Tres días de Kvothe
Tres días de Kvothe
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» Elige al mejor personaje (videogame edition)
por Edeus Hoy a las 8:14 pm

» 10 libros que tengan...
por Edeus Hoy a las 8:09 pm

» Escrales
por Maestro de los Carromatos Hoy a las 8:04 pm

» Presentación
por Amyr Ayer a las 11:46 pm

» Mi Presentacion
por jonatjan Ayer a las 11:12 pm

» La Mancomunidad duerme 2.0
por Bóreas Ayer a las 10:24 pm

» "Lo que voy a contaros pasó hace mucho tiempo" Eje cronológico
por Kvothe Ciridae Lun Sep 21, 2020 9:59 pm

» Sumario Especulativo 18: "Mirar demasiado puede impedirte ver" Especulaciones sobre como nos engañan nuestros ojos
por Kvothe Ciridae Lun Sep 21, 2020 8:30 pm

» Presentación de Danivivi1
por Kvothe Ciridae Lun Sep 21, 2020 6:04 pm

» ¿Qué estás escuchando?
por Exez Dom Sep 20, 2020 2:28 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

El gremio de élites  - Página 2 03101152%El gremio de élites  - Página 2 031012 52% [ 510 ]
El gremio de élites  - Página 2 03101118%El gremio de élites  - Página 2 031012 18% [ 179 ]
El gremio de élites  - Página 2 0310112%El gremio de élites  - Página 2 031012 2% [ 15 ]
El gremio de élites  - Página 2 03101117%El gremio de élites  - Página 2 031012 17% [ 165 ]
El gremio de élites  - Página 2 0310114%El gremio de élites  - Página 2 031012 4% [ 42 ]
El gremio de élites  - Página 2 0310112%El gremio de élites  - Página 2 031012 2% [ 18 ]
El gremio de élites  - Página 2 0310116%El gremio de élites  - Página 2 031012 6% [ 59 ]

Votos Totales : 988

Twitter
Twitter

El gremio de élites

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Samuel Odem el Lun Oct 29, 2012 12:59 am

Pero en que rayos me habia metido?
Ahora estaba junto a 3 personas desconocidas con el objetivo de asesinar y/o obtener información de un Chandrian y su nueva aprendiz.
El otro no habia aparecido.
Estaba en mi habitación, acostado mirando al techo. Evalué mis posibilidades.
Podria desaparecer en la noche y buscar al Chandrian yo solo. Acabar con el y quedar como mi padre. Un Sithe. Era extraño. el Chandrian sabia demasiadas cosas sobre mi. Es cierto que en la universidad había echo nuevos amigos pero sabia que conocían mejor a las chicas que a mi...
Debía saber que era la información que creía que me interesaba. Si, eso...
Me quedaria junto a el pelirrojo y la otra mestiza. Los otros Fata me inspiraban desconfianza pero no se veían que supieran realmente quien era. O tal vez el que desapareció había ido a informar que me había localizado... No, que diablos... definitivamente me estaba volviendo loco.
Esto era lo mejor. Si obtenía la información, tal vez podría lograr mi objetivo, aquel con el que tanto tiempo había estado planeando...
Incluso podria librar al mundo de una peste, si esa tal Eztli me dejara...
-¡Manos negras!- Las chicas!.
Ellas podían pasar un tiempo sin mi. Me estaba preocupando demasiado pero aun así debía informarles.
Abrí mi macuto con la esperanza de encontrar algo de papel...
Nada.
Baje a la taberna.Esperaba encontrar algo de tinta en una taberna llena de viajeros.
Entonces me detuve al ver a el tal Amras. Estaba hablando con la posadera. Vi que ella asentía y como el le daba una moneda reluciente y se marchaba. Parecía que no me había visto. Solo un par de sujetos que estaban hablando en la barra.
Que era lo que había visto? Era un trampa? Debía avisarle a los demás?
Subí precipitadamente a mi habitación y salí por una ventana.
Escale hasta la terraza del tercer piso.
La luna me caía de frente en la cara. El viento me alborotaba el cabello.
Y solo veia al fata voltear a ver las estrellas y adentrarse en la oscuridad del camino
Que debía hacer?
avatar
Samuel Odem
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Edrahil el Jue Nov 01, 2012 1:51 am

Estaba sentado en la taberna "La Buena Blanca", con mi instrumento en la mano, afinandolo y entonando algun tema, cuando entra un individuo y pregunta por un pelirrojo y un grupo de personas; El muchacho sacó de su macuto una moneda de oro y se la entregó a la encargada, al mismo tiempo que le dejaba un paquete.
-Será algun cuchicheo más...- dije guardando mi navaja debajo de mi mano; Ultimamente estaba bastante perseguido, las cosas no iban bien y se estaban atacando a muchas personas en los caminos y entraban a saquear a las tabernas...
Vi que salio un hombre por la escalera y se quedo observando la situacion como muchos de la taberna. El primer hombre ( el de la moneda) salió , el chico de la escalera subio a toda prisa y todo volvio a su calma, los mercenarios volvieron a hablar entre ellos, se escucho musica otra vez y ... en fin, todo como antes.

Pero en mi interior algo sabia que no estaba bien, guarde mi instrumento en su sitio, me equipe, pagué mi bebida y sali aprisa por la puerta; Gire instintivamente hacia atras de la taberna y vi que bajaba alguien por la ventana -Oye -dije chistando- te puedo ayudar en algo? Vi que las cosas dentro se pusieron tensas cuando entro ese hombre, lo conoces? -Pregunté-

Noté que el aire estaba mas pesado de lo normal, como la calma que antecede a la tormenta, la estatica la sentia en la mano y sabia que dentro de poco, aunque no se cuanto, algo se chivaria mal y estas cosas eran las que mas me gustaban.
Edrahil
Edrahil
Estudiante del ala este
Estudiante del ala este


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Kahlan el Jue Nov 01, 2012 11:20 pm

Otoko me dio un leve codazo cuando la puerta se abrió. Apenas ese leve roce me sacó de mi ensimismamiento interior. Llevábamos apenas unas horas en “La Buena Blanca”. Necesitábamos provisiones y descanso antes de empezar a buscar en el bosque. En realidad esa era nuestra última opción, al menos para mi. No me apetecía nada adentrarme de nuevo en el Eld, la ultima vez no lo había pasado nada bien. Me dio un escalofrío al recordarlo. Había acabado en Faen, quien iba a decir que todas esas chorradas sobre la luna y las puertas eran ciertas. Otoko no parecía compartir mi opinión sobre el Eld.Oto y sus problemas con la civilización pensé.

Un individuo con ropas extrañas y la capucha completamente calada entró en la taberna. Dio un vistazo completo a la taberna antes de acercarse a la barra dando grandes zancadas, casi como si fuera el amo del lugar. Casi. La capucha le ocultaba el rostro, si pretendía pasar desapercibido había fracasado estrepitosamente. No había nadie en la taberna que no lo mirase directa o indirectamente.

Se acercó a la camarera y empezó a hablar con ella. Por el modo en que se acercó a ella supe que no quería oídos indiscretos. Otoko se percató también y escondió una sonrisa. Llevábamos varios ciclos de persecución infructuosa pero parecía que por fin empezábamos a tener suerte, estábamos a punto de dar con ella, Eztli.

Seguirle el rastro había sido francamente difícil además de los problemas que habíamos tenido en el anterior pueblo. Sacudí la cabeza. “Mejor no pensar en ello” –pensé. Ya nos ocuparíamos de ella cuando estuviésemos más cerca. El encapuchado se acercó en tono confidencial a la camarera y le pasó un pedazo de papel con un disimulo asombroso. Justo después vi un destello dorado.

- ¡Un real entero! –susurró Oto entre dientes para que yo fuese la única que escuchaba.
- Está pidiendo a gritos que le roben la bolsa –le dije de vuelta conteniendo la risa, sabía cuan goloso era el dinero en un lugar como ese y por el aspecto de aquel tipo no se podía decir que pasase penurias. Vi a la posadera guardarse la nota en un bolsillo.

Empezó a picarme la nuca y los antebrazos, como cuando Otoko se acercaba demasiado a mí, pero esta vez no era el quien lo provocaba. Me percaté de lo que significaba y casi salté de la silla. Otro de ellos. Un fata. Miré a mí alrededor y vi que Otoko fijaba la vista justo por encima de hombro derecho, me giré para ver que era pero encontré la entrada a las escaleras vacías y oí unos pasos que se alejaban escaleras arriba.

Me volví enfadada, no me gustaba la magia, me daba escalofríos y hacía que me picase la nuca. El individuo de la capucha se dirigía hacia la puerta pero no pude verle la cara lo cual no mejoró mi repentino enfado. Miré hacia la posadera de nuevo, quizá ese tipo viniese del bosque.

- ¿Crees que viene del bosque? –pregunté a Otoko apartando el plato que tenia delate, ya no tenía apetito.
- Tal vez, llevaba las botas bastante sucias –contestó casi distraídamente, ni siquiera en había fijado en ese detalle.
- Le ha dado algo a la posadera, parecía una nota, me gustaría echarle un vistazo.
- ¿Crees que puede ayudarnos?
- No lo se. Pero no tenemos nada nuevo sobre Eztli. Preferiría no adentrarme en el Eld a no ser que fuese totalmente necesario –dije con cierta aprensión –pero si ella está allí no tenemos más remedio.

Otoko se encogió de hombros, no se si dándome la razón o ignorándome.

- ¿Por qué no hablas con la camarera? –le dije –a ver que le ha dicho el tipo ese –Otoko le echó un vistazo a la mujer –vamos, utiliza tu encantos de fata con ella y despues pídele que nos traiga otra jarra a ver si puedo quitarle la nota.

Otoko terminó su plato sin mucha prisa y después se dirigió a la barra. Iba llegando cuando mi visión se interrumpió por culpa de un enorme hombre que salía a toda prisa de la posada. Le seguí con la mirada sin entender que mosca le había picado a esas horas de la noche. Volví la vista a la barra.


«El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban».
(Kate Millet)
Kahlan
Kahlan
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Otoko Ryu Umi el Sáb Nov 03, 2012 10:19 pm

khalan como siempre sorprendía mi mentetalidad con sus ideas, que aun básicas para muchos seres se convertían en complejos y estratégicos planes para mi. Tire de mi atuendo, con la intención de disminuir las arrugas sin ningún éxito, en todo caso había conseguido aportar unas cuantas arrugas mas a la colección junto a alguna que otra mancha de la suciedad que tenia en las manos. Tantos ciclos persiguiendo a nuestro objetivo pasaban facturas en todos los sentidos. Observe con detenimiento a Khalan antes de marchar hacia la barra, donde supuestamente conseguiría la información necesaria para dar con nuestro objetivo.

