Tres días de Kvothe
Tres días de Kvothe
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» Curiosidades de la saga
por Netalia Ayer a las 12:58 pm

» ¿Qué estás escuchando?
por Ricci Sáb Jul 11, 2020 1:03 pm

» Hola!
por Ricci Dom Jul 05, 2020 8:22 pm

» Nuevo Usuario, Nueva Historia
por Exez Vie Jul 03, 2020 7:15 pm

» Tras varios años siguiendo este blog, me presento:
por Ricci Lun Jun 15, 2020 3:23 pm

» El arte de Call to Adventure: The Name of the Wind Expansion
por Einyel Dom Jun 14, 2020 1:32 pm

» ¿Alguien sabe qué significa esta frase en particular?
por Einyel Dom Jun 14, 2020 1:27 pm

» ¿Quien es Elodin?
por Ricci Miér Jun 10, 2020 2:56 pm

» ¿Reshi, nombre de Kvothe?
por Ricci Miér Jun 10, 2020 2:48 pm

» Hojas de personaje
por Azufaifo Mar Jun 09, 2020 12:46 am

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 03101152%Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 031012 52% [ 509 ]
Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 03101118%Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 031012 18% [ 178 ]
Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 0310112%Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 031012 2% [ 15 ]
Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 03101117%Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 031012 17% [ 163 ]
Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 0310114%Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 031012 4% [ 42 ]
Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 0310112%Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 031012 2% [ 18 ]
Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 0310116%Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 031012 6% [ 59 ]

Votos Totales : 984

Twitter
Twitter

Los misteriosos asesinatos de Tarbean

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 Empty Re: Los misteriosos asesinatos de Tarbean

Mensaje por Kahlan el Vie Mayo 31, 2013 6:31 pm

Cuando la luna estuvo bien alta en el cielo, Kahlan abrió la ventana de su habitación en la posada. El aire frio le revolvió el pelo y ella se apresuró a colocarse una oscura capa con capucha antes de salir al exterior.

Pisó con cuidado sobre las tejas en dirección a la parte trasera y con cuidado se descolgó aterrizando en el suelo con un sonido amortiguado. Podía ser sigilosa cuando quería. Puesto que no había tenido noticias de Kvothe en días, ni tampoco de Drangonkak tuvo que hallar le modo de recuperar su cadena.

Maldijo el día que había decidido pisar la cloaca de Tarbean, no había más que ladrones, pordioseros y consumidores de denner, en ambas partes de la ciudad. Caminando en medio de la oscuridad se dirigió en busca del célebre jefe de la guardia que los había perseguido hacía noches.

El muy tonto se había presentado la mañana siguiente de posada en posada buscando a Kvothe, por lo que Kahlan supo que les había dado esquinazo también. Eso le valió a ella para reconocerle y buscarle si era necesario. Ahora lo único que quería era recuperar su cadena a toda costa, aunque le costase sangre y después dejar esta nauseabunda ciudad.

Dos calles más abajo, sin hacer ruido, comprobó que no había nadie cerca antes de dirigirse a la puerta principal. Mientras se aproximaba se quitó una pequeña horquilla del cabello y la usó para forzar la cerradura., se fijó además que había una luz tenue en el piso superior. No le importaba mucho, la verdad.

Cerró la puerta tras de si sin hacer ruido y acomodó sus ojos a la oscuridad del interior. Localizó unas escaleras y las subió tranquilamente. Normalmente nadie sospechaba de una mujer como ella, craso el error.

Vió la tenue luz parpadeante de varias velas y se dirigió hacia el umbral de la puerta. Dos hombres hablaban. Los reconoció a ambos. No olvidaría la risa malvada y estridente del ladronzuelo que le había arrebatado su cadena, el otro hombre era el gran jefe. Apoyándose con el hombro en la jamba se quedó inmóvil hasta que el jefazo decidiese levantar su cuadrada cabezota o el otro se diese la vuelta. Cuando Pike lo hizo se sobresaltó haciendo que la silla donde se había sentado retrocediese.

