Tres días de Kvothe
Tres días de Kvothe
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» Presentación
por Ricci Hoy a las 3:30 pm

» Mi Presentacion
por Ricci Hoy a las 3:28 pm

» La Mancomunidad duerme 2.0
por Netalia Ayer a las 10:30 pm

» CUESTIONES
por Xaiet Vie Sep 25, 2020 8:05 pm

» ¿Coincidencia?
por Xaiet Vie Sep 25, 2020 4:50 pm

» Elige al mejor personaje (videogame edition)
por Edeus Jue Sep 24, 2020 8:14 pm

» 10 libros que tengan...
por Edeus Jue Sep 24, 2020 8:09 pm

» Escrales
por Maestro de los Carromatos Jue Sep 24, 2020 8:04 pm

» "Lo que voy a contaros pasó hace mucho tiempo" Eje cronológico
por Kvothe Ciridae Lun Sep 21, 2020 9:59 pm

» Sumario Especulativo 18: "Mirar demasiado puede impedirte ver" Especulaciones sobre como nos engañan nuestros ojos
por Kvothe Ciridae Lun Sep 21, 2020 8:30 pm

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

¿Qué personaje de la saga se ganó tu odio?

El gremio de élites  - Página 3 03101152%El gremio de élites  - Página 3 031012 52% [ 510 ]
El gremio de élites  - Página 3 03101118%El gremio de élites  - Página 3 031012 18% [ 179 ]
El gremio de élites  - Página 3 0310112%El gremio de élites  - Página 3 031012 2% [ 15 ]
El gremio de élites  - Página 3 03101117%El gremio de élites  - Página 3 031012 17% [ 165 ]
El gremio de élites  - Página 3 0310114%El gremio de élites  - Página 3 031012 4% [ 42 ]
El gremio de élites  - Página 3 0310112%El gremio de élites  - Página 3 031012 2% [ 18 ]
El gremio de élites  - Página 3 0310116%El gremio de élites  - Página 3 031012 6% [ 59 ]

Votos Totales : 988

Twitter
Twitter

El gremio de élites

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Admin el Jue Dic 27, 2012 12:09 am

La tonta de la seguidora del chandrian ha cometido un grave error. Y ése es darme la espalda.

Me levanto del suelo a la velocidad del pensamiento, desenvaino Cesura y Dinael, queque sujetaba a Eztli, tiene el tiempo justo para girarse mientras se aparta madio paso, tambaleante. Pero Cesura ya ha probado el sabor de su sangre. Tiene una herida que le cruza el antebrazo de arriba a bajo. No es mortal, ni mucho menos, pero la sangre siempre dificulta el movimiento, por no hablar del dolor. Eztli aprovecha para hacerle la trabanqueta y ella cae de espaldas. Con una furia inusitada, Eztli se lanza encima de Dinael y empieza a golpearla. Sam y yo no sabemos como reaccionar. Hasta que lo vemos claro: siguen acudiendo mercenarios al campo de batalla.

- Sam, enciende una hoguera, por favor.


- ¿Pero qué dices? Este no es momento para calentarse,¿no ves que hay...? - Yo lo acallo con una mirada de súplica y él accede.

Con prisas (y con bastante talento) enciende un fuego pequeño con su yesca. No tiene madera con que mantenerlo y hacerlo crecer, pero es suficiente para mí. Corto el pelo de un mercenario muerto, me acerco al pequeño fuego y murmuro un vínculo entre el mercenario muerto y los que están entrando. De repente, éstos empiezan a notar calor, un calor asfixiante. Veo como empiezan a sudar. Algunos, desconcertados, se pasan la mano por la feente, pero no dejan de acercarse. Yo me pongo en pie y los miro fríamente. Me aclaro la garganta en silencio, con mi mejor voz de Táborlin el Grande.

- Habéis venido a por Eztli, ¿verdad? ¿Qué os han prometido? ¿Que sería fácil y sencillo? ¿O que sería complicado pero la suculenta recompensa lo merecía? - Hice una pausa. - En cualquier caso, os han engañado. No podéis con ella, está fuero de vuestro alcance. En este claro hay cosas con las que nunca querríais haberos topado. Tenéis tiempo, sin embargo. Todavía podéis marcharos. Pero si permanecéis un segundo más aquí. No sólo ella os matará, sino que yo me encargaré personalmente de destriparos y beber de vuestra sangre apestosa. Marcháos. YA.

