
Amras no sabia como podría llamar a otro maestro desde allí, así que Raziel le explico que en la ciudad había un edificio con cientos de runas y que a trabes de esas runas se podían mandar mensajes a la Hermandad, ya que allí había otro edificio con las mismas runas que se conectaban entre si. Amras seguía sin entenderlo, así que Raziel se lo explico de otra forma, le dijo que al nombrar una runa en la ciudad transportaba la energía a la misma runa en la hermandad haciendo que esta brillase, y de esa forma se mandaban mensajes que solo ellos podían descifrar.
Después de mandar el mensaje Raziel se llevo a Amras a otro sitio para seguir con el entrenamiento, un entrenamiento que consistiría en potenciar el resto de sus sentidos, estuvieron hasta altas horas de la madrugada entrenando y después se fueron a descansar.

A la mañana siguiente mientras Lilith le enseñaba a Kat mas cosas sobre anatomía, vio pasar a uno de los maestros.- Quédate a qui y sigue estudiando.- le dijo Lilith mientras salia.
Al salir a la calle se encontró con el maestro.-¿Que haces aquí Lorek?.- Busco a Raziel, ayer me mando un mensaje diciéndome que necesitaba mi opinión y mi ayuda para entrenar a su alumno.
-¿En serio?, eso es nuevo en el- dijo Lilith sorprendida.- Bueno el esta en el otro extremo.-Le dijo señalando hacia el final de la ciudad.
-Pues iré hacia allí.- Dijo el maestro, que hizo un gesto con la mano para despedirse y emprendió el camino.

Mientras entrenaban, Raziel vio la silueta del maestro que se acercaba calle arriba y decidió parar el entrenamiento.
-¡Buenos días!. ¿Me imagino que el es el alumno con el que necesitas ayuda?- Dijo mientras observaba a Amras, y tras unos segundos una mueca de incertidumbre se dibujo en su cara.
-¡Buenos días!.-Dijo Raziel sorprendido al ver que el maestro también lo había percibido.-Espera a qui Amras, el maestro Lorek y yo tenemos que hablar.-Dijo Raziel mientras caminaba hacia el maestro y lo guiaba un poco mas arriba.
-¿Dime?, ¿que opinas?. Yo creo que deberíamos contarle la verdad, decirle quien es.
-¡Sin duda es de los tuyos!, pero creo que no deberíamos precipitarnos. Primero lo entrenaremos y si la ciudad decide que es digno, entonces le contaremos la verdad.
A si pues lo maestros se repartieron los turnos, por las mañanas se iría con Lorek, al que Raziel también llamaba el ermitaño, y por las Tardes se iría con Raziel.
A la mañana siguiente Lorek se lo llevo a una parte del bosque donde un cascada caía hasta dos rocas colocadas justo debajo de la cortina de agua.- ¡Bien!, mi nombre es Lorek, también conocido como el ermitaño y con migo aprenderás a escuchar el mundo y sus voces, aprenderás a sentir y conectar con el alma de todas las cosas de la creación.-¿Escuchar?, ¿sentir?...- Empezó a decir Amras asta que Lorek le interrumpió.-¡SI,eso e dicho!, las personas que pueden ver, ven los nombres de las cosas, pero tu no puedes ver, así que tendrás que aprender a escucharlos y a sentirlos. Te costara mas pero tu vinculo con ellos sera mas fuerte, y ahora quítate la ropa si no quieres que se te moje.
Amras se lo pensó, pero final mente se quito la ropa y se quedo solo con la ropa interior. Lorek lo condujo hasta una de la piedras y una vez allí le dijo- Siéntate hay y medita, vacía tu mente de todo pensamiento, tu solo escucha.
Al entrar en contacto con el agua helada a Amras se le corto la respiración, después se sentó en la roca e intento hacer lo que Lorek le había dicho. Por la tarde se reunió con Raziel, que le enseñaría a confiar en su cuerpo y en sus sentidos, le enseñaría una nueva forma de luchar.
