Tres días de Kvothe
Últimos temas
» Elige la mejor canción
por Netalia Hoy a las 9:28 pm

» Duelo de portadas
por Aitas Hoy a las 8:37 pm

» Clue (versión Temerant).
por Edeus Hoy a las 10:06 am

» ¿Qué estás escuchando?
por Rhasent Hoy a las 12:32 am

» II Concursos de minirelatos 2017
por szao Ayer a las 1:48 pm

» Volar. Me gusta volar.
por AtitRuh Ayer a las 9:35 am

» Serie sobre El Señor de los Anillos
por szao Vie Nov 17, 2017 11:02 pm

» Ya tenemos fecha de lanzamiento para la edición décimo aniversario de El nombre del viento
por Bluecat Vie Nov 17, 2017 12:24 pm

» Titula la novela a partir de la imagen
por Krismaril Jue Nov 16, 2017 11:22 pm

» Hola a todos
por Krismaril Jue Nov 16, 2017 10:19 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

 
 
 
 
 
 
 

Ver los resultados

Twitter
Twitter

Una Elección

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

09122014

Mensaje 

Una Elección




Solo tenía una elección. Saltar. Ante mis pies se abría el mundo. Un acantilado de altura inimaginable. Ante mis pies tenía la decisión de mi mente. Y no era algo que debiera tomar a la ligera. Todo lo que escogiera repercutiría en mi futuro. Pero estaba planeado. Si saltaba de pie, si saltaba de lado... Daba igual lo que hiciera, todo estaba decidido. Entonces, ¿qué hacía allí de pie, evaluándolo todo? Entonces, ¿por qué no me dejaba caer? Porque me sujetaba firmemente a la creencia de que podemos elegir. Porque creía, yo, inepto de mí, que lo que hiciera ese día sería por elección propia. Y quería creer que lo que pensaba iba más allá de mi imaginación. Y quería saltar. Quería saltar de pie, tumbado, pero eligiendo yo. Quería elegir y no verme predispuesto por algo, por alguien. Quería sentirme libre. Pero no podía. Por mucho que pensara que había elegido, todo estaba sujeto a él. Él había sido el causante de todo. Si estaba allí, de pie, frente a ese acantilado, y en frente mía mi futuro, era porque él me había traído hasta aquí. Y yo, inepto y jove, creyéndome capaz de ponerle frente, salté y le dirigí mi mejor sonrisa de satisfacción. Pero desde las sombras vi una sonrisa blanca como la luna. Y entonces lo supe. Él había querido que saltara así, creyéndome libre.

Él me había hecho caer otra vez en su tela. El destino me había ganado otra vez.


________________

Antes de todo, deciros que esta es una pequeña historia que ha surgido en mi cabeza en unos pocos minutos y, que a sabiendas de que habrá muchos fallos, no voy a cambiarla, porque quiero que se quede así, tal como ha salido de mi mente. Con esto os digo que podéis criticarlo todo lo que queráis, pero que no esperéis a que lo cambie o lo mejore.

En segundo lugar, os invito a debatir sobre el destino. ¿Creéis en él? ¿Nuestro futuro está predeterminado?
avatar
Jacktash
Conocedor del mundo
Conocedor del mundo


Hoja de Personaje
Nombre:
Sexo:
Edad:

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

Una Elección :: Comentarios

avatar

Mensaje el Miér Dic 10, 2014 2:29 pm por Sciacere

Jacky a mi me gustó el relato, pero como no sé mucho sobre escritura me limito a criticar. En cambio, sobre lo del destino, pues no sé, es algo muy confuso, yo no soy supersticioso y creo que el destino se lo labra cada uno; aún así, hace unos días terminé de leer "El alquimista" de Paulo Coelho, en ese libro se habla mucho de la Historia Personal de cada quien y de como seguirla, se habla del destino, que todo está escrito con una misma mano, y eso me dejó pensando.... Neutral

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Jue Dic 11, 2014 4:24 pm por Albertet

En algún sitio leí una buena definición del destino: el destino es la forma que tiene nuestro inconsciente de actuar. Me explico: nosotros, a lo largo de nuestra vida elegimos constantemente, desde qué vamos a comer hoy hasta en qué ciudad queremos vivir . Algunas elecciones son totalmente conscientes y razonadas (o eso nos parece) pero la mayoría las hacemos inconscientemente, dejándonos llevar por nuestra forma de ser, por los modelos que hemos aprendido sin saberlo.

Voy a poner un ejemplo en la elección de una pareja. El ejemplo es el de un hombre cuyas relaciones siempre fracasan, causándole dolor y sufrimiento. Él piensa: si yo pongo todo de mi parte, ¿por qué siempre doy con mujeres que me hacen daño?, por ejemplo. Pues porque igual a este hombre inconscientemente le atraen este tipo de mujeres conflictivas, algo que su parte consciente nunca reconocerá. Que sus relaciones terminen todas mal se convierte en su destino.

Otro ejemplo, muchos hombres acaban teniendo el mismo trabajo que sus padres, a pesar de que cuando son jóvenes juran que su vocación es otra muy diferente. ¿Por qué una persona que quiere ser, por ejemplo actor, acaba trabajando en una tienda, como su padre?... Porque aunque conscientemente no lo reconozca, inconscientemente asocia el trabajar en una tienda con los buenos recuerdos de su infancia, y aunque él empiece a estudiar teatro, llegará un momento que lo dejará y esto le llevará a trabajar en una tienda de cosas de teatro, por ejemplo. Trabajar en una tienda para siemprese ha convertido en su destino. y llegará un momento que él pensará: yo quería ser actor pero el destino me ha llevado aquí.

No sé si me explico bien. Está todo muy resumido, no quería poner un ladrillo Very Happy

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.