Algunos pareció que se lo pensaron. Otros no. En ese momento, Sam se puso en pie, mostrando sus tatuajes. En ese momento también, Eztli levanta la cara. Todavía golpeaba a Dinael, que lo esquivaba como podía, pero sus puñetazos no eran demasiado dañinos. La cara de Eztli acaba por convencer a los mercenarios: pues Eztli parecía poseida, sus ojos llenos de ira eran dmeasiado oscuros y su pelo largo se pegaba a ella, cubierto de sangre seca de alguno de los allí muertos, o quizás de la propia Dinael. Sonrie. Entonces todos se deciden por huir. Los que están más lejos se atreven a dar la espalda, los demás retroceden marcha atrás.

- Bien, un estorbo menos. Concentrémonos en lo nuestro. - Dice el chandrian.

- Maldito... ¡Yo quiero lo que me prometiste!
- Gruñe Eztli y Dinael aprovecha para escabullirse.

Sam lo ve y se lanza hacia ella. Ambos rodan por el suelo, pero demasiado lejos para que Eztli o yo podamos hacer nada de momento. Ambos nos concentramos ahora en la sonrisa sieniestra de ese crío. Nos acercamos a él y vemos la tensión que aparece en su cara.

- Confiabas en volver a escapar, ¿verdad...? - Dice Eztli. - En realidad eres mucho más cobarde de lo que creíamos. Planeabas que en cuanto perdiese el nombre del Eld, huir con esa chica, pero las cosas no te han salido bien. No vas a huir y créeme, no váis a ganar. Préparate.


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
Admin
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Dinael el Dom Dic 30, 2012 3:31 pm

Oigo lo que dice Etzli y no se que hacer tengo un corte en el brazo del que sale bastante sangre, no es que me duela mucho pero es incomodo para pelear.
Me arranco un trozo de camisa y me hago una venda.
Kvothe,Sam y el resto me miran el cuerpo con los ojos muy abiertos.
¿qué?, ni que nunca hubieseis visto el torso de una mujer.
Ellos siguen mirando asi que intrigada miro.
¿que coño?
Veo que tengo un tajo de un palmo de largo y de dos dedos de profundo, muy cerca del higado.
Lo mas raro esque no se como me lo he hecho.
Se me enturbia la vista.
Me derrumbo sobre las rodillas.
Ra...se..c...
es lo ultimo que logro decir antes de caerme inconsciente
Dinael
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Kahlan el Miér Ene 09, 2013 11:50 am

Todo el ruido de la pelea queda silenciado. Aprovecho para quitarme de encima a uno de los pocos mercenarios que quedan que no han huido por la bravata del pelirrojo y le golpeo entre los ojos para que quede inconsciente.

La muchacha de los brazos de sombra está en el suelo de rodillas sangrando profusamente por el vientre, su mano trata de tapar la hemorragia sin exito y mira la sangre como si no entendiara lo que le pasa. Abre la boca para hablar y emite un sonido apenas audible que hace reacionar al otro muchacho. Su cara de horror es más que evidente, seguida por dos expresiones mas....enfado, venganza...

Un escalofrio recorre mi columna vertebral y se que algo horrible va a pasar. Una vocecilla en mi cabeza me susurra algo... Corre, Kahlan


«El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban».
(Kate Millet)
Kahlan
Kahlan
El'the Nominador
El'the Nominador


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Rasec el Vie Ene 11, 2013 5:37 am

Maldiciòn. Dinael esta herida. Los otros me miran y se comienzan a acercar, es hora de usar a Amras. La runa esta allì pero no esta activa, tendré que encender su fuego.

Bien ustedes tienen un punto a favor... pero aun no son un equipo. Amaras me oyes?

...

Venga habla Amras- Dice Khalan

Què le pasa?

Amras...

Me imagino que Kvothe conoce la posesión con runas. Me equivoco Ruh?

No...dime que no lo has echo...verdad maldito Chandrian! Eso es felonìa!

Parezco alguien que le importe la Ley de Hierro?

Me concentro, tomo mi daga y hago un corte en mi pulgar, escribo el nombre de Amras.

bien. 3...2...1...

Escribo la runa de posesión en el suelo.

Amras!!Atacalos

Al instante Amras los ataca. Veo como lanza una estocada al chico llamado Samuel. Èl la esquiva. Kvothe salta en su defensa pero Amras es mas rápido y le de un puñetazo... Kvothe con movimiento fluido logra estabilizarse.

Què le has echo?!

Lo posei ahora es mi espada... no suena mejor, mi títere con espada

Mientras Amras reparte estocadas como un sacerdote de Telhu reparte engaños, voy por Dinale.