Pasaron varias semanas hasta que Amras empezó a escuchar los primeros susurros del mundo, y empezaba a poder luchar o por lo menos defenderse. En un mes Amras había mejorado tanto que Lorek decidió enseñarle un Arte marcial que el mismo había creado, un arte marcial que imitaba los movimientos de la naturaleza. Al principio a Amras le resultaba un poco cómico por que dado que no podía ver Lorek tubo que enseñarle los movimientos como si Amras fuese una marioneta.
Al cabo de tres meses Amras ya dominaba las técnicas que le habían enseñado, era capaz de escuchar y sentir el mundo y se movía con tal rapidez y soltura que incluso a Lorek y Raziel les parecía sorprendente. Pasaron dos meses mas hasta que Raziel decidió que era la hora de ver si Amras era merecedor de formar parte de la hermandad, así que lo condujo a la zona donde la ciudad lo pondría aprueba.
Se detuvieron frente a un edificio cuya fachada carecía de ventanas.-¡Bueno! A llegado la hora de la verdad. Espero que estés listo por que una vez dentro ya no habrá vuelta a tras.- Dijo Raziel mientras abría la puerta. Amras entro sin dudar y escucho el sonido de la puerta al cerrarse tras el, Permaneció allí de pie esperando a que sucediese algo. Tras esperar un largo rato decidió sentarse y meditar con la esperanza de hallar una respuesta a lo que quisiera que sucediese allí.
Trascurridos unos minutos Amras escucho el susurro de una voz que le resultaba familiar y abrió los ojos, al abrirlos podía ver de nuevo y vio que estaba bajo el viejo sauce gris y de nuevo escucho aquel susurro. Se levanto y se dio la vuelta y allí, ante el, estaba Maia tan perfecta como siempre.
-¡No es posible!. Tu..., tu estas muerta- susurro Amras.
Maia alargo un brazo para acariciarle la cara pero Amras retrocedió.-¿Que sucede?,¿es que ya no me quieres?- pregunto Maia.
-¡Tu estas muerta!- dijo Amras- Yo sostuve tu cuerpo sin vida, y ahora apareces aquí como si nada. Que broma de mal gusto es esta.
-¡Pero que dices!, acaso no estoy aquí ahora, acaso no puedes verme y sentirme. Vamos as tenido una pesadilla eso es todo.
Y si era verdad, y si todo había sido una pesadilla y ella nunca se hubiese ido al mundo humano, acaso no merecía la pena comprobarlo. Maia le tendió la mano- Venga regresemos a casa.- Amras quiso cogerla e irse con ella pero una voz estallo en su cabeza<< ¡Pero que crees que haces idiota!>> le gritaba aquella voz, Amras se detuvo y mirándola le dijo-¡No!, no puedo ir contigo lo siento-.¿Vas a abandonarme?- dijo Maia.- No, no te abandono amada mía, nunca lo e echo y nunca lo are. Pero por desgracia nuestros caminos se han separado y tu debes seguir el tullo y yo el mio – Dijo Amras con lagrimas en los ojos, Maia lo miro y su rostro pareció iluminarse. Mientas se desvanecía en el aire, los ojos de Amras comenzaron a perder la visión de nuevo.
Cuando se disponía a darse la vuelta para irse escucho una voz cálida que le decía-Lo has echo bien hijo mio. Se te a mostrado lo que mas amabas, se te a dado la oportunidad de ir junto a ella y aun así lo has rechazado, has visto la verdad mas allá de tus propios intereses.-¿Quien eres tu?- pregunto Amras.
-Cuando estés preparado te llamare y tu acudirás, y en ese momento y solo en ese sabrás quien soy.
Después reino el silencio durante unos segundos y después el sonido de la puerta al abrirse saco a Amras de su ensimismamiento.
Al salir Raziel lo agarro por los hombros y con un tono alegre le dijo - Lo has conseguido Hermano mio, esta noche lo celebraremos y mañana nos reuniremos con Katelin y Lilith. Y regresaremos a la hermandad, para seguir con vuestro entrenamiento.