- Hola –dijo Kahlan de modo inofensivo.
- ¿Cómo ha entrado aquí? –dijo Pike con el ceño muy fruncido y poniéndose en pie de inmediato. Parecía molesto por la repentina compañía, Rasec tan solo se hizo a un lado con una expresión curiosa en su cara.
- La puerta estaba abierta y yo quería ofrecerle información sobre el asesino de ladrones –dijo tranquilamente mientras él se acercaba como un incauto.
- No creo que vayas a decirme nada que no sepa ya –dijo con autoridad- además no es una hora apropiada…
- También vengo para preguntar por la denuncia que hice hace varios ciclos –le cortó ella.
- ¿Denuncia? ¿Qué denun…?
- Mi cadena… -dijo llevándose la mano al cuello sin quererlo y mirando descaradamente a Rasec. Hasta un tonto se daría cuenta
- Creo que ya me acuerdo –contestó y añadió –pero no tenemos nada…

Antes de que terminase la frase Kahlan sacó una daga corta y terriblemente afilada de una de sus mangas y la lanzó contra Rasec. Le dio en el hombro y él se desplomó con un gran estrépito. En esa fracción de segundo Pike se le echó encima y la golpeó con fuerza en una sien. Por suerte apartó la cabeza lo justo para que el golpe no la dejara inconsciente al instante y dirigió su rodilla contra su entrepierna con fuerza.

Retorciéndose de dolor, le dejó espacio para maniobrar y poder golpearle con ambas botas en el estómago haciéndole caer de espaldas. Libre de peso se lanzó contra Rasec mientras sacaba una cuchillo más largo de debajo de la capa. El se había sacado la daga del hombro y con certera fortuna atinó a clavársela parcialmente en el brazo izquierdo. No haciendo caso al dolor punzante de su brazo y con miedo de perder la oportunidad dio dos rápidos pasos esquivando varios golpes y clavándole el cuchillo en el abdomen hasta la empuñadura.

Aferró el mango y lo retorció con rabia en las tripas del hombre que gemía de dolor. Moriría en unas horas… agonizaría antes. Sonrió. Unos brazos salieron de la nada y la sujetaron por el cuello arrastrándola hacia atrás. Pataleó enfadada y le golpeó con los codos y los talones hasta que aflojó un poco el agarre. Después le pateó de nuevo en la entrepierna antes de girarse a por el cuchillo que había dejado insertado en el vientre de Rasec. Lo sacó de un tirón y esquivó un nuevo ataque por muy poco. Sujetó la fornida muñeca de Pike y retorció varias veces escuchando como se partía el hueso por varios sitios. Le encantaba ese sonido.

El hombre profirió un agudo chillido de dolor que ella aprovechó para rebanarle la garganta de un solo tajo. La sangre salió a borbotones y sus rodillas golpearon el suelo. Kahlan dio un paso atrás y contempló unos segundos como agonizaban hasta morir, después limpió su cuchillo y recuperó su daga y salió por la puerta dejándola abierta de par en par.

Se adentró de nuevo en las oscuras calles… no eran los únicos que morirían esta noche. La gente creería que el asesino de ladrones había actuado de nuevo y que lo había hecho con saña. No le importaba en absoluto, la sangre correría esa noche como ninguna otra… la luna se volvería roja… el próximo fue el ladronzuelo escurridizo, Dragonkak, pagó caro su descaro pues ya no tenía su cadena.

Presa de ira homicida lo golpeo y pateó con saña y después le atravesó el corazón con el cuchillo. Insatisfecha y triste, las lágrimas empezaron a caer silenciosamente por su rostro… Khalan se sintió terriblemente sola, pero su cadena le recordaba que no siempre fue así, y ahora no tenía nada.