Dinael! Vamos

Esta desmayada. La llevo hacia el borde del claro y tomo una rama, con un poco de secretos Chandrian enciendo fuego azul. Apilo mas ramas junto a la encendida y pongo una punta de flecha allí

Dinael escúchame se que me oyes- La toco y nos comunicamos-Cuando despiertes, que será pronto o morirás, usa tus brazos oscuros para tomar la punta de flecha y cauterizar tu herida, servirá al menos para que pares esa hemorragia, te cuidado de tus órganos, tengo que hacer algo por eso no puedo ayudarte y aparte esta es tu prueba de Regreso luego te la explicare. Estas ahí. Despierta. Llega a tu parte Chandrian.]

Eztli, toma la daga de tu padre, obsequio de mi parte, él ni se defendió jajajajajajajja

Maldito bastardo!!!

Asì me han llamado- le lanzo una pataada, mas que pada parece un paso de baile peligroso y al contacto casi cae-Es hora del verdadero juego
Rasec
Rasec
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Eztli el Dom Ene 13, 2013 4:43 pm

Atrapo al vuelo la daga que me arroja Rasec y siento que me empieza a hervir la sangre. Ni siquiera le doy importancia al hecho de que, en teoría, ya me hubiese dado ese mismo objeto en nuestro anterior encuentro; ni a la extraña sensación que me produce <<no pertenece a este mundo>>. ¡¿Cómo se atreve a hablar así de mi padre?! ¡Mi padre no era ningún cobarde! ¡Para hablar de mi padre, este sucio monstruo traidor tiene que lavarse la boca! << Eso no lo sabes -susurra una vocecilla desde el fondo de mi mente-. No conocías tan bien a Sheridan. Apenas le recuerdas.>> Pero me niego a escucharla. Sé que mi padre era un buen hombre. Y sabré un par de cosas más cuando esto haya terminado.
Amras se lanza hacia mí, pero yo no me muevo: sé que Kvothe lo tiene bajo control. Amras se detiene de golpe a apenas medio metro de mí.
- Empezaba a ponerme nerviosa, Kvothe -digo con una sonrisa torcida.
- El único que debería ponerse nervioso aquí es ese Chandrian -no hay ni un atisbo de broma o júbilo en su voz, tan solo una fría y firme determinación.
A cierta distancia, Dinael emite débiles lamentos desde el suelo. Rasec hace caso omiso, pero se nota que está preocupado: pone demasiado empeño en no mirar hacia ella. Sam se coloca a mi lado. Me mira brevemente y ambos asentimos con la cabeza. Los dos sabemos cuál es el siguiente movimiento. Me lanzo sobre Rasec empuñando la espada con ambas manos, esperando que Kvothe, que ahora está ocupado a unos diez metros, haya llegado a la misma conclusión que nosotros: ya hemos aguantado bastantes tonterías, es hora de acabar con esto. Rasec intercepta mi estocada con la lanza. <<Bien, bailemos un rato y luego cantarás para mí>>. Solo espero que Amras no nos robe demasiado tiempo...
Eztli
Eztli
Re'lar Secretario
Re'lar Secretario


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Admin el Lun Ene 14, 2013 9:16 pm

Me concentro en pararlo, quiero evitar hacerle daño e intento inmovilizar sus extremidades con simpatía, pero no tengo una fuente de calor. Sé como pararlo definitivamente, pero puede ser muy, muy complicado. Mirando fijamente a Amras, mientras éste lucha por moverse, como una marioneta, grito:

- ¡¡Khalan, ocúpate de esto un segundo!! ¡¡Chicos, cubridme!!