Mientras cenaban alrededor de una hoguera y bebían un licor que preparaba Lorek con plantas del lugar, Raziel comenzó a decirle a Amras- Dime ¿te gustaría conocer la verdad que encierra esta hermandad?.- Amras asintió con la cabeza.-Bien pues presta atención y no me interrumpas.
-Veras hace mucho tiempo atrás antes de los hombres y de los Fata, cuando sólo existía un cielo, había hombres que caminaban por la tierra con los ojos abiertos y conocían los nombres de las cosas viviendo en paz. Entonces llegaron aquellos que veían una cosa y pensaban en cambiarla. Eran los modeladores y tenían grandes sueños. Creció el poder de los modeladores y los antiguos habitantes intentaron pararles, algunos de los primeros vieron que aquella confrontación seria su fin así que se aislaron y decidieron crear este mundo imposible de encontrar salvo para los que son dignos de estar aquí. Con el paso del tiempo aquellos pocos que se habían separado empezaron a desaparecer y temerosos de que sus estudios y sus conocimientos se perdiesen en el olvido o cayesen en malas manos decidieron crear una guardia, y para ello reclutaron a los primeros hombres y fatas, pero estos estaban en constantes guerras y la haba ricia y el poder los corrompía con facilidad, así que uno de los primeros tomo la decisión de combinar su sangre con la de los humanos y los fatas que habían reclutado. Muchos murieron, otros enloquecieron, al final solo catorce sobrevivieron. A estos catorce se les concedió el don de la visión y de controlar las cosas. Por ultimo se les marco con el tercer ojo símbolo de que podían ver todo y fueron enviados por el mundo para asegurarse de que nadie encontrase el rastro de los primeros y de su poder, así fue generación tras generación hasta que los guardianes de la creación ya no hicieron falta y ahora que se sepa solo quedamos tres incluyéndote a ti.
-¿Me estas diciendo que mi padre es uno de los primeros?, ¡un modelador!.
-Tu padre fue un fata normal, pero de tu madre heredaste la sangre de los primeros.
Amras fue a contestarle pero entonces recordó las palabras de aquel hombre que le abrió las puertas al mundo humano. Y entonces le sur guio otra duda- ¿Queda alguno vivo?, ¿alguno de los primeros?.- Lorek miro a Raziel y le hizo un gesto de negación, Raziel miro a la hoguera y dijo -¡Si!, pero solo lo podrás ver si el quiere verte sino nunca podrás verlo.
-Gracias Raziel, gracias por contarme la verdad, ahora si me disculpáis me voy a dormir.- Dijo Amras mientras se levantaba un poco mareado, en parte por lo que acababa de descubrir y en parte por aquel licor. A la mañana siguiente cuando Raziel se levanto vio que Lorek ya se había marchado y Amras ya estaba despierto y preparado para irse, una hora después se fueron junto a Lilith y Kat.
Al llegar, Kat le dio un abrazo a Amras y le pregunto por su entrenamiento, mientra iban a sus habitaciones a recoger las cosas Kat se percato de que Amras ya no usaba el bastón y sino hubiese sido por que sus ojos seguían carentes de vida, abría pensado que Amras había recuperado la vista por la forma en la que se movía, caminaba con la confianza y la elegancia de un noble y sus movimientos eran precisos y ágiles.
Un par de horas después partieron hacia la Hermandad y esa vez tardaron la mitad de tiempo en recorrer el camino.
Al llegar el maestro superior los hizo llamar y para felicitarlos por lo que habían conseguido y para comunicarles que ahora comenzarían un nuevo entrenamiento en pareja. En ese nuevo entrenamiento consistiría en perfeccionar lo aprendido y aplicarlo en un enfrentamiento contra sus maestros y lo harían los dos juntos para mejorar el trabajo en equipo.
Por las mañanas tanto Kat, como Amras perfeccionaban lo aprendido y aprendían cosas nuevas con sus maestros. Raziel le enseño a invocar su propio nombre, esa técnica le permitiría tener el control total sobre su cuerpo, le permitía ser mas rápido, mas fuerte, curar antes sus heridas y potenciaba sus sentidos. Por las tardes se enfrentaban a sus maestros los dos juntos, y aquello fue un desastre, se interrumpían, se molestaban, se golpeaban el uno al otro por error. Tal fue el desastre de aquello que la relación entre Amras y Kat empezó a empeorar y el odio que Amras sentía por los humanos comenzó a aflorar de nuevo.