Nada mas apoyar mis brazos sobre la barra y ocupar unos de los taburetes circundantes, la camarera no tardo mucho en atenderme, -Que desea joven? Comida, bebida ... pregunto como había visto que hacia a la mayoría de clientela del local, ofreciendo una cálida bienvenida e incitando a gastar. Muchas de esas cosas me alentaban muchísimo, tanto incluso que por un instante se me había olvidado a que había ido a la barra, -Pues me pondrá la especialidad de la casa y una buena jarra de sidra de manzana, no tarde ni unos pocos segundos en volver a mi, mire de nuevo a la mesa que estábamos ocupando y cuando localice a Khalan con sus ojos clavados en mi, sentí como la presión del ambiente crecía y pesaba tanto que incluso la acción mas simple como respirar se me hacia dificultosa. Busque con rapidez a la camarera y antes de que pasara a la parte de atrás a elaborar el pedido, intente captar su atención, esta vez con éxito, -Querías algo mas joven? pregunto algo confusa por mi actuación y la palidez que mostraba en mi tez, -La verdad es que me preguntaba si podría saber algo sobre el chico que se acaba de marchar y le dejo una nota? pregunte algo directo y sin muchos rodeos, como hacía normalmente con casi todo, sabia de sobra que mis metodos no eran siempre factibles pero era penoso intentando interrogar o intimar para una fácil y mas rápida extracción de información, -Lo siento pero eso es información confidencial, no puedo darsela a cualquiera, me dijo mientras asentía con cada palabra que liberaba dejando claramente una negativa rotunda a mi pregunta y fallida adquisición, -Mira ... dije, acercándome un poco mas a ella y bajando mi tono de voz un poco mas de la cuenta, -Mi pa-acompañante esta allí dije mientras seguía explicando y señalaba la mesa que ocupaba Khalan en ese momento, -Si puedes llevarme la comida allí me te daré una buena propina extra y algo mas si nos muestras la carta, un ojillo no hará daño a nadie, en cierto modo tenía razón, pero se que jugar con cosas ajenas siempre puede traer consecuencias peligrosas, aun así la aventura siempre me llamo y un problema siempre es una aventura, mas difícil o menos pero lo es. Tras acabar me dirigí hacía la mesa con un leve temor a la reacción que tomara Khalan frente a mi por el trato con la camarera, ya que mi mano por mucho que apretara y agitara mi única bolsita de cuero, no encontraba ni sonaba ningún tipo de talento, ni si quiera un penique, es mas lo único que conseguí fue achatarla mas aun a cambio de unas cuantas arrugas y varias manchas de suciedad, las cuales la habian convertido en una bolsa prácticamente negra. -Bueno Khalan, esperemos que surja efecto si no habra que ir a Eld, ... por cierto ... me queda algo de mi parte, dije cada vez con la cabeza mas baja, estrechando y pasando de una mano a otra la pequeña bolsita de cuero, completamente vacía.
avatar
Otoko Ryu Umi
Postulante sin carta de presentación
Postulante sin carta de presentación


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Rasec el Lun Nov 05, 2012 4:26 am

Arriba, es hora de levantarse - sacudo un poco a Dinael- Venga niña levántate. Hoy probare si puedes sacar tus tatuajes sin que haya luna llena. Venga arriba!

La chica hace ademan de levantarse, hace un día frió y nublado. Se acerca el invierno*. Parece que se aproxima una jornada muy larga, pero no me divierto desde que me separe de los Chandrian, me encanta esto. Tendré que practicar mas, estoy empezando a ponerme cómodo...

Maestro?

Si que pasa. O claro, si rápido prepárate vamos a esa aldea que se ve -apunto con mi lanza donde están las 4 casas a unos 5 o 6 kilómetros- Lista? Toma mi mano.

Nos aparecemos a unos metros de la primera casa, como es muy temprano no parece que nadie nos aya oído o visto. Las casas se ven muy antiguas, me recuerdan a ese lugar. Veo que hay unos caballos en la tercer casa, detecto 4 o 5 presencias.

Bien yo entro primero - me aparezco en medio de una cocina pequeña y dos hombres, mercenarios, me ven y los otros dos aparecen unos 3 segundos después. Uno se asusta y corre, los otros me atacan dos con espadas bastardas y uno con navaja, tomo mi lanza y con un movimiento le corto la garganta a uno y a otro le encajo la lanza por el pecho, el tercero corre igual que el otro. Salgo enseguida, veo que Dinael mata al que acaba de salir, el otro esta tumbado a unos pasos de ella.

Bien, entra esta despejado, en lo que reviso algo busca velas.

Si, maestro.

Deja de decirme ese modo en todo caso me tendrías que decir Camino.

Si, maes... Camino.

Voy a ver las otras casa, no hay nadie me parece raro, pero en donde están los caballos hay 6 correas y aquí solo ha 4 caballos, me parece raro, porque habría mercenarios separados, creo que tal vez regresaran en un rato. Entro a otra casa, encuentro un caso con un poco de caldo, por como huele parece que lo comieron hace poco. Entro a un cuarto y veo ropa, parece de mujer, y es ropa mercenaria. Entro a otro cuarto y veo mas ropa ahora de hombre y un papel con un dibujo, es un dibujo fata y por la firma parece que dice Otoku u Otoko. Bueno algo sin mucho chiste, pero me lo llevo, podría ser importante, voy con Dinael.

Has encontrado las velas?

Si, dos.

Perfecto, entremos a ese cuarto.

Entramos, cierro la puerta, queda a oscuras unos segundos en lo que prendo las velas. Se ilumina el cuarto y danzan las sombras.

Bien Dinael, como las estrellas, entre las dos velas hay oscuridad, concéntrate en ello y en tus tatuajes, si logras hacerlo las velas se apagaran y empezaran a dlorecer tus tatuajes.

Si, maes...Rasec.

Ok comienza.

Pasamos ahí unas dos horas, la chica parece cansada, empiezo a pensar de nuevo en el dibujo, por como era no parece que sea algo importante, pero si es fata significa algo, podría ser una runa, pero por el momento no puedo probarlo. Ahora pienso en las personas que cite en el Eld. El fata parece ser fuerte, pero es demasiado arrogante, no parece ocultar nada, pero es fuerte y si es como pienso me buscaran. Kvothe obviamente es fuerte e inteligente, sin mencionar sus poderes arcanos. La chica mediofata no mostró mucho solo que sabe pelear, pero quiere la daga de Sheridan, la daga de la Hermandad, su poder es muy efectivo pero no se puede usar cada que uno quiera. Y el chico, Sam, tampoco mostró mucho, es mas casi no se movió, pero si sus historias son ciertas es muy poderoso. Tendré que pensar en mi próximo ataque, ahora que tengo a Dinael podría servirme de mucho, mas si ataco en luna llena.

No pasa nada Camino.

Era de esperarse esto no es cosa de horas, ni siquiera creo que de días, tendremos que volverlo a hacer mañana, entendido?

Si, es muy difícil.

Sera difícil si o te concentras y despejas tu mente. Tienes que practicar, la oscuridad no es algo que se domine fácilmente, tiene su chiste, no es solo pensar en negro y listo, no es mas que eso piensa en las sombras, como se moldean a nuestra figura, para apagar las velas tendrás que pensar en sombras, como si fueran un brazo extra y apagar con tu mano el fuego.

Si.

Pasamos tres días enteros en eso, hasta que Dinael pudiera apagar una vela, y se le vieron parte de sus tatuajes. Rapido fui por la daga del mercenario, la hacerque a Dinael.

Bien, se a corroído, pero no es suficiente.

Qué? Pero se corroyo.

Si pero te la puse a unos centímetros y la mantuve sin moverse, tardo unos segundo. Qué hubiera pasado si te la lanzaba?

Bien continuare practicando -Me mira con enojo.

Pues bien continua tengo que ir a un lugar, espera aquí y no te alejes.

...

Te e hablado.

Si, no me moveré de aquí.

Rasec
Rasec
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Beinwin el Jue Nov 08, 2012 9:34 pm

Una vez llegamos a la posada, fui hacia la barra a comprar comida y bebidas para mi nueva compañia.

Hola, ¿nos puede llevar una buena ración de comida y bebida a aquella mesa de la esquina?
-La mujer destrás de la barra asintio con un gesto-

Caminando hacia la mesa donde estaba mi viejo amigo y las otros dos seres que me encontré en el camino, no dejaba de pensar en cual sería el próximo paso de Rasec, y por que había hecho todo esto de citar a varios en una contienda.

Ya ordené la comida, apenas enpieza la noche, tenemos rato de sobra para planear nuestro nuevo paso y que haremos mañana, bueno siempre y cuando ustedes se quieran quedar con nosotros............< <No dicen nada, no se por que me sorprendo con su silencio>>

Y tu Kvothe ¿Cómo ves la situación, que tienes en mente?
Beinwin
Beinwin
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Eztli el Vie Nov 09, 2012 1:22 pm

Hay algo que me inquieta desde que llegamos a La Buena Blanca. No sabría decir exactamente qué es, pero no tiene nada que ver con el asunto del Chandrian. Es como si mil ojos se clavaran en mí. No me gusta esa sensación, de hecho, hace tiempo que huyo de ella. De todos modos, por más que mire a mi alrededor, no veo las miradas caer en mí, no oigo murmullos indiscretos, como solía pasar antes. <<Deja de acctuar como una paranoica. Estás nerviosa, eso es todo. Has estado pensando en Sheridan, y te ha chocado que, después de tanto tiempo y tan lejos, alguien te reconociera como mestiza. Pero solo se han dado cuenta porque ellos también tienen sangre fata. Nadie en esta posada te está mirando.>> La sensación, sin embargo no desaparece, y yo no puedo evitar estar en tensión, preparada para saltar en cualquier momento.

Me dirijo a la mesa donde están los otros tres, vigilándome las espaldas disimuladamente. Beinwin charla alegremente con Kvothe y Sam está sumido en el silencio. Ese chico me intriga; en primer lugar, porque nunca había conocido a otro mestizo, pero también por su actitud: es todo un misterio, todavía no tengo ni la más ligera sospecha de qué quiere o qué siente. Beinwin anuncia que va a por algo de comer, ahora que estamos todos y los demás nos quedamos en silencio. Me obligo a clavar la vista en la mesa, para no seguir escudriñando obsesivamente la posada. Capto por el rabillo del ojo la mirada curiosa de Sam <<¿Sentirá por mí la misma curiosidad que yo por él?>> y la mirada más analítica de Kvothe <<¿Qué pensará de mi este hombre?>>. Pero no son sus miradas las que me molestan: sé quienes son ellos y, hasta cierto punto, por qué me miran. Y, lo más importante, sé que las miradas son suyas. Lo que me molesta es algo que no puedo identificar.<<Me observan. Conozco bien esa sensación, y sé cuando me están observando. Si solo pudiera saber de donde...>>

Beinwin vuelve a la mesa.
- Ya ordené la comida, apenas empieza la noche, tenemos rato de sobra para planear nuestro nuevo paso y que haremos mañana, bueno siempre y cuando ustedes se quieran quedar con nosotros.
Levanto la vista, a la espera de las respuestas de los demás. Nadie dice nada. Yo tampoco, tengo la sensación de haber hablado ya demasiado.
- Y tú, Kvothe, ¿cómo ves la situación, qué tienes en mente?
Kvothe aparta la vista de mí <<¿Esperaría que yo dijera algo? Claro, si es que no has cerrado la boca desde que os conocisteis, Eztli...>> y adopta una expresión pensativa. Los demás le miramos con un silencio casi artificial, expectantes.
Eztli
Eztli
Re'lar Secretario
Re'lar Secretario


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Admin el Dom Nov 11, 2012 8:56 pm

Miré a Eztli y ella se quedó mirándome a mí. Me giré hacia Beinwin y medité unos segundos lo que debía decir. Me aclaré la garganta discretamente. Ahora subía al escenario y se subía el telón, metafóricamente, claro.

- Bien, creo que antes de actuar, deberíamos...