Empiezo a correr en dirección, aparentemente, a Rasec. Suelto a Amras y éste tarda un poco menos en librarse del todo de mi hechizo del tiempo que tardo yo en cruzar medio claro. Escucho a Khalan soltar una exclamación. Ha desenvainado la espada y ahora lucha contra una marioneta gigantesca a la que no debe dañar. Rezo para llegar a tiempo. Rasec se pone en pie, erguido y se pone en posición de atacarme, cuando por fin Sam y Eztli reaccionan y se acercan a él. Ella se desliza por la izquierda y Sam se acerca de frente-derecha. Cada vez me acercaba más a Rasec y ellos no podían esperar mucho más, se lanzan a él. Sam alzó la espada en alto y sus tatuajes se extienden por su acero también, moviéndose en espirales tétricas. Eztli tenía los puños apretados, mirando a la vez el suelo bajo los pies de Rasec y el mismo Rasec. Parecía concentrada y yo notaba ese ambiente. Me alegré. No íbamos a aguantar a ese crío durante mucho más. De repente, del suelo emergió una raíz gruesa y llena de tierra, que hizo perder el equilibrio a Rasec durante un segundo. demasiado tarde, porque a menos de medio metro ya tenía a Sam. Yo me apresuré también, consciente de los apuros que sufría Khalan contra semejante oponente. Momentos antes donde había estado Rasec se encontraba en el suelo un círculo lleno de runas. Era un error, un descuido de idiotas y prepotentes. Las estudié con prisa. Sólo hacía falta borrarlas, pero quería saber para que servía cada una, para evitar que Amras se quedase atrapado en algún hechizo mal deshecho. Sionreí, triunfante. Kilvin siempre había sido muy estricto con las normas y manet nunca me habría permitido aprender runas tan peligrosas, pero era famoso por mis peleas con las normas. Esas runas eran nuevas, pero estaban basadas en las runas de la resistencia, la fortaleza y la dureza de los materiales. Alguna vez había visto la runa de la resistencia en pesados aparatos que tenían funciones peligrosas y ésas sólo tenían pequeños cambios, con unas runas realmente extrañas, que imaginaba que serían las de dominación, pero nada que no tuviese ya grabado en mi cerebro para posterior estudio. Borré lentamente las de dominación y también la primera, que supuse que debía ser la que representaba a Amras. Me giré.

Amras cayó al suelo y Khalan me miró. Sonrió y me hizo el signo de victoria, pero todavía no habíamos acabado ni mucho menos. Ahora que Rasec debía enfrentarse al mismo tiempo al Eld y el acero furioso de Sam, dominado por artes secretas, la joven Dinael estaba desprotegida, apoyada cerca de un tronco. Intentaba huir. Con una velocidad que había practicado desde que fui un ladrón, me aparecí su espalda. La cogí por el hombre fuertemente y dije con seriedad:

- Ni tú ni tu maestro os vais de aquí, bonita. Ya que tú no tienes información y has demostrado ser un inconveniente muy molesto, espero que no te importe si te mato ya. No te preocupes, no te haré daño, sé como hacerlo rápidamente.

En sus ojos grandes y oscuros pude ver la sorpresa y el pánico a la muerte. Su expresión era tan genuina y tan inocente que por un momento olvidé todas las veces que me había puesto un cuchillo en la garganta. Esta vez su garganta lo iba a pagar Sin embargo, baje los brazos y la miré unos largos segundos, mientras ella me miraba con esos misteriosos ojos. A mi espalda se sucedía la lucha entre Rasec y Sam y Eztli. Aunque Rasec estaba acorralado, luchaba por ganar cada centímetro que pisaba y aunque se notaba que no lo conseguiría, estaba haciendo un buen papel. De repente, de su mano brotó algo de luz brillante y Eztli y Sam se cubrieron los ojos. Yo no me dí cuenta, pero fue Khalan, que lo estaba viendo todo, que me advertió.

- ¡Kvothe!

Tras de mí ya estaba Rasec, sonriendo.

- Vamos, Dinael. No podemos salir de aquí de momento, pero la mujer no tardará mucho en perder el nombre, en cuanto se quede inconsciente. Y en algún momento tendrá que dormir... - Sonrió.

Saqué mi cuchillo a la velocidad de la luz. Gruñí con enfado. Khalan y los demás ya se aproximaban a mí, pero todavía estaban demasiado lejos. El zumbido de una flecha brotó del aire y cruzó el espacio. Se perdió sin tocar a ninguno, pero era una advertencia, pues había rozado la oreja derecha de Rasec. Él se quedó quieto.

- No vas a huir, rata. - Dije.

Él miró a ambos lados. Dirigió una mirada apremiante a Dinael, pero ésta no se movía. Entonces, sin que nadie se lo esperase, se giró, y su capa ondenado al viento fue lo último que vimos. Corriendo era veloz, pero era humano, así que en algún momento debería descansar. Y además, no podía salir de allí. Al ver que no podíamos perseguirlo ya, nos colocamos poco a poco alrededor de Dinael, rodeándola. Ella miraba a todas partes, como un joven ciervo. Parecía planear algo, pero también parecía sin ninguna esperanza.

- ¡Esperad! - Dijo con una voz suave y llena de temor. - No me matéis.

- Demasiado tarde. - Gruñó alguien.

- ¿Acaso tienes información que quieras compartir? - Preguntó Eztli, escéptica. - Aunque la tengas, nadie te garantiza que te dejemos vivir.

- - Dijo aliviada, ella. - Puedo deciros como atraparle. Os puedo enseñar qué sabe, cómo intentará atacaros, qué hará...

