Tres días de Kvothe
Últimos temas
» Palabras Encadenadas
por Kayren Hoy a las 5:11 pm

» Cambia una letra
por Kayren Hoy a las 5:11 pm

» Clue (versión Temerant).
por Bóreas Hoy a las 3:32 pm

» ¿Qué estás escuchando?
por szao Hoy a las 7:42 am

» Hojas de personaje
por Rhasent Ayer a las 11:57 pm

» Guardar, regalar y tirar
por Knessa Ayer a las 3:48 am

» El Club de los Martes
por KaiSahin Ayer a las 1:53 am

» ¡Bienvenidos a Los Carromatos!
por Dalcenti Dom Ene 21, 2018 11:56 pm

» Audiciones
por Durzo Dom Ene 21, 2018 11:52 pm

» Muy sano y muy bonito (Individual) (Narrativo) (No estoy seguro de si es +18)
por Durzo Dom Ene 21, 2018 11:48 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Twitter
Twitter

Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Mensaje por Admin el Sáb Oct 06, 2012 7:15 pm

Bueno, esto es un intento de fic donde explico lo que podría haber pasado mientras Kvothe estuvo en la corte del maer y todo eso... Lo narro des del punto de vista de Fela, que es algo que me ha costado mucho y además creo que me ha salido muy ñoño, pero bueno...
Lo dedico a Reshi, fan de Fela. Y también a todo el mundo al que le guste la indomable Fela XD
Bueno, sin más preámbulos:

***********************************************

Fela y Simmon: El amor de Fela


Kvothe se ha marchado. Se ha ido unos bimestres y eso me atormenta. Pero es lo mejor, los maestros están muy inquietos por lo del juicio. Hay muchos rumores sobre la Universidad, sobre que invocamos demonios oscuros, demonios poderosos y terribles. Es insoportable no verlo por las calles de la Universidad, con sus amigos o corriendo hacia Imre con su querido laúd.

No ignoro que Kvothe está interesado en una chica de Imre, me lo han dicho Sim y Wil. Estoy algo celosa, pero sé que no es nada serio pues no le ha regalado nunca flores, ni comprado dulces y ni mucho menos le ha comprado alguna alhaja. Eso significa que no es demasiado importante para él, seguro que es un capricho pasajero.

Cuando me enteré de que se iba, el corazón dejó de impulsar sangre y sólo regaba mi cuerpo con angustia. Sentí dolor y junto a ello, una cacofonía de voces. Una voz me decía: ¿Lo sientes? ¿Lo sientes? Eso significa que le amas, le amas… LE AMAS. Ninguna otra le merece. Pero si se va… Se podría enamorar de otra ¡de otra! No puede marcharse… Pero otra decía: No, esto no es nada. Sólo temes por su seguridad, porque eres tonta. Tonta. En realidad no lo quieres… Esa voz me molestaba, se arrastraba como una serpiente, con garras en mi mente. Cuando se despidió de nosotros (apresuradamente y con una sonrisa radiante), nos contó que el conde Threpe le había puesto en contacto con un gran noble de Vintas. Suspiro. Ahora estoy en los Archivos y este sitio me trae muchos recuerdos. Recuerdo cuando buscamos el esquema del gram para Kvothe. Recuerdo cuando lo conseguí… Me dijo que era la mejor secretaria del mundo, mucho mejor de lo que Wil sería si tuviese más ojos y más manos. Alentada por esos elogios, le pedí que me invitase a cenar y… Dijo que nos invitaría a todos. Casi, casi… Pero fue en ese momento en el que Sim recitó una poesía. En ese momento mi corazón galopó y una chispa se encendió en el ambiente, una chispa eléctrica, una chispa de emoción… Algo. Pero cuando salimos fuera de los Archivos, el viento sopló en mi cara, a la vez que acariciaba el pelo de Kvothe, como un árbol encendido, delante de mí. Y esa visión me atravesó como un torrente. Fue entonces que la chispa parpadeó y se apagó. Al fin y al cabo, ¿qué puede hacer una chispa contra un torrente?