Una de esas tardes mientras se enfrentaban a Raziel, Amras lanzo un puñetazo utilizando el poder de atracción y repulsión que había desarrollado hasta el punto de poder golpear a distancia. El problema fue que Amras no se percato de que Kat se acercaba a Raziel por detrás y cuando este se aparto para esquivarlo, el golpe impacto contra el estomago de Kat y dela fuerza con la que lo hizo la levanto en el aire y le obligo a expulsar todo el aire de sus pulmones.
Kat se quedo unos segundos tumbada en el suelo sin poder respirar, Amras dejo escapar un grito de exasperación y rabia, se dio la vuelta y se fue da allí bajo la mirada incrédula de Raziel. Cuando Kat se recupero salio corriendo de allí a duras penas para alcanzar a Amras.
-¡EH!, ¿Pero que coño te pasa?,¿cual es tu problema?- le dijo Kat con rabia en la voz.
-¿Mi problema?- Amras se dio la vuelta y empujado por un odio que nunca antes había sentido dijo.- ¡Mi problema sois vosotros!, todos vosotros, ¡Malditos humanos!, no os merecéis la vida que tenéis, sois malvados por naturaleza, sois una sarta de ladrones asquerosos y repugnantes que os creéis con derecho a coger lo que no es vuestro y matáis por vuestro miserable oro. ¡Es que una vida es menos importante que el oro!, y lo pero de todo es que después os creéis buenos por rezar a vuestros dioses, que seguro que son igual de hipócritas que vosotros.
Kat se acerco a Amras y le dio un guantazo con todas sus fuerzas, Amras giro la cabeza debido a la fuerza del guantazo y se llevo una mano allí donde le había golpeado.
-Tu nos culpas a nosotros, pero a lo mejor el culpable eres tu.-Le dijo Kat a Amras mientras se alejaba con lagrimas en los ojos.
Amras se quedo allí de pié congelado por lo que acababa de suceder, Raziel se acerco a el- Te lo tienes bien merecido- Amras se dio la vuelta para no escucharlo pero Raziel lo agarro por un hombro y le obligo a darse la vuelta, después lo agarro por la pechera- ¡Quien coño te crees que eres para darme la espalda Fata estúpido!, abre los ojos, todos hemos perdido cosas o a seres queridos en nuestro camino por la vida. Esas perdidas son las lecciones que te da la vida y de ti depende superarlas y hacerte mas fuerte o sentarte a llorar ante ellas.- Después de decirle eso Raziel soltó a Amras con un empujón, este tropezó y callo al suelo, Raziel lo miro con desprecio y le dijo- Si quieres vivir en el pasado y culpar a los demás por lo que paso, esta noche cojeras tus cosas y te largaras, pero si decides afrontar el duro camino hacia el futuro mañana acudirás a clase y afrontaras tu castigo por abandonar a tu compañera herida.- después se fue de allí.
Empezaba a anochecer y Amras estaba sentado en un banco frente a la torre, pensando en lo que le había dicho a Kat y maldiciéndose a si mismo por aquello. También pensó en las palabras de Raziel, final mente se levanto y se fue a su habitación, recogió sus cosas las las introdujo en su petate y se marcho, cuando llego a las puertas puso su palma sobre ellas como acariciándolas y escucho la voz de Lilith que le decía- ¿A si que te vas eh?, as decidido abandonar, es una lastima pero si es lo que quieres, entonces te deseo suerte.- Después escucho la voz de Raziel- Con fie en ti te conté la verdad y ahora que las cosas se te han complicado un poco ¿huyes con el rabo entre las piernas?, ¿como un cachorro asustado?, eres patético chico. - después hubo un silencio.- Va monos Lilith no soporto verlo mas- dijo finalmente Raziel.