- ¿Cómo podemos confiar en ti? Se nota a la legua que sólo quieres vivir.

- Es cierto, pero teniendo tantos cuchillos tan cerca sólo puedo hacer lo único que puedo hacer para sobrevivir. Y es contar secretos. Os diré lo que necesitéis, pero luego dejadme ir. No os buscaré, olvidadme y yo me olvidaré de vosotros. Para siempre, os lo juro.

Cogí a Dinael por los brazos y la llevé hasta la mirad del claro. Todos nos movimos a su alrededor como un círculo de protección, aunque no era a ella a quien protegíamos.

- Habla.


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
Admin
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Dinael el Miér Ene 16, 2013 10:26 pm

Me despierto en una el Eld, sin saber que he dicho con los brazos atados, los ojos vendados y amordazada.
No se oye nada mas que una voz que distingo como la de Kvothe pero demasiado bajo como para entender que dice.
Mas tarde oigo la de Etzli casi gritando pero me estoy empezando a marear y...
Me desmayo de nuevo
Dinael
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Samuel Odem el Dom Ene 20, 2013 3:10 am

Vaya, pero que niñata mas util.
Me incorporo y estiro el brazo que no esta lleno de sangre, me pica la piel de el abdomen pero no me preocupa. Kvothe se sienta en el césped, respirando agitadamente. No se si es por el echo de que Rasec huia en este mismo momento por el Eld, o por tener la decision de terminar con una vida, no tan inocente peo, una vida es una vida.
Eztli y los demas estan respirando atropelladamente.
Me acerco hacia Amras y me lo cargo en el hombro izquierdo.
-Chicos, no se ustedes pero yo no esperare en un claro a que me dehollen en la noche.-
-Concuerdo- dice Khalan
Todos, sin exepcion, se ponen de pie. Y lentamente nos encaminamos a un pequeño montículo en el horizonte. Cuidándonos mutuamente las espaldas, Eztli arrastra el cuerpo de Dinael.
Khalan pasa al frente del grupo para cuidar de que el Chandrian no nos sorprenda, mientras que Kvothe cuida la retaguardia.
Pasa el dia volando. Y cuando mi fiel compañera, la luna, llega al cenit de su camino, todos nos tumbamos en una piedra a medio camino de la cima. Si el maldito intenta llegar a nosotros, no podra sorprendernos.
Despues de prender un pequeño fuego en el centro de la roca del montículo y asegurarme de que no se veia mucho, paseo la vista por el campamento.
Eztli y Khalan se esforzaron en la restricción del movimiento de Dinael.
Los demas estan comiendo. Decidimos orientarnos en los cuatro puntos cardinales para evitar pasar una mala noche.
Pido la ultima ronda y me caigo rendido.
avatar
Samuel Odem
Re'lar de 5 vínculos
Re'lar de 5 vínculos


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Eztli el Mar Ene 22, 2013 11:49 pm

Estoy agotada. La rabia y la curiosidad son lo único que me mantiene activa. La muchacha no nos ha dicho nada; no tenía la menor idea de los planes de su maestro. Ahora está recostada en un árbol, atada e inconsciente. En cierto modo, todos sentimos que deberíamos matarla. Pero nadie se atreve a decirlo, y menos a hacerlo, al fin y al cabo es tan joven... <<Menuda pérdida de tiempo. Tanto esfuerzo para escuchar la historia de una niña con problemas familiares. La hija de un Chandrian... Y ¿a mí qué? Tu padre me trae sin cuidado, estúpida. Es el mío el que...>>
La voz de Kvothe interrumpe mis pensamientos.
- Eztli, supongo que ya has perdido el nombre del Eld -ladea un poco la cabeza, convirtiéndolo en una pregunta.
- Hace rato -miento sin levantar la vista de mi cena-. Lo siento, he intentado mantener la visión pero... -no termino la frase y me limito a negar con la cabeza, consternada.
- No te preocupes, era imposible que siguieras viendo un nombre tan complejo durante tanto tiempo mientras tenías que pelear por tu vida -su voz suena demasiado desenfadada, pero la mano que se posa brevemente en mi hombro es sincera: esta enfadado, pero no conmigo.
- Sí... Todos hicimos lo que pudimos -me consuela un soñoliento Sam.
Siento una punzada de culpabilidad y se me revuelve el estómago. La sola visión de la comida me da nauseas, pero aun así me obligo a engullirla; mi cuerpo necesita combustible, mi día aún no ha terminado.