Me interrumpí cuando vi que la camarera se dirigía hacia nosotros, pero no llevaba comida ni bebida. Miré a Beinwin, interrogante. Él también parecía desconcertado. La camarera se acercó a mí, discretamente, mirando mis acompañantes con recelo.

- Me han entregado una carta para ti. - Dijo ella en voz baja, mientras me apartaba un poco de la mesa. - Y estoy segura de que puede ser interesante.
- Ah, ¿sí? - Pregunté algo desconcertado. - ¿Quién? - Dije mientras buscaba en mi bolsa algún penique por la carta, pero ella no pareció daarse cuenta. Quizás quien me enviaba esa carta ya había pagado antes.
- Un hombre joven... Y muy guapo. - Dijo ruborizada la camarera. Yo puse los ojos en blanco, ya sabía quien era.
- Dámela.
- Espera. - Dijo ella. - Tengo una información que debe ser tan interesante como la carta en sí. Y te la venderé, además prometo no contárselo a nadie más, pero... - Dijo desviando la mirada hacia mi bolsa, a medio abrir y con una de mis manos dentro.

Yo maldije por dentro. Saqué un penique duro y se lo entregué. Ella se quedó esperando y le di otro. Entonces ella se volvió a aproximar.

- Dos mercenarios se han interesado por la carta y por el hombre que me la entregó. - Dijo ella atropelladamente. - Uno era un joven alto y tímido y la otra una mujer, pero parece fuerte. - Dijo mientras me señalaba una mesa, tan discretamente que apenas yo pude ver hacia donde señalaba. - No les he dicho nada, pero si quieres que te siga informando sobre ellos, deberás pagarme más.

Esa mujer no tenía límites, pero mi bolsa sí. Negué con la cabeza, dándole a entender que no le pagaría más y ella se encogió de hombros.

- Gracias. – Dije de todos modos, mientras ella se marchaba.

Abrí la nota y la leí. Ponía:
Para cuando recibas esta nota espero estar ya muy lejos. Solo quería decirte que pienso que os estáis metiendo en la boca del lobo, tal y como el Chandrian quería.
Creo que lo que vais hacer es un error y pagareis las consecuencias y por suerte para mi yo estaré lejos cuando eso suceda.
También te pediré que le digas a ese Sithe que te acompaña, que aprenda a medir sus palabras antes de amenazar a quien no conoce, pues en este mundo hay fuerzas que escapan a su comprensión.
Respecto al plan de la mestiza, diré que es una perdida de tiempo. El Chandrian no volverá a atacar en el mismo sitio dos veces, pero si esta empeñada en quedarse allí ella sola con la esperanza de que el Chandrian vuelva, entonces que se prepare bien por que si vuelve lo hará con una fuerza muy superior, y me temo que ella no sera rival.
En lo que se refiere al otro mestizo, solo diré que hay algo en el que no me gusta y creo que deberíais tener cuidado.
Os deseo suerte en vuestra búsqueda y espero no volver a encontrarme con vosotros, aunque como se dice el mundo es un pañuelo
.

Menudo fata más irresponsable que nos habíamos encontrado. Meneé la cabeza. Volví a la mesa con un intento de sonrisa y les comuniqué las nuevas noticias.

- ¿Recordáis a Amras? Pues nos ha dejado definitivamente tirados. Por cierto Beinwin, dice que no amenaces a quien no conoces. También dice que nos equivocamos al enfrentarnos a ese ser. – Hice una pequeña pausa dramática. – Pero si alguien ronda por ahí con información nuestra, yo no pienso permitir que campe a sus anchas, y más cuando está tan loco. – Miré de reojo a Eztli, que no decía nada. – Creo que es un buen momento para ponernos de acuerdo.

- Yo quiero sacarle información. – Añadió ella, rápidamente.
- Y yo. – Dijo Sam, para mi sorpresa.
- Yo tengo ganas de acción. – Dijo Beinwin.
- Y yo. – dije con una sonrisa siniestra.

Nos quedamos en silencio. Y yo lo rompí una vez más.

- También dice otra cosa interesante, y es que quizás, cuando los volvamos a encontrar sean mucho más fuertes. El número nos da ventaja, pero no nos conocemos, no confiamos entre nosotros. Debemos cambiarlo. Debemos formar un equipo en el que cada uno pueda confiar su vida a otro.

Todos hicieron una mueca de disgusto, pero yo sabía que era necesario, aunque a mí tampoco me entusiasmase la idea.

- Trabajemos en equipo. Luchemos así y venceremos. Virtus Unita Fortior, - Cité de un libro de filosofía que leí en el carromato de Ben. – Podemos, pero sólo juntos, así que… ¿Quién está conmigo?

Esperé y todos asintieron con energía y más o menos convencimiento.

- Pero no se trata de confiar sólo el uno en el otro, ¿verdad? – Dijo Eztli. – Se trata de que podemos luchar sin estorbarnos los unos a los otros también.
- Que podamos luchar juntos, que sepamos lo que debemos hacer en esas ocasiones. – Puntualizó Beinwin.

Sam sólo nos miró atentamente.

- ¿Quieres decir que cada uno tiene que compartir los secretos de lucha con los demás? – Inquirió él.
- No necesariamente. – Dije notando la enorme tensión que se había formado en el ambiente cuando Sam dijo esas palabras. – Me refiero a poder luchar todos contra un oponente y saber combinarnos, saber movernos en equipo.

- Suena bien. – Dijo Eztli, pero sin optimismo en la voz. – Pero suena muy trabajoso. Mientras tanto, ¿qué haremos con ese ser y su ayudante?
- Ellos serán los que se vuelvan a poner en contacto con nosotros, al fin y al cabo, ya nos han encontrado una vez. – Dije con seguridad fingida, aunque en realidad no revelé el as que tenía en la manga. Un as sólo para emergencias.
- Yo estoy de acuerdo. – Dijo Beinwin. – Pero necesitamos un sitio donde entrenarnos.
- Podemos quedarnos en el Eld una temporada. – Dije para intentar convencer a Eztli.
- Bien. – Respondió Sam y Eztli asintió.

Después de eso estuvimos hablando un rato más y cada minuto que pasaba percibía con mayor claridad el nerviosismo de Eztli. Pensé que quizás nos ocultaba algo pero en un momento dado, tuve una intuición y me giré a tiempo para ver una fugaz mirada de los dos mercenarios de una mesa apasrtada. Los mismos que la camarera me había señalado.


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
Admin
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Dinael el Miér Nov 14, 2012 8:20 pm

Arg dios odio esto...
habian pasado ya 3 dias y sacaba los tatuajes e incluso los podia extender un poco mas alejados de mi piel,pero eso no me satisfacia y los extendi a todo lo que pude,y di un grito cuando me vi en el suelo de la taberna,habia corroido hasta la madera hasta el punto de reducirla a polvo asi que aprovechando eso me escape...
De eso hace 2 dias, y me imagino que Rasec no tardara otros 5 en volver asi que me decido a intentar una cosa...
Veo un ciervo y me intento envolver en la oscuridad...para mi sorpresa veo que las sombras se tornan mucho mas oscuras a mi alrededor y me sorprendo de lo facil que ha sido...
Me acerco por detras y lo mato de una puñalada limpia en el cuello,curiosamente la vision de la sangre me satisface mucho...
Le saco un hueso y lo sostengo en las manos,y empiezo a tallarlo de forma que quede con 2 puntas,tardo unas 4 horas en hacerlo pero al final con solo tocarlo por una de las puntas te puedes cortar.
Asi estara bien,ahora saquemos los tatuajes a ver si funciona!
Decidi preguntarle a Rasec el nombre de los tatuajes no podia seguir llamandolos asi la vida entera...me rei por eso,la situacion me resulto comica.Me concentre y cerre los ojos...Los tatuajes afloraran enseguida, cada vez me va resultando mas facil hacer esto...
Intento formar un brazo con los tatuajes y para mi sorpresa veo que se forma uno exactamente igual al mio...Intento asir el hueso y para mi aun mayor sorpresa lo consigo.
Pasados 2 dias vuelve Rasec y para entonces he logrado sacar hasta 4 brazos de sombra y he aprendido otro truquito que le quiero enseñar
Le hago una seña en una de las mesas de la taberna para que se acerque y pido 2 jarras de Sccuten.
Bueno bueno mi querida alumna que has aprendido en estos dias?
una cosa que te va a gustar...cuentame que has hecho durante esta semana y mas tarde hablaremos de que he aprendido
Já! ai me gusta chica que tengas caracter! pues bien hizo un gesto vago y vi que el ruido de la taberna se amortiguaba
Qu..?
Mas tarde ahora a lo que vamos,esta semana he estado investigando a nuestros enemigos...
Oh y que has descubierto?
El fata se ha marchado...Ha sido el mas inteligenteAsiento con la cabeza y suelto una carcajada nada delicadaSi...Bueno los otros se han quedado y han decidido enfrentarnos,y aparte he encontrado a dos mercenarios que quieren matar a la mestiza...pero ahora eso no importa,vamos a ver que has aprendido estos dias...
Bien bien! Pero antes de nada terminate el sccuten y te lo enseño Se bebe la jarra entera de un trago lo que hace que se me salten las lagrimas,me enjuago y le digo
Ag dios no entiendo como bebes asi...bien dame la mano y 3,2,1...
nos aparecemos en el sitio donde yo he construido nuestro refugio,que es una mas que aceptable cabaña de madera.
wow que hayas aprendido tu sola el paso de las sombras demuestra que eres buena alumna pero hace falta mas que eso para impresionarme...pero lo que si me escama es como has construido tu sola una cabaña asi en 7 dias...no le habras dicho a nadie que estamos aqui no?
Por dios no soy tan tonta...Bueno a lo que vamos...
Hago que los tatuajes salgan a mi piel y hago lo que hice en la taberna pero esta vez mucho mejor y los tatuajes se extienden a una zona de unos 10 metros
Ey eso mola,pero de que sirve...?
Acerca cualquier metal o madera a cualquiera de ellos a ver que pasa.
Saca una daga de la bota y la acerca a una de las figuras,y practicamente explota en polvo
Esta bastante mejor,mucho mejor si chica ha progresado,¿algo mas?
Decido enseñarle mi truquito final,los brazos de sombra
Sip,ahora veras el porque de que haya construido una cabaña yo solo en 7 dias...
Me concentro y saco los 4 brazos de sombra...Veo que abre los ojos e inspira mas fuerte de lo normal,cojo mis 4 lanzas cortas de hueso y me se las enseño
Toca el extremo de una
Me hace caso y veo como cae una gota de su sangre al suelo,solo ha dejado un dedo encima de ella...
Bueno bueno, en esto si me has impresionado has progresado mucho...!Creo que es hora de pasar a la siguiente leccion...
Encantada! de que se trata?
Trata de...
Dinael
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Kahlan el Jue Nov 22, 2012 3:54 pm

Con todas mis fuerzas le di a Otoko una fuerte patada bajo la mesa que hizo que se desequilibrara de la silla. Al menos dejo de fijar toda su atención en los nuevos inquilinos de la posada.

- ¡Se han dado cuenta! -dije entre dientes y enfadada, y deseé que le hubiese dolido de verdad.