Pero ahora estoy en mi puesto de secretaria y hace un ciclo que él se marchó. Estoy sola en el turno de secretaria, nadie quiere quedarse en el mostrador, porque todos están estudiando para Admisiones. Pero todos los alumnos están en Volúmenes y yo tengo muchísimo faena. Yo hice el examen hace dos días. Sim hará el examen mañana, me ha invitado a cenar pasado mañana. Como ha dicho él “Celebraremos nuestras matrículas tan bajas o sino, al menos las olvidaremos durante un rato”. Creo que Wil sigue el mismo ejemplo que su amigo, pues se examinó el mismo día que yo, pero me ha pedido que haga su turno de secretario, pero sólo he accedido a cambio de que me deba dos turnos y un favor pequeño. Creo que quiere irse de unas copas tan monumentales con Simmon, mañana. Puede que los encontremos en el fondo del río la mañana de Abatida. Me levanto lentamente y acuden a mí otros dos secretarios, como espectros o engendros, pálidos, ojerosos y con el temblor característico de Admisiones. Suspiro y en ese momento aparece Lorren. Justo en ese instante pareció un demonio del mismo infierno de Tarso, de la Hedónica. Su porte es majestuoso, su gesto, serio y su mera presencia desaloja toda la Tumba. Los secretarios inspeccionamos Estanterías en busca de algún rezagado, después, lentamente Lorren cierra las puertas. Ya es muy tarde pero podemos volver a casa, o en mi caso a Dependencias, pero en realidad, lo único que nos importa es volver a nuestra cama.

Al día siguiente me despierto lentamente… El sol calienta mis mejillas, las sábanas blancas encima de mí, mis brazos desnudos y algunas curvas que he olvidado cubrir durante la noche. Abro los ojos disfrutando del sol; no debo madrugar. Es más, ya son cerca de las once, pero no me voy a mover por ahora. Cierro los ojos para disfrutar mejor del calor. Una vocecita me avisa de que Lorren no acepta las impuntualidades, Me visto, acabo de recordar que durante mis dos primeras dos horas coincido con el inmundo Ambrose. No tengo más opción, hoy tendré que supervisar en la sala de los Descocados. Paso por las puertas, evitando mirar a Ambrose, sin corre, muy digna, pero sin llamar la atención. Entro por otra puerta y cruzo largos pasillos. La sala de los Descocados es oscura, fría y nunca es agradable… Simplemente desconecto mi cerebro al entrar en ella. Ya lo volveré a conectar al acabar el turno.

Ya he acabado las horas que me tocaban y estoy contenta, He acabado trabajando en la Tumba, es decir, trayendo y llevando libros a los alumnos, pero al menos Ambrose no ha podido molestarme demasiado, además, éste estaba de buen humor. Me queda media tarde por delante, una tarde que pienso aprovechar. Al salir veo a Wil en la otra punta del patio, corro tras él, quiero saber que tal le ha ido a Sim en el examen. Pero me paro de súbito, me ha parecido… Me ha parecido ver a Wil con los ojos húmedos. Sacudo la cabeza y decido marcharme directamente a mi habitación.

Vínculos simpáticos. Voy a estudiarlos para saberlos incluso dormida, puede que tenga que hacer la pelota a Elxa Dal para ascender. Voy a mi escritorio, como siempre, estoy sola. Hay dos chicas más en la habitación pero casi nunca se quedan aquí. El sol ya no toca la cabecera de mi cama como esta mañana, ahora su luz ya no calienta, es moribunda… Y apenas he podido aprender tres vínculos. Bueno, todo el mundo sabe que el ciclo de Admisiones es muy light. No podemos hacer nada. No me extraña, en realidad, los alumnos cometemos excesos nada saludables: exceso de estudio (o la ausencia absoluta), exceso de cansancio, exceso de orgullo, exceso de alcohol… El sol ya se ha ocultado y no voy a usar velas. Voy a despejarme, a algún lugar del exterior y de paso compraré un par de cosas en la botica, necesito un poco de magnesio. Salgo a fuera y lamento no haber cogido algo de abrigo. Camino con rapidez por las calles, con una mano en mi bolsa. Entro en la botica, compro unas cosas y salgo otra vez. Vuelvo otra vez a la habitación y la ordena antes de ponerme a dormir. Mañana tendré que madrugar y encima me iré a dormir tarde (si todo va bien), pues cenaré con Sim.