Sam está dormido. Khalan está acurrucada, aunque demasiado tensa para estar dormida, parece más bien preparada para saltar. Kvothe está recostado contra una roca, con los ojos cerrados, respirando acompasadamente. Dormido. Y aun así alerta. Pronuncio el nombre de el Eld. El Eld retiene a Rasec, y ahora también encubrirá mis movimientos. Me muevo sigilosa, rápida, sin alterar en absoluto mi entorno. Sin hacer absolutamente nada que pueda alterar el sueño (o el duermevela) de mis compañeros. Esbozo una sonrisa amarga al ponerme en marcha.

- ¿Qué pasa, Rasec? ¿Te has perdido?
El Chandrian me fulmina con la mirada un instante, luego estalla en carcajadas.
- Vaya, vaya... Parece que subestimé a la mediofata. ¿Has mantenido el control sobre el Eld todo este tiempo? ¡Muy bien! Jajajaja Seguro que Sheridan estaría orgulloso.
Aprieto los puños. <<No voy a luchar. No voy a luchar. Quiere algo de mí. Tiene que querer algo. Tiene que hablar. No voy a luchar>>. Él me mira con curiosidad.
- ¿Se te ha comido la lengua el gato, medio fata?
Eso me cabrea.
- ¡¿A mí?! ¡¿A MÍ?! Maldito desertor de mierda, me haces venir aquí a participar en una pelea absurda diciéndome que sabes algo de mi padre y... -me obligo a calmarme-. Rasec, esto es absurdo. Me has convocado aquí. Me has ofrecido información. Tienes que querer algo de mí. No hay ningún motivo para que quieras matarme... Yo no soy un Sithe, como Beinwin, ni un viejo enemigo, como Kvothe, ni... ¡Yo no soy nadie! ¡Nadie querría matarme! ¿Qué demonios ganabas convocándome?
Se acerca a mí. Me pongo en guardia. Se para a escasos centímetros de mi rostro.
- Eres idéntica a él. Y tus ojos... Él también miraba de eso modo, con esa furia... Bueno, al principio, luego empezó a llorar como una nena jajajajajaja
- Rasec, no tengo... no tenemos tiempo -es cierto: antes o después los demás se darán cuenta de mi ausencia, y no les será difícil encontrar un pelo mío o sangre con la que Kvothe podrá rastrearme en un momento- ahórrate los preliminares.
- Tráeme a mi alumna, abre el bosque e iremos a hablar a un lugar seguro.
Suelto una sonora carcajada.
- Claro. Ahora voy. Te traigo a tu mocosa y te doy via libre para que vuelvas a huir. ¿Me tomas por imbécil?
- No te diré nada.
- No saldrás de aquí.
- Te mataré.
- No podrás -sonrío- juego en casa... Además, no es eso lo que quieres. ¿Porqué no nos dejamos de tonterías y me dices ya qué es lo que quieres?
- Tu poder -dice muy serio.
No digo nada. Rasec acaba de soltar tamaña estupidez que no pienso dignarme a responder. Pasa un largo minuto en silencio.
- Estás equivocada, medio fata.
- ¿En qué?
- Sí hay alguien que quiere matarte.
- ¿Quién? ¿Porqué?
- Bueno... -sonríe- No esperarás que te de toda esa información sin más.
- ¿Qué quieres?
- Te lo he dicho, tu poder.
- No sé de qué me hablas. ¿Poder? ¿Qué tiene mi poder de especial? Hay muchos arcanistas, nominadores y fatas por el mundo. ¿Porqué yo?
- Porque eres la hijita de Sheridan y has heredado su poder. El Poder forma parte de ti.
- Sé que mi padre era poderoso, pero...
- ¿Será verdad que no lo sabes? El viejo loco tenía razón: ¡no tienes ni idea!

Rasec se sienta en el suelo, cómodamente recostado en un árbol y me cuenta que mi padre formaba parte de una hermandad, que tenía un apreciado poder, que ese poder está latente en mí... Que él, Rasec, sabe cómo despertarlo. <<Miente, miente, miente, miente, está mintiendo -repite una parte de mí-. Pero, ¿y si dice la verdad? ¿Y si mi larga búsqueda de mi misma ha llegado a su fin? ¿Y si esta es la respuesta a quién soy? Sé que miente, pero ¿y si en esa pequeña parte de verdad están las respuestas a mis preguntas?>>