Otoko bajó la cabeza avergonzado y murmuró lo que supuse que era una disculpa. Lo tengo bien merecido. pensé. ¿En que demonios pensaba cuando le dejé acompañarme? No es que Otoko fuese malo pero de momento solo me estaba dando dificultades. Para ser mercenario hacía algo más que ser bueno peleando, si no eras lo suficientemente astuto podrías acabar muerto antes de tiempo y yo no tenía ganas de dejar esta vida. Respiré hondo tratando de serenarme pero estaba especialmente enfadada. En realidad debería estar contenta pues habíamos encontrado a nuestro objetivo, lo cual nos ahorraria una incursión en "El Eld". Sin embargo, no podía estarlo.

Cuando puse mis ojos en Etzil supe que algo estaba mal, que ella no era lo que nos habían dicho. No parecía en absoluto peligrosa, aunque nunca te podias fiar en absoluto. Volví la vista hasta los nuevos inquilinos otra vez. Me encontré con unos brillantes ojos verdes y ví algo en ellos, inteligencia. "Estupendo" pensé irritada. Por si fuera poco ya se habían dado cuenta de nuestra falsa indiferencia. Otoko giró la vista al verse descubierto pero yo mantve un gesto neutral y amistoso del cual estuve segura no había engañado al hombre. Con suerte albergaría alguna duda sobre nuestro escrutinio, aunque había las mismas posibilidades de que Tehlu entrase por la puerta y se pusiese al bailar al ritmo del musico del local.

Me fijé entonces en el llamativo color rojo de su pelo. "No", "No es posible" pense conteniendo una sonrisa. A lo largo de los años había escuchado muchas historias en tabernas como La Buena Blanca incluida una sobre un joven pelirrojo de brillantes ojos verdes que había sobrevivido al ataque de Felurian, entre otras cosas increibles. "No es posible que sea al mismo tipo aunque..." si era quien yo creía iba a ser un problema serio.

Desvié la vista hacia los otros con descaro, evaluandolos uno a uno. No como a enemigos sino como alguien que siente una curiosidad extrema, tenía la esperanza remota que no se sintiesen amenazados por ello. Estaba el "sospechoso pelirrojo" por su mirada deduje inteligencia y astucia, vestía ropas de viaje y el pelo rojo alborotado, era bien parecido. Otro de ellos no parecía apenas un muchacho en torno a los 14 o 15 años, tenía el cabello negro y bajaba la cabeza como si no quisiese cruzar su mirada con nadie, ademas se envolvía la capa negra a su alrededor como si estuviese en medio de una tormenta helada. El otro era más mayor, tenía el pelo castaño, era de constitución delgada y tenía la tez clara; parecía tranquilo y relajado igual que el pelirrojo. Y por último estaba Etzli, menuda y con su piel extremadamente pálida, tanto que parecía casi translúcida. Se sentaba erguida y claramente incómoda por el escrutinio. Le dediqué una leve sonrisa amigable y ella estrechó los ojos con sospecha. Procuré no parecer amenzadora y ella aflojó un poco, no del todo.

Desvié la vista tranquilamente hacia Otoko. No iba a emprender ningun ataque directo contra cuatro, eso sería un suicidio inmediato. Y yo era cualquier cosa menos insensata. Primero tenía que averiguar si Etzli era ten peligrosa y despiadada como se suponía que era, desde que la había visto tenía serias dudas de que así fuera. Si resultaba no ser una amenaza no pensaba cumplir con mi cometido respecto a ella. Seguiría mi camino y miraría a otro lado, ademas podría avisarla de lo que venía por ella. Si resultaba que ella era peligrosa tendría que ingeniarmelas para desacerme de su escolta o de encontrarla a solas. No iba a contar con Otoko para ello, no quería arriesgarme a que algo saliese mal.

No me gustó el modo en que nos miraban, no sabía como pero debían de estar sobre aviso. Quizá Otoko la había cagado con la camarera... Decidí tomar algún riesgo, no quería que todo se alargase innecesariamente. Me levanté de la silla. Otoko fue a preguntarme a donde iba pero le hice callar con un ademán. Le di la espalda y me acerqué a la barra donde un par de borrachos hablaban y reían. Esperaba llamar su atención y con un poco de suerte...

- Hola preciosaa -dijo uno de ellos escupiendo al pronunciar la erre. Contuve un gesto de asco al llegarme su olor -¿quieres una copa?

Les dirigí una mirada airada y provocadora que estaba segura no les amedrentaria. Me incliné sobre al barra para captar la atención de al camarera y uno de ellos, no supe cual, posó deliberadamente la mano en mi trasero.

Deslicé la mano por el costado y aferré su muñeca para despues retorcersela hasta casi la rotura. El hombre aulló de dolor trayendo toda la atencion sobre nosotros. Le golpeé la cabeza contra la barra antes de lanzarle contra una mesa cercana. El ruido inundó la estancia, la mesa volcó y los ocupantes de la mesa se levantaron enfadados. Las jarras cayeron al suelo. Los hombre se levantaron enfadados y empezaron a gritar pero no les escuché.

Dí varios pasos hacia adelante asentando mis pies para la pelea. Agarré al primero que vino a mi y con mucho esfuerzó logré lanzarlo hacia la mesa donde estaba Etzli. En cuanto el hombre calló a plomo rodando sobre la madera se armó un autentico caos de gritos golpes y bebidas desperdiciadas. Ahora todos peleaban con todos.

Tenía que aprovechar esta oportunidad, en medio del tumulto podría observar y si era preciso "cazar" a Eztli. Sonreí.


«El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban».
(Kate Millet)
Kahlan
Kahlan
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Rasec el Miér Nov 28, 2012 6:39 am

Trata de... Trata sobre runas, no me mires con esa cara las runas son lo mas poderoso que puedas tener, son efectivas, rapidas, y sobre todo son mortales, en un enfrentamiento saber escribir runas de ataque te puede dar la victoria, o acaso no recuerdas como paralice a ese Fata con runas?

Si maestro, pero no me podrías enseñar algo mejor, como crear fuego azul?

Eso no hace nada es solo una señal!! Te enseñare runas, de a cuerdo? Bien ahora vayámonos.

Salimos de la posada, nos dirigimos a el lugar de las casas destrozadas y miro a Dinael de reojo, se ha vuelto fuerte pero no lo suficiente, le falta mucho camino por recorrer, de menos podra cubrirme las espaldas. Calculo que en unas semanas podremos volver a encontrarnos con esos personajes interesantes, ahora les daré respuestas si quieren hablar.

Bien Dinael para empezar saca tu arma, bien, ahora te enseñare estas dos runas-Tomo un vara y escribo en el suelo- Esta es ligereza y esta filo. Son las dos primeras runas que tienes que aprender a escribir.

Bien! Comenzare - Saca una daga y se pone a escribir-

No! No! no no no no. Toma esto toma esto! -Saco un martillo dorado y un cincel de hueso- Estas son tus herramientas para runas, son huesos antiguos que deves usar para esto entendido, las runas oscuras vendrán después, y para eso necesitaras esto.
Ok maestro.

Pasan tres cuartos de hora y Dinael termina.

Muy bien joven alumna pero te has equivocado en la segunda, marca mas la runa o no servirá, vamos de nuevo!

Pasa otro rato mas.

Bien ya lo has hecho, ahora viene lo bueno. No probaremos las armas te enseñare a crear runas de ataque.

Saco mi daga y me corto el pulgar, escribo las runas de paralizis y ella hace una expresión de sorprendida.

Bien intenta moverte. No? Venga tu puedes! Usa los brazos!

Parece que se esfuerza empiezo a ver que saca un brazo oscuro la animo.

Venga borra la runa.

Su brazo se disipa.

Mal que mal.-Borro la runa

Bien eso es para cuando enfrentemos al Sithe, es muy fuerte, nada que no controle pero lo que me preocupas eres tu. Bien suficiente, en dos semanas concluimos tu entrenamiento básico. Y en dos semanas volveremos a atacar, por el momento sigue mejorando tus dotes tengo que irme de nuevo, ahora iré a algo muy importante le haré una visita a Beiwin.

Salgo al siguiente día en la mañana, y dirijo mi aparición hacia Beiwin. Como esperaba esta solo en el bosque, sonríe.

No esperaba que aparecieras tan pronto

No te alegra?

No claro que no

Bien,toma un lugar comodo quiero charlar con un viejo amigo...
Rasec
Rasec
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Beinwin el Vie Nov 30, 2012 2:49 am

Estaba entrenando con nuestro pequeño grupo, nuestros acompañantes no eran tan débiles como creí en un principio, la verdad es que eran compañeros aceptables, cuando de pronto sentí aquella extraña sensación y me separe del grupo y me adentre en el bosque, cuando de pronto se me aparecio el Chandrian Rasec.

Ya sabia que andabas por aqui, aunque no te esperaba tan pronto - Desde aquella ultima batalla donde casi habia perdido la vida, habia creado un vínculo con el chandrian del cual no me llenaba de mucho orgullo.

¿No te alegra?

No, claro que no

Bien,toma un lugar comodo quiero charlar con un viejo amigo...

Tomé asiento, sería un problema si me ocupaba a luchar, y por el momento no quería involucrar a nadie. ¿Dime que te traes entremanos?

Te lo dire a su tiempo, pero primero pon atención a lo que tengo que decirte,,,
Beinwin
Beinwin
E'lir Simpatista
E'lir Simpatista


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Eztli el Vie Nov 30, 2012 2:21 pm

Los tipos que me habían estado obserbando en la posada no se han acercado a mí aun. Fue Kvothe quien los identificó.
-Eztli, en aquella mesa -señaló casi imperceptiblemente con la cabeza-. ¿Sabes quienes son?
Ladeé un poco la cabeza y miré de reojo. Una mujer de aspecto fuerte y... ¿un fata?
-No les he visto en mi vida.
-¿Quién puede...?
-No lo sé.
-¿Tienes algún enemigo?
-Nunca me quedo demasiado en ningún sitio, no tengo tiempo de ganarme ene... -volví a mirar, esta vez sin disimulo, desafiante. Definitivamente, el chico era un fata. La mujer me dirigió una sonrisa. No se la devolví. Me giré de nuevo hacia Kvothe, que me miraba con una ceja enarcada.- No tengo enemigos.
Él no insistió, aunque yo sabía que no había sido convincente ni por asomo. <<En Faen sí pasé mucho tiempo... Y a nadie parecía agradarle mi presencia. Claro, que de ahí a hacer el esfuerzo de contratar a sicarios...>> Miré de nuevo hacia aquella mesa, pero la chica ya no estaba allí. Empecé a recorrer el local con la mirada, pero entonces un hombre cayó sobre nuestra mesa y de repente la posada se convirtió en un torbellino de patadas, estocadas, mesas volcadas y bebidas derramadas, en un loco todos contra todos. Me escabullí tan rápido como pude (fue fácil; gracias a mi constitución menuda puedo ser muy escurridiza), dando algún puñetazo esporádico y algún que otro empujón para abrirme camino o librarme de los "luchadores".