Cuando Raziel y Lilith se fueron Amras empujo la puerta y entonces escucho la voz de Kat- ¿Por que te vas?.- Por que no quiero causarte mas sufrimiento Kat. He pensado en lo que me dijiste y creo que el culpable soy yo y por eso quizás deba estar solo.- Dijo Amras con la cabeza agachada y dándole la espalda a Kat.
Kat cogió a Amras de la mano y lo alejo de la oscuridad que reinaba al otro lado de las puertas.- Yo creo que en tu interior hay una luz, que lucha incesante por evitar que la oscuridad y el odio con el que te proteges lo devoren todo. Creo que eres una buena persona y que no deberías tirar lo toalla tan fácilmente.- Se escucho la voz de Raziel a lo legos que llamaba a Kat y le decía que se alejase de Amras. Antes de irse Kat le pidió que se quedase, Amras se quedo allí, solo ante la puerta y la oscuridad que inundaba todo y tras unos segundos de duda finalmente se dio la vuelta y regreso a su habitación.
Ala mañana siguiente y ante la sorpresa de todos Amras se presento en la zona de entrenamiento, Raziel lo miro y esbozo una sonrisa.- ¡Valla! Mira quien a vuelto, puede que después de todo no seas un cobarde.- Dijo Raziel y el maestro superior que también estaba allí lo fulmino con la mirada y después mirando a Amras este le dijo- Dime ¿a que has venido?.- He venido a recibir mi castigo maestro- dijo Amras arrodillándose ante el maestro superior. - ¡Oh! Valla, parece que has escogido el comino correcto y eso te honra, pero como muy bien has dicho debes ser castigado por tus actos y pagar el precio adecuado.- El maestro superior guardo silencio durante unos segundos y añadió - Al atardecer seras conducido frente a la torre donde recibirás tu castigo.
-Amras se inclino por la cintura y dijo- ¡Así sera maestro!.
Después el maestro superior se marcho, Amras se puso de pie y se fue a su habitación para esperar el castigo. Al atardecer Vasil y Raziel lo recogieron en su habitación y lo escoltaron hasta la zona donde seria castigado. Al llegar lo condujeron hasta dos columnas y le sujetaron las muñecas a unas cadenas que se hundían en las columnas. Y entonces escucho la voz del maestro superior- Se te acusa de abandonar a tu compañera Katelin, mientras estaba herida por un ataque que tu fallaste.- Se escucho el murmullo de los maestros.-¿Como te declaras Amras?- ¡Culpable!- dijo Amras sin temor en su voz. Los maestros volvieron a hablar durante unos minutos y finalmente el maestro superior dijo- Ya que te has aceptado tu crimen, este consejo a decidido que tu castigo sera la marca perpetua del dolor, que portaras en tu piel y que ira unida a tu nombre de esta forma cada vez que abandones a un compañero sufrirás el doble de su sufrimiento.
El maestro se acerco a una de las columnas y comenzó a escribir el nombre de Amras. Mientras eso sucedía Amras cerro los ojos y escucho al mundo con la esperanza de que eso le ayudase a no sentir tanto dolor pero se equivoco. Tan pronto como el maestro superior termino de escribir su nombre en la columna, comenzaron a salir unas runas en su costado. Amras noto un fuerte dolor, como si se las estuviesen escribiéndolas a fuego en su piel, pero aun con todo permaneció callado, inexpresivo y eso asombro a los maestros. Terminada la sentencia y el castigo el maestro superior ordeno que lo soltasen y después se marcharon, Amras se dio la vuelta y regreso tambaleándose hasta su habitación. Paso casi una semana hasta que el dolor desapareció casi por completo y pudo retomar los entrenamientos que continuaron por dos meses, hasta que finalmente Kat y Amras se compenetraban perfectamente y ya no necesitaban entrenar por lo que les quedaba mucho tiempo libre, tiempo que empleaban en pasear por la hermandad y charlar de sus experiencias, de lo que les gustaría hacer, de cotilleos que recorrían los pasillos de la hermandad. Otros días hablaban de sus pasados, uno de esos días Amras le contó lo que sucedió con Maia y el por que estaba el allí.