Entonces Sam y Kvothe irrumpen en el claro, este último con los ojos oscuros y terribles, con la firme determinación de matar reflejada en la mirada. Sintiéndome sumamente estúpida me lanzo contra él.
- ¡No!¡Es mi única oportunidad! NO PUEDES MATARLO AÚN, NECESITO SABER...
- TIENE QUE MORIR
- Este desgraciado no nos dirá nada.
- Pero...
Me ignoran. Pero tienen razón. ¿Cómo he podido siquiera considerar...? Caigo de rodillas, agotada, y no puedo retener las lágrimas. <<¡Maldito Chandrian estúpido! ¿No podías dejarme en paz? Ya había olvidado a Sheridan... Ya lo había dejado estar... Y ahora vienes tú con... con tus malditas historias...>>. Me duele todo. Quisiera desaparecer. He perdido el nombre del Eld. En cuanto Rasec se de cuenta, volverá a huír... y será culpa mía. Solo se me ocurre una cosa.
- ¡Rasec! -corro hacia él- ACEPTO. ACEPTO. Trabajaré para ti...
Me cuelo entre Sam y Kvothe, y me aferro al Chandrian.
- Ahora sácame de aquí.
- Buena elección, medio fa AHHHH ¡Estúpida hadita de...!
Saco la daga de su espalda y se la tiendo a los chicos, chorreante de sangre del Rasec.
- Es un regalo de disculpa -consigo murmurar.

Eztli
Eztli
Re'lar Secretario
Re'lar Secretario


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Admin el Miér Ene 23, 2013 11:57 pm

Habíamos interrogado la chica. No nos había dicho mucho. Contactó con ella igual que con nosotros, decidió unirse a él para conseguir poder, descubrió cosas sobre su pasado y dominó nuevas habilidades. Demasiada información sobre ella y muy poca sobre Rasec. En realidad, DEMASIADA información sobre ella, porque conocer su historia nos hacía humanizarla y dificultaba nuestra decisión en relación a ella. No. Conocer su errores y sus enredos me daba ganas de matarla, pero cuanta más la escuchaba menos seguro estaba. Eso sí, al final de relatar su historia no pude contener una bofetada que le cruzó la cara de lleno. Su mejilla fina enrojeció rápidamente y sus ojos se humedecieron. Esa muestra de debilidad me hizo enfurecer todavía más, pero me contuve. La rabia no me podía dominar. Además, la prioridad era el otro, aunque... todavía me preguntaba si no sería mejor matarla de un momento y ya está.

Tras una cena frugal, con lo que cada uno tenía y lo poco que compartimos, nos quedamos en silencio mirando el fuego. Sin decir ni pío, la mayoría nos colocamos en una posición para dormir y aunque nadie había hablado de hacer turnos de guardia, también era cierto que ninguno se iba a dormir fácilmente. La tensión se palpaba en el ambiente, pero no entre nosotros, era... Desilusión. Una desilusión que sentíamos todos, una cierta tristeza y también rencor. No podíamos dormir tranquilos gracias a nuestra nueva invitada, aunque ésta estuviese atada. Eztli está pensativa y Sam se siente furioso. Lo noto, aunque es mucho más fácil interpretar a Khalan, que está nerviosa, tensa, y me recuerda a Hespe, la mercenaria con la que colaboré para el maer en este mismo bosque. Los heridos, Beinwin y Amras, aunque el último sólo estaba inconsciente, estaban tendidos cerca del fuego, tapados con sus capas. Yo me había ocupado de tratarlos, aunque Mola habría sido excelente para esta ocasión, pero nadie más conocía tanto de fisiología allí como yo. Eztli estaba realmente extraña...

Cerré los ojos, meditando sobre Dinael y su futuro. También sobre qué podía ocurrir con el chandrian. Quizás durante la noche volvía escaparse. O quizás venía a nuestro campamento, para rescatar su alumna. Quizás... Muchos quizás. Mi mente se iba adormeciendo al tiempo que las posibilidades corrían como un río cerca del mar.

Una alerta me pitó en el cerebro. Desperté y abrí los ojos. Sam se había removido en sueños, eso me había despertado. El fuego estaba más apagado. Miré alrededor. Dinael seguía allí, pero... Me puse en pie. Eztli. Eztli. Claro, por eso estaba así. Sam abrió los ojos, desvelado por mis movimientos. Khalan, más apartada, nos observaba con los ojos abiertos, pero sin moverse. Sam y yo no lo dudamos, y de la misma manera que ese mismo día varias horas atrás, partimos en pos de Eztli, siguiendo sus huellas en la oscuridad, una tarea que habría sido imposible si no hubiese encendido un pequeño fuego delante de nosotros, algo que inquietó un poco a Sam. Acechamos en la noche las pisadas de nuestra aliada, ¿a dónde habría ido a esas alturas de la noche?