Después de eso no he vuelto a ver a mis depredadores. Aunque lo cierto es que, después de eso, no he estado mucho tiempo en la posada. Hemos empezado a entrenar juntos. Formamos un equipo extraño, pero tal vez llegue a funcionar. Kvothe es... bueno, no es como en las historias, obviamente, pero es digno de ellas, por decirlo de algún modo. El Sithe también hace honor a su nombre. Y el tal Sam... Tengo la sensación de que, igual que yo, no quiere descubrirse demasiado. Pero almenos sabemos que tenemos bastantes recursos. Kvothe y Beinwin parecen aliviados, y yo también me he quitado un peso de encima al demostrar que no soy un lastre, al desmentir la impresión que mi aspecto siempre causa.
Llevamos desde el amanecer midiéndonos y simulando varias situaciones en las que tendríamos que pelear juntos. Ahora el sol está en lo más alto y los ánimos ampiezan a decaer; todo esto es emocionalmente agotador. De pronto, sin mediar palabra, Beinwin se adentra en el bosque.
-¿Pero a dónde...?
-Déjalo, él es así. A los demás tampoco nos sentará mal parar un rato.
Me siento a la sombra de un árbol y cierro los ojos.

Entonces lo noto, una sensación extraña. En realidad ya lleva un rato allí, pero solo ahora sé de qué se trata. Abro los ojos y me levanto de golpe.
-¿Lo sentís?
Los otros no responden, pero no es necesario: también se han puesto en pie y están tensos. Detrás de ellos, el fuego que habían encendido para calentar nuestra comida muestra un siniestro tono azulado.
-¡Está aquí!
Corro hacia donde ha desaparecido Beinwin, pero Sam me detiene.
-¿No pretenderás enfrentarte a él tú sola?
-¡Pues seguidme! -me suelto y corro.
-¡Espera! ¡Necesitamos un plan!¡Tú misma lo dijiste!
Me detengo, no van a dejarme en paz y yo necesito concentrarme.
-Escuchad, ese desgraciado está aquí. ¡Aquí! No podemos dejar que se escape otra vez. Yo... He encontrado el nombre de este sitio, de este bosque. Solo unas pocas veces, hace mucho tiempo. Pero creo que puedo volver a hacerlo si me adentro en el bosque y me empapo de él. Vosotros id a buscar a Beinwin, yo buscaré el nombre de este sitio y en cuanto lo encuentre lo convertiré en la jaula de ese monstruo. ¡El bosque me obedecerá, y no le dejará sali! ¡No podrá huir de nuevo!
-¿El nombre de El Eld? Pero los nombres de lugares...
-¡Ya, ya! Ya sé que no es tan simple como decirlo, pero ¡tengo que intentarlo! ¡No os lo carguéis antes de que cante!
Echo a correr al tiempo que vacío mi mente y vuelco los cinco sentidos en el bosque, empapándome de cada sonido, cada olor, cada imagen, cada palmo de tierra... Me ha parecido oír un grito a mi espalda, pero eso, ahora, es irrelevante.
Eztli
Eztli
Re'lar Secretario
Re'lar Secretario


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Admin el Dom Dic 02, 2012 10:55 pm

¡Tehlu misericordioso! Es Sam. He gritado porque Sam ha caído al suelo, pero eso no es lo raro. Sus tatuajes... Los que nos enseñó durante el entrenamiento... Se han descontrolado. Me acerco a él rápidamente. No parece estar en sí mismo, me recuerda a un hombre que vi durante un viaje mío a Atur. Tenía espasmos y convulsiones, pero no controlaba nada de lo que le sucedía. Creían que le había poseído un demonio. Pero no era así, Mola una vez me habló de una enfermedad parecida que ella había intentado tratar. Me mordí los labios, yo no era un El'the de Arwyl, pero sabía algunas cosas que debía hacer.

Eztli ya había desaparecido y yo miraba a Sam... Ya no tenía convulsiones pero respiraba dificultosamente. Abrió los ojos sin mirar nada. Me aparté. Él se incorporó vacilante, pero yo no me pude contener más.

- ¿Qué te ha pasado?
- Nada. - Respondió él.
- No es cierto. Sé que es lo que tienes, aunque no lo había visto nunca. Pero no entiendo porque te ha pasado ahora.
- Déjame en paz, ¿vale? Vamos a por ese Chandrian.

Yo asentí y corrí hacia el lugar donde había desaparecido Eztli. Desde que conocí a Marten había aprendido mucho más sobre los secretos del bosque, así que apenas tardé unos minutos en encontrar su rastro y llegar hasta ella. Ella no se había parado, pero la noté más aliviada de estar acompañada. Sam corría detrás de mí. No parecía que faltase mucho para llegar hasta Rasec y su díscipula. Pero me preocupaba más el mío. ¿Porqué había salido disparado? Él sabe casi tan bien como yo que no se juega con los chandrians. Por un momento, temo que el chandrian haya hecho cambiar de opinión a Beinwin, pero sé que eso no es posible. Él no se dejaría engañar por nadie y mucho menos por un crío al que le saca dos palmos, por muy fuerte que sea. Además, él me ha repetido mil veces que quiere salir al mundo y ayudar a vengarme. Cada vez que me decía eso, yo suspiraba y le decía que tuviese paciencia. Ahora es más sabio y por eso me extraña que haya hecho algo tan impulsivo, hay una razón. Espero que no le pase nada malo. También espero que no nos pase nada malo a ninguno de nosotros y que yo pueda matar a la humana y al chandrian después de haberle sacado información. No voy a perder el norte como la última vez. Además, ahora sé que debo hacer a la hora de luchar junto a Eztli y Sam. Las cosas irán mucho mejor que la última vez.

De repente nos paramos. Hemos llegado al borde del claro donde están, lo sé. Es una tontería esperar más, porque igual que no sotros sabemos que ellos están allí, ellos saben de nuestra presencia. Así pues, salimos a plena vista y el sol nos da de lleno, apenas ha pasado una hora desde que nos hemos despertado. Allí está el chandrian, y un poco más lejos Dinael. También ha llegado Beinwin, que está en tensión, mirándolo con rencor contenido. Estaba sentado, pero su mano estaba cerca de su arma. Se giró levemente, sin darle la espalda a ellos y dijo unas palabras que me impactaron:

- Márchate, Kvothe. Largaos. Ha venido a parlamentar conmigo.

Yo escupí al suelo, entre molesto y sorprendido. La diplomacia siempre ha sido mi mejor arma, pero no puedo decir que me guste. Y menos en este caso.


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
Admin
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Amras el Lun Dic 03, 2012 8:09 pm

Habían pasado dos días desde que partí de la buena blanca y seguía mi camino hacia Hallowfell. De las sombras del camino salio una mujer.
-¿ tu eres Amras?
-Eso depende de quien lo pregunte.
-lo pregunto yo. Y no no puedo decirte mi nombre pero eso ahora no importa, a si que antes de que digas nada mas déjame decirte que e venido hasta aquí para pedirte un favor.
-lo siento pero no hago favores a nadie y menos a una desconocida, aun que sea una fata. Le dije mirándola con enojo.
-¡Escúchame Amras!, e venido desde muy lejos para reunirme contigo por que tu eres de los míos y sabes perfectamente lo que significa perder a alguien querido, por eso te pido a ti que protejas a Eztli y la convenzas de que deje de buscar pistas sobre su padre, por que si sigue podría encontrar información sobre mi hermandad y eso podría llevarla a la muerte.
La miro a los ojos mientras pienso si aceptar su favor o no. - Esta bien lo are, pero tendrás que decirme tu nombre y la hermandad a la que perteneces y no aceptare un no por respuesta.
Tras decirme su nombre y decirme indirectamente la hermandad a la que pertenecía se fue y yo emprendí mi camino de regreso a la posada.

Tras otros dos días de regreso por fin llegue a la posada, al abrir la puerta observe que el local estaba algo desordenado, como si se hubiese llevado acabo una pelea. Vi gente nueva y también vi a una mujer que me resultaba familiar, final mente me acerque a la barra y llame a la camarera y pude ver como una amplia sonrisa se dibujaba en su cara al reconocerme.
-¿en que puedo ayudar a nuestro mejor cliente?
- veras estoy buscando a la chica que iba en el grupo del pelirrojo.
-¿pelirrojo?
- el tipo al que debías entregar la carta. Si no recuerdo mal una chica iba con el, Eztli creo que era su nombre.
- Lo siento, pero se fueron y no se a donde.
-¡Uhm!, esta bien, entonces me gustaría que me preparasen una habitación y una bañera con agua caliente, después de mi largo camino me gustaría darme un baño.
- En seguida se lo preparamos señor.- dijo la chica mientras se marchaba.
Mientras preparaban mi habitación y mi baño busque una mesa que estuviese en un lugar sombrío y me senté.
Poco después vi como la chica que me había resultado familiar se levanto, se acerco a mi mesa y se sentó delante de mi.
- No e podido evitar escuchar lo que le has preguntado a la camarera.
- ¿y bien?
- Yo se a donde han ido y si quieres puedo llevarte con ellos.
- ¿ Y que sacas tu de todo esto?
- no me malinterpretes Fata, pero mis asuntos son míos, si quieres mi ayuda bien y si no ya puedes ir buscándote la vida.
- (se dibuja una pequeña sonrisa en mis labios) Vaya vaya, ¿así que sabes lo que soy?.
- Mi socio es de los tuyos- dijo la mercenaria mientras hacia un gesto con la cabeza. Mire por detrás de ella hacia su socio.
-¡ Por favor!, ese es un mestizo, así que si no te importa te pediría que no me compares con el. Y respecto a lo de tu ayuda, me parece bien, pero nos iremos mañana al amanecer hoy quiero disfrutar de un buen baño y una cama. Me levante de la silla para ir a ver si ya estaba preparado mi baño, pero antes me acerque a la mercenaria y poniéndole una mano en el hombro me incline y le susurre al oído – Espero que tus intenciones no sean hacerle daño a Eztli ¡Humana!. Después me aparte y me fui a preguntar acerca de mi baño.
A la mañana siguiente después de un buen desayuno partimos hacia el bosque, en busca de Eztli.
-
Amras
Amras
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Dinael el Lun Dic 03, 2012 10:17 pm

Vi como kvothe escupia en el suelo y se sentaba, y me puse nerviosa,al fin y al cabo solo eramos 2 contra 4 y no sabiamos si habian hecho mas amigos durante esots dias
maestro...has terminado con el sithe?
para nada asi que intenta entretenerlos
hmmmm...
si claro como si fuese tan facil pienso para mi...
bueno veamos que puedo hacer
estiro los hombros y el cuello y con paso decidido me acerco a ellos, pongo los brazos en jarras y digo
bienvenidos a una amigable reunión!
sonrio ironicamente y Kvothe saca la espada, Eztli me mira con asco y Sam parece estar muy ausente
guau que buen humor reina aqui...digo y me empiezo a alejar
me vuelvo a acercar a Rasec y digo
ya si hemos terminado no?
con beinwin si he terminado yo,pero nos vamos a quedar un ratito aqui a ver que pasa con esos
veo como beinwin se acerca a ellos y empiezan a hablar
de que le conoces?
de...
Dinael
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Samuel Odem el Mar Dic 04, 2012 8:07 pm