Me pongo mi ropa interior, mi camisón y me recojo el pelo con una red que me regaló mi madre cuando me marché de Modeg. Deshago la cama, cuando de repente escucho unos golpes en la puerta. Cuatro golpes, seguidos, secos. Me levanto sobresaltada. No sé que hacer, no puedo abrir así, pero no tengo tiempo a cambiarme. Decido abrir y me encuentro a Sim en la puerta. Me mira y echa a llorar violentamente, de repente, como una explosión. Yo no sé como reaccionar.

- El barco… - Balbucea. – El barco de Kvothe…

Un temor se instala dentro de mí, con un vertiginoso crescendo.

- Me lo ha dicho Ambrose… - Dice temblando.

Entonces da medio paso vacilante hacia mí, o hacia la habitación. Me aparto y le dejo paso, él empieza a caminar, y yo a su lado le cojo del brazo y guío a un tambaleante Sim hasta el borde de mi cama.

- Sim… ¿Qué pasa? – Digo sentada con él, mientras le tomo de la mano.
- Ambrose ha dicho. – Declara Sim llorando. – Que el barco de Kvothe… - Dice estremeciéndose un segundo. - … ha naufragado. – Dice explosionando en lágrimas, con la cara roja y los ojos hinchados.

Un fuerte golpe me llega justo por encima del estómago. Sólo puedo abrazarle, lo abrazo muy fuerte mientras dejo de ver mi alrededor y mi pecho se empapa de lágrimas mías y de Sim. Él llora y comprendo que en realidad Wil estaba llorando, a su manera claro. Aprieto la mano de Sim, con fuerza, para demostrarle mi apoyo y él se separa de mí, respira hondo y me coge de la cintura, colocándome de espaldas, acercándome más a él, mientras que con sus brazos me rodea y hunde su cara en el hueco de mi cuello.

Hace cinco ciclos que nos enteramos de la muerte de Kvothe. Al día siguiente de que Sim se presentase en mi habitación, fuimos los tres al Eolio. Allí brindamos, en el lugar donde siempre sería recordado nuestro “Seis cuerdas” como lo había llamado Sim una vez, y despedimos a alguien que no olvidaremos. Seguimos poniéndonos tristes y silenciosos cada vez que algo nos recuerda a él, pero seguimos adelante. Sim y yo fuimos a cenar y aunque fue una cena agradable, fue triste. Al final, Sim me dio un tiempo prudencial para que me recuperase, normal porque Kvothe… sólo de recordarlo ya me pongo triste. Ahora estoy mejor y hoy se ha ofrecido para prepararme la cena. Es extraño y muy encantador. Ya hemos salido otras veces, pero de manera muy informal, sin programar nada, pero esta vez es diferente. Él me ha dejado mi tiempo de luto, igual que él, pero ya es hora de vivir. Y… bueno, sólo de pensarlo me sonrojo, pero quiero vivir con él toda mi vida. Porque es increíble, es atento y sensible y es la persona con quien quiero pasar la vida, si él quiere, claro… Sólo puedo decir que le amo. A las nueve, me empiezo a vestir y arreglar, me pongo un vestido granate, con un collar con una esmeralda del tamaño de mi uña del dedo meñique. Pido ayuda a mis compañeras de habitación para que me ayuden a peinarme. Quiero hacerme un recogido, subirme el pelo como para hacerme un moño, pero fijarlo con horquillas y rizarme algunos mechones sueltos. Casi una hora más tarde, nos encontramos en el patio que hay delante de los Archivos. Ya es de noche y sólo se ven las luces del otro lado del río. También hay claridad en algunos edificios de la Universidad, y el enorme río refleja esa luz fatua. Sim ya está allí, los últimos metros los recorro trotando hasta él con una sonrisa. Lleva un macuto. Con ojos brillantes y sonrisa sincera pregunto:

- Y bien, dónde vamos a cenar, ¿Sim?
- Si tienes paciencia te lo enseñaré. – Dice con la misma sonrisa.

Paseamos por las afueras de la Universidad, alejándonos cada vez más de posadas, cafés e incluso tabernas. ¿Dónde vamos a cenar? De repente Sim para, a la orilla del río. Extiende un mantel y varias mantas y me invita a sentarme. Yo lo hago, divertida.