Una de esas noches mientras escuchaba al mundo sentado junto a la ventana de su habitación, pensaba en lo mucho que Kat le recordaba a Maia y que quizás cuando encontrase el nombre del tiempo y consiguiese devolverle la vida a Maia que justo entonces ellas podrían ser amigas, mientras divagaba en esos pensamientos callo en la cuenta de que si alguien podía saber el nombre del tiempo era aquel que le había hablado en la ciudad negra. Y en ese momento noto como si algo lo empujase y lo obligase a caminar, intento resistirse pero aquella sensación se hacia mas fuerte y finalmente echo a caminar. Al cabo de una media hora aquella sensación se disipo y Amras escucho el sonido de una puerta abriéndose y decidió entrar. Al entrar la puerta se cerro y escucho de nuevo aquella voz.- Al fin estas preparado para recibir el ultimo de mis regalos hijo mio.- dijo aquella voz
-Antes de eso, quiero preguntarte algo ¡padre!.- Antes de que Amras formulase la pregunta le interrumpió- La respuesta a tu pregunta es SI, pero lo que quieres hacer no es posible, mis hermanos lo intentaron antes que tu y todos fracasaron. No puedes cambiar el pasado, no puedes devolverle la vida a alguien que ya a muerto, o al menos no puedes hacerlo sin pagar el precio.-Entonces, ¿dime como puedo pagar ese precio? y con gusto lo are.- Dijo Amras. - NO, eso tampoco lo are, ¡tu! Eres el ultimo de mis hijos y no dejare que te sacrifiques en vano.
-Entonces ¿me estas pidiendo que me olvide de mi promesa?, por que si es así no lo are.
Amras noto una presencia a su lado y algo le cogió del hombre y Amras se giro en esa dirección.
Y escucho como aquel que le había agarrado le decía-Si lo aras, pero lo aras por ti mismo cuando comprendas que lo que deseas hacer, no puede hacerse.- Amras quiso discutir pero aquel tipo le puso un dedo contra los labios para que se callase.- Basta de discusiones estúpidas, como te e dicho voy a hacerte el ultimo regalo y ese regalo sera mi tesoro mas preciado. A ti por ser el ultimo de mis hijos te entregare mis ojos,- Al escuchar aquello Amras se quedo congelado, ¿que quería decir con aquello?, pensó.- Y con ellos cambien recibirás mi don.- después Amras noto como unas manos le cogían la cara y segundos después noto como un calor incesante entraba por sus ojos, sin embargo no sentía dolor, cuando el calor ceso empezó a notarse agotado y escucho de nuevo aquella voz.- Cuando despiertes, recorrerás el mundo en busca de los códices que mis hermanos esparcieron por el mundo....- la voz se hizo cada vez mas débil hasta que ya no holló nada.
-¡Amras!,¿ Amras? - Dijo Kat que se encontró a Amras tirado junto a la torre y al ver que no decía nada lo zarandeo.- ¿Que?- dijo Amras, mientras apartaba todavía somnoliento a Kat para que dejase de zarandearlo, abrió los ojos y casi de inmediato levanto una mano para hacerse sombra, ya que el sol brillaba con fuerza.
-¿Pero que haces aquí tirado?- pregunto Kat antes de fijarse en la reacción de Amras y en como se había incorporado casi de un salto.
Amras se levanto y manteniendo una respiración frenética comenzó a mirar en todas direcciones y allí donde miraba veía nombres, Amras recordó lo sucedido esa noche y miro a la torre pero allí no había puerta y echo acorrer rodeando la torre pero no había rastro de ninguna puerta. Kat lo miro extrañada- ¿Pero que te pasa?, ¿es que te has vuelto lo...- antes de terminar la pregunta vio los ojos de Amras.- ¡Por Thelu misericordiosa!, tus ojos- Dijo Kat señalando a los ojos de Amras.
Poco después apareció Raziel y al ver a Kat señalando a Amras y a este mirándose la manos no pudo evitar reírse- Si Amras eso son manos y pareces tonto hay mirando telas como si nunca las hubieses visto.- y en ese momento callo en la cuenta de que el no podía verse las manos entonces se acerco a el y le aparto el flequillo de la frente y allí estaba la marca del tercer ojo. Pero su marca era distinta, el iris de del ojo marcado en su frente era dorado como si estuviese echo de oro.