Y de repente la vi.

Estaba frente al chandrian, a pocos centímetros de él. Ella me vio y gritó algo. No la escuché. Detrás de mí, oía el sonido del viento, me susurraba algo con fuerza. No tenía su nombre, pero algo me decía que lo tendría en breve, el viento me hablaba y pronto lo entendería. Yo también grité algo, algo que me había puesto en boca el viento, lleno de la misma furia que sentían los únicos humanos que se hospedaban esta noche en el Eld.

¡Rasec! -Ella se acercó a él. - ACEPTO. ACEPTO. Trabajaré para ti...

Sangre. Y un cuchillo lleno de esa sangre oscura y espesa, de olor fuerte, repugnante y dulce a la vez. Sonreí. Cogí la daga mientras sospesé qué hacer. Lo supe al instante: una puñalada al cuello. Rápida. Le haría desangrarse, pero... La crueldad me llevó a arrastrar la daga hasta la base de la garganta. Se ahogó en su propia sangre, que salía borbotones por la boca y las heridas, pero antes de morir sonrió de manera muy inquietante. Bajó la mirada y antes de morir, buscó a Eztli a su alrededor y escupió sus última palabras:

- La bastarda de Sheridan es una cobarde que no ha sabido ni siquiera vengar su muerte... Pero no creas que he muerto así de fácil.

Cayó al suelo. Le tomamos el pulso. Ninguno. Nos removimos inquietos. ¿Debíamos moverlo de allí, enterrarlo, abandonarlo...?


*Sólo los locos y los sacerdotes no le temen a nada. Y yo nunca me he llevado muy bien con Dios.*
Admin
Admin
Administradores


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Dinael el Sáb Ene 26, 2013 1:12 am

Llevo ya rato con las ataduras desatadas observando, y me decido a actuar.
Me quito la mordaza me acerco y les digo:
-Si quereis,os digo que hacer...Les sonrio abiertamente
Se giran todos mas o menos a la vez y me miran con los ojos muy abiertos
tambien a la vez dicen todos
-¿Que haces tu desatada?
-Explicaros como evitar que vuelva, si quereis claro...
Joder,¿ hay algo que no puedan hacer los chandrian?
Muchas cosas...Me encojo de hombros-Pero no estoy aqui para eso estoy para deciros como evitarlo
solo dos cosas...¿A que ese cambio de actitud?¿Y que pides a cambio?
¿A que este cambio de actitud? Bueno...el no me dio lo que andaba buscando...Y...
¿Qué ibas buscando?
Odio que me interrumpan.
Respuestas.Y a cambio pido que me dejeis marchar, seguire mi camino por mi cuenta sin causaros mas problemas
¿Y como sabemos que eso es verdad?
¿Que interes tendria yo en daros problemas, ahora que mi ''maestro''sonrio ironicamente-ha muerto...
tambien es verdad...ha vosotros que os parece?
Los demas asienten a secas menos Etzli
¿y que pasa con mi padre, la daga...?
Lo siento, pero el a mi no me conto nada de eso...
tsk...
Bueno, vamos a ello.
Les explico lo que deben hacer, recojo mis cosas y me dispongo a marcharme.
Espera!,gracias...por ayudarnos al final...
No hay de que!Le sonrio amigablemente
Nos veremos en los caminos!
Me voy hacia el camino, no tengo ni idea de si lo que les he dicho sobre Rasec es verdad o no...
Yo me dispongo a seguir buscando mis respuestas...
Dinael
Dinael
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Rasec el Lun Feb 11, 2013 4:09 am

Mis ultimos momentos no son frios, ni calidos, no siento naad. Viajo por una nebulosa rara. Veo la figura de Encanis, no le tengo miedo.

Cuando voltea, no es Encanis o no lo se, pero de algo estoy seguro Haliax, que esta frente a mi tiene razones para visitarme hasta aqui.

“Menudo momento para visitarme no crees?“

“no...es el indicado... vendras conmigo y con los otros 7 tendraas que pagar, pero te necesitamos“

“Creo que no esta para discutir. Cuentame que necesitan tanto que usted el maraavilloso Haliax no puede hacer“


“te enteraras cuando te saque de aqui“

“Puedes venir hasta los inframundos por mi y no hacer lo que quieres, que nos salve Encanis“
Rasec
Rasec
El'the que persigue el viento
El'the que persigue el viento


Volver arriba Ir abajo

El gremio de élites  - Página 3 Empty Re: El gremio de élites

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.