Esta sensacion.... era.... extraña.
Sentia que estas personas se convertian, lentamente, en algo mas que compañeros de un viaje.
N o sabia si debia evitar formar algo mas que compañerismo. Y si algo pasaba y no podiamos contra el Chandrian y su aprendiz?
Las dias transcurieron mas rapido de lo que esperaba. Ahora que sabia quienes eran, no lo creia. Tenia a una leyenda, un Fata y incluso otra mestiza.
Y que era yo? Un asesino en masa. Un mercenario que mataba por dinero. Definitivamente no queria que mis nuevo compañeros conocieran el horroroso pasado que llevava conmigo.
Eztli.
Era la que mas me llamaba la atencion de todos. Habia demostrado ser tan capaz como todos nosotros. Pero sabia de donde venia...? Senti que debia hacer algo. Deberia decirle...?
Desde la noche en la posada supe que ella era la mas especial. Despues de lo que sabia sobre los mestizos...
Y si era ella de quien hablaba?
Tarde o temprano tendria que decirle.
Entonces salgo de mis pensamientos. Eh estado muy callado.
Levanto la cabeza y veo a Kvothe, Beinwin y Eztli alredor del fuego, talvez deba reunirme con ellos. Empiezo a moverme pero siento que debajo de la capa mis brazos tiemblan. Talvez sea el frio. Entonces Beinwin se levanta y se marcha en direccion a los arboles. Todos lo vemos extrañados. Toda la mañana estubimos peleando y platicando amistosamente. Era un comportamiento un poco inesperado. Entonces me empiezana picar los brazos. Siento que me escosen como si los hubiera dejado en el sol. Muevo la capa para verlos pero entonces Etzil intercambia unas palabras con Kvothe y va a sentarse debajo de un arbol. Veo que Kvothe se pierde en el fuego azul.
Incluso las leyendas se cansan de un dia de entrenamiento.
Espera, fuego azul?
Entonces alguien susurra algo y empiezo a notar el aire mas pesado.
Un zumbido me recorre la cabeza y todos nos ponemos de pie.
Siento algo extraño una presencia. Etzil dice algo pero en ese momento me empiezan a dar extraños espasmos en los brazos.
Trato de ignorarlos pero al ver como reacciona Kvothe se de quien hablan. Esta aqui.
Etzil empieza correr y me interpongo. Sea lo que sea que quiere hacer no puede hacerlo sin en el equipo. Y entonces...
No se que me pasa.
Me quedo rigido. Mi vision se vuelve borrosa y me mareo. Etzil se escabulle y no puedo hacer nada. Veo que Kvothe pasa a mi lado como una sombra borrosa. Escucho sus voces. Alguien se va y veo un brillo que ataviesa mi capa. Me caigo y grito.
Entonces todo vuelve a la normalidad.
Y empieza otra vez. Pero solo me siento cansado y acalorado. Se que alguien me esta atacando. De una manera muy extraña... o podria ser Dalur?
"Que te ha pasado?"
Es Kvothe. Olvide que estaba hay.
"Nada"
No quiero parecer grosero. Pero algun capullo me habia atacado. Me mira como si fuera mi madre y eso me pone peor.
No es cierto. Sé que es lo que tienes, aunque no lo había visto nunca. Pero no entiendo porque te ha pasado ahora.-
Déjame en paz, ¿vale? Vamos a por ese Chandrian.
Nos levantamos y echamos a correr. Para ser mayor se conserva muy bien. De algun modo logra encontrar a Etzil. Noto como me sige mirando. No tengo tiempo de examinarme los brazos. Pero almenos estoy mas tranquilo. Si Kvothe cree saber que es, es posible que no sea obra de Dalur o el Chandrian.
Entonces salimos a un claro y el sol me deslumbra. El fata esta hablando con el Chandrian. Me pongo en tension y intento sacar mi espada. Mi brazo se "equivoca" de lugar y agarro el aire. Algo esta mal conmigo.
El fata dice algo y Kvothe escupe en el suelo.
El equipo comienza a dividirse.
avatar
Samuel Odem
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Kahlan el Sáb Dic 08, 2012 1:35 pm

Amras se levantó de la silla, se acercó y colocó una mano sobre mi hombro. Enseguida sentí esa extraña sensación recorrerme la columna vertebral. Se inclinó y me susurró al oído.

– Espero que tus intenciones no sean hacerle daño a Eztli ¡Humana!
- conteniendo el escalofrío no contesté mordazmente sino que me obligué a mi misma a callarme, él podría llevarme a Eztli y lo que era más importante para mi, podía hacer que no me viese como una amenaza.

Después se levantó y se marcho en busca de su baño, supuse. Cuando se hubo marchado exhalé para relajarme. Odiaba la sensación que esas criaturas me producían. Era como si mi cuerpo mandara señales de advertencia lo cual era bastante incómodo y contradictorio. Miré hacia Otoko que no se había perdido nada de lo ocurrido. El era un mestizo y era practicamente inofensivo aun así me daba escalofríos. Me acerqué a nuestra mesa.

- Estoy cansada -dije- subiré a mi cuarto- y me marché antes de que tratase de hacerme cualquier pregunta.

Antes de que el sol asomara sobre el horizonte me levanté y bajé a la taberna. Pedí que me calentasen agua para un baño y pagué por adelantado. El lugar estaba desierto y para cuando acabé mi baño y volví al lugar apenas había dos o tres comensales.
Subí las escaleras y relenticé mis pasos al llegar a la puerta de Otoko. Dudé por un minuto si debía contarle mis intenciónes. Sintiendolo mucho pasé de largo y me dirigí a mi cuarto. Nada más estuve dentro percibí un bulto extraño a mi izquierda, la silueta de un hombre. Rodé mis ojos hacia él con insolencia contenida.

- Nadie te ha invitado a pasar, Tate. ¿Acaso has olvidado las normas de cortesía? -dije molesta.

Tate dió un paso hacia adelante, el cuero de su armadura crugió y creí oir el tintineo de armas bajo su capa. La luz del sol bañó su alta figura. Solo le había visto dos veces y la impresión era siempre la misma, no inspiraba mi confianza en absoluto. Su largo cabello castaño caía grasiento hacia atras, necesitaba urgentemente un baño y un afeitado, pero lo que sin duda te invitaba a dar un paso a atras era el brillo sádico en los ojos.

- ¡Oh vamos! Tu no eres una dulce dama de la corte Khalan -dijo hacercandose más, me dio asco oirle pronunciar mi nombre -me di cuenta en cuanto puse mis ojos en ti -vi su mano moverse.
- Tócame y perderas algo más que la mano -siseé como advertencia.

Tate pareció darse cuenta de que mi advertencia iba en serio y dio un pequeño paso hacia atras quedando fuera de mi alcance.

- No hace falta que...
- ¿Qué es lo que quieres? -pregunté.
- Nos hemos unido para cazar -dijo ya más serio, me giré hacia él y crucé los brazos- Todos -añadió despues.
- ¿Y quieres que...? dije comprendiendo lo que decía.
- Tu y Otoko vengais tambien. Nos será más facil cazarla entre todos, no viaja sola por si no lo sabías.
- Si claro -dije conteniendo la risa -y despues vais a repartir el botin como buenos chicos ¿no es cierto?
- Por supuesto -dijo con seguridad.

Pero supe automáticamente que mentía, me habían mentido lo suficiente en mi vida como para saberlo con seguridad. No iba a caer en su juego aunque tenía que reconocer que era un plan brillante. No solo Otoko y yo ibamos detras de Eztli, habían al menos una veintena de mercenarios con el mismo propósito, cazarla a ella. Nos habían reunido a todos y nos habían advertido de lo peligrosa que era, un relato fantástico de sus terribles habilidades y de su inexistente moralidad. Eso había convencido a muchos pero además había otros incentivos. Una cantidad desorbitada de oro tanto por adelantado como a posteriori.

- No estoy interesada, gracias -dije despachandole con un ademán.
- Piensalo bien Khalan tenemos más posibilidad...
- ¿De morir mientras dormimos porque algún avaricioso piensa que si somos menos tocaremos a mas? Estoy bien como estoy gracias -dije indicandole la puerta.

Tate caminó hacía ella con la mandibula apretada se detuvo antes de abrirla.

- Si volvemos a encontrarnos no será en estos términos -dijo fulminandome con la mirada.
- Guardate tus amenazas Tate. Si volvemos a encontrarmos más te vale no atacarme, incluso ahora estás pisando terreno resbaladizo. Ahora largate antes de que resbales.

Tate salió hecho una furia y cerró la puerta de con fuerza. Oí sus pasos enfadados alejarse por el pasillo.

- Puerco -dije entre dientes.

Mientras recogía mis cosas no pude dejar de pensar en la amenaza de Tate, podía pelear con varios pero era muy consciente de mis límites y sabía que lo único que podía hacer con veinte era correr o enfrentarlos uno a uno. Además no estaba segura respecto a Eztli, algo en ella no cuadraba. Caundo había provocado la pelea ella simplemente se había escabullido de allí, sin luchar, sin hacer nada. No era ni sanguinaria ni peligrosa, no a menos que fueses directamente contra ella, sospechaba. De ese modo no iba a tomar parte en su caza ni por todo el oro del mundo pero tampoco iba a dejar que la cazaran esos animales sin advertirla al menos.

Bajé las escaleras, pagué mi cuenta y la de Otoko y salí fuera a esperar al fata. Comprobé si había algún rastro de Tate y sus chicos pero enseguida me decepcioné. Debían de estar en el bosque. El fata salió por la puerta y tapó el sol que asomaba con fuerza en el horizonte con su mano. Giró su cabeza par encontrarme esperando apoyada en en la pared. Se giró hacia mi y sonrió educadamente.

- Estas sola -dijo dandose cuenta que Otoko no me acompañaba.
- Tu tambien -dije dandole largas.
- No nos presentamos -dijo extendiendo su mano -Amras.
- Khalan -dije estrechandosela y comenzando a andar para que me siguiese.

No iba a seguir el rastro que Eztli y los otros habían dejado, caminaríamos paralelo a el durante un tiempo y dariamos un pequeño rodeo por si Tate tenía la intención de seguirme hasta Eztli. Si Amras se dio cuenta de ello no lo dijo ni lo mostró en su cara. Paramos para comer y descansar sin cruzar ni una sola palabra. Cuando nos pusimos en marcha de nuevo el aburrimiento pareción vencer.

- Asi que... ¿Que es lo que te pasa con los fata?
- ¿Disculpa, cómo dices? -dije sorpendida y algo envarada. Esa pregunta me había pillado completamente desprevenida y estaba asombrosamente cerca de la realidad. Tenía que darle crédito, era muy perceptivo y era obvio por su cara que esperaba mi reacción.
- Caminas muy alejada de mi, además ayer te pusiste rígida cuando te toqué -dijo Amras casi con triunfalismo -¿Que es lo que te pasa con nosotros?.
- Dímelo tu -dije a la defensiva y hacercandome más para demostrarle a él, y a mi msima, que podía tolerarle cerca.
- ¿A que te refieres?
- Obviamente a nada que sea de tu incunbencia -dije medio sonriendo, ni siquiera yo comprendía mi reacción hacia ellos, además no iba a darle ninguna explicación.

Amras se paró en seco y miró hacia atras por un segundo. Me paré apenas unos pasos más adelante y me di cuenta de lo que era. Alguien nos seguia y si no me equivocaba serían Tate y sus muchachos.

- ¡Fata! -dije llamando la atención de Amras -si tienes urgencias personales metete entre los arboles pero haz el favor de no hacerlo en el camino.

El reaccionó a mi grosería y por suerte emprendió de nuevo la marcha. Aceleré el paso pues no sería bueno que Tate nos alcanzara, debiamos poner distancia entre ellos. Amras no volvió a hablar de nuevo, obviamente era consciente de que nos seguian y pensé que desconfiaba más de mi que nunca pues volvía la mirada disimuladamnete hacia atras de vez en cuando. Una de las veces incluso se golpeó la cabeza con una rama baja haciendo que la cinta que rodeaba su frente quedase enganchada.