Sin pensar demasiado en ello se dirigió al mar, atravesó los muelles desiertos y buscó un punto alto y peligroso. Se quitó la capa y contempló sus manos llenas de sangre, el brazo le sangraba mucho y también se sintió mareada. Llevo sus dedos al cuello, donde debería haber estado descansando su cadena… lloró en silencio y movió el pie dispuesta a saltar al vacio...


«El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban».
(Kate Millet)
Kahlan
Kahlan
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 Empty Re: Los misteriosos asesinatos de Tarbean

Mensaje por Admin el Mar Jun 04, 2013 11:36 pm

Kvothe, cansado soñoliento, pero sin atreverse a pedir alojamiento en ninguna posada, vagaba por las calles algo aturdido. Casi por instinto, buscaba la calle que le llevaba a aquel tejado, a aquel viejo refugio suyo, abandonado, aunque, quizás ya ocupado, pensó él.

Sin rumbo ni destino más que el que le marcaba su mente vagabunda, fue paseando calle abajo, hacia la costa, quizás atraído por el olor del mar, que hacía tanto que no veía. Tropezó con un enorme gato negro. Éste maulló, enfurecido, y le bufó. Kvothe se apartó ligeramente y con un aire aristocrático, el gato siguió su camino. Un poco más desvelado, Kvothe miró a su alrededor y tomando conciencia de la situación, se fundió con las sombras, buscando un lugar seguro.

El silencio gritaba por todo Tarbean, era un silencio vivo, lleno de susurros, ruidos, sonidos, pero un silencio. Llegó a los muelles, pasó de largo de ellos y se dirigió a la playa. Era hermosa. Quizás lo único hermoso que tenía tarbean. Miró las siluetas que lo noche formaba. Allí, en lo alto de un acantilado, había una alta y estilizada figura humana. Durante unos segundos Kvothe la miró con atención, hasta que, en el mismo instante, no sólo averiguó la identidad de esa persona, si no también su intención. Su cara se mudó a la estupefacción.

- Mierda, mierda, mierda... No seas idiota... - Murmuró.

Tengo que parala, pensó. Puedo hacerlo. ¿Cómo?


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
Admin
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 Empty Re: Los misteriosos asesinatos de Tarbean

Mensaje por Kahlan el Miér Jun 12, 2013 11:53 pm

Dejo el pié colgando del borde, dispuesta a saltar... pero lo ponsó mejor y dio un paso atras. Triste y horrorizada por lo que había estado a punto de hacer se dio la vuelta y regresó por donde había venido.

Tras andar una buena trocha sin pensar en nada importante se dio de bruces con Kvothe. Si su estado de ánimo fuese distinto se habría asustado... pero le daba igual. Kvothe jadeaba por el esfuerzo, parecía que había estado corriendo durante horas.

- ¿Qué..? ¡Pensaba que habías saltado! -dijo Kvothe en voz muy alta.
- Claro que no -mintió Khalan y pasó de largo... no le apetecía hablar con el- yo que tu no volvería a la ciudad... ha habido más asesinatos

Kvothe mostró una leve sorpresa y se recompuso al entender lo que ella decía. Buscó algo en su capa mientras la seguía, ella lo ignoró. Kvothe la sujeto por el brazo y le colocó algo en la palma de la mano.
Confundida miró el objeto y abrió los ojos sorprendida... era su colgante.
Dando gracias a Tehlu por no haberla dejado saltar se lanzó a los brazos de Kvothe y le apretó con fuerza contra ella.

- Gracias, gracias, gracias, gracias -dijo a punto de llorar de felicidad.

Kvothe le dio unas palmadas en la espalda y le sonrió con sinceridad. Ambos dejaron la ciudad esa noche por separado, nunca se volvieron a ver. La mujer regresó a su hogar.


«El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban».
(Kate Millet)
Kahlan
Kahlan
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

Los misteriosos asesinatos de Tarbean - Página 2 Empty Re: Los misteriosos asesinatos de Tarbean

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.