- Mira, hoy la luna está llena, por eso tenemos más luz.
- Sí, es verdad. – Digo asintiendo fijándome en sus hechizantes ojos que con la luna parecen de un color plateado verdoso. – Es precioso.

Poco a poco saca nuestra cena del macuto. Me sirve medio salmón, con unas judías rellenas de salsas y un poco de vino de frutas de Aven. Nos acomodamos y cenamos mientras charlamos. Hablamos sobre la Universidad, sobre nuestra casa… Y contamos anécdotas sobre Elodin. Nos reímos, pero Sim me pide seriedad un segundo, pues quiero decirme algo.

- Fela… - Comienza él. – Eres la persona más maravillosa del mundo y estoy enamorado de ti. No sólo eres preciosa, inteligente e instruida. Eres encantadora y me fascinas. ¿Quie…? ¿Quieres ser mi novia?

Una risa salvaje brota de mí, es puro júbilo. Y mis labios se adelantan a mi pensamiento.

- Quizás si me lo dices en verso…

Él sonríe y coge aire:

- Fela, hermosa flor cual suspiro embelesa,
cada día sin tu amor sería tumba espesa.
Pero si me amas ¡divina pareja!
Te quiero en el alma ¿querrías ser mi pareja?

Yo sonrío y se me acelera el corazón al mismo tiempo. me acerco a él y le beso. Le beso hasta que se nos acaba el aire. Jadeando y con mis manos alrededor de su cuello digo:

- Sí… sí. Quiero estar contigo siempre y por siempre.

El resto de la noche es largo de explicar y tampoco sé si debería. Lo único que puedo contaros es que nunca dejaré escapar a Sim, no si no estoy siempre junto a él. Creo que también puedo decir que sus besos son casi tan dulces y apasionados como él mismo…


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Mensaje por Amras el Dom Oct 07, 2012 1:40 pm

Tienes razón Kvothe es un poco ñoño jeje. Que no que es broma me a gustado esta muy bien y así se puede completar el libro, ya que así tienes una forma de imaginarte como empezaron su relación de novios. En serio me a gustado
avatar
Amras
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

Re: Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Mensaje por Eztli el Dom Oct 07, 2012 11:35 pm

Es bonita... Y me gusta cómo la has encajado en la historia de Kvothe Very Happy
En cuanto a la ñoñería, tampoco está de más, no desentona con el personaje, así que no es nada malo Smile
avatar
Eztli
Re'lar Secretario
Re'lar Secretario


Volver arriba Ir abajo

Re: Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Mensaje por Albertet el Lun Oct 08, 2012 9:57 pm

¡Qué buen relato! Me ha gustado mucho.

Fela es un personaje que queda en un injusto segundo plano frente a otras mujeres como Felurian, Denna o Devi, por lo que se merece este homenaje, y creo que será muy importante en el tercer libro.
avatar
Albertet
Héroe de historias de taberna
Héroe de historias de taberna


Volver arriba Ir abajo

Re: Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Mensaje por Tempi el Lun Oct 08, 2012 11:01 pm

De nuevo, estoy impresionado por tu creación, Kvothe. Me encanta como le has dado forma a ese espacio de tiempo en primera persona de Fela

Tempi
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Volver arriba Ir abajo

Re: Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Mensaje por Admin el Lun Oct 08, 2012 11:24 pm

Gracias. Very Happy
*Quitándose el sombrero*
Es que Fela es un buen personaje y es injusto no saber nada sobre ella... Así que los huecos que Patrick no rellena, los tendré que rellenar yo mismo. Razz


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
avatar
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Mensaje por Reshi el Vie Nov 16, 2012 2:11 am

Es hermoso *-*, Kvothe te sacaste un 10... Se adapta muy bien a la historia de Kvothe y es maravilloso saber más de Fela.
Como ya sabes es de mis personajes favoritos... claro que después de ti. ¡ Y NO ERES ÑOÑO! ¬¬ Además que esto le quede perfecto a como es Kvothe, es tan romántico jaja.
Creo que merezco ser azotada por no pasar antes y por cierto ¡Gracias por la dedicación!



Saludos, mi estimado Kvothe.
avatar
Reshi
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Re: Fic Fela y Simmon: El amor de Fela

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.