Con una rapidez asombrosa, y con lo que deduje que era urgencia, colocó de nuevo la cinta en su lugar. No me pasó desapercibido algo dibujado en su frente, aunqiue no pude fijarme en qué era exactamente.

- ¿Por qué lo escondes? -le pregunté con curiosidad.
- Obviamente, no es algo que sea de tu incumbencia -dijo usando mis propias palabras y mi mismo tono.
- Touché -dije a modo de rendición.

Tras un rato nuestros perseguidores parecieron alejarse. Vimos el humo de una hoguera y aceleramos el paso sin decir nada. Debían de ser ellos. Cuando llegamos al pequeño claro la visión de las llamas me golpeó súbitamente. En vez de unas crepitantes llamas anaranjadas, estan eran completamente azules. Amras maldijo en voz alta antes de inspeccionar todo el claro. Había cosas tiradas elrededor de la hoguera como si lo hubiesen dejado todo subitamente, pero no había nadie allí.

- ¡Aquí! -dije a Amras señalando las pisadas recientes en el suelo.

En vez de pararse, pasó de largo y se adentró en el bosque corriendo. Sin entender su reacción le seguí tratando de mantener su desenfrenado ritmo. Varias veces traté de llamar su atención pero parecía tener urgencia, no sabía si se debía a las llamas azules o a otra cosa. Obviamente no era algo bueno. Cuando Amras frenó casi me dí de bruces contra él. En otro claro había una concentración de personas. Sentí un gran escalofrio recorrerme la columna y miré a cada uno de ellos mientras trataba de recuperarme de la carrera. Allí estaba Eztli, menuda, pálida y envarada junto con su caballería que estaba igual de tensa que ella. Pero además había dos más a los que no había visto jamas. Un muchacho y una muchacha que los enfrentaban silenciosamente, había algo en ellos que no podía explicar, algo frio y atemorizante. Recordé las llamas azules...

- Mierda -dije en voz lo suficientemente alta.


«El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban».
(Kate Millet)
Kahlan
Kahlan
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Eztli el Vie Dic 14, 2012 9:10 pm

El viento en la cara. El sonido que hace al pasar entre las ramas. La tierra bajo mis botas. Las hojas en el suelo, en las ramas, en el viento. El olor a tierra húmeda, a madera, a arbusto... Me muevo despacio, con cuidado, y todo parece cobrar un sentido nuevo. Una rama cruje bajo mi bota. Sonrío.
- ¡Eld!
El canto de los pájaros, el correteo de las ardillas, la presencia de cada ser. De algún modo, todo eso forma parte de El Eld. Y a la vez no: El Eld posee su propia identidad, independiente de los seres que lo habitan. Los apresurados pasos de mis compañeros tras de mí. Me relajo, y la remota parte de mí que seguía alerta se vuelca también en el bosque. Y empiezo a ver, a ver de verdad. Es hermoso.
- ¡Eld! ELD -rio ante lo absurdamente simple y corto del nombre propio de este lugar.
Entonces mis compañeros se paran. Me paro yo también. El Chandrian está allí,y Beinwin también. <<Bien.>> Empiezo a pronunciar el largo y complejo nombre del Eld, confiando en que los demás me cubran las espaldas mientras termino con lo que estoy haciendo. Pero lo que ocurre casi me desconcentra: Kvothe me agarra por el codo y nos alejamos de Rasec. Una pequeña parte de mí grita preguntas desde el fondo de mi mente, pero la acallo y miro intensamente a mi alrededor, temerosa de perder la visión. Y pronuncio el nombre de nuevo.
- Eld... -Algo cambia en el aire. Sonrío. -¡Ja! -Les dedico una breve mirada triunfante a mis compañeros. Parto mi mente en dos y dejo que una de las partes siga volcada en la contemplación del bosque. - Bueno, ¿qué acaba de pasar? ¿Por qué nos hemos ido? Si estaba allí... ¿Y por qué...?
- Por lo visto el Chandrian quiere "parlamentar" -casi escupió esa palabra-, pero solo con Beinwin... -pareció que fuera a añadir algo más, pero se limitó a hacer una mueca y negar con la cabeza.
- ¡¿Qué?! ¿Por qué? Va a hacer que nos enfrentemos entre nosotros otra vez... ¿Pretende llevar a Beinwin a su bando?
- Eso parece.
- ¡NO! -Sam y yo dimos un brinco-. No... -repitió más relajado.- Beinwin jamás se dejaría engañar por un Chandrian.
Los tres nos quedamos callados,tensos, mirando en dirección al lugar donde están nuestros enemigos y nuestro compañero.
- ¡Mierda!
Los tres nos giramos. Allí plantados, a pocos metros de donde estamos están Amras... y la mujer que me había estado observando.
- ¡Tú!
- Eztli, tengo que hablar contigo.
<<Sabe mi nombre. Claro.>>
- Amras -espeto, ignorando a la mujer-. ¿De qué va esto? ¿Acaso estáis con el Chandrian?
- ¿Por quién me tomáis, Eztli? -Me dirije una mirada realmente ofendida.- ¡Claro que no estoy con él! Ya dije que no quería tener nada que ver con él. Y tampoco tengo nada que ver con esto -señala a la mujer-. Solo he ayudado a esta dama a encontraros porque dice que tiene que advertiros sobre algo... Y yo también debo advertiros algo, mi lady.
<<Entonces, ¿la tipa no quiere atacarme? Estupendo, un problema menos, por ahora...>>
- Eztli -la mujer hace amago de acercarse a mí, pero se detiene al ver mi mirada-, me llamo Khalan, y...
-Ahora no.
- Mi lady, si no os importa, quisiera deciros ya lo que he venido a decir para poder marcharme de aquí cuanto antes.
- Ahora no. Además, no podrías salir de aquí de todos modos. Nadie puede entrar ni salir. -Sonrío a modo de disculpa.- Lo lamento, mi señor, es una precaución necesaria. No queremos que se nos vuelva a escapar... ¡¿Qué demonios...?!
Acaba de sonar un fuerte ruido desde donde está el Chandrian. Miro a Kvothe y a Sam. <<Qué mala cara tiene Sam...>>.
- ¿Kvothe? ¿No deberíamos ir ya?
Él parece estar haciéndose la misma pregunta. Sam, por su parte, no parece estar en condiciones de preguntarse gran cosa.
- ¿Sam?
Él me mira y asiente distraidamente. <<Bueno, vamos allá. Ahora vas a responder a mis preguntas, Rasec.>>
Eztli
Eztli
Re'lar Secretario
Re'lar Secretario


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Admin el Dom Dic 16, 2012 9:16 pm

- ¿Kvothe? ¿No deberíamos ir ya?
Yo asiento, con el pulso algo acelerado. Deberíamos ir. Debemos ir. Porque no quiero creer que le han hecho daño a Beinwin, sino... Se comerán sus sucias palabras diplomáticas. Me pierdo en mis imaginaciones durante un segundo, pero vuelvo a la realidad a tiempo de ver como Eztli echa a correr y yo la sigo.

Sam y el fata nos seguen de cerca, pero parece ser que Amras se lo piensa dos veces y para. Dejamos de oírle a él y a la chica mercenaria que buscaba a Eztli. Nos adentramos más en el bosque. Eztli vuela entre las hojas, esquiva cada rama... Sí, quizás sí conoce el nombre de aquél lugar. Bueno, es evidente que lo conoce, no es ninguna mentira, pero aún así algo así de grande no me entra en la cabeza. Eso sí que es un gran nombre. El nombre de un lugar. Paramos en seco mientras que Sam cubre nuestra espalda. Lo que veo me deja descolocado:
Beinwin está tumbado en el suelo, de espaldas, con una mancha de sangre que cubre su ropa azul. Le sale sangre de su cabeza, aunque poca, pero tiene una herida muy fea en el abdomen. Está casi en el mismo sitio en el que lo dejamos, pero el chandrian sonríe esta vez. Y en su sonrisa sobrenatural, se cuentan más dientes de los que correspondría a un ser humano. Desde la orilla del claro, aún a esa distancia, puedo ver que Beinwin respira. La ira y el rencor afinan mis sentidos.
Desenvaino la espada mientras me lanzo hacia ese chandrian. Él se levanta apresuradamente y me esquiva en el último segundo. Sonríe. Yo vuelvo a alzar la espada, en guardia alta, pero éste me da un fuerte puñetazo al estómago, me quedo sin aire durante un segundo, y no puedo hacer más que bajar la espada. Respiro poco a poco, me acerco otra vez al círculo donde estamos danzando. Él ya no sonríe, pero me mira como si lo hiciese. Luego baja las vista descaradamente al cuerpo de Beinwin. No puedo aguantarlo y me lanzo hacia él. Le doy bajo las costillas y le hago un corte sangrante, pero no es algo demasiado grave. Vuelvo a aproximarme a él, pero Sam me lo impide. Él se adelanta unos pasos y me mira de reojo, indicándome con la cabeza que me vaya, pero yo no quiero. Él se gira levemente y me empuja con fuerza mientras dice:

- Los sentimientos nublan tu mente.

Me aparto. Tiene razón. Sam empieza a luchar, como otras veces que le he visto hacer, con los tatuajes que oculta. Y parece que va bien, mucho mejor que en los entrenamientos. pero no me entretengo en esas cosas, me arrastro hacia donde está Beinwin y le tomo el pulso. Tiene un pulso fuerte y regular, bien. Pero no puedo dejar que se desangre. Hago jirones su capa e intento taponar la herida primero y luego hacerle un torniquete. No lo aprieto mucho, pero para el momento servirá. Cuando me levanto, más calmado y tranquilo, veo a la chica a unos metro de mí, mirándome pensativa. De reojo veo que Eztli y Sam están luchando contra el chandrian, ella en la retaguardia, quizás preparando algo. Yo me encaro a esa mujer que me atacó. Esta vez no saldrá viva. De un bolsillo de mi capa saco rápidamente cuerda y cera. Antes de acercarme más, grito:

- ¡Eztli, estrecha el círculo! De aquí no salen vivos.