Raziel se quedo petrificado al ver aquella marca y entonces fue Amras el que hablo- Si eso es mi frente, pareces tonto hay mirándome la frente.- y se echo a reír.- Cállate idiota, dime ¿lo has visto?, ¿has hablado con el?.
-Si, pero no recuerdo mucho la verdad, se que dijo algo de buscar unos códices .
-Tenemos que ir a hablar con el maestro superior inmediatamente.- Dijo Raziel.- ¡Y tu! deja de mirarlo como un bicho raro y ves a buscar a Lilith- le dijo a Kat que se fue enseguida.
El maestro superior se reunió con ellos tan pronto como se entero. Al entrar en la sala les hizo un gesto a Katelin y a Vasil para que saliesen y esperasen fuera. Cuando estuvieron solos comenzó a hablar.- ¿A si que finalmente te llamo?, y dime ¿que ves?.- Todo.- Dijo Amras.
-¡Um! Ya veo, ¿y que aras ahora?.-pregunto el maestro supremo.
-Are lo que se me a pedido que haga, el me dijo que debía recorrer el mundo en busca de unos códices,Y eso es lo que are.
El maestro asintió y después se levanto se acerco a Amras observo la marca en su frente y susurrando dijo- El siempre obtiene lo que quiere.- después se marcho.
decidió pasar dos días con Kat antes de marcharse y al tercer día se despidió de todos. El maestro superior le dio unos consejos y le dijo donde debía acudir si necesitaba dinero o refugio, Lilith le dio un fuerte abrazo y algún consejo sobre plantas peligrosas, Raziel le dio un fuerte apretón de manos y le entrego a Ocaso y le dijo las modificaciones que le había echo y le pidió que tuviese cuidado y que no se fiase de nadie. Por ultimo busco a Kat pero no la encontrar por ningún lado y apenado se dirigió a las puertas para salir hacia un mundo que desconocía, y al llegar a ellas vio a Kat que se levantaba para recibirlo.
-A si que ya te vas.-Dijo Kat con tristeza en la voz.
-¡Si!, ya me voy, pero antes quería decirte que siento muchísimo todo el sufrimiento que te allá podido causar y la forma en la que te e tratado, y espero que algún día puedas perdonarme.
-No hay nada que perdonar, tonto. Lo único por lo que no te perdonare es por si no regresas aquí.- le dijo Kat que inmediatamente abrazo a Amras.- no tienes que preocuparte por eso Kat, ahora tengo un motivo por el cual regresar.- Le dijo Amras mientras se abrazaban.
-Promete meló- dijo Kat- Te lo prometo.- Le respondió Amras. Permanecieron unos minutos abrazados, después se separaron y Kat le regalo una cinta para que pudiese taparse la marca y no llamar tanto la atención, tras unos segundos de silencio y una promesa Amras se dio la vuelta y se encamino hacia la salida.





Última edición por Amras el Miér Oct 31, 2012 4:43 pm, editado 1 vez
avatar
Amras
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Admin el Mar Oct 30, 2012 11:12 pm

Muy bonito y todo eso, pero en cuanto tu camino se cruce con el de Rasec y los demás pertenecerá al rol... ¿Lo sabes, no?
me gusta mucho, ¿es un final? Porque si es así, lo puedes hace rmás pomposo... Razz


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Amras el Miér Oct 31, 2012 4:50 pm

La verdad es que no lo había pensado y por eso ya que me lo has dicho, e cambiado algunas cosas del final para que no tenga que ver con el rol.
Respecto a lo del final pomposo, la verdad es que mi intención es dejar un final abierto, por que la verdad es que ahora mismo estoy mas centrado en la Ficha/historia, de un personaje que me hubiese gustado hacer, pero que al final no hice por que me decante por los Fatas, pero que aun a si quiero tener la ficha para mi. Por eso no e echo un final pomposo.
avatar
Amras
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Re: La historia de un fata solitario.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.