*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
Admin
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Dinael el Dom Dic 16, 2012 11:03 pm

He estado observando mientras se desarrollaba la pelea y he visto que si que han progresado, que trabajan en equipo, pero que ninguno parece haber hecho nada nuevo solo que el bosque tiene un aire hostil pero no le doy mas importancia.
Me quedo abstraida un momento mirando, y veo que el pelirrojo se lanza a por mi.
-¡Cojeme esto!Y le tiro una piedra.
El se queda descolocado, la coje y me mira extrañado le sonrio y digo
-Buenos reflejos y ahora que se te han bajado un poco los humos a pelear
Me mira con cara de odio contenido y veo que se le oscurecen los ojos, empiezo a sentir lo que siente antes de la batalla, esa excitación insana, ese gusto por la sangre, y sorprendiendolo me tiro hacia el.
-Vamos!
Entro con una de las dagas, pero sin sacar ningun poder, no quiero que se sepa eso por ahora, puesto que me puede salvar de una mala situacion.
Finta y esquiva la daga con soltura, voy a darle con el puño abierto en la cara pero lo para.
Parece que se pueda anticipar a todos mis movimientos.
Entonces recuerdo fragmentos de un tal Kvothe, que estudio con los adem...
Si es el va a ser mas dificil matarle de lo que pensaba, asi que me decido y empiezo a ponerme seria.
Murmuro el nombre del agua y hago una pelota con la humedad del ambiente y se la lanzo a la cara.
Logro que le entre en los ojos y le agarro un brazo, pero sin saber como estoy en el suelo.
Mi superioridad a la mierda.
Me pone una daga en el cuello y dice:
¿Se han dado la vuelta las tornas eh querida?
Escupo y de pura rabia saco los brazos y me lo quito de encima
Me lo quedo mirando y veo que me mira con los ojos muy muy abiertos y digo
Desde luego querido...
Dinael
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Samuel Odem el Miér Dic 19, 2012 7:48 am

El aire se vuelve pesado. Noto como todo empieza a sentirse... extraño?
Y entonces me detengo a medio ataque. El bastardo de el Chandrian tambien lo hace extrañado por mi comportamiento.
Etzil se para y rodea rapidamente al Chandrian para venir a mi lado. Veo un atisbo de ojos azules en su iris pero es tan rapido que no consigo saber si es real o no.
Entonces Rasec empieza a reir. La extraña combinacion de sus dientes afilados y numerosos con su risa diabolica me parece tan normal.
Retrocedo un paso y lo mismo hace Etzil. Entonces el nos mira y señala hacia tras de mi.
Me volteo rapidamente y me quedo palido. La Aprendiz se habia sacado su capa frente a Kvothe y estaba arrodillada.
Pero el echo de que kvothe retrocediera rapidamente me iso prestarle atencion. Sus brazos estaban llenos de zarzas y se movian rapidamente.
Cruzaban sus brazos a velocidades increibles. Estabamos perdidos.
De no ser por la rapida intervencion de Etzil.
Rapida como el rayo se avalanzo con mi espada, en dirección de la Aprendiz. Disminuyo su velocidad a medio camino y salto increiblemente alto. Levanto sobre su cabeza, mi espada y grito.
Sus miradas se encontraron en el momento exacto en el que Etzil empezó a caer.
Dinael levanto un brazo y las sombras se despegaron de su piel como tentaculos, negros como lanoche, en direccion a Etzil.
Entonces lo vi. Los ojos de las dos. Uno eran de un frio negro mientras que los otros eran azules en constante movimiento. Como las aguas de un rio.
Entonces algo me golpeo en el costado derecho. Era la tipa que decia conocer a Etzil. Podia no parecer gran cosa, pero me derribo a suelo. Lo mismo pasaba con kvothe, el fata se colocaba etre el y las chicas. Y entonces nada.
Escuche como golpeaba el suelo, una exclamacion de Rasec y el grito de alguien...
avatar
Samuel Odem
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Kahlan el Miér Dic 19, 2012 4:41 pm

Reprimo las ganas de golpear a Eztli por su tono airado. No podía esperar un trato mejor despues de todo no me conocen y no tienen razones para confiar en mi por lo que mis intentos de advertirla de lo que ocurre son infructuosos.
Pero algo pasa y todos corren hacia el interior del bosque de nuevo por lo que no puedo siquiera decir nada más. Frustrada decido seguirles de nuevo, "La avisaré de los mercenarios que van tras ella, y me largaré. No se me ha perdido nada aqui, además este lugar me da escalofrios" pienso.

Corro más rápido para que no me dejen atrás pero choco contra algo que me hace caer al suelo. Cuando consigo fijarme veo un puño cerrado que se dirije a mi cara. Consigo esquivarlo por poco y devuelvo el golpe. Se oye el ruido sordo de alguien que cae al suelo y para cuando consigo apartar el pelo de mi cara veo al mercenario correr para ocultarse entre los arboles.

- ¡Maldita sea! -digo al darme cuenta de que el grupo de mercenarios que va tras Eztli está más cerca de lo que yo pensaba.

Me levanto con tanta rapidez que tropiezo con mis propios pies pero consigo mantenerme erguida hasta estabilizarme. Para cuando encuentro al grupo de nuevo están enfrascados están enfrascados en una pelea. Por instinto doy un paso atras al observarles y me quedo paralizada como si observase todo a traves de una ventana.Largos tentaculos salen del cuerpo de la muchacha. ¿"Donde co** me he metido?". Observo al pelirrojo retroceder ante ella y al otro reir siniestramente.

Capto algo que se mueve entre los arboles y percibo el sutil sonido de algo al ser lanzado. Sin pensarlo un segundo me lanzo hacia donde el va proyectil y derribo al que lleva una oscura capa. Caemos con fuerza en el suelo y veo que se va a lanzar contra mi hasta que se da cuenta de la entrada de una media docena de mercenarios en el claro. Son algunos de los mercenarios que se han unido para cazar a Eztli. no están todos, deben de ser una avanzadilla.

Me levanto de un salto y tiro de la capa del hombre hacia arriba para que se levante tambien pero un par de mercenarios ya se lanzan contra nosotros mientras el resto buscan otros objetivos. Esquivo el mandoble de una espada mientras busco un puñal escondido entre mis ropas con urgencia. Para cuando quiere atacar de nuevo tras fallar ya tengo hundido el puñal hasta la empuñadura en su costado.

Enseguida me ataca otro, esquivo y golpeo cuanto puedo retrocediendo, no se lo que hacen los que están a mi alrededor pues mantengo mi atención en la que ahora me ocupa. No dejar que nada me hiera de gravedad pero lo que menos quiero es que ninguno de esos oscuros tentaculos me toque por nada del mundo.

Siento que algo me golpea en la espalda haciendome caer de rodillas, cuando me giro ve el brillo metálico y filoso de una espada que se mueve contra mi... se que no puedo esquivarlo



«El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban».
(Kate Millet)
Kahlan
Kahlan
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Rasec el Vie Dic 21, 2012 9:27 pm

Bien han decidido luchar, aun no son un equipo pero trabajan juntos si logro que sus propósitos se mezclen creare una confusión entre ellos.

ajajajaja! Mercenarios? Por favor, vienen contigo preciosa?

No idiota no ves que acabo de matar a unos?

Hummmm. Bien después me encargo de ti.

Veo que vienen mas mercenarios ahora son una veintena.

Sam que te parece si... me ayudas con los mercenarios?

Ni loco, yo me encargare de ti...

No acaba de decir lo que queria porque le doy una patada y lo empujo hacia los mercenarios. Cunado se levanta 4 ya estan soobre el.

Gracias.

Tres mercenarios vienen por mi. Con mi lanza atravieso a uno. A otro le doy un golpe en la cabeza con ella y cuando esta en el suelo se la encajo y al ultimo se la lanzo y le da en el pecho de lleno.

Eztli...? Ya has dicho el nombre del Eld me equivoco?

Jajaja no y ahora no escaparas. Maldito Chandrian de pacotilla.

Le dedico mi mejor sonrisa. Esto no me lo esperaba pero no es de sorprender. Noto que el ambiente cambio. Se siente como el Eld se vuelve mas denso. Al parecer se esta acabando el día. Aun tengo que encargarme de ellos. Sam se ha liberado de los mercenarios, veo que la chica nueva por asi decirle ataca a unos mercenarios y noto que Amras también. Kvothe esta en el suelo Dinael lo a atrapado con sus brazos

Dinael no lo mates aun es muy importante que lo matemos sin arte oscuras o los otros Chandrian lo sabran y lo que menos quieres es que te encuentren o no?

Si maestro. Pero me enncargare de ayudarte con los demas.

Encantado.

Viene otra oleada de mercenarios y nos encargamos de ello.

ien ya vasta mercenarios!! Salgan y den la cara todos los que estén por aya! Mientras creo que querrán discutir porque mi regreso no?- Veo que se acercan amenazadora mente- Esta bien creo que no. Peeero primero lo primero vine a avisarles que alguien mas quiere la daga de Sheridan. Si alguien mas según mis investigaciones es un tal Medieval y otros mas. Jajaja así que apúrense si no quieren mas entrometidos- Veo a la mercenaria- ok? Eso era todo.... aaa no y encontré una runa antigua que no me sirve es tuya Amras- la lanzo y con la punta de mi lanza que tiene la runa de *abrir* la encajo a la runa tira del tal Otoko, justo a lado de ella dice Amras...Y el se pone tenso y sus ojos cambian de color, ya esta controlado.


Última edición por Rasec el Vie Ene 11, 2013 5:09 am, editado 1 vez
Rasec
Rasec
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Eztli el Lun Dic 24, 2012 8:13 pm

-¡¿Pero qué demonios...?!
De repente el claro está atestado de gente. Oigo una voz familiar. <<¡Amras!>> No entiendo nada. <<¿Y la mujer, Khalan?>> La busco con la mirada.
-¡No! -un hombre está a punto de clavarle la espada- ¡Ni lo sueñes, desgraciado!
Me lanzo a por el hombre, apartándolo de ella. No sé muy bien porqué la ayudo. Vienen más hombres. Cuando quiero darme cuenta estoy en un tres contra una. <<¡Maldita sea, no tengo tiempo de jugar con vosotros! ¿Y el chandrian? ¿Y la niña?>> Estoy en apuros. Entonces uno de los hombres cae, seguido rápidamente por otro, cortesía de Khalan. Hundo mi daga en el vientre del restante, y cae también.
-Estamos en paz -me dedica una sonrisa extraña.
Peino el claro con la mirada, ignorando a Khalan.
-¡Rasec! ¡Dinael! ¡Mierda!
Dinael tiene atrapado a Kvothe.
-Dinael no lo mates aun es muy importante que lo matemos sin arte oscuras o los otros Chandrian lo sabran y lo que menos quieres es que te encuentren o no?
-Si maestro. Pero me enncargare de ayudarte con los demas.
Dinael suelta a Kvothe y viene a por mí, con una sonrisa terrible dibujada en los labios. Los ojos negros como la noche. Sus macabros brazos preparados para atacar. Le dedico una sonrisa sádica. Empuño con firmeza la espada de Sam.
-Kvothe, ¿todo bien? -grito por encima del estruendo-. ¿Sam?
No llego a saber si me han contestado. Unos mercenarios corren hacia Dinael y yo, pero ella los lanza lejos con esos brazos suyos.
-No os metáis. Esto es entre nosotras...
<<Esto no va a ninguna parte>>.
-¡Rasec! Me convocaste aquí ofreciéndome información, y lo único que encuentro es una niñita con carencia de atención y un juguete demasiado peligroso... -la mirada de Dinael me hiela la sangre- ¡Deja de esconderte tras esta cría y dinos ya lo que quieres! ¡Maldita...!
Esquivo justo a tiempo un golpe que me habría dejado inconsciente. Me enzarzo en una pelea con Dinael. Aguanto un rato, pero tiene una fuerza extraña, y yo ni siquiera puedo estar al cien por cien en la pelea; no me atrevo a centrarme demasiado en otra cosa que no sea El Eld. Entonces consigue pillarme por sorpresa, me atrapa, me levanta y me retuerce.
-¿Qué hago con la mestiza, maestro?
-No te pases, Dinael. Quiero tener una charla con ella... Jajaja
-Por.. AHHHHHH Por fin estamos... de a-acuerdo en algo, capullo...
Dinael no deja de estrujarme entre sus largas extremidades. El dolor empieza a nublarme la vista. Trato de resistirme, en vano. Intento usar la espada, que sigue en mi mano, pero no tengo movilidad.<<Maldita sea... Si me desmayo perderé el nombre del Eld. De hecho, de seguir así...>>
Eztli
Eztli
Re'lar Secretario
Re'lar Secretario


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 2 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.